Ir al contenido principal

Consejos para la independencia financiera


“…Sigue la justicia, la piedad, la fe, el amor, la paciencia, la mansedumbre”. 1 Timoteo 6:11

¿Ya recibiste tu primer sueldo?, ¿Qué tal la experiencia?

Sea que estés recibiendo un sueldo fijo, o que tengas algunas entradas económicas, seguramente tus pensamientos circulan con mayor intensidad  en las cosas que deseas adquirir con las ganancias que tienes, además estas en camino a la independencia financiera.  Ahora que ha llegado el tiempo de manejar dinero ¿has pensado en cómo un cristiano debe manejar sus ingresos?

Básicamente existen aquellas personas que consumen más allá de lo que tienen, aquellas que ahorran lo más que pueden y aquellas que lo que tienen lo invierten.

Las personas que tienen una mentalidad de consumo tienen sus intereses puestos en el presente,  pendientes en proyectar una imagen de estabilidad económica compran y gastan porque confían en el sueldo siguiente. Seguro se encuentran al  borde de deudas, con tarjetas de crédito saturadas y aunque quieran, no logran ahorrar, así que  en ese espiral descendente, aquellos ahorritos estarán destinados a pagar una nueva deuda.  

Para las personas que tienen una mentalidad de ahorro cada centavo es sumamente importante porque de centavo en centavo se harán ricos; estrictamente exactos con lo que gastan, el peso que les debas lo reclamarán incluso con intereses. Su carácter egoísta les impide desprenderse del dinero por una noble razón, pocas veces darán algo que salga de su corazón.

Luego están las personas con una mentalidad de inversión, las que están pensando en emprender un negocio, buscan un capital para invertir con el fin de obtener ganancias, están conscientes  de  que pueden ganar o perder así que no les da miedo asumir riesgos y como están pensando en hacer crecer su negocio son generosos a la hora de invertir.

Pablo exhorta a Timoteo a huir del amor y afán de las riquezas. Como cristianas debemos marcar una diferencia en cuanto al manejo del dinero, en esto también damos testimonio a otros, así que la manera de hacerlo debe ir en paralelo a tu identidad. Hoy la palabra de Dios nos reta con algunos principios que pueden ser aplicables a una mentalidad bíblica financiera:   

Administra el dinero de manera Justa ¿Es justo gastar todo lo que ganas solo para ti?, ¿Hay hermanos menores, amigos, padres que necesiten algo que no pueden comprar? Sé generosa.

Administra tus gastos de forma piadosa. ¡No comas todo de balde! La piedad te ayuda a entender que el dinero que recibes no es tuyo, pertenece a Dios y tú debes ser una fiel directora de ello.

Administra el dinero con fe. Sí, fe para creer que lo que tienes Dios lo puede multiplicar en tus manos y así poder bendecir el cuerpo de Cristo.

Administra tus ahorros con paciencia. ¡No te desesperes! Las cosas que deseas obtener no llegan de la noche a la mañana, necesitas esperar en el tiempo de Dios, mientras tanto: ¡no te endeudes!

Administra tus ganancias con mansedumbre. Pídele al Señor un carácter sereno y sensato para que la locura de ver dinero en tus manos no te arrastre a las compras deliberadas.

Si consumes que sea en cosas que valgan la pena, si ahorras, hazlo con un propósito definido, invierte con inteligencia,  que sea en el avance del reino de Dios para que obtengas ganancias perdurables, las que son celestiales.

Recuerda: tu manera de invertir el dinero debe ir de acuerdo a tu identidad. ¿Está tu identidad puesta en Cristo o en las riquezas?


“El que siembra escasamente, también segará escasamente; y el que siembra generosamente, generosamente también segará”. 2 Corintios 9:6




ACERCA DEL AUTOR  

Angélica Jiménez
Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.

Comentarios

También te recomendamos leer:

Amor fiel (Oseas) - Descarga tus materiales

No habían permanecido fieles a Dios, sino que Él permaneció fiel a ellos.

