Ir al contenido principal

Consejos para la independencia financiera


“…Sigue la justicia, la piedad, la fe, el amor, la paciencia, la mansedumbre”. 1 Timoteo 6:11

¿Ya recibiste tu primer sueldo?, ¿Qué tal la experiencia?

Sea que estés recibiendo un sueldo fijo, o que tengas algunas entradas económicas, seguramente tus pensamientos circulan con mayor intensidad  en las cosas que deseas adquirir con las ganancias que tienes, además estas en camino a la independencia financiera.  Ahora que ha llegado el tiempo de manejar dinero ¿has pensado en cómo un cristiano debe manejar sus ingresos?

Básicamente existen aquellas personas que consumen más allá de lo que tienen, aquellas que ahorran lo más que pueden y aquellas que lo que tienen lo invierten.

Las personas que tienen una mentalidad de consumo tienen sus intereses puestos en el presente,  pendientes en proyectar una imagen de estabilidad económica compran y gastan porque confían en el sueldo siguiente. Seguro se encuentran al  borde de deudas, con tarjetas de crédito saturadas y aunque quieran, no logran ahorrar, así que  en ese espiral descendente, aquellos ahorritos estarán destinados a pagar una nueva deuda.  

Para las personas que tienen una mentalidad de ahorro cada centavo es sumamente importante porque de centavo en centavo se harán ricos; estrictamente exactos con lo que gastan, el peso que les debas lo reclamarán incluso con intereses. Su carácter egoísta les impide desprenderse del dinero por una noble razón, pocas veces darán algo que salga de su corazón.

Luego están las personas con una mentalidad de inversión, las que están pensando en emprender un negocio, buscan un capital para invertir con el fin de obtener ganancias, están conscientes  de  que pueden ganar o perder así que no les da miedo asumir riesgos y como están pensando en hacer crecer su negocio son generosos a la hora de invertir.

Pablo exhorta a Timoteo a huir del amor y afán de las riquezas. Como cristianas debemos marcar una diferencia en cuanto al manejo del dinero, en esto también damos testimonio a otros, así que la manera de hacerlo debe ir en paralelo a tu identidad. Hoy la palabra de Dios nos reta con algunos principios que pueden ser aplicables a una mentalidad bíblica financiera:   

Administra el dinero de manera Justa ¿Es justo gastar todo lo que ganas solo para ti?, ¿Hay hermanos menores, amigos, padres que necesiten algo que no pueden comprar? Sé generosa.

Administra tus gastos de forma piadosa. ¡No comas todo de balde! La piedad te ayuda a entender que el dinero que recibes no es tuyo, pertenece a Dios y tú debes ser una fiel directora de ello.

Administra el dinero con fe. Sí, fe para creer que lo que tienes Dios lo puede multiplicar en tus manos y así poder bendecir el cuerpo de Cristo.

Administra tus ahorros con paciencia. ¡No te desesperes! Las cosas que deseas obtener no llegan de la noche a la mañana, necesitas esperar en el tiempo de Dios, mientras tanto: ¡no te endeudes!

Administra tus ganancias con mansedumbre. Pídele al Señor un carácter sereno y sensato para que la locura de ver dinero en tus manos no te arrastre a las compras deliberadas.

Si consumes que sea en cosas que valgan la pena, si ahorras, hazlo con un propósito definido, invierte con inteligencia,  que sea en el avance del reino de Dios para que obtengas ganancias perdurables, las que son celestiales.

Recuerda: tu manera de invertir el dinero debe ir de acuerdo a tu identidad. ¿Está tu identidad puesta en Cristo o en las riquezas?


“El que siembra escasamente, también segará escasamente; y el que siembra generosamente, generosamente también segará”. 2 Corintios 9:6




ACERCA DEL AUTOR  

Angélica Jiménez
Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.

