Ir al contenido principal

Comprometidas con Jesucristo


Esta semana pudimos estudiar la vida de dos apóstoles de nuestro Señor Jesucristo, dos hombres que a simple vista no tenían nada o muy poco de parecido. pero te puedo contar el día de hoy que ellos eran parte de dos grandes influencia para el cristianismo actual, Mateo trabaja como cobrador de impuestos para el imperio romano, esto lo convertía en un hombre conocido y respetado, quizás hasta temido por algunos, y Simón era de una división del pueblo Judío que eran los Zelotes, gente que se caracterizaba, en la época de Jesús, por luchar por liberarse de la esclavitud o el yugo que tenían como Judíos con otros pueblos, luchaban por volver a ser independientes.

Ahora que entendemos esto podemos ver que Dios nos llama a nosotras también a ser mujeres que luchemos por tener un evangelio libre, que en cierto modo seamos como estos hombres y podamos volcar nuestros pensamientos, ideales o trabajos a Su gloria, a nuestra más grande creencia y certeza que es la esperanza viva que tenemos en Jesucristo.

Hoy leemos versículos interesantes en el libro de Tito
“Porque la gracia de Dios se ha manifestado para salvación a todos los hombres, enseñándonos que, renunciando a la impiedad y a los deseos mundanos, vivamos en este siglo sobria, justa y piadosamente, aguardando la esperanza bienaventurada y la manifestación gloriosa de nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo, quien se dio a sí mismo por nosotros para redimirnos de toda iniquidad y purificar para sí un pueblo propio, celoso de buenas obras.”

Como hijas de Dios tenemos la misión de llevar el evangelio a quienes aún no tienen la dicha de salvar su alma de una eternidad de lamento, Dios nos repite una y otra y otra vez que Su deseo es que TODOS los hombres lleguen al arrepentimiento. Y ser jóvenes celosas de lo que creemos y profesamos nos debe impulsar a predicar a los perdidos acerca de esta salvación tan grande que nosotras tenemos la privilegio de tener, pero que como bien dice la Escritura no es exclusiva, por eso es tu deber y el mío hablarles a otros, porque ¿Cómo oirán si no hay quien les predique? (Romanos 10:4). Quiero que hoy tengamos claro que ser celosas de lo que creemos no es solo guardar al pie de la letra lo que dice la Palabra de Dios, sino también compartir con otros lo que nos hace diferentes, lo que ha transformado nuestras vidas y cambiado nuestra eternidad, Jesucristo el Señor.  

Seguramente Mateo y Simón tuvieron luchas en esta área, cambiar todo su estilo de vida, Mateo su trabajo y Simón su ideología política por Jesucristo, por la Verdad, la Vida, por Aquel que sostiene el mundo que por El, en El y para El son todas las cosas, imagínate por un momento todo lo que esto conllevaba para ellos, pero no tuvieron temor, sabían que estaban ante el mismo Hijo de Dios y que todo valía la pena, que ser ahora hombres celos de un Dios vivo, de una promesa cumplida era mucho más importante que cualquier otra cosas que podrían conseguir en este mundo, que sus huellas no iban a ser tan relevantes en este mundo, pero completamente significantes en la eternidad.


Seamos señoritas celosas de buenas obras, viviendo en este presente siglo malo de una manera sabría y justa, siendo piadosas con el prójimo para que nuestro trabajo en el Señor no sea en vano y así a través de nuestras vidas que revelan A Cristo otros puedan llegar a salvación, este mundo necesita de Dios, necesita de jóvenes que muestren a Dios, chicas que sean celosas de las buenas obras y piadosas con los que las rodean. Anímate a ser una digna embajadora de Dios y presentarles con tu vida a este mundo sin esperanza, una esperanza viva, Jesucristo el Salvador.




ACERCA DEL AUTOR


Andrea Donoso
Chilena radicada en Puebla, México. Feliz de servir al Señor y a las mujeres de su alrededor. Estudió teología básica en Palabra de Vida Argentina, actualmente continúa sus estudios a distancia en la universidad bautista de Lousiana, Puedes leer más de sus escritos en "Mujer a paso firme"



Comentarios

También te recomendamos leer:

Amor fiel (Oseas) - Descarga tus materiales

No habían permanecido fieles a Dios, sino que Él permaneció fiel a ellos.