El libro de Oseas fue escrito para mostrarle al pueblo de Israel el amor fiel de Dios. Israel se había rebelado contra Dios una y otra vez. Los reyes de Israel habían extraviado al pueblo, seguían a los dioses falsos y profanaban el templo de Dios. La gente había olvidado quiénes eran y de quién eran. Israel se había apartado de Dios, de Aquel que los había elegido, los había protegido, los había provisto y los había bendecido. Se habían prostituido con otros dioses y otras naciones. Sus corazones adúlteros e idólatras los habían alejado de Dios.

Oseas era solo un hombre.

Fue un profeta en Israel con un llamamiento único de Dios. Le pidieron que se casara con una prostituta y permaneciera fiel y leal a ella. Oseas se casó con Gomer, que le fue infiel. Sin embargo, una y otra vez, Oseas redime a Gomer y la devuelve a sí misma.

Dios le dio a Oseas un llamado específico y un mensaje específico para el pueblo de Is…

Un llamado inusual

El reto de este 2019 es memorizar porciones bíblicas, y comencé con 2 Timoteo capítulo 2, he estado repitiendo y repitiendo en cada porción de tiempo libre, pero hoy me detengo aquí: “…Si fuéremos infieles, él permanece fiel. Él no puede negarse a sí mismo…”.  En realidad, el Señor me ha retenido aquí poniendo una señal de PARE en mi camino para comprender cuál es el profundo significado de nuestra infidelidad a la luz de Su fidelidad; creo francamente que también es lo que quiere hacer con cada una de nosotras. Así que abramos nuestras Biblias en el pequeño libro de Oseas para desplegar el abanico infinito de la Fidelidad de Dios. 

Pero antes, analicemos el contexto en el que Oseas se encuentra: 
1 Reyes 12 nos narra la división de las doce tribus de Israel en dos: 
Israel, también conocido con los nombres de Reino del Norte, Jacob y Efraín (este último, usado en el libro de Oseas), formado por diez tribus.  
Judá, también llamado Reino del Sur, conformado por las tribus de Judá, Benjamí…

Valiente en medio de la tentación

Tenía yo apenas trece años, y mi mamá me decía: “Anto, aprende a decir que no.”  Crecí, y a los dieciocho años mi mamá seguía diciéndome: “Anto aprende a decir que no.”
Hoy estoy a menos de sesenta días de casarme y ¡cuánto me ayudó cada palabra de mi madre, cada advertencia de decir que no!  

A lo largo de estos pocos años que el Señor me permitió vivir, me di cuenta de lo  difícil que es decir que no a ……………. (puedes agregar la frase que te venga en mente, aquello a lo que siempre dices que sí y cedes) ¡Cuán débiles somos! 

 🔼 Eva, cuando fue tentada a tomar del fruto prohibido, ¿pudo decir que no? 
 🔼 David, cuando vio a Betsabé y la deseó, ¿pudo decir que no?
 🔼 Sansón, ante la insistencia de Dalila, ¿pudo decir que no?

La respuesta es NO. Cedieron a la tentación y cayeron. Pero todos ellos, luego del quebranto y arrepentimiento, fueron restaurados. ¡Cuánto placer, alivio y gratitud llegó después de haber experimentado la gracia del perdón de Su Salvador!

A lo largo de toda la histori…

Tú primero, después yo

El reto de hoy no es para todas las personas, veamos las palabras de Pablo al iniciar...


“...si hay alguna consolación en Cristo, (si Cristo les ha dado a ustedes el poder de animar a los demás), si algún consuelo de amor, (si el amor que ustedes tienen los lleva a consolar a otros),  si alguna comunión del Espíritu, (si tiene el mismo Espíritu Santo), si algún afecto entrañable, si alguna misericordia (si son compasivos)...” Filipenses 2:1 RVR(TLA)
¿Consideras que estás dentro de ese rango de personas? ¡Entonces eso es para ti! Es un poco loco decir que esto no es para todos pero, ¿sabes amada amiga? actualmente, el mundo impone la cultura del “YO, YO, YO”; vivimos en un mundo que busca la satisfacción personal primero. En una empresa, por ejemplo, se busca subir de puesto sin importar a quien se lastime; las personas son utilizadas hasta lograr lo que los líderes quieren. Prestando atención podremos ver que en la pirámide social, el jefe o el líder está en la posición más alta, la que …