Ir al contenido principal

No es lógica, se llama fe



“Pero esto decía para probarle; porque Él sabía lo que había de hacer”.  Juan 6:6

Es muy placentero y hasta relajante ir a un evento cuando eres invitada, solamente te sientas y no te preocupas de nada más que de pasarla bien y disfrutar. Pero ¿has organizado un evento? Quizás te encuentres en preparativos para tus quince, estás ayudando a planear la boda de una amiga, o estás siendo parte del equipo de organizadores en tu iglesia. Sea cual sea el evento, sabes a qué me refiero cuando hablo de la responsabilidad que tienes para preparar algo, por sencillo que sea.

 Parece que en este mega evento de cinco mil personas todos los discípulos estaban disfrutando junto con los asistentes las enseñanzas del maestro, ninguno estaba tras el telón preocupado por el servicio de alimentación que se ofrecería en aquel lugar, hasta el momento en  que Jesús termina su discurso y se acerca a Felipe para preguntarle:

“¿dónde vamos a comprar pan para que coma esta gente?”.

Imagino la mente de Felipe pensando: “¿acaso yo tengo que ocuparme de buscar la comida para todos ellos?”

¿Te ha pasado en algún momento que vienen corriendo hacia ti para preguntarte por algo que hace falta y no tienes idea de qué hacer? Pues bien, Felipe se hallaba en las mismas condiciones, su respuesta a la pregunta del maestro fue demasiado sincera desde las posibilidades humanas. Hizo todos los cálculos posibles, buscó soluciones rápidas, miró por todo su alrededor y concluyó en que era imposible alimentar a tanta gente. Quizás si lo hubieran sabido de antemano hubieran podido hacer algo, pero no, a estas alturas ya no había nada que hacer.

Jesús le hace una pregunta capciosa a Felipe con otra intención, no para hacerlo responsable de la comida de toda la multitud, pues la biblia nos dice que el Señor ya sabía lo que iba a hacer, lo que Jesús quería era que Felipe pensara más allá de las posibilidades humanas y se adentrara en una nueva realidad espiritual, aquella que llama a las cosas que no son como si fueran y que hace lo imposible totalmente posible.

Jesús nos conoce, y según nuestra forma de aprender Él nos enseña, para que Pedro aprendiera esta misma lección necesitó caminar sobre las aguas, experimentarlo en carne propia, mientras que Felipe necesitaba entenderlo, esta experiencia tenía que pasar por su mente, por eso esta pregunta era necesaria en la vida de Felipe, para que su fe fuera fortalecida al momento de ver el milagro de la multiplicación de los panes y peces.

Algunas de nosotras tenemos  una personalidad parecida a la de Felipe, somos de las que pensamos mil veces antes de actuar, y exploramos cada situación de la vida dándole vueltas y vueltas, buscándoles la lógica y tratándolas como si fueran un cubo de rubik, pensamos la vida desde la realidad que tocamos y vemos pero nos olvidamos que la lógica humana es totalmente contraria a la lógica de Dios.

Necesitamos dejar de ver con ojos humanos lo que acontece, y mirar nuestra vida a la luz de la inmensidad de Cristo y recordar que cuando no hay recursos, de la nada Cristo provee en abundancia, cuando eres débil entonces eres fuerte y cuando no hay esperanza, los milagros son la respuesta.

Nuestras circunstancias no pueden ser pensadas en términos científicos, porque por fe andamos, no por vista. Y si es por fe, cualquier cosa que Dios quiera puede pasar.  

Despreocúpate por saber todas las respuestas, no es cuestión de lógica, se llama fe para creer que Él tiene todo el control. 


Mientas Felipe llenaba las doce cestas con  las sobras de panes y peces lo entendió. ¿Y tú?



ACERCA DEL AUTOR  

Angélica Jiménez
Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.

Comentarios

También te recomendamos leer:

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…

Acércate a la naturaleza

“Los cielos cuentan la gloria de Dios y el firmamento anuncia la obra de sus manos”. Salmos 19:1
Nunca será lo mismo escuchar una grabación de las olas del mar que estar en la misma orilla del mar, sintiendo la arena y el agua en los pies y viendo con tus propios ojos el reflejo de la luz sobre las olas saladas. Tampoco, nunca las fotografías HD podrán igualar los hermosos paisajes nevados, desérticos, montañosos y llanos que existen en nuestro hogar llamado tierra.
El salmo 19 que de niña aprendí de memoria es mi favorito, pienso que es el mejor poema que puede describir el verdadero sentido de todo nuestro ecosistema, pues no hay otro argumento para explicar la existencia de cada ser viviente que Dios mismo.
¡Cuán innumerables son tus obras, oh Jehová! Hiciste todas ellas con sabiduría; la tierra está llena de tus beneficios. Salmos 104:24
Toda esta semana hemos visto que el carácter de Dios se expresa en la naturaleza, la Biblia llama necios a aquellos que niegan la existencia de Dio…

¡Muy Dichosas!

Cada vez que leo estos pasajes que hablan acerca de las Bienaventuranzas siento como que me están tomando el pelo. Sentirme muy dichosa cuando suceden cosas que se salen por completo de mi confort parece ser una mala broma; pero definitivamente cada palabra que sale de la boca de Jesús tiene razón de ser.
Esta semana agregamos otra cualidad que debemos imitar en nuestro carácter; Mansedumbre. Pero, ¿de qué se trata esto realmente?
"Bienaventurados los mansos, porque ellos recibirán la tierra por heredad." Mateo 5:5
Bienaventurados los humildes, Bienaventurados los que se humillan a sí mismos para de servir a otros, Bienaventurados los que menguan su yo para que sea exaltado Cristo, Bienaventurados los que ponen la otra mejilla, Bienaventurados los que sacrifican lo que más aman en obediencia, Bienaventurados los que son obedientes, Bienaventurados… y podemos seguir profundizando y agregando a la lista. Déjame decirte que todas estas acciones, y las que Dios traiga a tu coraz…

Una pacificadora más

El Premio Nobel de la Paz es uno de los cinco premiosque fueron instituidos por el inventorAlfred Nobel. Este premio se otorga "a la persona que haya trabajado más o mejor en favor de la fraternidad entre las naciones, la abolición o reducción de los ejércitosy la promoción de procesos de paz". Hemos admirado a éstas personalidades por hacer histórica pasando por alto que nosotras mismas en el reino de los cielos somos ya acreedoras de un gran galardón otorgado por Dios mismo.
Las bienaventuranzas recogen y perfeccionan las promesas de Dios desde el antiguo testamento ordenándolas al Reino de los cielos. Estas palabras de bien, responden al deseo de gozo que Dios ha puesto en el corazón del hombre, en este caso nuestro corazón.
Jesús pronunció las palabras citadas en Mateo 5:9
“Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios”.

Refiriéndose a una recompensa para quienes vivamos a través de ellas. Nada más y nada menos que ser llamadas sus hijas. La in…