El libro de Oseas fue escrito para mostrarle al pueblo de Israel el amor fiel de Dios. Israel se había rebelado contra Dios una y otra vez. Los reyes de Israel habían extraviado al pueblo, seguían a los dioses falsos y profanaban el templo de Dios. La gente había olvidado quiénes eran y de quién eran. Israel se había apartado de Dios, de Aquel que los había elegido, los había protegido, los había provisto y los había bendecido. Se habían prostituido con otros dioses y otras naciones. Sus corazones adúlteros e idólatras los habían alejado de Dios.

Oseas era solo un hombre.

Fue un profeta en Israel con un llamamiento único de Dios. Le pidieron que se casara con una prostituta y permaneciera fiel y leal a ella. Oseas se casó con Gomer, que le fue infiel. Sin embargo, una y otra vez, Oseas redime a Gomer y la devuelve a sí misma.

Dios le dio a Oseas un llamado específico y un mensaje específico para el pueblo de Is…

Un llamado inusual

El reto de este 2019 es memorizar porciones bíblicas, y comencé con 2 Timoteo capítulo 2, he estado repitiendo y repitiendo en cada porción de tiempo libre, pero hoy me detengo aquí: “…Si fuéremos infieles, él permanece fiel. Él no puede negarse a sí mismo…”.  En realidad, el Señor me ha retenido aquí poniendo una señal de PARE en mi camino para comprender cuál es el profundo significado de nuestra infidelidad a la luz de Su fidelidad; creo francamente que también es lo que quiere hacer con cada una de nosotras. Así que abramos nuestras Biblias en el pequeño libro de Oseas para desplegar el abanico infinito de la Fidelidad de Dios. 

Pero antes, analicemos el contexto en el que Oseas se encuentra: 
1 Reyes 12 nos narra la división de las doce tribus de Israel en dos: 
Israel, también conocido con los nombres de Reino del Norte, Jacob y Efraín (este último, usado en el libro de Oseas), formado por diez tribus.  
Judá, también llamado Reino del Sur, conformado por las tribus de Judá, Benjamí…

Valiente en medio de la tentación

Tenía yo apenas trece años, y mi mamá me decía: “Anto, aprende a decir que no.”  Crecí, y a los dieciocho años mi mamá seguía diciéndome: “Anto aprende a decir que no.”
Hoy estoy a menos de sesenta días de casarme y ¡cuánto me ayudó cada palabra de mi madre, cada advertencia de decir que no!  

A lo largo de estos pocos años que el Señor me permitió vivir, me di cuenta de lo  difícil que es decir que no a ……………. (puedes agregar la frase que te venga en mente, aquello a lo que siempre dices que sí y cedes) ¡Cuán débiles somos! 

 🔼 Eva, cuando fue tentada a tomar del fruto prohibido, ¿pudo decir que no? 
 🔼 David, cuando vio a Betsabé y la deseó, ¿pudo decir que no?
 🔼 Sansón, ante la insistencia de Dalila, ¿pudo decir que no?

La respuesta es NO. Cedieron a la tentación y cayeron. Pero todos ellos, luego del quebranto y arrepentimiento, fueron restaurados. ¡Cuánto placer, alivio y gratitud llegó después de haber experimentado la gracia del perdón de Su Salvador!

A lo largo de toda la histori…

P.S. Te amo

Algo característico de las chicas, y me atrevería a decir, de todas las edades,  es que somos muy sensibles y emocionales, por lo que nos apasionamos con  las historias de amor ¿cierto? 

Puede que en estos momentos estés viviendo una de ellas, o quizá vivas de cerca la de alguien más, o la estés encontrando en la lectura de algún libro. 

Las historias de Amor involucran a dos personas que están unidas a través de un mismo sentimiento y emociones del uno hacia el otro.  Esperamos siempre que concluyan en esa frase tan trillada …. Y fueron felices para siempre.

Lo que ya no parece tan bonito, sino por el contrario lastima y duele, es la aparición de La Infidelidad dentro de una relación.

Durante la primer semana de este estudio de Oseas nos fuimos familiarizando con sus personajes, algunos de los cuales ya pintan como villanos, como es el caso de Gomer, una mujer infiel.

Quisiéramos entender el porqué de su actitud, y seguramente la juzgamos y somos duras en la sentencia, sin tener en cuenta…