Ir al contenido principal

Transformadas: Siguiendo a Cristo, sin importar el precio



Estamos muy emocionadas de poder comenzar junto a todas ustedes un nuevo estudio, esperamos grandes cosas de Dios, confiamos y sabemos que al terminar estas próximas seis semanas no seremos iguales. ¿Estás preparada?
¡Pues bien, echémosle un vistazo a lo que nos aguarda!

Muchos pueden nombrar el elenco de su programa de televisión favorito o la lista completa de su equipo favorito. Pero pocos cristianos conocen los nombres de los doce discípulos de Jesús. Estos son los doce: Simón, llamado Pedro, y Andrés su hermano; Jacobo, hijo de Zebedeo, y Juan su hermano; Felipe y Bartolomé; Tomás y Mateo, el recaudador de impuestos; Santiago, hijo de Alfeo, y Tadeo; Simón el Zelote, y Judas Iscariote, que lo traicionó (Mateo 10: 2-4).

Estos fueron los doce hombres que Jesús escogió para convertirse en sus compañeros y ministros más cercanos durante su ministerio de tres años. Y estos son los doce hombres cuyas vidas estaremos estudiando durante las próximas seis semanas.

Cuando aprendemos de los doce discípulos, es importante reconocer lo que realmente es un discípulo. Generalmente, un discípulo es alguien que sigue la enseñanza y el ejemplo de su mentor. Pero los discípulos de Jesús son más que meros devotos. Estos doce fueron llamados a dejar familia, amigos, trabajo, hogar y comodidad para convertirse en sus estudiantes.
 Los discípulos de Jesús lo escucharon, creyeron en Él y siguieron Su ejemplo, hasta el punto de dar sus vidas por proclamar las buenas nuevas de Jesucristo. Un verdadero discípulo ve a Jesús no sólo como un mentor, sino como el Mesías; Más que un gurú espiritual, sino como el Hijo de Dios.

Al mirar los doce, necesitamos entender quiénes eran realmente. Muchos de nosotros estamos tentados a ver ciertos personajes bíblicos como super espirituales. Hombres como Abraham, Moisés, José y David buscaban tener fe más allá de cualquier cosa de la gente normal. Mientras que los doce discípulos pudieron haber tenido un comienzo rocoso, todos menos uno parecen terminar con la fe que movió montañas. Pero debemos recordar que todas las personas de la Escritura -incluidos los doce discípulos- eran hombres comunes. Eran personas que, como tú y yo, estaban lejos de ser perfectas. Luchaban con la fe, la comprensión, el egoísmo, la temeridad, el celo fuera de lugar y el miedo. Ellos pecaron y fueron pecados contra ellos y necesitaron desesperadamente el sacrificio de sangre del Uno que ellos siguieron.

En este estudio veremos a los doce de estos hombres; defectos y todo. Lo que es interesante es que, aunque podamos saber mucho acerca de algunos como Pedro y Juan, sabemos casi nada sobre otros como Bartolomé y Tadeo. Cuando se trata de algunos de estos discípulos menos conocidos, vamos a echar un vistazo a los rasgos de carácter por los que han llegado a ser conocidos.

En la medida que se hizo evidente a los discípulos quien era realmente Jesús, y en la medida que el Espíritu Santo vino sobre ellos, su fe creció y su pasión por su Salvador fue encendida. Se convirtieron en hombres que no sólo estaban dispuestos a renunciar a la familia y el hogar, sino a los hombres que estaban dispuestos a renunciar a sus propias vidas para la gloria de Jesús.

Esto no sucedió porque eran más especiales que cualquiera de nosotros. Este es el resultado del poder de Dios en ellos. Los hombres temerosos se atrevían. Hombres ignorantes transformados en sabios. Los hombres que estaban confundidos en cuanto a dónde iban a ir o lo que estaban por hacer tuvieron claridez acerca de su llamamiento.

Un verdadero encuentro con Jesús cambia a la gente.

Da nueva vida y nuevo significado a la vida. Él da pasión y una dirección clara para donde nuestra vida se dirige. Da valor a lo que hacemos y sabiduría para las decisiones que debemos tomar.

Al estudiar estos doce hombres, miremos no sólo las diversas experiencias que estos hombres tuvieron y cómo este encuentro cercano con Jesús los cambió, sino también cómo podemos ser Transformadas. 

Equipo de Ama a Dios Grandemente.



