Ir al contenido principal

Una mirada Retrospectiva


Pedro le dijo: No me lavarás los pies jamás. Jesús le respondió: Si no te lavare, no tendrás parte conmigo.  Le dijo Simón Pedro: Señor, no sólo mis pies, sino también las manos y la cabeza.(Juan 8:13-9)
Fue un domingo de abril de 1987, tenía 18 años, estábamos a punto de hacer una pequeña representación en el servicio del día domingo por la noche, mi papel era irrumpir abruptamente en medio del culto, era una linda obra con una excelente enseñanza.  Sin embargo ese domingo tuvimos una triste noticia que tenía que ver con el fallecimiento de un miembro de mi familia, fue un golpe tremendo y la persona encargada del grupo de teatro estaba entre hacer o no esta representación, ya que la iglesia había quedado en shock.  Sin embargo, yo insistí en hacerlo, ya que el servicio continuó y porque además  quería dar a conocer lo buena actriz que era, entonces dije: “sí, hagamos lo no más”.

  Recuerdo que cuando entre por el largo pasillo hasta el altar, recién me di cuenta del impacto que mi papel estaba produciendo, tenía que entrar gritando que  mi casa se había quemado y tenía que hacerlo muy real, lo hice, pero al momento de llegar al altar sale un hermano y empieza a “reprenderme”, con imposición de manos y todo, pensando que yo estaba actuando fuera de sí, debido a la noticia recibida.  Luego del bochorno se dieron cuenta que era una representación.  Sin embargo eso me quedo con un gusto muy amargo, luego que a la semana siguiente algunos hermanos se me acercaron diciéndome que no había sido propicio hacer esa representación en un momento así…

Si, te soy honesta, fue mi impulsividad de joven por no medir las consecuencias, ya que no muchos entendieron la representación, la iglesia estaba triste con la noticia y mas encima yo, le agregué un poco de  tragedia al ambiente.

Mirando hacía este pasado y recordando algunos hechos en mi vida, me logro identificar con Pedro, este varón tan impulsivo, tan fuerte de carácter, creo que él siempre tuvo una buena intención, si hasta yo le hubiese cortado la oreja a ese soldado por defender a Jesús, y también le hubiese dicho a Jesús que ¡por favor no me lavara los pies, que cómo se le ocurría él hacerlo! Y estoy segura que le hubiese dicho también: “dispuesta estoy a ir contigo no sólo a la cárcel, sino también a la muerte”, ¿te das cuenta que en algo nos parecíamos?, pero las buenas intenciones son nada si le sumas impulsividad a tu carácter. Es una mezcla muy peligrosa.

Al dar esta mirada retrospectiva me di cuenta cuán inmadura fui  para hablar o actuar tan impulsivamente.

Es que la  impulsividad no es una característica  buena del carácter y muchas veces nos lleva a situaciones extremas, sin pensar en las consecuencias de nuestras palabras o actos. Sí, definitivamente  esto denota una falta de crecimiento y madurez, porque aunque tenga buenas intenciones, debo medir las consecuencias de mis palabras, debo esperar en Dios antes de decir tal o cual cosa, debo tener dominio propio para no acelerarme en responder cuando siento que la euforia me domina por no quedarme callada por ejemplo.

Muchas veces nos comprometemos sin saber si vamos a cumplir porque somos dominadas por un “emocionalismo” que nos hace prometer cosas que no podremos cumplir, como Pedro. Tanto él como yo hemos estado en un proceso de aprendizaje, él tuvo al mejor Maestro y Mentor a su lado, yo también lo tengo, porque me he dado cuenta, así como lo hizo el Espíritu Santo en Pedro, que si no fuera por Su poder obrando en mi vida, muchos más errores hubiese cometido. La diferencia es que en Pedro Dios completó su obra, en mi vida aun falta, pero puedo aprender de su carácter porque así como Cristo fue formado en él, también el carácter de Cristo sigue cambiando mi vida.

Es un proceso, y quizás tú te encuentras en el, no es de la noche a la mañana, aunque Pedro estuvo tres años en un entrenamiento y discipulado personal con Jesús, fue después de esos tres años que la obra del Espíritu Santo dio su fruto.  Y esto tiene que ver con fe, con relación personal con Dios, con desear buscar hacer las cosas bien, con tomar sabias decisiones, con llenarse de Cristo, con permanecer con El y en Él.  No te digo que muchas veces soy tentada a ser esa chica impulsiva, pero entonces su Espíritu me recuerda Su Palabra.

Pedro tuvo las mejores enseñanzas, tú y yo también tenemos el mismo privilegio, y tanto él como nosotras somos desafiadas a obedecer sus principios y ponerlos por obra y permitir que Cristo y su vida se formen en nosotras a fin de ser un reflejo de Él.

