Ir al contenido principal

Comprometidas con Jesucristo


Esta semana pudimos estudiar la vida de dos apóstoles de nuestro Señor Jesucristo, dos hombres que a simple vista no tenían nada o muy poco de parecido. pero te puedo contar el día de hoy que ellos eran parte de dos grandes influencia para el cristianismo actual, Mateo trabaja como cobrador de impuestos para el imperio romano, esto lo convertía en un hombre conocido y respetado, quizás hasta temido por algunos, y Simón era de una división del pueblo Judío que eran los Zelotes, gente que se caracterizaba, en la época de Jesús, por luchar por liberarse de la esclavitud o el yugo que tenían como Judíos con otros pueblos, luchaban por volver a ser independientes.

Ahora que entendemos esto podemos ver que Dios nos llama a nosotras también a ser mujeres que luchemos por tener un evangelio libre, que en cierto modo seamos como estos hombres y podamos volcar nuestros pensamientos, ideales o trabajos a Su gloria, a nuestra más grande creencia y certeza que es la esperanza viva que tenemos en Jesucristo.

Hoy leemos versículos interesantes en el libro de Tito
“Porque la gracia de Dios se ha manifestado para salvación a todos los hombres, enseñándonos que, renunciando a la impiedad y a los deseos mundanos, vivamos en este siglo sobria, justa y piadosamente, aguardando la esperanza bienaventurada y la manifestación gloriosa de nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo, quien se dio a sí mismo por nosotros para redimirnos de toda iniquidad y purificar para sí un pueblo propio, celoso de buenas obras.”

Como hijas de Dios tenemos la misión de llevar el evangelio a quienes aún no tienen la dicha de salvar su alma de una eternidad de lamento, Dios nos repite una y otra y otra vez que Su deseo es que TODOS los hombres lleguen al arrepentimiento. Y ser jóvenes celosas de lo que creemos y profesamos nos debe impulsar a predicar a los perdidos acerca de esta salvación tan grande que nosotras tenemos la privilegio de tener, pero que como bien dice la Escritura no es exclusiva, por eso es tu deber y el mío hablarles a otros, porque ¿Cómo oirán si no hay quien les predique? (Romanos 10:4). Quiero que hoy tengamos claro que ser celosas de lo que creemos no es solo guardar al pie de la letra lo que dice la Palabra de Dios, sino también compartir con otros lo que nos hace diferentes, lo que ha transformado nuestras vidas y cambiado nuestra eternidad, Jesucristo el Señor.  

Seguramente Mateo y Simón tuvieron luchas en esta área, cambiar todo su estilo de vida, Mateo su trabajo y Simón su ideología política por Jesucristo, por la Verdad, la Vida, por Aquel que sostiene el mundo que por El, en El y para El son todas las cosas, imagínate por un momento todo lo que esto conllevaba para ellos, pero no tuvieron temor, sabían que estaban ante el mismo Hijo de Dios y que todo valía la pena, que ser ahora hombres celos de un Dios vivo, de una promesa cumplida era mucho más importante que cualquier otra cosas que podrían conseguir en este mundo, que sus huellas no iban a ser tan relevantes en este mundo, pero completamente significantes en la eternidad.


Seamos señoritas celosas de buenas obras, viviendo en este presente siglo malo de una manera sabría y justa, siendo piadosas con el prójimo para que nuestro trabajo en el Señor no sea en vano y así a través de nuestras vidas que revelan A Cristo otros puedan llegar a salvación, este mundo necesita de Dios, necesita de jóvenes que muestren a Dios, chicas que sean celosas de las buenas obras y piadosas con los que las rodean. Anímate a ser una digna embajadora de Dios y presentarles con tu vida a este mundo sin esperanza, una esperanza viva, Jesucristo el Salvador.




