Ir al contenido principal

La fe que ahuyenta la duda


"Así que la fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios." 
(Romanos 10:17)
Nuestra hija de 18 años está fuera de casa, en Buenos Aires, haciendo una escuela de Discipulado y Entrenamiento en JUCUM (Juventud con una Misión) ha sido una experiencia tremendamente de bendición de ella, está conociendo al Señor de una manera increíble, como mamá puedo contarle y afirmar esos principios que hemos sembrado en ella, sin embargo no puedo traspasarle mis experiencias con Dios, ella tiene que vivir sus propias experiencias.  Y está desafiada a vivir una vida de fe.
El otro día me envió un mensaje muy lindo acerca de un amigo que tuvo la misma experiencia pero en un país de Europa, intercambiaron experiencias y entre estas, Dan le contaba acerca de la importancia de vivir a Cristo aunque nuestra fe fuese pequeña, como la de un grano de mostaza, porque Dios haría mover esas montañas que parecen tan imposibles llamadas circunstancias, la hizo llorar, porque ella estaba pasando un momento de duda y esa palabra que es la Palabra de Dios hizo algo en Rebeca, la motivó a vivir una vida de fe.
Nuestra vida en Cristo a veces es como la de Tomas, necesitamos cosas tangibles para creerle a Dios, y la verdad es que no las necesitamos porque entonces no sería fe.
“Es pues la fe la certeza de lo que se espera y la convicción de lo que no se ve” 
(Hebreo 13:1)
Una vida de fe en Cristo debe estar sustentada en SU PALABRA, esa palabra que es inamovible, que es certera, firme, sólida y verdadera, ella misma produce fe en nosotras, a fin de creerle a Dios, creer en sus promesas y sostenernos en ella.
La duda mata nuestra fe, derriba toda nuestra confianza en Dios mismo.
Muchas veces me cuestiono mi fe, en el sentido que para algunas cosas tengo mucha fe y para otras no y esto me ha hecho reflexionar en que nuestra vida debe ser una vida de Fe diaria, una fe practica, no una fe solo cuando esté pasando tiempos difíciles, puesto que el justo por su fe vivirá.
Debemos vivir en el terreno de lo sobrenatural, porque nuestra fe es sobrenatural, la fe es cien por ciento divina, el miedo, la duda es totalmente humana, entonces cuando dudamos, estamos viviendo al nivel de nuestra carne la cual no permite que le creamos a Dios.
La base de nuestra fe es Cristo mismo, Tomás compartió durante tres años su vida con Jesús, fue testigo de muchos milagros y tuvo el privilegio de estar con Jesús, de conocerle, y aun así dudó, y la duda se interpone entre nuestro conocimiento y experiencia que tenemos con Dios y nuestra humanidad que nos impide creer en sus promesas.
La fe en Cristo es solo posible a través de la Palabra que él nos ha dejado como legado para que podamos vivir en esta vida y vivir a través de Su Vida, y esa fe, se fortalece, crece y ahuyenta nuestras dudas cuando esa Palabra se torna vida en tu vida y la mía, debe ser nuestro alimento, nuestro nutriente para ayudarnos a crecer, conocer más a Dios,  tener una relación más íntima con Dios,  dar pasos de fe y vivir por Fe.

No hay otra clave en nuestras vidas para lograr tener una vida de fe y para creer en las promesas de Dios, si no hay una relación con la Palabra de Dios, la cual nos permite relacionarnos con Dios mismo.  El Señor nos ayude a cimentar nuestra vida cada día con Su Palabra, porque a través de esta viene la Fe que necesitamos para vivir en un mundo sin Dios. En Su Gracia…





ACERCA DEL AUTOR


Elba Castañeda
Esposa y madre de tres jóvenes energéticos, sirve al Señor junto a su esposo como pastores desde hace 16 años. Egresada del Instituto Bíblico de las Asambleas de Dios en Valparaíso-Chile. Divide su tiempo entre las actividades de casa y la iglesia. Se destaca como una mujer con un espíritu joven. Puedes encontrar más de sus escritos en El Gozo de ser Mujer

Comentarios

También te recomendamos leer:

Mi Legado

Queremos honrar la vida de nuestra amiga, líder y mentora Edurne Mencia. Por eso hoy compartimos contigo uno de sus inspiradores artículos en su blog  - El viaje de una mujer -   que nos habla directamente a este momento en el que lloramos su partida y nos regocijamos en su llegada al reino de nuestro Padre. Ella nos ha dejado un legado. Así que te pedimos que mientras lo lees, ores por su esposo y sus tres hijos.

