Ir al contenido principal

1-2-3 ¡Transformada!



Dios es muy bueno que nos permite estudiar su palabra y ser transformadas por ella.
Dios nos ha dejado en su palabra varias verdades en donde podemos ver  y entender nuestra condición de pecadores y rebeldes a sus planes, lo lejos que estamos de  complacerle pero a la vez vemos su amor por nosotros, su compasión, su justicia divina y su entrega por nosotras.

Hoy vamos a estudiar tres de ellos, fundamentales para amar más la cruz que nos hizo libres de la condenación eterna.

1. ¿Yo también peco? Pero si no maté a nadie…
 Por cuanto todos pecaron y no alcanzan la gloria de Dios (Romanos 3:23)

Estamos acostumbradas a dividir los pecados en categorías de menor a mayor gravedad. Si eres orgulloso, eres pecador nivel kinder, si asesinaste a alguien te mereces el infierno. Si eres mentirosa, a veces esas mentiras utilizaste para hacer el bien, pero si te robaron ese pecador tiene título de Pos grado. ¿Es verdad? Siempre y cuando no estemos en la silla de juicio, podemos juzgar los pecados del otro como mayores y peores que los nuestros. Somos expertos en minimizar nuestra culpa. 
¿Acaso Jesús solo murió por los asesinos, violadores y ladrones? También murió por los chismosos, los mentirosos, los orgullosos y los hipócritas.

Ante Su perfección nadie puede presentarse como ‘’buena niña/o’’ o ‘’intachable’’ ya que ni siquiera cumplimos el primer mandamiento…  (Mateo 22:37-39)

2. Dios no me ama por eso me castiga.

 Pero Dios demuestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros.  (Romanos 5:8)

Cuanto nos cuesta perdonar a aquel quién nos falló, cuando alguien nos miró mal y luego tenemos que trabajar con esa persona, cuando alguien habló mal de nosotras y después se acerca a ser nuestra amiga. Es difícil amar así, ¿verdad?

Nosotras no solo le miramos mal a Dios o hablamos mal de su Hijo. Nosotras nos rebelamos en su contra, fuimos desobedientes, ninguna de nuestras intenciones eran buenas en relación a Dios, nada de lo que hacíamos podía agradarle, nosotras le llevamos a la muerte y muerte de cruz, nuestros pecados e innumerables transgresiones hicieron que  Jesús mismo sea nuestro defensor delante de Dios, el gran Juez.

Aún así nos amó, no queriendo que estemos separadas de El dejó sus privilegios para venir a entregarse. Le odiábamos, capaz nunca dijiste ‘’le odio a Dios’’ pero tus actitudes orgullosas demostraban que eras tu propio dios, tus mentiras y leyes demostraban que eras tu quién gobernabas tu vida. Pero, ¿Qué hizo? NOS AMO, aún estando en el charco llenas de lodo, nos limpió y nos dio ropa nueva, vida nueva y si Nosotros amamos, porque El nos amó primero. (1ª Juan 4:19)
Si alguna vez dudas del amor de Dios, acuérdate que te amó antes de que le conocieras.

 

3. Soy Cristiano, voy a la Iglesia todos los Domingos


‘’Que si confiesas con tu boca a Jesús por Señor, y crees en tu corazón que Dios le resucitó de entre los muertos, serás salvo’’  Romanos 10:9

En romanos 10:9 no solo dice que porque dices que Crees en el Señor, ya eres salvo. También añade ‘’y crees en tu corazón’’ ¿Están todas tus emociones y acciones ligadas a ‘’Creo en Dios’’ que todo lo que dices y haces demuestran que amas a Dios? ¿Perdonas a los que te hicieron daño? ¿Sirves en tu casa a tus padres, hermanos o vecinos? ¿Hablas con Dios ‘’sin cesar’’? ¿Eres humilde? ¿Extiendes misericordia o compasión? ¿Renuevas tu mente con las verdades de la Biblia? ¿Eres obediente?

“La verdadera fe salvadora es eficaz para producir obediencia práctica a Dios.” – Jhon Piper


Es hora de analizar nuestra fe práctica en nuestro Salvador. Solo El es nuestra esperanza, que Cristo reine en cada una de nuestras palabras, hechos y acciones dentro y fuera del edificio de la Iglesia. Jesucristo ya pagó el precio, la cruz está vacía. Nuestro Salvador resucitó.



