Ir al contenido principal

1-2-3 ¡Transformada!



Dios es muy bueno que nos permite estudiar su palabra y ser transformadas por ella.
Dios nos ha dejado en su palabra varias verdades en donde podemos ver  y entender nuestra condición de pecadores y rebeldes a sus planes, lo lejos que estamos de  complacerle pero a la vez vemos su amor por nosotros, su compasión, su justicia divina y su entrega por nosotras.

Hoy vamos a estudiar tres de ellos, fundamentales para amar más la cruz que nos hizo libres de la condenación eterna.

1. ¿Yo también peco? Pero si no maté a nadie…
 Por cuanto todos pecaron y no alcanzan la gloria de Dios (Romanos 3:23)

Estamos acostumbradas a dividir los pecados en categorías de menor a mayor gravedad. Si eres orgulloso, eres pecador nivel kinder, si asesinaste a alguien te mereces el infierno. Si eres mentirosa, a veces esas mentiras utilizaste para hacer el bien, pero si te robaron ese pecador tiene título de Pos grado. ¿Es verdad? Siempre y cuando no estemos en la silla de juicio, podemos juzgar los pecados del otro como mayores y peores que los nuestros. Somos expertos en minimizar nuestra culpa. 
¿Acaso Jesús solo murió por los asesinos, violadores y ladrones? También murió por los chismosos, los mentirosos, los orgullosos y los hipócritas.

Ante Su perfección nadie puede presentarse como ‘’buena niña/o’’ o ‘’intachable’’ ya que ni siquiera cumplimos el primer mandamiento…  (Mateo 22:37-39)

2. Dios no me ama por eso me castiga.

 Pero Dios demuestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros.  (Romanos 5:8)

Cuanto nos cuesta perdonar a aquel quién nos falló, cuando alguien nos miró mal y luego tenemos que trabajar con esa persona, cuando alguien habló mal de nosotras y después se acerca a ser nuestra amiga. Es difícil amar así, ¿verdad?

Nosotras no solo le miramos mal a Dios o hablamos mal de su Hijo. Nosotras nos rebelamos en su contra, fuimos desobedientes, ninguna de nuestras intenciones eran buenas en relación a Dios, nada de lo que hacíamos podía agradarle, nosotras le llevamos a la muerte y muerte de cruz, nuestros pecados e innumerables transgresiones hicieron que  Jesús mismo sea nuestro defensor delante de Dios, el gran Juez.

Aún así nos amó, no queriendo que estemos separadas de El dejó sus privilegios para venir a entregarse. Le odiábamos, capaz nunca dijiste ‘’le odio a Dios’’ pero tus actitudes orgullosas demostraban que eras tu propio dios, tus mentiras y leyes demostraban que eras tu quién gobernabas tu vida. Pero, ¿Qué hizo? NOS AMO, aún estando en el charco llenas de lodo, nos limpió y nos dio ropa nueva, vida nueva y si Nosotros amamos, porque El nos amó primero. (1ª Juan 4:19)
Si alguna vez dudas del amor de Dios, acuérdate que te amó antes de que le conocieras.

 

3. Soy Cristiano, voy a la Iglesia todos los Domingos


‘’Que si confiesas con tu boca a Jesús por Señor, y crees en tu corazón que Dios le resucitó de entre los muertos, serás salvo’’  Romanos 10:9

En romanos 10:9 no solo dice que porque dices que Crees en el Señor, ya eres salvo. También añade ‘’y crees en tu corazón’’ ¿Están todas tus emociones y acciones ligadas a ‘’Creo en Dios’’ que todo lo que dices y haces demuestran que amas a Dios? ¿Perdonas a los que te hicieron daño? ¿Sirves en tu casa a tus padres, hermanos o vecinos? ¿Hablas con Dios ‘’sin cesar’’? ¿Eres humilde? ¿Extiendes misericordia o compasión? ¿Renuevas tu mente con las verdades de la Biblia? ¿Eres obediente?

“La verdadera fe salvadora es eficaz para producir obediencia práctica a Dios.” – Jhon Piper


Es hora de analizar nuestra fe práctica en nuestro Salvador. Solo El es nuestra esperanza, que Cristo reine en cada una de nuestras palabras, hechos y acciones dentro y fuera del edificio de la Iglesia. Jesucristo ya pagó el precio, la cruz está vacía. Nuestro Salvador resucitó.



ACERCA DEL AUTOR


Antonella Azuaga
Tiene 21 años y sirve al Señor a través de Mujer Virtuosa, escribe para llevar las buenas noticias a los quebrantados y afligidos. Es parte la congregación más que vencedores en la que ama servir a Dios con su violín, vive en Paraguay junto con su familia, quienes también apoyan la familia de Ama a Dios Grandemente.
  