ACERCA DEL AUTOR


Andrea Donoso
Chilena radicada en Puebla, México. Feliz de servir al Señor y a las mujeres de su alrededor. Estudió teología básica en Palabra de Vida Argentina, actualmente continúa sus estudios a distancia en la universidad bautista de Lousiana, Puedes leer más de sus escritos en "Mujer a paso firme"



Comentarios

También te recomendamos leer:

A un paso de la victoria

En ésta primer semana de estudio, al leer cada día acerca de Josué y el pueblo de Israel al borde de la conquista de la tierra prometida, me transportaba tiempo atrás a los campamentos juveniles de mi congregación cuando dentro de las actividades grupales competíamos en “la búsqueda del tesoro”. Este juego trataba de ir en busca deun premio, siguiendo pistas, lineamientos e instrucciones que de seguirlos al pie de la letra nos llevarían a encontrarlo. 
Para Josué y el pueblo de Israel, la promesa que Dios les había hecho estaba por cumplirse y aunque esa tierra ya les pertenecía, era necesario que la conquistasen. Una noticia como ésta podría causar un poco de temor o incertidumbre sin embargo solo necesitaban estar atentos a la voz de Dios quien les daría las instrucciones para conseguirlo.

Podría parecer  que Dios quería hacerles difícil alcanzar la promesa sin embargo tenía un plan perfecto como lo tiene para nosotras. Dios quería que el pueblo aprendiera a obedecer mientras confiaba…

Descubre las intenciones de tu enemigo

“¿Quién podrá entender sus propios errores? Líbrame de los que me son ocultos”. Salmos 19:12
En la serie que estamos estudiando, nuestro héroe y líder Josué también se equivocó.
El texto bíblico con el que comenzamos, es una oración cantada de David, que profundamente le expresa a Dios la necesidad que tiene de ser librado de sí mismo, porque no hay ser humano sobre la faz de la tierra que pueda comprenderse a la perfección y dominar sus impulsos irracionales en sus propias fuerzas, No podemos confiarnos de nosotros mismos, porque en cualquier momento nuestro corazón puede fallar. Parece que esto fue lo que le pasó a Josué.
Fue tan sutilmente engañado, que su corazón se confió y tomó decisiones sin consultar a Dios. ¿Qué fue lo que sucedió? Recapitulemos rápidamente (Josué capítulo 9): Josué está en el centro de la voluntad de Dios en arenas de sus fieras conquistas, los Gabaonitas sabían que era cuestión de tiempo para que Israel fuera tras ellos, así que tramaron un astuto plan para sa…

Victoria en seguir las instrucciones

Rodearéis, pues, la ciudad todos los hombres de guerra, yendo alrededor de la ciudad una vez; y esto haréis durante seis días. Josué 6:3

¿Instrucciones?... esta semana vimos como hubo quien supo cumplir con instrucciones recibidas, aunque a decir verdad todos a lo largo de nuestra vida hemos recibido y recibimos diferentes instrucciones ya sean orales o escritas... pero ¿que es instrucción?

Segun la Real Academia Academia de la Lengua Española "instrucción" es el conjunto de reglas o advertencias para algún fin. Si estuviera ahora delante de ustedes y preguntara: ¡quien no ha recibido o no ha seguido instrucciones alguna vez que levante la mano!, y aunque no las tengo frente mio estoy segura que no habría ninguna mano levantada ¿cierto?
Josué y el pueblo de Israel estaban frente a Jericó y la ciudad se encontraba con las puertas bien cerradas (Josue 6:1). Jericó, debido a sus grandes y fortificadas murallas era considerada una ciudad poderosa y también con gran fuerza milit…

Caminar en victoria es caminar en paz

Josué capítulos 7 y 8.
Muchas veces pensamos que nadie se va a enterar de ese pecado que tenemos oculto, que mientras nos preocupemos de no publicar nada en las redes sociales estamos a salvo, si en casa evitamos en tema, no habrá manera que se enteren. Puede ser cualquier cosa que sabes que esta mal y que tu conciencia no te deja disfrutarlo en paz, desde el momento en que lo tienes que ocultar sabes que es algo que no está bien y de seguro es algo que a Dios no le agrada, puede ser un novio al que no puedes presentar a tu familia y prefieres mantener esa relación en el anonimato, o quizás algo que lleves en tu cuerpo que sabes que está mal o simplemente un sentimiento arraigado en tu interior del que nadie puede enterarse y sientes que debes pasarte la vida fingiendo.
Algo asi le paso a Acán, él tenía claro cuáles eran las instrucciones de Dios; ir y poseer la tierra, no tomar nada de allí, no podían sacar un botín de ese lugar porque Dios lo había declarado maldito, todo lo que …