ACERCA DEL AUTOR


Antonella Azuaga
Tiene 21 años y sirve al Señor a través de Mujer Virtuosa, escribe para llevar las buenas noticias a los quebrantados y afligidos. Es parte la congregación más que vencedores en la que ama servir a Dios con su violín, vive en Paraguay junto con su familia, quienes también apoyan la familia de Ama a Dios Grandemente.
  



Comentarios

También te recomendamos leer:

A un paso de la victoria

En ésta primer semana de estudio, al leer cada día acerca de Josué y el pueblo de Israel al borde de la conquista de la tierra prometida, me transportaba tiempo atrás a los campamentos juveniles de mi congregación cuando dentro de las actividades grupales competíamos en “la búsqueda del tesoro”. Este juego trataba de ir en busca deun premio, siguiendo pistas, lineamientos e instrucciones que de seguirlos al pie de la letra nos llevarían a encontrarlo. 
Para Josué y el pueblo de Israel, la promesa que Dios les había hecho estaba por cumplirse y aunque esa tierra ya les pertenecía, era necesario que la conquistasen. Una noticia como ésta podría causar un poco de temor o incertidumbre sin embargo solo necesitaban estar atentos a la voz de Dios quien les daría las instrucciones para conseguirlo.

Podría parecer  que Dios quería hacerles difícil alcanzar la promesa sin embargo tenía un plan perfecto como lo tiene para nosotras. Dios quería que el pueblo aprendiera a obedecer mientras confiaba…

Descubre las intenciones de tu enemigo

“¿Quién podrá entender sus propios errores? Líbrame de los que me son ocultos”. Salmos 19:12
En la serie que estamos estudiando, nuestro héroe y líder Josué también se equivocó.
El texto bíblico con el que comenzamos, es una oración cantada de David, que profundamente le expresa a Dios la necesidad que tiene de ser librado de sí mismo, porque no hay ser humano sobre la faz de la tierra que pueda comprenderse a la perfección y dominar sus impulsos irracionales en sus propias fuerzas, No podemos confiarnos de nosotros mismos, porque en cualquier momento nuestro corazón puede fallar. Parece que esto fue lo que le pasó a Josué.
Fue tan sutilmente engañado, que su corazón se confió y tomó decisiones sin consultar a Dios. ¿Qué fue lo que sucedió? Recapitulemos rápidamente (Josué capítulo 9): Josué está en el centro de la voluntad de Dios en arenas de sus fieras conquistas, los Gabaonitas sabían que era cuestión de tiempo para que Israel fuera tras ellos, así que tramaron un astuto plan para sa…

Victoria en seguir las instrucciones

Rodearéis, pues, la ciudad todos los hombres de guerra, yendo alrededor de la ciudad una vez; y esto haréis durante seis días. Josué 6:3

¿Instrucciones?... esta semana vimos como hubo quien supo cumplir con instrucciones recibidas, aunque a decir verdad todos a lo largo de nuestra vida hemos recibido y recibimos diferentes instrucciones ya sean orales o escritas... pero ¿que es instrucción?

Segun la Real Academia Academia de la Lengua Española "instrucción" es el conjunto de reglas o advertencias para algún fin. Si estuviera ahora delante de ustedes y preguntara: ¡quien no ha recibido o no ha seguido instrucciones alguna vez que levante la mano!, y aunque no las tengo frente mio estoy segura que no habría ninguna mano levantada ¿cierto?
Josué y el pueblo de Israel estaban frente a Jericó y la ciudad se encontraba con las puertas bien cerradas (Josue 6:1). Jericó, debido a sus grandes y fortificadas murallas era considerada una ciudad poderosa y también con gran fuerza milit…

Caminar en victoria es caminar en paz

Josué capítulos 7 y 8.
Muchas veces pensamos que nadie se va a enterar de ese pecado que tenemos oculto, que mientras nos preocupemos de no publicar nada en las redes sociales estamos a salvo, si en casa evitamos en tema, no habrá manera que se enteren. Puede ser cualquier cosa que sabes que esta mal y que tu conciencia no te deja disfrutarlo en paz, desde el momento en que lo tienes que ocultar sabes que es algo que no está bien y de seguro es algo que a Dios no le agrada, puede ser un novio al que no puedes presentar a tu familia y prefieres mantener esa relación en el anonimato, o quizás algo que lleves en tu cuerpo que sabes que está mal o simplemente un sentimiento arraigado en tu interior del que nadie puede enterarse y sientes que debes pasarte la vida fingiendo.
Algo asi le paso a Acán, él tenía claro cuáles eran las instrucciones de Dios; ir y poseer la tierra, no tomar nada de allí, no podían sacar un botín de ese lugar porque Dios lo había declarado maldito, todo lo que …