Ir al contenido principal

1-2-3 ¡Transformada!



Dios es muy bueno que nos permite estudiar su palabra y ser transformadas por ella.
Dios nos ha dejado en su palabra varias verdades en donde podemos ver  y entender nuestra condición de pecadores y rebeldes a sus planes, lo lejos que estamos de  complacerle pero a la vez vemos su amor por nosotros, su compasión, su justicia divina y su entrega por nosotras.

Hoy vamos a estudiar tres de ellos, fundamentales para amar más la cruz que nos hizo libres de la condenación eterna.

1. ¿Yo también peco? Pero si no maté a nadie…
 Por cuanto todos pecaron y no alcanzan la gloria de Dios (Romanos 3:23)

Estamos acostumbradas a dividir los pecados en categorías de menor a mayor gravedad. Si eres orgulloso, eres pecador nivel kinder, si asesinaste a alguien te mereces el infierno. Si eres mentirosa, a veces esas mentiras utilizaste para hacer el bien, pero si te robaron ese pecador tiene título de Pos grado. ¿Es verdad? Siempre y cuando no estemos en la silla de juicio, podemos juzgar los pecados del otro como mayores y peores que los nuestros. Somos expertos en minimizar nuestra culpa. 
¿Acaso Jesús solo murió por los asesinos, violadores y ladrones? También murió por los chismosos, los mentirosos, los orgullosos y los hipócritas.

Ante Su perfección nadie puede presentarse como ‘’buena niña/o’’ o ‘’intachable’’ ya que ni siquiera cumplimos el primer mandamiento…  (Mateo 22:37-39)

2. Dios no me ama por eso me castiga.

 Pero Dios demuestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros.  (Romanos 5:8)

Cuanto nos cuesta perdonar a aquel quién nos falló, cuando alguien nos miró mal y luego tenemos que trabajar con esa persona, cuando alguien habló mal de nosotras y después se acerca a ser nuestra amiga. Es difícil amar así, ¿verdad?

Nosotras no solo le miramos mal a Dios o hablamos mal de su Hijo. Nosotras nos rebelamos en su contra, fuimos desobedientes, ninguna de nuestras intenciones eran buenas en relación a Dios, nada de lo que hacíamos podía agradarle, nosotras le llevamos a la muerte y muerte de cruz, nuestros pecados e innumerables transgresiones hicieron que  Jesús mismo sea nuestro defensor delante de Dios, el gran Juez.

Aún así nos amó, no queriendo que estemos separadas de El dejó sus privilegios para venir a entregarse. Le odiábamos, capaz nunca dijiste ‘’le odio a Dios’’ pero tus actitudes orgullosas demostraban que eras tu propio dios, tus mentiras y leyes demostraban que eras tu quién gobernabas tu vida. Pero, ¿Qué hizo? NOS AMO, aún estando en el charco llenas de lodo, nos limpió y nos dio ropa nueva, vida nueva y si Nosotros amamos, porque El nos amó primero. (1ª Juan 4:19)
Si alguna vez dudas del amor de Dios, acuérdate que te amó antes de que le conocieras.

 

3. Soy Cristiano, voy a la Iglesia todos los Domingos


‘’Que si confiesas con tu boca a Jesús por Señor, y crees en tu corazón que Dios le resucitó de entre los muertos, serás salvo’’  Romanos 10:9

En romanos 10:9 no solo dice que porque dices que Crees en el Señor, ya eres salvo. También añade ‘’y crees en tu corazón’’ ¿Están todas tus emociones y acciones ligadas a ‘’Creo en Dios’’ que todo lo que dices y haces demuestran que amas a Dios? ¿Perdonas a los que te hicieron daño? ¿Sirves en tu casa a tus padres, hermanos o vecinos? ¿Hablas con Dios ‘’sin cesar’’? ¿Eres humilde? ¿Extiendes misericordia o compasión? ¿Renuevas tu mente con las verdades de la Biblia? ¿Eres obediente?

“La verdadera fe salvadora es eficaz para producir obediencia práctica a Dios.” – Jhon Piper


Es hora de analizar nuestra fe práctica en nuestro Salvador. Solo El es nuestra esperanza, que Cristo reine en cada una de nuestras palabras, hechos y acciones dentro y fuera del edificio de la Iglesia. Jesucristo ya pagó el precio, la cruz está vacía. Nuestro Salvador resucitó.



ACERCA DEL AUTOR


Antonella Azuaga
Tiene 21 años y sirve al Señor a través de Mujer Virtuosa, escribe para llevar las buenas noticias a los quebrantados y afligidos. Es parte la congregación más que vencedores en la que ama servir a Dios con su violín, vive en Paraguay junto con su familia, quienes también apoyan la familia de Ama a Dios Grandemente.
  