La impulsividad es un reflejo del “yo”, ese que quiere destronar a Jesús como Rey y Señor de nuestra vida, ese yo que quiere hacer su voluntad, ese yo que no le permite a Cristo establecer su reino en nuestras vidas día a día, por lo tanto, hoy tú y yo tenemos la oportunidad de seguir creciendo, madurando y permitiendo ser transformadas por el impacto de la vida de Cristo en nuestras vidas y dejando que sea Jesús quien nos lave, nos sane, nos purifique, nos consuele, nos guie, nos fortalezca, nos ayude, nos empodere, nos capacite y nos haga como El. Y digamos como Pedro:

Señor, lava no sólo mis pies, sino también las manos y la cabeza.(Juan 8:13-9)



ACERCA DEL AUTOR


Elba Castañeda
Esposa y madre de tres jóvenes energéticos, sirve al Señor junto a su esposo como pastores desde hace 16 años. Egresada del Instituto Bíblico de las Asambleas de Dios en Valparaíso-Chile. Divide su tiempo entre las actividades de casa y la iglesia. Se destaca como una mujer con un espíritu joven. Puedes encontrar más de sus escritos en El Gozo de ser Mujer


Comentarios

También te recomendamos leer:

Haciendo lo correcto

Cuando éramos niñas y surgía un desacuerdo o pelea con nuestros hermanos o compañeros de escuela, tal vez por un juguete o porque “nos miraron mal”, etc., ¿recuerdas cual era tu reacción? y si alguien te empujaba, ¿tú también lo hacías? Yo viví muchas situaciones así; pero recuerdo una en especial; estando en la escuela primaria golpee a uno de mis compañeritos porque él había empujado a mi amiga y yo le hice lo mismo pero con más fuerza y además recuerdo que le di una patada en uno de sus pies, y como resultado de mis acciones recibí una severa llamada de atención en la dirección de la escuela, y mi respuesta fue: “el empujo a mi amiga y por eso lo hice”, lo cual era cierto, pero… sé que no justificaba mis acciones; más eso lo comprendí recién de grande: no debí cobrar el castigo por mi cuenta, y ahora al escribir esta anécdota me da cierta vergüenza y un poco de gracia. A muchos de mis compañeritos de primaria y secundaria no los he vuelto ver, y la verdad es que muchas veces quisie…

LA PIEZA DE UN ROMPECABEZAS

Recuerdan la historia del “patito feo”. Así se sienten muchas personas que se consideran excluidas de un determinado grupo social, sin una razónque lo justifique o ya sea porque haya suficientes motivos que hagan que puedan hacer sentirse así. Algunas veces son situaciones relacionadas con nuestra apariencia, limitaciones físicas, económicas, con nuestras actitudes o la moral.

Sí de algo podemos estar seguras y sin conocer mucho de lo que había en el corazón de la mujer samaritana, es que seguramente se sentía excluida. Los ojos de un pueblo que le juzgaba por su estilo de vida y su conciencia que la hacía auto condenarse.

A todas nos gusta relacionarnos con amigas, buscamos pretextos para estar juntas,horarios que nos conecten físicamente o de manera virtual para estar en comunicación.

La mujer Samaritana de nuestra historia necesitaba hacer diariamente una tarea que era común para las mujeres de su pueblo y de su época. Sin embargo opuesto a las demás ella lo hacía solitaria, sin una a…

MANOS A LA OBRA

Cada vez que alguien debe ponerse a trabajar de manera inmediata o debe comenzar a poner en práctica algo de forma urgente, decimos: ¡Manos a la obra! Con esta expresión se quiere decir que no hay lugar para aplazamientos y que el momento de actuar es ahora.
Entonces la mujer dejó su cántaro, y fue a la ciudad, y dijo a los hombres San Juan 24:8
La mujer de Samaria, la protagonista de ésta maravillosa historia tuvo un encuentro inesperado en el pozo donde solía recoger agua, su vida no volvió a ser la misma desde ese encuentro, porque descubrió una gran verdad para su vida.
Había conocido a Jesús, había escuchado de su propia voz lo que él podía ofrecer a su vida. La necesidad de compartir con los demás y el gozo que le provocaba la oportunidad de una nueva vida era como para no quedarse callada, así queenseguida se puso “manos a la obra”.
Llama la atención del porque el evangelista quería dejarnos en el relato el hecho de que dejaba el cántaro, recordemos que el motivo por el cual ella ha…

Verdadero descanso

Imagina por un momento: el cielo azul sin una sola nube, la arena cálida bajo tus pies, la brisa del mar rozando tus mejillas, el sonido de las olas golpeando contra las rocas, la sombra de una palmera sobre tu cara, el calor del sol sobre tu cuerpo… todo esto disfrutando de un rico ponche de frutas bien frío mientras contemplas el paisaje. ¿Cuántas no imaginamos así un descanso perfecto? Para mí, el ir a una playa siempre es sinónimo de descanso. ¿Pero has notado que cuando vamos de vacaciones usualmente volvemos más cansadas de lo que nos fuimos? Con más trabajo o estudio, más preocupaciones por retomar la rutina diaria y lo que dejamos para la vuelta, más agobiadas. 

Entonces me surge una pregunta ¿Cuál es el verdadero descanso? Jesús nos enseña con su propia vida de qué se trata realmente descansar.


“Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar.” Mateo 11:28
Jesús nos pide que vayamos a Él para experimentar un descanso verdadero. Esto significa cuerpo