Ir al contenido principal

El pecado de tener demasiado


“El que ama el dinero, no se saciará de dinero; y el que ama el mucho tener, no sacará fruto. También esto es vanidad”. Eclesiastés 5:10

Como jóvenes que quieren crecer en la fe deseamos ser transformadas, pero cuando Él nos señala aquellos detalles que incomodan tapamos la voz de Dios hasta olvidar aquel asunto pendiente.  

Pero seamos honestas: ¿Podrías considerar la avaricia como un pecado que obstruye tu deseo de ser transformada por Dios? Veamos:

 “Sean vuestras costumbres sin avaricia, contentos con lo que tenéis ahora; porque él dijo: No te desampararé, ni te dejaré”. Hebreos 13:5

¡Ouch! Creo que Dios hurgará sin piedad  nuestro cuarto hoy.

¿Realmente necesitas una prenda más en el guardarropa? ¡Ya tienes docenas y algunas sin utilizar! Podrías quizá dejar de leer este post y hacer la cuenta de cuántos pares de zapatos tienes y sin contar con los que ya planeaste comprar. ¿Revisaste la estantería de libros y cuadernos?, ¿y qué hay de los accesorios para tu vestimenta? Anillos, cinturones, pañoletas, relojes, pulseras, esas cosas para la cabeza y la lista sigue. ¿Cuántos productos de belleza has acumulado ya? ¿Realmente son todos necesarios?

Nuestro problema radica en que pensamos que no tenemos lo suficiente. Lo que tenemos no nos satisface, nos cansamos de nuestras posesiones porque en la vitrina del shopping  siempre habrá algo mucho más lindo que lo que tenemos.

Pero sabes, la avaricia no sólo aplica a las que tienen mucho, también a las que tienen poco.  ¿Piensas que no tienes nada, que eres pobre y que lo demás deberían darte a ti?
Cuando te resientes con otras chicas porque tienen algo más que tú, te conviertes en una chica desagradecida con Dios por lo que te ha dado, tu corazón avaro se expone cuando alguien te pide algo y con desprecio le dices que no tienes porque eres pobre.
¿En verdad necesitas amarrarte a esa condición de escasez como excusa para retener lo que posees? ¿Crees que Dios se agrada de un corazón que abraza con resentimiento un estigma de pobreza? Créeme que aún con lo poco que Dios te ha dado puedes bendecir la vida de muchos otros, siempre hay algo que puedes dar.

Realmente me inspira que Mateo estando en una posición acomodada haya tomado la decisión de dejar su oficio de cobrador  impuestos (en los que ganaba su buen porcentaje) para ir tras Jesús donde no ganaría ni un centavo. Esto me hace pensar en el hecho de que querer tener más aunque sea el impulso de tener tan solo esa camisita que está a mitad de precio nos ciega de la verdadera realidad en el mundo entero, millones de chicas no tienen lo que nosotras tenemos. Cristo transformó el corazón de Mateo cuando lo expuso a todos sus viajes conviviendo con la realidad de aquellos que vivían sin un centavo en su bolsillo.

Bueno, qué tal si hacemos algo, sea que tengas un montón de cosas almacenadas, o no tengas casi nada. Vayamos a nuestras posesiones, revisemos con cuidado las cosas que en verdad no necesitamos, luego pensemos en alguien que desearía ocupar nuestro lugar y tener en este momento lo que nosotras tenemos.

Cambiemos ese objeto olvidado entre muestras cosas por la sonrisa de una nueva amiga,  será mucho más alentador darte cuenta de que no estás atada a las riquezas de este mundo, sino que con libertad puedes despojarte de ellas para suplir las necesidades de otros.


Resiste la avaricia, sé generosa:  Despojarte de algo para llenar el corazón de otros es una experiencia que no puedes ponerle  precio, te reto a experimentar.



ACERCA DEL AUTOR  

Angélica Jiménez
Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.

Comentarios

También te recomendamos leer:

Amor fiel (Oseas) - Descarga tus materiales

No habían permanecido fieles a Dios, sino que Él permaneció fiel a ellos.

