Ir al contenido principal

¿Por qué Señor?



En muchas ocasiones cuando las cosas se ponen difíciles en el diario vivir damos lugar a la duda, dejamos que el dolor tome lugar y nos comenzamos a lamentar incluso cuestionamos a Dios como lo hizo David en este salmo.

Salmo 13 ¿Hasta cuándo, Jehová? ¿Me olvidarás para siempre? ¿Hasta cuándo esconderás tu rostro de mí?

Aquí en el primer verso notamos una desesperación cuestionando ¿Hasta cuándo Señor? En esos días llegamos a pensar que Dios se ha olvidado de nosotros y damos lugar a la desesperación.

2 ¿Hasta cuándo pondré consejos en mi alma, Con tristezas en mi corazón cada día? ¿Hasta cuándo será enaltecido mi enemigo sobre mí?

Llega un momento que estamos muy concentrados en el dolor, viendo solo lo negativo que pensamos ¿Hasta cuándo va a durar? ¡Quiero que ya se acabe este dolor!

3 Mira, respóndeme, oh Jehová Dios mío; Alumbra mis ojos, para que no duerma de muerte;

Solemos pensar que Dios nos ha abandonado que incluso no nos ve ni nos escucha. Pensamos que estamos solos en medio de ese problema que nadie nos entiende o que nadie está dispuesto a ayudarnos.

4 Para que no diga mi enemigo: Lo vencí. Mis enemigos se alegrarían, si yo resbalara.

Y podemos llegar a un punto de querer guardar las apariencias en medio del dolor para que nuestro “enemigo” no se percate de nuestra situación y así no ser vulnerables ante él.

5 Mas yo en tu misericordia he confiado; Mi corazón se alegrará en tu salvación 6 Cantaré a Jehová, Porque me ha hecho bien.

Aun en medio de toda esta situación que vivió David y que en muchas ocasiones llegaremos a vivirla nosotros también, aunque cuestiono y se quejó dando lugar a la duda y dolor todo esto fue dentro de una Oración. Él oro, tal vez, no de una manera usual pero sí que era una oración real a Dios.

Es eso lo que nos enseña Dios a través de este salmo que aun en medio del dolor no nos concentremos en ello pues, perdemos de vista a Dios. Justo en esos momentos es cuando debemos de confiar más en Dios y en Su inagotable amor y misericordia. Él nos llenara de esa paz inexplicable y con Su alegría nos cubrirá.


Así que en lugar de cuestionar a Dios en esos momentos diciéndole ¿Por qué Señor? ¿Por qué a mí? Reflejando ansiedad y duda en nuestro corazón, digámosle ¿Para qué Señor? ¿Qué es lo que me quieres enseñar? Y estemos siempre en una actitud de aprender tengamos un corazón enseñable y Dios nos sorprenderá con todo lo bueno y maravilloso que puede sacar de nosotros en esos momentos de angustia.


Gracias Señor porque aun en esos tiempos cuando te solemos sentir lejos es cuando más cerca estas de nosotros cuidando Señor nuestras vidas y familias, gracias Señor por tu amor y misericordia inagotable. 






ACERCA DEL AUTOR

Kary de Zavala
Rescatada por la Gracia de Dios, ahora esposa y madre de gemelos, cada día busca aprender más acerca de Cristo y el servicio en Ama a Dios Grandemente y JóvenesADG.



Se denomina así mismo como una mujer determinada que confía y cree en el propósito de Dios para su vida y su familia. 

Comentarios

También te recomendamos leer:

Con amor eterno te he amado

“Incluso antes de haber hecho el mundo, Dios nos amó y nos eligió en Cristo para que seamos santos e intachables a sus ojos” Efesios 1:4 (NTV)

Dios nos conoce desde antes de haber creado este mundo. Dios, mi querida amiga, nos amó mucho antes de que nosotras existiéramos.

A menudo trabajamos para ganarnos el amor de nuestras amigas. En ocasiones, también el de nuestros familiares, y si pensamos en el amor romántico, esperamos lograr que ese chico que nos gusta nos mire, para comenzar a ganarnos su amor. Si pensamos que así también debemos ganarnos el amor de Dios, es que nuestra mente no alcanza a comprender el verdadero amor, y esto sucede porque nuestro concepto de amor está totalmente distorsionado por el pecado.

Conocimos el amor cuando alguien nos lo manifestó primero. Cuando éramos pequeñas, nuestros padres nos cuidaban, nos protegían y demostraban su amor hacia nosotras cuando nos cargaban, abrazaban, consolaban e incluso cuando nos llenaban de besos y caricias.

Alguien nos most…

Introducción a Miedo y Ansiedad - Descarga tus materiales

¿Puedes imaginar la vida sin miedo o preocupación? No puedo porque es una parte de nuestras vidas, imaginar una vida sin el menor miedo, preocupación o ansiedad es prácticamente imposible. Adán y Eva fueron los únicos que pudieron experimentar este tipo de vida, hasta que desobedecieron la ley perfecta de Dios. A partir de ese momento, el miedo y todos sus parientes convirtieron en su hogar nuestros corazones.

Nadie es inmune. Todos lo experimentamos, desde una leve inquietud y preocupación hasta una ansiedad paralizante y un terror total. Podríamos pasar semanas hablando de todas las cosas que nos roban el sueño y atormentan nuestras mentes. En lugar de centrarnos en lo que nos afecta, debemos ver el miedo y la preocupación a la luz de quién es Dios y cómo podemos superarlo a través del poder de las Escrituras.

Pero, ¿qué es el miedo?

El miedo se define de muchas maneras diferentes. Es una sensación de ansiedad o temor sobre el resultado de algo, o el estrés de preguntarse si tus nec…

Dios te ama infinitamente

“Amados hijos míos, debemos amarnos unos a otros, porque el amor viene de Dios. Todo el que ama es hijo de Dios, y conoce a Dios.” 1 Juan 4: 7
Dios te ama, no es solo una frase que has escuchado o leído mucho, no son solo palabras que alguien te dice para hacerte sentir mejor.
Es algo más, va más allá de ser solo palabras. Es algo más profundo, Dios es efectivamente Dios ES amor y Su naturaleza es amarte.
El amor ES Dios y  aquel que ama es hijo de Dios y conoce a Dios, pero…  ¿qué es el amor?
Como aprendimos esta semana el amor: -No es envidioso -No busca lo suyo -No se enoja fácilmente -No juzga -No critica -Es paciente -Todo lo cree -Todo lo espera -

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…