Ir al contenido principal

Transformadas: Siguiendo a Cristo, sin importar el precio



Estamos muy emocionadas de poder comenzar junto a todas ustedes un nuevo estudio, esperamos grandes cosas de Dios, confiamos y sabemos que al terminar estas próximas seis semanas no seremos iguales. ¿Estás preparada?
¡Pues bien, echémosle un vistazo a lo que nos aguarda!

Muchos pueden nombrar el elenco de su programa de televisión favorito o la lista completa de su equipo favorito. Pero pocos cristianos conocen los nombres de los doce discípulos de Jesús. Estos son los doce: Simón, llamado Pedro, y Andrés su hermano; Jacobo, hijo de Zebedeo, y Juan su hermano; Felipe y Bartolomé; Tomás y Mateo, el recaudador de impuestos; Santiago, hijo de Alfeo, y Tadeo; Simón el Zelote, y Judas Iscariote, que lo traicionó (Mateo 10: 2-4).

Estos fueron los doce hombres que Jesús escogió para convertirse en sus compañeros y ministros más cercanos durante su ministerio de tres años. Y estos son los doce hombres cuyas vidas estaremos estudiando durante las próximas seis semanas.

Cuando aprendemos de los doce discípulos, es importante reconocer lo que realmente es un discípulo. Generalmente, un discípulo es alguien que sigue la enseñanza y el ejemplo de su mentor. Pero los discípulos de Jesús son más que meros devotos. Estos doce fueron llamados a dejar familia, amigos, trabajo, hogar y comodidad para convertirse en sus estudiantes.
 Los discípulos de Jesús lo escucharon, creyeron en Él y siguieron Su ejemplo, hasta el punto de dar sus vidas por proclamar las buenas nuevas de Jesucristo. Un verdadero discípulo ve a Jesús no sólo como un mentor, sino como el Mesías; Más que un gurú espiritual, sino como el Hijo de Dios.

Al mirar los doce, necesitamos entender quiénes eran realmente. Muchos de nosotros estamos tentados a ver ciertos personajes bíblicos como super espirituales. Hombres como Abraham, Moisés, José y David buscaban tener fe más allá de cualquier cosa de la gente normal. Mientras que los doce discípulos pudieron haber tenido un comienzo rocoso, todos menos uno parecen terminar con la fe que movió montañas. Pero debemos recordar que todas las personas de la Escritura -incluidos los doce discípulos- eran hombres comunes. Eran personas que, como tú y yo, estaban lejos de ser perfectas. Luchaban con la fe, la comprensión, el egoísmo, la temeridad, el celo fuera de lugar y el miedo. Ellos pecaron y fueron pecados contra ellos y necesitaron desesperadamente el sacrificio de sangre del Uno que ellos siguieron.

En este estudio veremos a los doce de estos hombres; defectos y todo. Lo que es interesante es que, aunque podamos saber mucho acerca de algunos como Pedro y Juan, sabemos casi nada sobre otros como Bartolomé y Tadeo. Cuando se trata de algunos de estos discípulos menos conocidos, vamos a echar un vistazo a los rasgos de carácter por los que han llegado a ser conocidos.

En la medida que se hizo evidente a los discípulos quien era realmente Jesús, y en la medida que el Espíritu Santo vino sobre ellos, su fe creció y su pasión por su Salvador fue encendida. Se convirtieron en hombres que no sólo estaban dispuestos a renunciar a la familia y el hogar, sino a los hombres que estaban dispuestos a renunciar a sus propias vidas para la gloria de Jesús.

Esto no sucedió porque eran más especiales que cualquiera de nosotros. Este es el resultado del poder de Dios en ellos. Los hombres temerosos se atrevían. Hombres ignorantes transformados en sabios. Los hombres que estaban confundidos en cuanto a dónde iban a ir o lo que estaban por hacer tuvieron claridez acerca de su llamamiento.

Un verdadero encuentro con Jesús cambia a la gente.

Da nueva vida y nuevo significado a la vida. Él da pasión y una dirección clara para donde nuestra vida se dirige. Da valor a lo que hacemos y sabiduría para las decisiones que debemos tomar.

Al estudiar estos doce hombres, miremos no sólo las diversas experiencias que estos hombres tuvieron y cómo este encuentro cercano con Jesús los cambió, sino también cómo podemos ser Transformadas. 

Equipo de Ama a Dios Grandemente.