Comentarios

También te recomendamos leer:

Amor fiel (Oseas) - Descarga tus materiales

No habían permanecido fieles a Dios, sino que Él permaneció fiel a ellos.

El libro de Oseas fue escrito para mostrarle al pueblo de Israel el amor fiel de Dios. Israel se había rebelado contra Dios una y otra vez. Los reyes de Israel habían extraviado al pueblo, seguían a los dioses falsos y profanaban el templo de Dios. La gente había olvidado quiénes eran y de quién eran. Israel se había apartado de Dios, de Aquel que los había elegido, los había protegido, los había provisto y los había bendecido. Se habían prostituido con otros dioses y otras naciones. Sus corazones adúlteros e idólatras los habían alejado de Dios.

Oseas era solo un hombre.

Fue un profeta en Israel con un llamamiento único de Dios. Le pidieron que se casara con una prostituta y permaneciera fiel y leal a ella. Oseas se casó con Gomer, que le fue infiel. Sin embargo, una y otra vez, Oseas redime a Gomer y la devuelve a sí misma.

Dios le dio a Oseas un llamado específico y un mensaje específico para el pueblo de Is…

Un llamado inusual

El reto de este 2019 es memorizar porciones bíblicas, y comencé con 2 Timoteo capítulo 2, he estado repitiendo y repitiendo en cada porción de tiempo libre, pero hoy me detengo aquí: “…Si fuéremos infieles, él permanece fiel. Él no puede negarse a sí mismo…”.  En realidad, el Señor me ha retenido aquí poniendo una señal de PARE en mi camino para comprender cuál es el profundo significado de nuestra infidelidad a la luz de Su fidelidad; creo francamente que también es lo que quiere hacer con cada una de nosotras. Así que abramos nuestras Biblias en el pequeño libro de Oseas para desplegar el abanico infinito de la Fidelidad de Dios. 

Pero antes, analicemos el contexto en el que Oseas se encuentra: 
1 Reyes 12 nos narra la división de las doce tribus de Israel en dos: 
Israel, también conocido con los nombres de Reino del Norte, Jacob y Efraín (este último, usado en el libro de Oseas), formado por diez tribus.  
Judá, también llamado Reino del Sur, conformado por las tribus de Judá, Benjamí…

Valiente en medio de la tentación

Tenía yo apenas trece años, y mi mamá me decía: “Anto, aprende a decir que no.”  Crecí, y a los dieciocho años mi mamá seguía diciéndome: “Anto aprende a decir que no.”
Hoy estoy a menos de sesenta días de casarme y ¡cuánto me ayudó cada palabra de mi madre, cada advertencia de decir que no!  

A lo largo de estos pocos años que el Señor me permitió vivir, me di cuenta de lo  difícil que es decir que no a ……………. (puedes agregar la frase que te venga en mente, aquello a lo que siempre dices que sí y cedes) ¡Cuán débiles somos! 

 🔼 Eva, cuando fue tentada a tomar del fruto prohibido, ¿pudo decir que no? 
 🔼 David, cuando vio a Betsabé y la deseó, ¿pudo decir que no?
 🔼 Sansón, ante la insistencia de Dalila, ¿pudo decir que no?

La respuesta es NO. Cedieron a la tentación y cayeron. Pero todos ellos, luego del quebranto y arrepentimiento, fueron restaurados. ¡Cuánto placer, alivio y gratitud llegó después de haber experimentado la gracia del perdón de Su Salvador!

A lo largo de toda la histori…

P.S. Te amo

Algo característico de las chicas, y me atrevería a decir, de todas las edades,  es que somos muy sensibles y emocionales, por lo que nos apasionamos con  las historias de amor ¿cierto? 

Puede que en estos momentos estés viviendo una de ellas, o quizá vivas de cerca la de alguien más, o la estés encontrando en la lectura de algún libro. 

Las historias de Amor involucran a dos personas que están unidas a través de un mismo sentimiento y emociones del uno hacia el otro.  Esperamos siempre que concluyan en esa frase tan trillada …. Y fueron felices para siempre.

Lo que ya no parece tan bonito, sino por el contrario lastima y duele, es la aparición de La Infidelidad dentro de una relación.

Durante la primer semana de este estudio de Oseas nos fuimos familiarizando con sus personajes, algunos de los cuales ya pintan como villanos, como es el caso de Gomer, una mujer infiel.

Quisiéramos entender el porqué de su actitud, y seguramente la juzgamos y somos duras en la sentencia, sin tener en cuenta…