Ir al contenido principal

El pecado de tener demasiado


“El que ama el dinero, no se saciará de dinero; y el que ama el mucho tener, no sacará fruto. También esto es vanidad”. Eclesiastés 5:10

Como jóvenes que quieren crecer en la fe deseamos ser transformadas, pero cuando Él nos señala aquellos detalles que incomodan tapamos la voz de Dios hasta olvidar aquel asunto pendiente.  

Pero seamos honestas: ¿Podrías considerar la avaricia como un pecado que obstruye tu deseo de ser transformada por Dios? Veamos:

 “Sean vuestras costumbres sin avaricia, contentos con lo que tenéis ahora; porque él dijo: No te desampararé, ni te dejaré”. Hebreos 13:5

¡Ouch! Creo que Dios hurgará sin piedad  nuestro cuarto hoy.

¿Realmente necesitas una prenda más en el guardarropa? ¡Ya tienes docenas y algunas sin utilizar! Podrías quizá dejar de leer este post y hacer la cuenta de cuántos pares de zapatos tienes y sin contar con los que ya planeaste comprar. ¿Revisaste la estantería de libros y cuadernos?, ¿y qué hay de los accesorios para tu vestimenta? Anillos, cinturones, pañoletas, relojes, pulseras, esas cosas para la cabeza y la lista sigue. ¿Cuántos productos de belleza has acumulado ya? ¿Realmente son todos necesarios?

Nuestro problema radica en que pensamos que no tenemos lo suficiente. Lo que tenemos no nos satisface, nos cansamos de nuestras posesiones porque en la vitrina del shopping  siempre habrá algo mucho más lindo que lo que tenemos.

Pero sabes, la avaricia no sólo aplica a las que tienen mucho, también a las que tienen poco.  ¿Piensas que no tienes nada, que eres pobre y que lo demás deberían darte a ti?
Cuando te resientes con otras chicas porque tienen algo más que tú, te conviertes en una chica desagradecida con Dios por lo que te ha dado, tu corazón avaro se expone cuando alguien te pide algo y con desprecio le dices que no tienes porque eres pobre.
¿En verdad necesitas amarrarte a esa condición de escasez como excusa para retener lo que posees? ¿Crees que Dios se agrada de un corazón que abraza con resentimiento un estigma de pobreza? Créeme que aún con lo poco que Dios te ha dado puedes bendecir la vida de muchos otros, siempre hay algo que puedes dar.

Realmente me inspira que Mateo estando en una posición acomodada haya tomado la decisión de dejar su oficio de cobrador  impuestos (en los que ganaba su buen porcentaje) para ir tras Jesús donde no ganaría ni un centavo. Esto me hace pensar en el hecho de que querer tener más aunque sea el impulso de tener tan solo esa camisita que está a mitad de precio nos ciega de la verdadera realidad en el mundo entero, millones de chicas no tienen lo que nosotras tenemos. Cristo transformó el corazón de Mateo cuando lo expuso a todos sus viajes conviviendo con la realidad de aquellos que vivían sin un centavo en su bolsillo.

Bueno, qué tal si hacemos algo, sea que tengas un montón de cosas almacenadas, o no tengas casi nada. Vayamos a nuestras posesiones, revisemos con cuidado las cosas que en verdad no necesitamos, luego pensemos en alguien que desearía ocupar nuestro lugar y tener en este momento lo que nosotras tenemos.

Cambiemos ese objeto olvidado entre muestras cosas por la sonrisa de una nueva amiga,  será mucho más alentador darte cuenta de que no estás atada a las riquezas de este mundo, sino que con libertad puedes despojarte de ellas para suplir las necesidades de otros.


Resiste la avaricia, sé generosa:  Despojarte de algo para llenar el corazón de otros es una experiencia que no puedes ponerle  precio, te reto a experimentar.



ACERCA DEL AUTOR  

Angélica Jiménez
Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.

Comentarios

También te recomendamos leer:

Corazón humilde elogiado

'Bienaventurados los pobres en espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos. Bienaventurados los que lloran, porque ellos recibirán consolación. ' S. Mateo 5:3-4
Comenzamos la lectura con las primeras dos bienaventuranzas. Las enseñanzas de Jesús, quiero que comencemos dándole contexto a este momento.
Jesús comenzaba su ministerio, se había mudado a vivir en Capernaum zona costera, Juan el Bautista había sido preso y Él comenzó a pregonar que: el reino de los cielos se había acercado, que era tiempo de arrepentirse. También tomo a discípulos que eran pescadores locales.
Lo seguía una gran multitud, todos querían escucharlo enseñar, saber por qué llamaba al arrepentimiento, como era eso de que el reino de los cielos se había acercado. Verlo hacer milagros le daba señales a la multitud que era cierto esto que decía acerca del reino de Dios, sin lugar a duda, solo alguien que viniese de Dios podía sanar, sacar demonios y hablar con tanta autoridad. Todos querían tocarlo…

Haciendo lo correcto

Cuando éramos niñas y surgía un desacuerdo o pelea con nuestros hermanos o compañeros de escuela, tal vez por un juguete o porque “nos miraron mal”, etc., ¿recuerdas cual era tu reacción? y si alguien te empujaba, ¿tú también lo hacías? Yo viví muchas situaciones así; pero recuerdo una en especial; estando en la escuela primaria golpee a uno de mis compañeritos porque él había empujado a mi amiga y yo le hice lo mismo pero con más fuerza y además recuerdo que le di una patada en uno de sus pies, y como resultado de mis acciones recibí una severa llamada de atención en la dirección de la escuela, y mi respuesta fue: “el empujo a mi amiga y por eso lo hice”, lo cual era cierto, pero… sé que no justificaba mis acciones; más eso lo comprendí recién de grande: no debí cobrar el castigo por mi cuenta, y ahora al escribir esta anécdota me da cierta vergüenza y un poco de gracia. A muchos de mis compañeritos de primaria y secundaria no los he vuelto ver, y la verdad es que muchas veces quisie…

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…

Una pacificadora más

El Premio Nobel de la Paz es uno de los cinco premiosque fueron instituidos por el inventorAlfred Nobel. Este premio se otorga "a la persona que haya trabajado más o mejor en favor de la fraternidad entre las naciones, la abolición o reducción de los ejércitosy la promoción de procesos de paz". Hemos admirado a éstas personalidades por hacer histórica pasando por alto que nosotras mismas en el reino de los cielos somos ya acreedoras de un gran galardón otorgado por Dios mismo.
Las bienaventuranzas recogen y perfeccionan las promesas de Dios desde el antiguo testamento ordenándolas al Reino de los cielos. Estas palabras de bien, responden al deseo de gozo que Dios ha puesto en el corazón del hombre, en este caso nuestro corazón.
Jesús pronunció las palabras citadas en Mateo 5:9
“Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios”.

Refiriéndose a una recompensa para quienes vivamos a través de ellas. Nada más y nada menos que ser llamadas sus hijas. La in…