Ir al contenido principal

Una mirada Retrospectiva


Pedro le dijo: No me lavarás los pies jamás. Jesús le respondió: Si no te lavare, no tendrás parte conmigo.  Le dijo Simón Pedro: Señor, no sólo mis pies, sino también las manos y la cabeza.(Juan 8:13-9)
Fue un domingo de abril de 1987, tenía 18 años, estábamos a punto de hacer una pequeña representación en el servicio del día domingo por la noche, mi papel era irrumpir abruptamente en medio del culto, era una linda obra con una excelente enseñanza.  Sin embargo ese domingo tuvimos una triste noticia que tenía que ver con el fallecimiento de un miembro de mi familia, fue un golpe tremendo y la persona encargada del grupo de teatro estaba entre hacer o no esta representación, ya que la iglesia había quedado en shock.  Sin embargo, yo insistí en hacerlo, ya que el servicio continuó y porque además  quería dar a conocer lo buena actriz que era, entonces dije: “sí, hagamos lo no más”.

  Recuerdo que cuando entre por el largo pasillo hasta el altar, recién me di cuenta del impacto que mi papel estaba produciendo, tenía que entrar gritando que  mi casa se había quemado y tenía que hacerlo muy real, lo hice, pero al momento de llegar al altar sale un hermano y empieza a “reprenderme”, con imposición de manos y todo, pensando que yo estaba actuando fuera de sí, debido a la noticia recibida.  Luego del bochorno se dieron cuenta que era una representación.  Sin embargo eso me quedo con un gusto muy amargo, luego que a la semana siguiente algunos hermanos se me acercaron diciéndome que no había sido propicio hacer esa representación en un momento así…

Si, te soy honesta, fue mi impulsividad de joven por no medir las consecuencias, ya que no muchos entendieron la representación, la iglesia estaba triste con la noticia y mas encima yo, le agregué un poco de  tragedia al ambiente.

Mirando hacía este pasado y recordando algunos hechos en mi vida, me logro identificar con Pedro, este varón tan impulsivo, tan fuerte de carácter, creo que él siempre tuvo una buena intención, si hasta yo le hubiese cortado la oreja a ese soldado por defender a Jesús, y también le hubiese dicho a Jesús que ¡por favor no me lavara los pies, que cómo se le ocurría él hacerlo! Y estoy segura que le hubiese dicho también: “dispuesta estoy a ir contigo no sólo a la cárcel, sino también a la muerte”, ¿te das cuenta que en algo nos parecíamos?, pero las buenas intenciones son nada si le sumas impulsividad a tu carácter. Es una mezcla muy peligrosa.

Al dar esta mirada retrospectiva me di cuenta cuán inmadura fui  para hablar o actuar tan impulsivamente.

Es que la  impulsividad no es una característica  buena del carácter y muchas veces nos lleva a situaciones extremas, sin pensar en las consecuencias de nuestras palabras o actos. Sí, definitivamente  esto denota una falta de crecimiento y madurez, porque aunque tenga buenas intenciones, debo medir las consecuencias de mis palabras, debo esperar en Dios antes de decir tal o cual cosa, debo tener dominio propio para no acelerarme en responder cuando siento que la euforia me domina por no quedarme callada por ejemplo.

Muchas veces nos comprometemos sin saber si vamos a cumplir porque somos dominadas por un “emocionalismo” que nos hace prometer cosas que no podremos cumplir, como Pedro. Tanto él como yo hemos estado en un proceso de aprendizaje, él tuvo al mejor Maestro y Mentor a su lado, yo también lo tengo, porque me he dado cuenta, así como lo hizo el Espíritu Santo en Pedro, que si no fuera por Su poder obrando en mi vida, muchos más errores hubiese cometido. La diferencia es que en Pedro Dios completó su obra, en mi vida aun falta, pero puedo aprender de su carácter porque así como Cristo fue formado en él, también el carácter de Cristo sigue cambiando mi vida.

Es un proceso, y quizás tú te encuentras en el, no es de la noche a la mañana, aunque Pedro estuvo tres años en un entrenamiento y discipulado personal con Jesús, fue después de esos tres años que la obra del Espíritu Santo dio su fruto.  Y esto tiene que ver con fe, con relación personal con Dios, con desear buscar hacer las cosas bien, con tomar sabias decisiones, con llenarse de Cristo, con permanecer con El y en Él.  No te digo que muchas veces soy tentada a ser esa chica impulsiva, pero entonces su Espíritu me recuerda Su Palabra.

Pedro tuvo las mejores enseñanzas, tú y yo también tenemos el mismo privilegio, y tanto él como nosotras somos desafiadas a obedecer sus principios y ponerlos por obra y permitir que Cristo y su vida se formen en nosotras a fin de ser un reflejo de Él.

