Ir al contenido principal

Consejos para la independencia financiera


“…Sigue la justicia, la piedad, la fe, el amor, la paciencia, la mansedumbre”. 1 Timoteo 6:11

¿Ya recibiste tu primer sueldo?, ¿Qué tal la experiencia?

Sea que estés recibiendo un sueldo fijo, o que tengas algunas entradas económicas, seguramente tus pensamientos circulan con mayor intensidad  en las cosas que deseas adquirir con las ganancias que tienes, además estas en camino a la independencia financiera.  Ahora que ha llegado el tiempo de manejar dinero ¿has pensado en cómo un cristiano debe manejar sus ingresos?

Básicamente existen aquellas personas que consumen más allá de lo que tienen, aquellas que ahorran lo más que pueden y aquellas que lo que tienen lo invierten.

Las personas que tienen una mentalidad de consumo tienen sus intereses puestos en el presente,  pendientes en proyectar una imagen de estabilidad económica compran y gastan porque confían en el sueldo siguiente. Seguro se encuentran al  borde de deudas, con tarjetas de crédito saturadas y aunque quieran, no logran ahorrar, así que  en ese espiral descendente, aquellos ahorritos estarán destinados a pagar una nueva deuda.  

Para las personas que tienen una mentalidad de ahorro cada centavo es sumamente importante porque de centavo en centavo se harán ricos; estrictamente exactos con lo que gastan, el peso que les debas lo reclamarán incluso con intereses. Su carácter egoísta les impide desprenderse del dinero por una noble razón, pocas veces darán algo que salga de su corazón.

Luego están las personas con una mentalidad de inversión, las que están pensando en emprender un negocio, buscan un capital para invertir con el fin de obtener ganancias, están conscientes  de  que pueden ganar o perder así que no les da miedo asumir riesgos y como están pensando en hacer crecer su negocio son generosos a la hora de invertir.

Pablo exhorta a Timoteo a huir del amor y afán de las riquezas. Como cristianas debemos marcar una diferencia en cuanto al manejo del dinero, en esto también damos testimonio a otros, así que la manera de hacerlo debe ir en paralelo a tu identidad. Hoy la palabra de Dios nos reta con algunos principios que pueden ser aplicables a una mentalidad bíblica financiera:   

Administra el dinero de manera Justa ¿Es justo gastar todo lo que ganas solo para ti?, ¿Hay hermanos menores, amigos, padres que necesiten algo que no pueden comprar? Sé generosa.

Administra tus gastos de forma piadosa. ¡No comas todo de balde! La piedad te ayuda a entender que el dinero que recibes no es tuyo, pertenece a Dios y tú debes ser una fiel directora de ello.

Administra el dinero con fe. Sí, fe para creer que lo que tienes Dios lo puede multiplicar en tus manos y así poder bendecir el cuerpo de Cristo.

Administra tus ahorros con paciencia. ¡No te desesperes! Las cosas que deseas obtener no llegan de la noche a la mañana, necesitas esperar en el tiempo de Dios, mientras tanto: ¡no te endeudes!

Administra tus ganancias con mansedumbre. Pídele al Señor un carácter sereno y sensato para que la locura de ver dinero en tus manos no te arrastre a las compras deliberadas.

Si consumes que sea en cosas que valgan la pena, si ahorras, hazlo con un propósito definido, invierte con inteligencia,  que sea en el avance del reino de Dios para que obtengas ganancias perdurables, las que son celestiales.

Recuerda: tu manera de invertir el dinero debe ir de acuerdo a tu identidad. ¿Está tu identidad puesta en Cristo o en las riquezas?


“El que siembra escasamente, también segará escasamente; y el que siembra generosamente, generosamente también segará”. 2 Corintios 9:6




ACERCA DEL AUTOR  

Angélica Jiménez
Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.

Comentarios

También te recomendamos leer:

Corazón humilde elogiado

'Bienaventurados los pobres en espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos. Bienaventurados los que lloran, porque ellos recibirán consolación. ' S. Mateo 5:3-4
Comenzamos la lectura con las primeras dos bienaventuranzas. Las enseñanzas de Jesús, quiero que comencemos dándole contexto a este momento.
Jesús comenzaba su ministerio, se había mudado a vivir en Capernaum zona costera, Juan el Bautista había sido preso y Él comenzó a pregonar que: el reino de los cielos se había acercado, que era tiempo de arrepentirse. También tomo a discípulos que eran pescadores locales.
Lo seguía una gran multitud, todos querían escucharlo enseñar, saber por qué llamaba al arrepentimiento, como era eso de que el reino de los cielos se había acercado. Verlo hacer milagros le daba señales a la multitud que era cierto esto que decía acerca del reino de Dios, sin lugar a duda, solo alguien que viniese de Dios podía sanar, sacar demonios y hablar con tanta autoridad. Todos querían tocarlo…

Haciendo lo correcto

Cuando éramos niñas y surgía un desacuerdo o pelea con nuestros hermanos o compañeros de escuela, tal vez por un juguete o porque “nos miraron mal”, etc., ¿recuerdas cual era tu reacción? y si alguien te empujaba, ¿tú también lo hacías? Yo viví muchas situaciones así; pero recuerdo una en especial; estando en la escuela primaria golpee a uno de mis compañeritos porque él había empujado a mi amiga y yo le hice lo mismo pero con más fuerza y además recuerdo que le di una patada en uno de sus pies, y como resultado de mis acciones recibí una severa llamada de atención en la dirección de la escuela, y mi respuesta fue: “el empujo a mi amiga y por eso lo hice”, lo cual era cierto, pero… sé que no justificaba mis acciones; más eso lo comprendí recién de grande: no debí cobrar el castigo por mi cuenta, y ahora al escribir esta anécdota me da cierta vergüenza y un poco de gracia. A muchos de mis compañeritos de primaria y secundaria no los he vuelto ver, y la verdad es que muchas veces quisie…

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…

Una pacificadora más

El Premio Nobel de la Paz es uno de los cinco premiosque fueron instituidos por el inventorAlfred Nobel. Este premio se otorga "a la persona que haya trabajado más o mejor en favor de la fraternidad entre las naciones, la abolición o reducción de los ejércitosy la promoción de procesos de paz". Hemos admirado a éstas personalidades por hacer histórica pasando por alto que nosotras mismas en el reino de los cielos somos ya acreedoras de un gran galardón otorgado por Dios mismo.
Las bienaventuranzas recogen y perfeccionan las promesas de Dios desde el antiguo testamento ordenándolas al Reino de los cielos. Estas palabras de bien, responden al deseo de gozo que Dios ha puesto en el corazón del hombre, en este caso nuestro corazón.
Jesús pronunció las palabras citadas en Mateo 5:9
“Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios”.

Refiriéndose a una recompensa para quienes vivamos a través de ellas. Nada más y nada menos que ser llamadas sus hijas. La in…