Ir al contenido principal

Una mirada Retrospectiva


Pedro le dijo: No me lavarás los pies jamás. Jesús le respondió: Si no te lavare, no tendrás parte conmigo.  Le dijo Simón Pedro: Señor, no sólo mis pies, sino también las manos y la cabeza.(Juan 8:13-9)
Fue un domingo de abril de 1987, tenía 18 años, estábamos a punto de hacer una pequeña representación en el servicio del día domingo por la noche, mi papel era irrumpir abruptamente en medio del culto, era una linda obra con una excelente enseñanza.  Sin embargo ese domingo tuvimos una triste noticia que tenía que ver con el fallecimiento de un miembro de mi familia, fue un golpe tremendo y la persona encargada del grupo de teatro estaba entre hacer o no esta representación, ya que la iglesia había quedado en shock.  Sin embargo, yo insistí en hacerlo, ya que el servicio continuó y porque además  quería dar a conocer lo buena actriz que era, entonces dije: “sí, hagamos lo no más”.

  Recuerdo que cuando entre por el largo pasillo hasta el altar, recién me di cuenta del impacto que mi papel estaba produciendo, tenía que entrar gritando que  mi casa se había quemado y tenía que hacerlo muy real, lo hice, pero al momento de llegar al altar sale un hermano y empieza a “reprenderme”, con imposición de manos y todo, pensando que yo estaba actuando fuera de sí, debido a la noticia recibida.  Luego del bochorno se dieron cuenta que era una representación.  Sin embargo eso me quedo con un gusto muy amargo, luego que a la semana siguiente algunos hermanos se me acercaron diciéndome que no había sido propicio hacer esa representación en un momento así…

Si, te soy honesta, fue mi impulsividad de joven por no medir las consecuencias, ya que no muchos entendieron la representación, la iglesia estaba triste con la noticia y mas encima yo, le agregué un poco de  tragedia al ambiente.

Mirando hacía este pasado y recordando algunos hechos en mi vida, me logro identificar con Pedro, este varón tan impulsivo, tan fuerte de carácter, creo que él siempre tuvo una buena intención, si hasta yo le hubiese cortado la oreja a ese soldado por defender a Jesús, y también le hubiese dicho a Jesús que ¡por favor no me lavara los pies, que cómo se le ocurría él hacerlo! Y estoy segura que le hubiese dicho también: “dispuesta estoy a ir contigo no sólo a la cárcel, sino también a la muerte”, ¿te das cuenta que en algo nos parecíamos?, pero las buenas intenciones son nada si le sumas impulsividad a tu carácter. Es una mezcla muy peligrosa.

Al dar esta mirada retrospectiva me di cuenta cuán inmadura fui  para hablar o actuar tan impulsivamente.

Es que la  impulsividad no es una característica  buena del carácter y muchas veces nos lleva a situaciones extremas, sin pensar en las consecuencias de nuestras palabras o actos. Sí, definitivamente  esto denota una falta de crecimiento y madurez, porque aunque tenga buenas intenciones, debo medir las consecuencias de mis palabras, debo esperar en Dios antes de decir tal o cual cosa, debo tener dominio propio para no acelerarme en responder cuando siento que la euforia me domina por no quedarme callada por ejemplo.

Muchas veces nos comprometemos sin saber si vamos a cumplir porque somos dominadas por un “emocionalismo” que nos hace prometer cosas que no podremos cumplir, como Pedro. Tanto él como yo hemos estado en un proceso de aprendizaje, él tuvo al mejor Maestro y Mentor a su lado, yo también lo tengo, porque me he dado cuenta, así como lo hizo el Espíritu Santo en Pedro, que si no fuera por Su poder obrando en mi vida, muchos más errores hubiese cometido. La diferencia es que en Pedro Dios completó su obra, en mi vida aun falta, pero puedo aprender de su carácter porque así como Cristo fue formado en él, también el carácter de Cristo sigue cambiando mi vida.

Es un proceso, y quizás tú te encuentras en el, no es de la noche a la mañana, aunque Pedro estuvo tres años en un entrenamiento y discipulado personal con Jesús, fue después de esos tres años que la obra del Espíritu Santo dio su fruto.  Y esto tiene que ver con fe, con relación personal con Dios, con desear buscar hacer las cosas bien, con tomar sabias decisiones, con llenarse de Cristo, con permanecer con El y en Él.  No te digo que muchas veces soy tentada a ser esa chica impulsiva, pero entonces su Espíritu me recuerda Su Palabra.

Pedro tuvo las mejores enseñanzas, tú y yo también tenemos el mismo privilegio, y tanto él como nosotras somos desafiadas a obedecer sus principios y ponerlos por obra y permitir que Cristo y su vida se formen en nosotras a fin de ser un reflejo de Él.