La impulsividad es un reflejo del “yo”, ese que quiere destronar a Jesús como Rey y Señor de nuestra vida, ese yo que quiere hacer su voluntad, ese yo que no le permite a Cristo establecer su reino en nuestras vidas día a día, por lo tanto, hoy tú y yo tenemos la oportunidad de seguir creciendo, madurando y permitiendo ser transformadas por el impacto de la vida de Cristo en nuestras vidas y dejando que sea Jesús quien nos lave, nos sane, nos purifique, nos consuele, nos guie, nos fortalezca, nos ayude, nos empodere, nos capacite y nos haga como El. Y digamos como Pedro:

Señor, lava no sólo mis pies, sino también las manos y la cabeza.(Juan 8:13-9)



ACERCA DEL AUTOR


Elba Castañeda
Esposa y madre de tres jóvenes energéticos, sirve al Señor junto a su esposo como pastores desde hace 16 años. Egresada del Instituto Bíblico de las Asambleas de Dios en Valparaíso-Chile. Divide su tiempo entre las actividades de casa y la iglesia. Se destaca como una mujer con un espíritu joven. Puedes encontrar más de sus escritos en El Gozo de ser Mujer


Comentarios

También te recomendamos leer:

Hablar o callar

Hace unos días leí una frase que decía: “dile a las personas lo hermoso que ves en ellas. No para que te amen, sino para que se amen”. ¿Crees que es importante escuchar que alguien te recuerde lo bella que eres, que alguien te diga, eres valiente, inteligente, “tu puedes hacerlo”, etc.? A mí me anima mucho escucharlo y decirlo también. Pero aun para hablar de lo hermoso que vemos en los demás, tenemos que ser muy sabias y que nuestras palabras sean realmente sinceras de lo contrario se convertirían en mentiras hipócritas. ¡Querida! La verdad es que no siempre hablamos palabras alentadoras a los demás, muchas veces utilizamos nuestra lengua para ridiculizar, subestimar o difamar a otra persona.
Más yo os digo que de toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio. Porque por tus palabras serás justificado, y por tus palabras serás condenado. Mateo 12:36-37
La palabra que más llamó mi atención en los pasajes leídos fue la palabra “ociosa” así que me puse…

¿Piensas tú y Dios lo mismo acerca de ti?

Las palabras que te dices a ti misma son de mucha importancia, porque esas palabras que se repiten en tu interior crean un concepto que muchas veces no te identifica.
Pensar adecuadamente de ti misma es de suma importancia, porque ayuda a valorarte, amarte y no cree filosofías de este mundo que dicen mentiras sobre la mujer. Pensar correctamente de quien eres, la importancia y el valor que posees es de suma importancia para relacionarte correctamente con quienes te rodean, para crear lazos emocionales sanos y poder avanzar en esta vida sin ser herida o lastimada, sin ser pasada a llevar.
La única manera de tener un concepto correcto de sobre quien eres es buscando a Dios, poniéndolo en el centro de tu vida y creyendo lo que dice la Persona que te creó sobre ti. Porque Dios tiene un concepto hermoso de quien eres y quiere que saques de tu mente todas aquellas palabras negativas que crees de ti.
Las palabras que se repiten en tu cabeza sobre “no poder” "no ser capaz” y “no tener…

Tus palabras importan

“Hay [Jovencitas] cuyas palabras son como golpes de espada; más la lengua de los sabios es medicina”. Proverbios 12:18
Nos encantan las reuniones de chicas, las pijamadas, asistir a las fiestas de 15 años de nuestras amigas y un sin número de reuniones grupales en las que podemos compartir cuchicheos de lo que se nos atraviese por la cabeza para terminar reventadas de risa, o muertas de asombro.
A menudo pensamos que las palabras van y vienen como cualquier hoja en otoño, o como la ropa que nos cambiamos a diario o, como la punta que le sacamos constantemente al lápiz. Las descomponemos en gramática, las combinamos en la clase de lengua y también las utilizamos para rellenar nuestro día con tal de que no sea tan vacío. Pero las palabras no pueden ser tratadas como las hojas de otoño, ni como la ropa que mandas a la lavadora y mucho menos puedes desecharlas sin importancia como la basurita del lápiz. ¿Soñaste alguna vez con tener un súper poder?Pues las palabras son poderosas. Cada vez q…

Buenas Palabras

¿Sabías que las mujeres hablamos 27.000 palabras a día mientras que los hombres 10000? ¡Lo sé! Hablamos demasiado, sino que lo diga mi esposo. ¿Te pasa que te piden que te calles? Pero realmente me pregunto ¿Cuáles de esas 27 mil palabras que hablamos son correctas, a tiempo? ¿Cuándo entendemos que debemos callarnos? Por palabras hay miles de millones de palabras, hay palabras de oración, gratitud y alabanza; hay palabras de animo; palabras suaves; palabras que incitan el odio y el enojo; etc.
Hablemos de las palabras que expresan oración. Cuando buscamos en la Biblia podemos aprender de Abraham que nunca dejó de confiar en Dios y lo expresó en cada una de sus oraciones. Podemos ver a Isaac que oró por Rebeca. Podemos ver a Ezequías que clama a Dios en oración por su vida. Podemos ver a Jesús orando antes de tomar todas las decisiones de su vida. Podemos ver a Pedro orando por milagros. ¿Ves lo que está pasando aquí? Nuestras oraciones también cuentan más de lo que piensas, podemos …