Ir al contenido principal

Renuncia a todo


En Mateo 19:16 encontramos la historia de un joven rico  que se acerca a Jesús y le hace una pregunta muy buena y directa:

-¿Qué cosa buena debo hacer para tener vida eterna?

A lo que nuestro Señor le responde:
-¿Por qué me preguntas que cosa es buena? Solo Dios es bueno. Si quieres vivir de verdad obedece mis mandamientos.

-¿Cuáles mandamientos?
-No mates, no seas infiel en tu matrimonio, no robes, no mientas, obedece y cuida a  tu padre y a tu madre; ama tanto a los demás como te amas a ti mismo.

Y aun así el joven siguió cuestionado a Jesús diciéndole:
-Todos estos mandamientos los he obedecido ¿Qué más puedo hacer?

- Si quieres ser perfecto, vende todo lo que tienes y repártelo entre los hombres. Así Dios te dará un gran premio en el cielo. Luego ven y se uno de mis seguidores.

Cuando el joven escucho la respuesta de Jesús se fue muy triste pues era muy rico.

En un inicio podemos descubrir que como jóvenes somos muy curiosos, siempre buscamos más y queremos más, en ocasiones podemos llegar al punto de creer que todo lo sabemos y que todo lo tenemos. Esta curiosidad puede llegar a ser buena si la utilizamos bien, es decir, que cuando obtengamos la respuesta a eso que tanto anhelamos lo pongamos en práctica y no solo nos quedemos con la información recibida.

Me sorprendió como este joven creyó ser tan bueno y obediente al confesarle al mismo Señor Jesús que él obedecía todos esos mandamientos, es decir, que él creía ser perfecto pues no mataba, no robaba, no mentía, no era infiel, obedecía y cuidaba a su padre y madre y aún más amaba a todo como así mismo.

Y te repito que  me sorprendió pues pienso en mí y en lo lejos que estoy de llegar a ser una joven perfecta y obediente como este joven rico. Aunque sabes, que si de algo estoy segura es de que Dios no nos llamó a ser perfectas si no que Él busca que seamos fieles a Él.

A pesar de que este joven creía tenerlo todo Jesús lo llevo a reflexionar que aún faltaba un área de su vida que debía rendirle a Dios y era que dejara todos sus bienes, toda su riqueza repartiéndola a los pobres, esto quiere decir que Jesús le estaba diciendo:
Renuncia a todo y sígueme.

Casi puedo imaginar la expresión de tristeza en su rostro pues Jesús había encontrado su punto débil y no solo para exponerlo si no que, para darle una salida, una nueva oportunidad, pues le dice que si lo obedece renunciando a todo ya la recompensa lo espera en el cielo con un gran tesoro.

Yo no lo pensaría dos veces al dejar todo y seguir a Jesús, sabemos que somos temporales en este mundo y que la verdadera felicidad nos espera en la vida eterna en el cielo.

Y con esto termino Jesús, diciendo a los discípulos en Mateo 19:28-30 (NVI):
―Les aseguro —respondió Jesús— que en la renovación de todas las cosas, cuando el Hijo del hombre se siente en su trono glorioso, ustedes que me han seguido se sentarán también en doce tronos para gobernar a las doce tribus de Israel. Y todo el que por mi causa haya dejado casas, hermanos, hermanas, padre, madre, hijos o terrenos recibirá cien veces más y heredará la vida eterna. Pero muchos de los primeros serán últimos, y muchos de los últimos serán primeros.”

Querida Joven la recompensa ya te espera si tú has decidido renunciar a todo lo que no agrada a Jesús y te has dejado transformar por Su amor sin importar el precio.

Que el Señor nos ayude cada día a obedecer Sus mandamientos, renunciando a todo lo que no le agrada, teniendo siempre presente esta promesa que los últimos serán los primeros y los primeros serán los últimos en la nueva vida que nos espera en el cielo.



ACERCA DEL AUTOR

Kary de Zavala
Rescatada por la Gracia de Dios, ahora esposa y madre de gemelos, cada día busca aprender más acerca de Cristo y el servicio en Ama a Dios Grandemente y JóvenesADG.



Se denomina así mismo como una mujer determinada que confía y cree en el propósito de Dios para su vida y su familia. 

Comentarios

También te recomendamos leer:

Amor fiel (Oseas) - Descarga tus materiales

No habían permanecido fieles a Dios, sino que Él permaneció fiel a ellos.

