Ir al contenido principal

no se qué ponerme


“Revístete de majestad y de gloria;
cúbrete de honra y hermosura.”
Job 40: 10

Hablar de vestimenta siempre es difícil, todas tememos estándares diferentes de lo que nos gusta y nos sienta mejor, sin embargo, la Biblia tiene una regla de comportamiento para el área del vestir.
Si bien, la Biblia no nos dice específicamente que ponernos nos dice que debemos vestir con recato, dice primera de Pedro en el capítulo tres que lo más importante del vestir de la mujer debe ser nuestro corazón, nuestras acciones y nuestra actitud.

Siempre en el área de la moda las mujeres luchamos una batalla silenciosa porque consiente o inconscientemente tratamos de satisfacer una demanda expuesta por este mundo, tratamos de estar dentro del estándar de belleza impuesto por las modelos, actrices o cantantes de moda, pero querida amiga lamento bajarte a la realidad y decirte que no siempre podemos satisfaces a todos con nuestra manera de vestir y que no siempre vamos a tener las medidas perfectas o el cutis más bello pero, que como Dios te creo eres hermosa y que si Él te hizo como eres entonces, debes buscar cosas que te vengan bien, que resalten tu belleza y le honren a Él.

Como mujeres siempre debemos vernos femeninas, me sorprendió mucho este versículo en Deuteronomio 22:5 que dice: “La mujer no debe ponerse ropa de hombre, ni el hombre debe ponerse ropa de mujer, pues todo el que hace esto resulta repugnante al Señor tu Dios.”  ¡Wouh, vestir de manera masculina es abominación a Dios! Y cuantas veces hemos pensado que vistiendo así pasamos desapercibidas, que es nuestro estilo o que la moda “femenina” no te viene porque no tienes un cuerpo que lucir. Estas equivocada, Dios te hizo mujer y hermosa no te sobra ni te falta nada! Solo debes saber como sacar partido a tu belleza.

Quizás te preguntas como sacar partido a tu belleza y te puedo decir con toda seguridad que no todo nos queda bien a todas, a lo mejor tienes mucho pecho y pocas caderas entonces lo que debes hacer es bajar la cantidad de estampados o adornos que llamen la atención en esa área y evocarlas a las caderas que es donde te falta, y así viceversa, debes aprender a que todas tenemos diferentes cuerpos y para todas hay diferentes prendas de vestir, por ende, no debes buscar ropa de hombre o vestirte como una señora para sentirte cómoda, debes buscar prendas femeninas y acorde a tu edad que te ayuden a resaltar tu belleza, Dios te hizo mujer y quiere que luzcas como tal.

Puede que pienses que tienes poca ropa o ropa que pasó de moda, y que por ahora no tienes los recursos para salir a comprarte ropa nueva, pero somos ingeniosas cuando se trata de vestir y lo que hay en tu armario es la bendición y la provisión de Dios en tu vida y debes aprender a seleccionar tu ropa y a combinar las prendas, saber vestir con lo que tienes para cada ocasión, y saber que nuestro armario debe tener variedad y no cantidad y que la próxima vez que vayas de compras debes elegir lo que te falta para combinar mejor lo que tienes en casa.

Debemos recordar que a Dios lo que más le importa es que nuestro corazón esté bien vestido:
“Que la belleza de ustedes no dependa de lo externo, es decir, de peinados ostentosos, adornos de oro o vestidos lujosos, sino de lo interno, del corazón, de la belleza incorruptible de un espíritu cariñoso y sereno, pues este tipo de belleza es muy valorada por Dios.” 
1 Pedro 3:3-4

Que como hijas de Dios debemos lucir radiantes y recatadas, que nuestro vestir sea distintivo de quien habita en nuestro interior, y que si dudas de algo que llevas puesto mejor te lo quites, antes de salir de tu casa debes pararte frente a un espejo y ver como luces, ver si vas vestida acorde a la actividad que vas a realizar, que si llevas algo demás o de menos y si lo que llevas puesto no es de tropiezo para el sexo opuesto.


Amiga sé que Dios nos habla a cada una de manera personal y que después de leer este articulo sabrás lo que debes cambiar, con amor Andrea Donoso. 



