Ir al contenido principal

¿Por qué Señor?



En muchas ocasiones cuando las cosas se ponen difíciles en el diario vivir damos lugar a la duda, dejamos que el dolor tome lugar y nos comenzamos a lamentar incluso cuestionamos a Dios como lo hizo David en este salmo.

Salmo 13 ¿Hasta cuándo, Jehová? ¿Me olvidarás para siempre? ¿Hasta cuándo esconderás tu rostro de mí?

Aquí en el primer verso notamos una desesperación cuestionando ¿Hasta cuándo Señor? En esos días llegamos a pensar que Dios se ha olvidado de nosotros y damos lugar a la desesperación.

2 ¿Hasta cuándo pondré consejos en mi alma, Con tristezas en mi corazón cada día? ¿Hasta cuándo será enaltecido mi enemigo sobre mí?

Llega un momento que estamos muy concentrados en el dolor, viendo solo lo negativo que pensamos ¿Hasta cuándo va a durar? ¡Quiero que ya se acabe este dolor!

3 Mira, respóndeme, oh Jehová Dios mío; Alumbra mis ojos, para que no duerma de muerte;

Solemos pensar que Dios nos ha abandonado que incluso no nos ve ni nos escucha. Pensamos que estamos solos en medio de ese problema que nadie nos entiende o que nadie está dispuesto a ayudarnos.

4 Para que no diga mi enemigo: Lo vencí. Mis enemigos se alegrarían, si yo resbalara.

Y podemos llegar a un punto de querer guardar las apariencias en medio del dolor para que nuestro “enemigo” no se percate de nuestra situación y así no ser vulnerables ante él.

5 Mas yo en tu misericordia he confiado; Mi corazón se alegrará en tu salvación 6 Cantaré a Jehová, Porque me ha hecho bien.

Aun en medio de toda esta situación que vivió David y que en muchas ocasiones llegaremos a vivirla nosotros también, aunque cuestiono y se quejó dando lugar a la duda y dolor todo esto fue dentro de una Oración. Él oro, tal vez, no de una manera usual pero sí que era una oración real a Dios.

Es eso lo que nos enseña Dios a través de este salmo que aun en medio del dolor no nos concentremos en ello pues, perdemos de vista a Dios. Justo en esos momentos es cuando debemos de confiar más en Dios y en Su inagotable amor y misericordia. Él nos llenara de esa paz inexplicable y con Su alegría nos cubrirá.


Así que en lugar de cuestionar a Dios en esos momentos diciéndole ¿Por qué Señor? ¿Por qué a mí? Reflejando ansiedad y duda en nuestro corazón, digámosle ¿Para qué Señor? ¿Qué es lo que me quieres enseñar? Y estemos siempre en una actitud de aprender tengamos un corazón enseñable y Dios nos sorprenderá con todo lo bueno y maravilloso que puede sacar de nosotros en esos momentos de angustia.


Gracias Señor porque aun en esos tiempos cuando te solemos sentir lejos es cuando más cerca estas de nosotros cuidando Señor nuestras vidas y familias, gracias Señor por tu amor y misericordia inagotable. 






ACERCA DEL AUTOR

Kary de Zavala
Rescatada por la Gracia de Dios, ahora esposa y madre de gemelos, cada día busca aprender más acerca de Cristo y el servicio en Ama a Dios Grandemente y JóvenesADG.



Se denomina así mismo como una mujer determinada que confía y cree en el propósito de Dios para su vida y su familia. 

Comentarios

También te recomendamos leer:

Miel

Miel, a cuentas no nos gusta la miel, es tan multifacética que la podemos usar para hacer una mascarilla para el cabello, exfoliar nuestra piel, cuando estamos enfermas e incluso para postres, su variedad de usos es extensa y sin duda es deliciosa.

Hay estudios que demuestran que los fabricante de la miel, osea las abejas, determinan la vida, poniendo como tesis que cuando se extingan las abejas el mundo dejará de existir. Y ellas son un insecto protegido, hay quienes las cuidan y las ayudan a reproducirse con el fin de que no se extingan porque aparte de ser tan importantes para la humanidad, la miel no se ha podido igual en su creación de manera artificial.

La Palabra de Dios es comparada con la miel, en salmos 19 David dice que más dulce que la miel es la Palabra de Dios y pensando sobre la comparación que hace David comencé a pensar en ella y creo que está comparación va mucho más allá.

Las propiedades de la miel son infinitas al igual que sus usos cómo te contaba más arriba y es…

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…

La palabra de Dios es perfecta

Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia. 2 Timoteo 3:16
Este versículo muestra el autor de la Biblia y el propósito de las sagradas escrituras. En cuanto al autor, en el original se expresa con una palabra que no aparece en otro lugar del nuevo testamento y es Theopneustos, que significa “Inspirado por Dios”, es la idea de exhalar o de respirar en el alma, esto lo que transmite naturalmente la palabra y es empleada en un lenguaje figurativo con el fin de aludir que los profetas que Dios usó para escribir las sagradas escrituras.
Ellos se mantuvieron alejados del error, es decir, de sus propias opiniones y observaciones ya que en el momento de pronunciar o escribir la palabra de Dios no hubo intervención subjetiva, todo fue intervención divina, el Espíritu de Dios hablaba por ellos, verdades impartidas desde el corazón de Dios ya fuera en sus mentes, por medio de sueños o visiones, y aunque el Señor no especi…

Acércate a la naturaleza

“Los cielos cuentan la gloria de Dios y el firmamento anuncia la obra de sus manos”. Salmos 19:1
Nunca será lo mismo escuchar una grabación de las olas del mar que estar en la misma orilla del mar, sintiendo la arena y el agua en los pies y viendo con tus propios ojos el reflejo de la luz sobre las olas saladas. Tampoco, nunca las fotografías HD podrán igualar los hermosos paisajes nevados, desérticos, montañosos y llanos que existen en nuestro hogar llamado tierra.
El salmo 19 que de niña aprendí de memoria es mi favorito, pienso que es el mejor poema que puede describir el verdadero sentido de todo nuestro ecosistema, pues no hay otro argumento para explicar la existencia de cada ser viviente que Dios mismo.
¡Cuán innumerables son tus obras, oh Jehová! Hiciste todas ellas con sabiduría; la tierra está llena de tus beneficios. Salmos 104:24
Toda esta semana hemos visto que el carácter de Dios se expresa en la naturaleza, la Biblia llama necios a aquellos que niegan la existencia de Dio…