Comentarios

También te recomendamos leer:

Denuncia contra la corrupción

“Tú que te dices casa de Jacob. ¿Se ha acortado el Espíritu de Jehová? ¿Son estas sus obras? ¿No hacen mis palabras bien al que camina rectamente?” Miqueas 2:7
Recientemente me encontré con una clasificación estadística del 2018 sobre los países más corruptos en América latina*, es lamentable que la mayoría de los países en que vivimos tengan altos índices de corrupción debido a la incapacidad de los gobiernos en identificar y satisfacer las necesidades de la población. Existe una marcada falta de compromiso para encarar con osadía la lucha contra este mal. Pero nuestro contexto crítico del siglo XXI no dista mucho de la realidad de Miqueas en el año 750 a.C aproximadamente.
El discurso profético de Miqueas oriundo del pueblo de Moreset en Judá (Reino del sur) se extendió durante los reinados de Jotam (750 – 735) quien aunque hizo lo recto ante los ojos de Jehová, no quitó de Judá los lugares de sacrificio y adoración a los ídolos (2 Crónicas 27:1-9). Acaz (735 – 715) un rey perverso…

la pureza sexual comienza en la mente

Cuando hablamos de pureza es necesario evaluar nuestras relaciones, debemos hacer un autoexamen y observar qué relaciones nos favorecen y cuáles nos perjudican.
La Biblia nos dice en primera de Corintios 15:33 que:
“las malas conversaciones corrompen las buenas costumbres.”
Y para tener pureza debemos poner atención a las conversaciones que estamos teniendo con nuestras amigas, con nuestros compañeros, con conocidos y desconocidos, con mayor atención debemos revisar qué hablamos con nuestro novio o con el chico que nos gusta.
Hay veces que llevamos las conversaciones con nuestras amigas a un grado que no es digno de una hija de Dios, y esas pláticas terminan despertando deseos que pudiéramos haber evitado con sólo cerrar nuestra boca a tiempo.
Nuestras conversaciones nos impulsan a deseos que no podemos dominar. Es normal que cuando te juntas con amigas que hablan de Dios y Le aman, te sientas más espiritual, con paz en tu corazón y te den ganas de buscar más de Dios. Pero si con …

Amar Sin Corresponder

En estas semanas estudiando Oseas, nos hemos podido ver frente al espejo, frente a un espejo donde hemos podido ver cada imperfección que tenemos, han sido semanas donde hemos podido ver el amor doliente de un Dios todopoderoso que esta amando sin ser amado.
Es tan cruel amar sin ser correspondido y es cruel amar, también, cuando te son infiel. Así hemos podido ver a Dios, amando pese a que la otra persona no responda de la misma manera y aun así, Dios le pide a Israel que se arrepienta, que Él está dispuesto a perdonar y restaurar.
De la misma manera como Dios le pedía a Israel que le buscara, así nos pide a nosotras que le búsquenos, nos recuerda que en Él nuestro pecado queda olvidado si nos acercamos con un corazón arrepentido.
“Acerca de a Dios, y él se acercará a vosotros. Pecadores, limpiad las manos; Y vosotros los de doble ánimo, purificad vuestros corazones.” Santiago 4:8
Si en estos momentos, al verte en el espejo de la Palabra de Dios te estas dando cuenta que has actuado …

El amor de Dios

Quien sea sabio, que entienda estas cosas; Quienquiera que esté discerniendo, que los conozca; porque los caminos del Señor son rectos, y los rectos anden en ellos, pero los transgresores tropiezan en ellos. - Oseas 14: 9
Quiero ser una mujer sabia. Y sé que la única manera de ser sabio es a través de conocer y vivir la Palabra de Dios todos los días.

Tenemos que ser sabios y humildes para ver y aceptar nuestros pecados. Y tenemos que ser sabios y humildes para que la Palabra de Dios cambie nuestras vidas desde adentro hacia afuera. ¡El libro de Oseas nos brinda una gran oportunidad para arrepentirnos de cualquier pecado oculto que pueda haber en nuestros corazones y comenzar a vivir una vida piadosa que agrada a Dios a partir de hoy!

"La insensatez de Dios es más sabia que los hombres, y la debilidad de Dios es más fuerte que los hombres" (1 Corintios 1:25).

Este versículo cambió mi vida para siempre cuando me di cuenta de que era sabia en mi propio entendimiento, que era sabia…