Descarga el material aquí! 
guía de estudio

Comentarios

También te recomendamos leer:

Haciendo lo correcto

Cuando éramos niñas y surgía un desacuerdo o pelea con nuestros hermanos o compañeros de escuela, tal vez por un juguete o porque “nos miraron mal”, etc., ¿recuerdas cual era tu reacción? y si alguien te empujaba, ¿tú también lo hacías? Yo viví muchas situaciones así; pero recuerdo una en especial; estando en la escuela primaria golpee a uno de mis compañeritos porque él había empujado a mi amiga y yo le hice lo mismo pero con más fuerza y además recuerdo que le di una patada en uno de sus pies, y como resultado de mis acciones recibí una severa llamada de atención en la dirección de la escuela, y mi respuesta fue: “el empujo a mi amiga y por eso lo hice”, lo cual era cierto, pero… sé que no justificaba mis acciones; más eso lo comprendí recién de grande: no debí cobrar el castigo por mi cuenta, y ahora al escribir esta anécdota me da cierta vergüenza y un poco de gracia. A muchos de mis compañeritos de primaria y secundaria no los he vuelto ver, y la verdad es que muchas veces quisie…

Creadas para adorar

“En quien vosotros también sois juntamente edificados para morada de Dios en el Espíritu”.  Efesios 2:22
La mujer Samaritana quiere saber dónde y cómo adorar, es una pregunta interesante la que le hace ella a Jesús, mostrando así su interés de querer tener una relación con Dios. Pero Jesús le contesta que ellos adoran a quien no saben, ahí es dónde nos damos cuenta de que por naturaleza nosotras adoramos (a veces si se sabe bien a que o quien y en ocasiones no).

Nosotras fuimos creadas para adorar porque ese vacío que hay en nuestro corazón Dios lo puso en cada una de nosotras para poder ser llenado sólo por Él.

Buscando el significado de Adorar encontré que “es amar en extremo” y también es rendir nuestra voluntad ante alguien, en este caso es rendirnos ante los pies de nuestro Salvador, Él cual ya ha pagado la cuenta por nosotras y nos anhela cada día para seguir Su obra en cada una. Así como la mujer samaritana, Dios anhela que cada día tengamos un encuentro con Él para que le ador…

LA PIEZA DE UN ROMPECABEZAS

Recuerdan la historia del “patito feo”. Así se sienten muchas personas que se consideran excluidas de un determinado grupo social, sin una razónque lo justifique o ya sea porque haya suficientes motivos que hagan que puedan hacer sentirse así. Algunas veces son situaciones relacionadas con nuestra apariencia, limitaciones físicas, económicas, con nuestras actitudes o la moral.

Sí de algo podemos estar seguras y sin conocer mucho de lo que había en el corazón de la mujer samaritana, es que seguramente se sentía excluida. Los ojos de un pueblo que le juzgaba por su estilo de vida y su conciencia que la hacía auto condenarse.

A todas nos gusta relacionarnos con amigas, buscamos pretextos para estar juntas,horarios que nos conecten físicamente o de manera virtual para estar en comunicación.

La mujer Samaritana de nuestra historia necesitaba hacer diariamente una tarea que era común para las mujeres de su pueblo y de su época. Sin embargo opuesto a las demás ella lo hacía solitaria, sin una a…

MANOS A LA OBRA

Cada vez que alguien debe ponerse a trabajar de manera inmediata o debe comenzar a poner en práctica algo de forma urgente, decimos: ¡Manos a la obra! Con esta expresión se quiere decir que no hay lugar para aplazamientos y que el momento de actuar es ahora.
Entonces la mujer dejó su cántaro, y fue a la ciudad, y dijo a los hombres San Juan 24:8
La mujer de Samaria, la protagonista de ésta maravillosa historia tuvo un encuentro inesperado en el pozo donde solía recoger agua, su vida no volvió a ser la misma desde ese encuentro, porque descubrió una gran verdad para su vida.
Había conocido a Jesús, había escuchado de su propia voz lo que él podía ofrecer a su vida. La necesidad de compartir con los demás y el gozo que le provocaba la oportunidad de una nueva vida era como para no quedarse callada, así queenseguida se puso “manos a la obra”.
Llama la atención del porque el evangelista quería dejarnos en el relato el hecho de que dejaba el cántaro, recordemos que el motivo por el cual ella ha…