ACERCA DEL AUTOR


Andrea Donoso
Chilena radicada en Puebla, México. Feliz de servir al Señor y a las mujeres de su alrededor. Estudió teología básica en Palabra de Vida Argentina, actualmente continúa sus estudios a distancia en la universidad bautista de Lousiana, Puedes leer más de sus escritos en "Mujer a paso firme"




Comentarios

Publicar un comentario

También te recomendamos leer:

Hablar o callar

Hace unos días leí una frase que decía: “dile a las personas lo hermoso que ves en ellas. No para que te amen, sino para que se amen”. ¿Crees que es importante escuchar que alguien te recuerde lo bella que eres, que alguien te diga, eres valiente, inteligente, “tu puedes hacerlo”, etc.? A mí me anima mucho escucharlo y decirlo también. Pero aun para hablar de lo hermoso que vemos en los demás, tenemos que ser muy sabias y que nuestras palabras sean realmente sinceras de lo contrario se convertirían en mentiras hipócritas. ¡Querida! La verdad es que no siempre hablamos palabras alentadoras a los demás, muchas veces utilizamos nuestra lengua para ridiculizar, subestimar o difamar a otra persona.
Más yo os digo que de toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio. Porque por tus palabras serás justificado, y por tus palabras serás condenado. Mateo 12:36-37
La palabra que más llamó mi atención en los pasajes leídos fue la palabra “ociosa” así que me puse…

¿Piensas tú y Dios lo mismo acerca de ti?

Las palabras que te dices a ti misma son de mucha importancia, porque esas palabras que se repiten en tu interior crean un concepto que muchas veces no te identifica.
Pensar adecuadamente de ti misma es de suma importancia, porque ayuda a valorarte, amarte y no cree filosofías de este mundo que dicen mentiras sobre la mujer. Pensar correctamente de quien eres, la importancia y el valor que posees es de suma importancia para relacionarte correctamente con quienes te rodean, para crear lazos emocionales sanos y poder avanzar en esta vida sin ser herida o lastimada, sin ser pasada a llevar.
La única manera de tener un concepto correcto de sobre quien eres es buscando a Dios, poniéndolo en el centro de tu vida y creyendo lo que dice la Persona que te creó sobre ti. Porque Dios tiene un concepto hermoso de quien eres y quiere que saques de tu mente todas aquellas palabras negativas que crees de ti.
Las palabras que se repiten en tu cabeza sobre “no poder” "no ser capaz” y “no tener…

Tus palabras importan

“Hay [Jovencitas] cuyas palabras son como golpes de espada; más la lengua de los sabios es medicina”. Proverbios 12:18
Nos encantan las reuniones de chicas, las pijamadas, asistir a las fiestas de 15 años de nuestras amigas y un sin número de reuniones grupales en las que podemos compartir cuchicheos de lo que se nos atraviese por la cabeza para terminar reventadas de risa, o muertas de asombro.
A menudo pensamos que las palabras van y vienen como cualquier hoja en otoño, o como la ropa que nos cambiamos a diario o, como la punta que le sacamos constantemente al lápiz. Las descomponemos en gramática, las combinamos en la clase de lengua y también las utilizamos para rellenar nuestro día con tal de que no sea tan vacío. Pero las palabras no pueden ser tratadas como las hojas de otoño, ni como la ropa que mandas a la lavadora y mucho menos puedes desecharlas sin importancia como la basurita del lápiz. ¿Soñaste alguna vez con tener un súper poder?Pues las palabras son poderosas. Cada vez q…

Buenas Palabras

¿Sabías que las mujeres hablamos 27.000 palabras a día mientras que los hombres 10000? ¡Lo sé! Hablamos demasiado, sino que lo diga mi esposo. ¿Te pasa que te piden que te calles? Pero realmente me pregunto ¿Cuáles de esas 27 mil palabras que hablamos son correctas, a tiempo? ¿Cuándo entendemos que debemos callarnos? Por palabras hay miles de millones de palabras, hay palabras de oración, gratitud y alabanza; hay palabras de animo; palabras suaves; palabras que incitan el odio y el enojo; etc.
Hablemos de las palabras que expresan oración. Cuando buscamos en la Biblia podemos aprender de Abraham que nunca dejó de confiar en Dios y lo expresó en cada una de sus oraciones. Podemos ver a Isaac que oró por Rebeca. Podemos ver a Ezequías que clama a Dios en oración por su vida. Podemos ver a Jesús orando antes de tomar todas las decisiones de su vida. Podemos ver a Pedro orando por milagros. ¿Ves lo que está pasando aquí? Nuestras oraciones también cuentan más de lo que piensas, podemos …