El libro de Oseas fue escrito para mostrarle al pueblo de Israel el amor fiel de Dios. Israel se había rebelado contra Dios una y otra vez. Los reyes de Israel habían extraviado al pueblo, seguían a los dioses falsos y profanaban el templo de Dios. La gente había olvidado quiénes eran y de quién eran. Israel se había apartado de Dios, de Aquel que los había elegido, los había protegido, los había provisto y los había bendecido. Se habían prostituido con otros dioses y otras naciones. Sus corazones adúlteros e idólatras los habían alejado de Dios.

Oseas era solo un hombre.

Fue un profeta en Israel con un llamamiento único de Dios. Le pidieron que se casara con una prostituta y permaneciera fiel y leal a ella. Oseas se casó con Gomer, que le fue infiel. Sin embargo, una y otra vez, Oseas redime a Gomer y la devuelve a sí misma.

Dios le dio a Oseas un llamado específico y un mensaje específico para el pueblo de Is…

Un llamado inusual

El reto de este 2019 es memorizar porciones bíblicas, y comencé con 2 Timoteo capítulo 2, he estado repitiendo y repitiendo en cada porción de tiempo libre, pero hoy me detengo aquí: “…Si fuéremos infieles, él permanece fiel. Él no puede negarse a sí mismo…”.  En realidad, el Señor me ha retenido aquí poniendo una señal de PARE en mi camino para comprender cuál es el profundo significado de nuestra infidelidad a la luz de Su fidelidad; creo francamente que también es lo que quiere hacer con cada una de nosotras. Así que abramos nuestras Biblias en el pequeño libro de Oseas para desplegar el abanico infinito de la Fidelidad de Dios. 

Pero antes, analicemos el contexto en el que Oseas se encuentra: 
1 Reyes 12 nos narra la división de las doce tribus de Israel en dos: 
Israel, también conocido con los nombres de Reino del Norte, Jacob y Efraín (este último, usado en el libro de Oseas), formado por diez tribus.  
Judá, también llamado Reino del Sur, conformado por las tribus de Judá, Benjamí…

Valiente en medio de la tentación

Tenía yo apenas trece años, y mi mamá me decía: “Anto, aprende a decir que no.”  Crecí, y a los dieciocho años mi mamá seguía diciéndome: “Anto aprende a decir que no.”
Hoy estoy a menos de sesenta días de casarme y ¡cuánto me ayudó cada palabra de mi madre, cada advertencia de decir que no!  

A lo largo de estos pocos años que el Señor me permitió vivir, me di cuenta de lo  difícil que es decir que no a ……………. (puedes agregar la frase que te venga en mente, aquello a lo que siempre dices que sí y cedes) ¡Cuán débiles somos! 

 🔼 Eva, cuando fue tentada a tomar del fruto prohibido, ¿pudo decir que no? 
 🔼 David, cuando vio a Betsabé y la deseó, ¿pudo decir que no?
 🔼 Sansón, ante la insistencia de Dalila, ¿pudo decir que no?

La respuesta es NO. Cedieron a la tentación y cayeron. Pero todos ellos, luego del quebranto y arrepentimiento, fueron restaurados. ¡Cuánto placer, alivio y gratitud llegó después de haber experimentado la gracia del perdón de Su Salvador!

A lo largo de toda la histori…

Tú primero, después yo

El reto de hoy no es para todas las personas, veamos las palabras de Pablo al iniciar...


“...si hay alguna consolación en Cristo, (si Cristo les ha dado a ustedes el poder de animar a los demás), si algún consuelo de amor, (si el amor que ustedes tienen los lleva a consolar a otros),  si alguna comunión del Espíritu, (si tiene el mismo Espíritu Santo), si algún afecto entrañable, si alguna misericordia (si son compasivos)...” Filipenses 2:1 RVR(TLA)
¿Consideras que estás dentro de ese rango de personas? ¡Entonces eso es para ti! Es un poco loco decir que esto no es para todos pero, ¿sabes amada amiga? actualmente, el mundo impone la cultura del “YO, YO, YO”; vivimos en un mundo que busca la satisfacción personal primero. En una empresa, por ejemplo, se busca subir de puesto sin importar a quien se lastime; las personas son utilizadas hasta lograr lo que los líderes quieren. Prestando atención podremos ver que en la pirámide social, el jefe o el líder está en la posición más alta, la que …