El libro de Oseas fue escrito para mostrarle al pueblo de Israel el amor fiel de Dios. Israel se había rebelado contra Dios una y otra vez. Los reyes de Israel habían extraviado al pueblo, seguían a los dioses falsos y profanaban el templo de Dios. La gente había olvidado quiénes eran y de quién eran. Israel se había apartado de Dios, de Aquel que los había elegido, los había protegido, los había provisto y los había bendecido. Se habían prostituido con otros dioses y otras naciones. Sus corazones adúlteros e idólatras los habían alejado de Dios.

Oseas era solo un hombre.

Fue un profeta en Israel con un llamamiento único de Dios. Le pidieron que se casara con una prostituta y permaneciera fiel y leal a ella. Oseas se casó con Gomer, que le fue infiel. Sin embargo, una y otra vez, Oseas redime a Gomer y la devuelve a sí misma.

Dios le dio a Oseas un llamado específico y un mensaje específico para el pueblo de Is…

Un llamado inusual

El reto de este 2019 es memorizar porciones bíblicas, y comencé con 2 Timoteo capítulo 2, he estado repitiendo y repitiendo en cada porción de tiempo libre, pero hoy me detengo aquí: “…Si fuéremos infieles, él permanece fiel. Él no puede negarse a sí mismo…”.  En realidad, el Señor me ha retenido aquí poniendo una señal de PARE en mi camino para comprender cuál es el profundo significado de nuestra infidelidad a la luz de Su fidelidad; creo francamente que también es lo que quiere hacer con cada una de nosotras. Así que abramos nuestras Biblias en el pequeño libro de Oseas para desplegar el abanico infinito de la Fidelidad de Dios. 

Pero antes, analicemos el contexto en el que Oseas se encuentra: 
1 Reyes 12 nos narra la división de las doce tribus de Israel en dos: 
Israel, también conocido con los nombres de Reino del Norte, Jacob y Efraín (este último, usado en el libro de Oseas), formado por diez tribus.  
Judá, también llamado Reino del Sur, conformado por las tribus de Judá, Benjamí…

Valiente en medio de la tentación

Tenía yo apenas trece años, y mi mamá me decía: “Anto, aprende a decir que no.”  Crecí, y a los dieciocho años mi mamá seguía diciéndome: “Anto aprende a decir que no.”
Hoy estoy a menos de sesenta días de casarme y ¡cuánto me ayudó cada palabra de mi madre, cada advertencia de decir que no!  

A lo largo de estos pocos años que el Señor me permitió vivir, me di cuenta de lo  difícil que es decir que no a ……………. (puedes agregar la frase que te venga en mente, aquello a lo que siempre dices que sí y cedes) ¡Cuán débiles somos! 

 🔼 Eva, cuando fue tentada a tomar del fruto prohibido, ¿pudo decir que no? 
 🔼 David, cuando vio a Betsabé y la deseó, ¿pudo decir que no?
 🔼 Sansón, ante la insistencia de Dalila, ¿pudo decir que no?

La respuesta es NO. Cedieron a la tentación y cayeron. Pero todos ellos, luego del quebranto y arrepentimiento, fueron restaurados. ¡Cuánto placer, alivio y gratitud llegó después de haber experimentado la gracia del perdón de Su Salvador!

A lo largo de toda la histori…

P.S. Te amo

Algo característico de las chicas, y me atrevería a decir, de todas las edades,  es que somos muy sensibles y emocionales, por lo que nos apasionamos con  las historias de amor ¿cierto? 

Puede que en estos momentos estés viviendo una de ellas, o quizá vivas de cerca la de alguien más, o la estés encontrando en la lectura de algún libro. 

Las historias de Amor involucran a dos personas que están unidas a través de un mismo sentimiento y emociones del uno hacia el otro.  Esperamos siempre que concluyan en esa frase tan trillada …. Y fueron felices para siempre.

Lo que ya no parece tan bonito, sino por el contrario lastima y duele, es la aparición de La Infidelidad dentro de una relación.

Durante la primer semana de este estudio de Oseas nos fuimos familiarizando con sus personajes, algunos de los cuales ya pintan como villanos, como es el caso de Gomer, una mujer infiel.

Quisiéramos entender el porqué de su actitud, y seguramente la juzgamos y somos duras en la sentencia, sin tener en cuenta…