Ir al contenido principal

Comprometidas con Jesucristo


Esta semana pudimos estudiar la vida de dos apóstoles de nuestro Señor Jesucristo, dos hombres que a simple vista no tenían nada o muy poco de parecido. pero te puedo contar el día de hoy que ellos eran parte de dos grandes influencia para el cristianismo actual, Mateo trabaja como cobrador de impuestos para el imperio romano, esto lo convertía en un hombre conocido y respetado, quizás hasta temido por algunos, y Simón era de una división del pueblo Judío que eran los Zelotes, gente que se caracterizaba, en la época de Jesús, por luchar por liberarse de la esclavitud o el yugo que tenían como Judíos con otros pueblos, luchaban por volver a ser independientes.

Ahora que entendemos esto podemos ver que Dios nos llama a nosotras también a ser mujeres que luchemos por tener un evangelio libre, que en cierto modo seamos como estos hombres y podamos volcar nuestros pensamientos, ideales o trabajos a Su gloria, a nuestra más grande creencia y certeza que es la esperanza viva que tenemos en Jesucristo.

Hoy leemos versículos interesantes en el libro de Tito
“Porque la gracia de Dios se ha manifestado para salvación a todos los hombres, enseñándonos que, renunciando a la impiedad y a los deseos mundanos, vivamos en este siglo sobria, justa y piadosamente, aguardando la esperanza bienaventurada y la manifestación gloriosa de nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo, quien se dio a sí mismo por nosotros para redimirnos de toda iniquidad y purificar para sí un pueblo propio, celoso de buenas obras.”

Como hijas de Dios tenemos la misión de llevar el evangelio a quienes aún no tienen la dicha de salvar su alma de una eternidad de lamento, Dios nos repite una y otra y otra vez que Su deseo es que TODOS los hombres lleguen al arrepentimiento. Y ser jóvenes celosas de lo que creemos y profesamos nos debe impulsar a predicar a los perdidos acerca de esta salvación tan grande que nosotras tenemos la privilegio de tener, pero que como bien dice la Escritura no es exclusiva, por eso es tu deber y el mío hablarles a otros, porque ¿Cómo oirán si no hay quien les predique? (Romanos 10:4). Quiero que hoy tengamos claro que ser celosas de lo que creemos no es solo guardar al pie de la letra lo que dice la Palabra de Dios, sino también compartir con otros lo que nos hace diferentes, lo que ha transformado nuestras vidas y cambiado nuestra eternidad, Jesucristo el Señor.  

Seguramente Mateo y Simón tuvieron luchas en esta área, cambiar todo su estilo de vida, Mateo su trabajo y Simón su ideología política por Jesucristo, por la Verdad, la Vida, por Aquel que sostiene el mundo que por El, en El y para El son todas las cosas, imagínate por un momento todo lo que esto conllevaba para ellos, pero no tuvieron temor, sabían que estaban ante el mismo Hijo de Dios y que todo valía la pena, que ser ahora hombres celos de un Dios vivo, de una promesa cumplida era mucho más importante que cualquier otra cosas que podrían conseguir en este mundo, que sus huellas no iban a ser tan relevantes en este mundo, pero completamente significantes en la eternidad.


Seamos señoritas celosas de buenas obras, viviendo en este presente siglo malo de una manera sabría y justa, siendo piadosas con el prójimo para que nuestro trabajo en el Señor no sea en vano y así a través de nuestras vidas que revelan A Cristo otros puedan llegar a salvación, este mundo necesita de Dios, necesita de jóvenes que muestren a Dios, chicas que sean celosas de las buenas obras y piadosas con los que las rodean. Anímate a ser una digna embajadora de Dios y presentarles con tu vida a este mundo sin esperanza, una esperanza viva, Jesucristo el Salvador.