Descarga el material aquí! 
guía de estudio

Comentarios

También te recomendamos leer:

Amor fiel (Oseas) - Descarga tus materiales

No habían permanecido fieles a Dios, sino que Él permaneció fiel a ellos.

El libro de Oseas fue escrito para mostrarle al pueblo de Israel el amor fiel de Dios. Israel se había rebelado contra Dios una y otra vez. Los reyes de Israel habían extraviado al pueblo, seguían a los dioses falsos y profanaban el templo de Dios. La gente había olvidado quiénes eran y de quién eran. Israel se había apartado de Dios, de Aquel que los había elegido, los había protegido, los había provisto y los había bendecido. Se habían prostituido con otros dioses y otras naciones. Sus corazones adúlteros e idólatras los habían alejado de Dios.

Oseas era solo un hombre.

Fue un profeta en Israel con un llamamiento único de Dios. Le pidieron que se casara con una prostituta y permaneciera fiel y leal a ella. Oseas se casó con Gomer, que le fue infiel. Sin embargo, una y otra vez, Oseas redime a Gomer y la devuelve a sí misma.

Dios le dio a Oseas un llamado específico y un mensaje específico para el pueblo de Is…

Un llamado inusual

El reto de este 2019 es memorizar porciones bíblicas, y comencé con 2 Timoteo capítulo 2, he estado repitiendo y repitiendo en cada porción de tiempo libre, pero hoy me detengo aquí: “…Si fuéremos infieles, él permanece fiel. Él no puede negarse a sí mismo…”.  En realidad, el Señor me ha retenido aquí poniendo una señal de PARE en mi camino para comprender cuál es el profundo significado de nuestra infidelidad a la luz de Su fidelidad; creo francamente que también es lo que quiere hacer con cada una de nosotras. Así que abramos nuestras Biblias en el pequeño libro de Oseas para desplegar el abanico infinito de la Fidelidad de Dios. 

Pero antes, analicemos el contexto en el que Oseas se encuentra: 
1 Reyes 12 nos narra la división de las doce tribus de Israel en dos: 
Israel, también conocido con los nombres de Reino del Norte, Jacob y Efraín (este último, usado en el libro de Oseas), formado por diez tribus.  
Judá, también llamado Reino del Sur, conformado por las tribus de Judá, Benjamí…

Valiente en medio de la tentación

Tenía yo apenas trece años, y mi mamá me decía: “Anto, aprende a decir que no.”  Crecí, y a los dieciocho años mi mamá seguía diciéndome: “Anto aprende a decir que no.”
Hoy estoy a menos de sesenta días de casarme y ¡cuánto me ayudó cada palabra de mi madre, cada advertencia de decir que no!  

A lo largo de estos pocos años que el Señor me permitió vivir, me di cuenta de lo  difícil que es decir que no a ……………. (puedes agregar la frase que te venga en mente, aquello a lo que siempre dices que sí y cedes) ¡Cuán débiles somos! 

 🔼 Eva, cuando fue tentada a tomar del fruto prohibido, ¿pudo decir que no? 
 🔼 David, cuando vio a Betsabé y la deseó, ¿pudo decir que no?
 🔼 Sansón, ante la insistencia de Dalila, ¿pudo decir que no?

La respuesta es NO. Cedieron a la tentación y cayeron. Pero todos ellos, luego del quebranto y arrepentimiento, fueron restaurados. ¡Cuánto placer, alivio y gratitud llegó después de haber experimentado la gracia del perdón de Su Salvador!

A lo largo de toda la histori…

Tú primero, después yo

El reto de hoy no es para todas las personas, veamos las palabras de Pablo al iniciar...


“...si hay alguna consolación en Cristo, (si Cristo les ha dado a ustedes el poder de animar a los demás), si algún consuelo de amor, (si el amor que ustedes tienen los lleva a consolar a otros),  si alguna comunión del Espíritu, (si tiene el mismo Espíritu Santo), si algún afecto entrañable, si alguna misericordia (si son compasivos)...” Filipenses 2:1 RVR(TLA)
¿Consideras que estás dentro de ese rango de personas? ¡Entonces eso es para ti! Es un poco loco decir que esto no es para todos pero, ¿sabes amada amiga? actualmente, el mundo impone la cultura del “YO, YO, YO”; vivimos en un mundo que busca la satisfacción personal primero. En una empresa, por ejemplo, se busca subir de puesto sin importar a quien se lastime; las personas son utilizadas hasta lograr lo que los líderes quieren. Prestando atención podremos ver que en la pirámide social, el jefe o el líder está en la posición más alta, la que …