Comentarios

También te recomendamos leer:

Denuncia contra la corrupción

“Tú que te dices casa de Jacob. ¿Se ha acortado el Espíritu de Jehová? ¿Son estas sus obras? ¿No hacen mis palabras bien al que camina rectamente?” Miqueas 2:7
Recientemente me encontré con una clasificación estadística del 2018 sobre los países más corruptos en América latina*, es lamentable que la mayoría de los países en que vivimos tengan altos índices de corrupción debido a la incapacidad de los gobiernos en identificar y satisfacer las necesidades de la población. Existe una marcada falta de compromiso para encarar con osadía la lucha contra este mal. Pero nuestro contexto crítico del siglo XXI no dista mucho de la realidad de Miqueas en el año 750 a.C aproximadamente.
El discurso profético de Miqueas oriundo del pueblo de Moreset en Judá (Reino del sur) se extendió durante los reinados de Jotam (750 – 735) quien aunque hizo lo recto ante los ojos de Jehová, no quitó de Judá los lugares de sacrificio y adoración a los ídolos (2 Crónicas 27:1-9). Acaz (735 – 715) un rey perverso…

la pureza sexual comienza en la mente

Cuando hablamos de pureza es necesario evaluar nuestras relaciones, debemos hacer un autoexamen y observar qué relaciones nos favorecen y cuáles nos perjudican.
La Biblia nos dice en primera de Corintios 15:33 que:
“las malas conversaciones corrompen las buenas costumbres.”
Y para tener pureza debemos poner atención a las conversaciones que estamos teniendo con nuestras amigas, con nuestros compañeros, con conocidos y desconocidos, con mayor atención debemos revisar qué hablamos con nuestro novio o con el chico que nos gusta.
Hay veces que llevamos las conversaciones con nuestras amigas a un grado que no es digno de una hija de Dios, y esas pláticas terminan despertando deseos que pudiéramos haber evitado con sólo cerrar nuestra boca a tiempo.
Nuestras conversaciones nos impulsan a deseos que no podemos dominar. Es normal que cuando te juntas con amigas que hablan de Dios y Le aman, te sientas más espiritual, con paz en tu corazón y te den ganas de buscar más de Dios. Pero si con …

Amar Sin Corresponder

En estas semanas estudiando Oseas, nos hemos podido ver frente al espejo, frente a un espejo donde hemos podido ver cada imperfección que tenemos, han sido semanas donde hemos podido ver el amor doliente de un Dios todopoderoso que esta amando sin ser amado.
Es tan cruel amar sin ser correspondido y es cruel amar, también, cuando te son infiel. Así hemos podido ver a Dios, amando pese a que la otra persona no responda de la misma manera y aun así, Dios le pide a Israel que se arrepienta, que Él está dispuesto a perdonar y restaurar.
De la misma manera como Dios le pedía a Israel que le buscara, así nos pide a nosotras que le búsquenos, nos recuerda que en Él nuestro pecado queda olvidado si nos acercamos con un corazón arrepentido.
“Acerca de a Dios, y él se acercará a vosotros. Pecadores, limpiad las manos; Y vosotros los de doble ánimo, purificad vuestros corazones.” Santiago 4:8
Si en estos momentos, al verte en el espejo de la Palabra de Dios te estas dando cuenta que has actuado …

El amor de Dios

Quien sea sabio, que entienda estas cosas; Quienquiera que esté discerniendo, que los conozca; porque los caminos del Señor son rectos, y los rectos anden en ellos, pero los transgresores tropiezan en ellos. - Oseas 14: 9
Quiero ser una mujer sabia. Y sé que la única manera de ser sabio es a través de conocer y vivir la Palabra de Dios todos los días.

Tenemos que ser sabios y humildes para ver y aceptar nuestros pecados. Y tenemos que ser sabios y humildes para que la Palabra de Dios cambie nuestras vidas desde adentro hacia afuera. ¡El libro de Oseas nos brinda una gran oportunidad para arrepentirnos de cualquier pecado oculto que pueda haber en nuestros corazones y comenzar a vivir una vida piadosa que agrada a Dios a partir de hoy!

"La insensatez de Dios es más sabia que los hombres, y la debilidad de Dios es más fuerte que los hombres" (1 Corintios 1:25).

Este versículo cambió mi vida para siempre cuando me di cuenta de que era sabia en mi propio entendimiento, que era sabia…