ACERCA DEL AUTOR


Andrea Donoso
Chilena radicada en Puebla, México. Feliz de servir al Señor y a las mujeres de su alrededor. Estudió teología básica en Palabra de Vida Argentina, actualmente continúa sus estudios a distancia en la universidad bautista de Lousiana, Puedes leer más de sus escritos en "Mujer a paso firme"



Comentarios

También te recomendamos leer:

Hablar o callar

Hace unos días leí una frase que decía: “dile a las personas lo hermoso que ves en ellas. No para que te amen, sino para que se amen”. ¿Crees que es importante escuchar que alguien te recuerde lo bella que eres, que alguien te diga, eres valiente, inteligente, “tu puedes hacerlo”, etc.? A mí me anima mucho escucharlo y decirlo también. Pero aun para hablar de lo hermoso que vemos en los demás, tenemos que ser muy sabias y que nuestras palabras sean realmente sinceras de lo contrario se convertirían en mentiras hipócritas. ¡Querida! La verdad es que no siempre hablamos palabras alentadoras a los demás, muchas veces utilizamos nuestra lengua para ridiculizar, subestimar o difamar a otra persona.
Más yo os digo que de toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio. Porque por tus palabras serás justificado, y por tus palabras serás condenado. Mateo 12:36-37
La palabra que más llamó mi atención en los pasajes leídos fue la palabra “ociosa” así que me puse…

¿Piensas tú y Dios lo mismo acerca de ti?

Las palabras que te dices a ti misma son de mucha importancia, porque esas palabras que se repiten en tu interior crean un concepto que muchas veces no te identifica.
Pensar adecuadamente de ti misma es de suma importancia, porque ayuda a valorarte, amarte y no cree filosofías de este mundo que dicen mentiras sobre la mujer. Pensar correctamente de quien eres, la importancia y el valor que posees es de suma importancia para relacionarte correctamente con quienes te rodean, para crear lazos emocionales sanos y poder avanzar en esta vida sin ser herida o lastimada, sin ser pasada a llevar.
La única manera de tener un concepto correcto de sobre quien eres es buscando a Dios, poniéndolo en el centro de tu vida y creyendo lo que dice la Persona que te creó sobre ti. Porque Dios tiene un concepto hermoso de quien eres y quiere que saques de tu mente todas aquellas palabras negativas que crees de ti.
Las palabras que se repiten en tu cabeza sobre “no poder” "no ser capaz” y “no tener…

Tus palabras importan

“Hay [Jovencitas] cuyas palabras son como golpes de espada; más la lengua de los sabios es medicina”. Proverbios 12:18
Nos encantan las reuniones de chicas, las pijamadas, asistir a las fiestas de 15 años de nuestras amigas y un sin número de reuniones grupales en las que podemos compartir cuchicheos de lo que se nos atraviese por la cabeza para terminar reventadas de risa, o muertas de asombro.
A menudo pensamos que las palabras van y vienen como cualquier hoja en otoño, o como la ropa que nos cambiamos a diario o, como la punta que le sacamos constantemente al lápiz. Las descomponemos en gramática, las combinamos en la clase de lengua y también las utilizamos para rellenar nuestro día con tal de que no sea tan vacío. Pero las palabras no pueden ser tratadas como las hojas de otoño, ni como la ropa que mandas a la lavadora y mucho menos puedes desecharlas sin importancia como la basurita del lápiz. ¿Soñaste alguna vez con tener un súper poder?Pues las palabras son poderosas. Cada vez q…

Buenas Palabras

¿Sabías que las mujeres hablamos 27.000 palabras a día mientras que los hombres 10000? ¡Lo sé! Hablamos demasiado, sino que lo diga mi esposo. ¿Te pasa que te piden que te calles? Pero realmente me pregunto ¿Cuáles de esas 27 mil palabras que hablamos son correctas, a tiempo? ¿Cuándo entendemos que debemos callarnos? Por palabras hay miles de millones de palabras, hay palabras de oración, gratitud y alabanza; hay palabras de animo; palabras suaves; palabras que incitan el odio y el enojo; etc.
Hablemos de las palabras que expresan oración. Cuando buscamos en la Biblia podemos aprender de Abraham que nunca dejó de confiar en Dios y lo expresó en cada una de sus oraciones. Podemos ver a Isaac que oró por Rebeca. Podemos ver a Ezequías que clama a Dios en oración por su vida. Podemos ver a Jesús orando antes de tomar todas las decisiones de su vida. Podemos ver a Pedro orando por milagros. ¿Ves lo que está pasando aquí? Nuestras oraciones también cuentan más de lo que piensas, podemos …