La impulsividad es un reflejo del “yo”, ese que quiere destronar a Jesús como Rey y Señor de nuestra vida, ese yo que quiere hacer su voluntad, ese yo que no le permite a Cristo establecer su reino en nuestras vidas día a día, por lo tanto, hoy tú y yo tenemos la oportunidad de seguir creciendo, madurando y permitiendo ser transformadas por el impacto de la vida de Cristo en nuestras vidas y dejando que sea Jesús quien nos lave, nos sane, nos purifique, nos consuele, nos guie, nos fortalezca, nos ayude, nos empodere, nos capacite y nos haga como El. Y digamos como Pedro:

Señor, lava no sólo mis pies, sino también las manos y la cabeza.(Juan 8:13-9)



ACERCA DEL AUTOR


Elba Castañeda
Esposa y madre de tres jóvenes energéticos, sirve al Señor junto a su esposo como pastores desde hace 16 años. Egresada del Instituto Bíblico de las Asambleas de Dios en Valparaíso-Chile. Divide su tiempo entre las actividades de casa y la iglesia. Se destaca como una mujer con un espíritu joven. Puedes encontrar más de sus escritos en El Gozo de ser Mujer


Comentarios

También te recomendamos leer:

Sé Valiente - descarga tus materiales

"Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas". Josué 1:9 A todas nos gustan las historias de valentía y heroísmo porque en ese héroe o heroína vemos algo que nos falta, deseamos parecernos a alguien que es noble o audaz, justo o audaz, y deseamos poder ser así. Muchas, si no todas, hemos experimentado un miedo que nos ha impedido tomar un camino desconocido. Sabemos el tipo de debilidad que puede hacernos rendir o ni siquiera intentarlo. También hemos experimentado una cobardía que nos hace dudar, sentirnos abrumadas y alejarnos de lo que Dios quiere que hagamos. Entonces, cuando leemos o vemos historias de heroísmo y valentía, nos animamos. Cuando observamos a alguien tener coraje en medio del miedo, sin desanimarnos en medio de la adversidad, y resueltos en medio de la debilidad, nos sentimos inspiradas a ser valientes. Pero esta valentía suele durar poco porque la motivación terrenal …

La batalla de toda cristiana

El plan de lectura para nuestro estudio ¡Sé VALIENTE! inicia con los versículos 11 y 12 del capítulo 6 de la primera carta de Pablo a Timoteo, que en mi biblia, y tal vez también en la tuya, tienen como encabezado: ‘’La buena batalla de la fe’’. Me llama la atención que el apóstol enumera cosas de las que debemos huir, y otras que debemos seguir. Lo primero que leemos en el v 11 es:

“Mas tú, oh hombre de Dios, huye de estas cosas”

¿Cuáles son aquellas cosas de las que Timoteo, como hijo de Dios, debía huir? Las podemos encontrar al inicio del capítulo, y son:
➥ Deshonra a las autoridades (vs.1-2) ➥ Lucha de argumentos (vs.4-5) ➥ Doctrinas falsas (v. 4) ➥ Falsos maestros que se aprovechan (vs. 5-9) ➥ Amor al dinero (v. 9)

Todas estas cosas, definitivamente, son un estorbo para poder pelear la buena batalla de la fe.

Continuamos leyendo:
“Persigue la justicia y la vida sujeta a Dios, junto con la fe, el amor, la perseverancia y la mansedumbre.” (v 11 NTV)
¿Dónde podremos encontrar todos esto…

Valiente para hacer el bien

¿Qué es el bien? ¿Qué es ser valiente? Piensa por un momento en alguna persona, héroe o heroína, que te haya impactado. ¿Cómo es su vida? ¿Qué es lo que llama tu atención? 

Los versículos de este estudio nos enseñan tres verdades:

👌 No debo cansarme de hacer el bien, porque Dios me recompensará por ello. (Gálatas 6:9)

👌 Dios nos creó por medio de Jesús para hacer el bien, y lo planeó desde mucho antes; todo lo que sucede en nuestra vida fue predestinado para que así sucediera. (Efesios 2:10)

¿Has escuchado esa canción que dice “...si todo fue creado para ti, yo también…” ?
Fuimos hechas con un diseño divino que trae incluido hacer el bien pero en nuestra condición humana es muy sencillo poner los ojos en nosotras mismas, olvidamos hacer el bien a otros. 
Entonces recordemos: “yo también fui creada para Él”. Fui creada para hacer el bien, incluso a nivel de Jesús que aún estando en la cruz intercede al Padre por nosotros. 

“...perdónalos, porque no saben lo que hacen…”  Lucas 23:34
👌 Dios be…

Sé valiente para enfrentar tus miedos

"Sé valiente." Cuando leí el título de nuestro estudio me puse a pensar sobre las veces que había elegido ser valiente, y las veces que el temor había sido mi elección.
Pienso que no soy la única a quien el miedo ha llevado por rumbos equivocados a cometer tonterías, producto de haberle dejado vencer sobre nuestra fe, sobre la seguridad que Dios nos promete en Su palabra:


"No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia."  Isaías 41:10
Este es uno de los versículos que sin duda ha sido de consuelo y fortaleza a lo largo de generaciones. El Señor comienza exhortando a no temer, y continúa dando razones claras para ello: “No temas porque…
       ➤ Yo estoy contigo"
➤ Yo Soy tu Dios"
➤ Te esfuerzo"
➤ Te ayudaré"
➤ Te sustentaré"

Querida lectora ¿A qué estás temiendo hoy? ¿Tal vez a alguna enfermedad, al desempleo, a no aprobar el examen de ing…