💦💛💦💛💦💛
Un legado es todo aquello que pasa de padres a hijos.

 Como mamá, quiero que mis hijos afronten su vida en las mejores condiciones posibles, trabajando para dejarles cosas materiales.

Como mamá a la manera de Dios, es mi deber trabajar igual de duro (o más) para dejarles a mis hijos un legado espiritual.

Mi legado espiritual.

El impacto que mi vida tiene y va a tener no sólo sobre mis hijos, sino sobre las generaciones futuras después de ellos.

Hay cosas que nuestros hijos heredan de nosotras sobre las que no tenemos ningún tipo de control: la estatura, el colo…

Tus palabras importan

“Hay [Jovencitas] cuyas palabras son como golpes de espada; más la lengua de los sabios es medicina”. Proverbios 12:18
Nos encantan las reuniones de chicas, las pijamadas, asistir a las fiestas de 15 años de nuestras amigas y un sin número de reuniones grupales en las que podemos compartir cuchicheos de lo que se nos atraviese por la cabeza para terminar reventadas de risa, o muertas de asombro.
A menudo pensamos que las palabras van y vienen como cualquier hoja en otoño, o como la ropa que nos cambiamos a diario o, como la punta que le sacamos constantemente al lápiz. Las descomponemos en gramática, las combinamos en la clase de lengua y también las utilizamos para rellenar nuestro día con tal de que no sea tan vacío. Pero las palabras no pueden ser tratadas como las hojas de otoño, ni como la ropa que mandas a la lavadora y mucho menos puedes desecharlas sin importancia como la basurita del lápiz. ¿Soñaste alguna vez con tener un súper poder?Pues las palabras son poderosas. Cada vez q…

¿Sacerdotes de hoy en día?

¿Recuerdas que hacían los sacerdotes en tiempos antiguos? Se encargaban de las labores del templo, como preparar y ofrecer los sacrificios, quemar el incienso, entre otras. Pero una de las tareas más importantes era que los sacerdotes garantizaban la transmisión oral de las enseñanzas de una generación a otra. Esta tarea la hacían en conjunto con el grupo de los levitas; recuerdas que pertenecían a la misma tribu.
"Y los levitas (...) hacían entender al pueblo la ley; y el pueblo estaba atento en su lugar. Y leían en el libro de la ley de Dios claramente, y ponían el sentido, de modo que entendiesen la lectura." Nehemías 8:7-8
Vamos al contexto de este pasaje, el pueblo está aglomerado en una de las plazas de Jerusalén con la necesidad de escuchar la palabra de Dios; después de retornar del cautiverio, imagina la exaltación después de estar 75 años sin escucharla. En este tiempo ellos no tenían un libro como nosotras para leerla en cualquier momento y cualquier lugar; ellos deb…

Viviendo una Fe inquebrantable

Estoy viendo una serie de televisión titulada “David, nace un Héroe”. No es casualidad puesto que empezó antes que este devocional, es una producción brasilera excelente. Ha sido sorprendente  ver en escena el momento en que David se enfrenta con el gigante Goliat, pero más sorprendente ha sido cómo este joven, sin la estatura de un guerrero de tomo y lomo, se presenta ante Saúl con una confianza tan determinante que convence al propio rey de que él es la persona que va a enfrentar al enemigo. Pero espera, esto no es todo. Lo que impacta mi corazón, es que David, siendo un pastor de ovejas, sin el entrenamiento de un hombre de guerra, sin tener la experiencia de haber estado en un campo de batalla, se enfrenta, se para ante el gigante y con una Fe Inquebrantable, lo desafía sin más ni menos, mostrando una confianza tremenda en el Dios de Israel, leamos: Tú vienes a mí con espada, lanza y jabalina, pero yo vengo a ti en el nombre del SEÑOR de los ejércitos, el Dios de los escuadrones d…