Ir al contenido principal

Consejos para la independencia financiera


“…Sigue la justicia, la piedad, la fe, el amor, la paciencia, la mansedumbre”. 1 Timoteo 6:11

¿Ya recibiste tu primer sueldo?, ¿Qué tal la experiencia?

Sea que estés recibiendo un sueldo fijo, o que tengas algunas entradas económicas, seguramente tus pensamientos circulan con mayor intensidad  en las cosas que deseas adquirir con las ganancias que tienes, además estas en camino a la independencia financiera.  Ahora que ha llegado el tiempo de manejar dinero ¿has pensado en cómo un cristiano debe manejar sus ingresos?

Básicamente existen aquellas personas que consumen más allá de lo que tienen, aquellas que ahorran lo más que pueden y aquellas que lo que tienen lo invierten.

Las personas que tienen una mentalidad de consumo tienen sus intereses puestos en el presente,  pendientes en proyectar una imagen de estabilidad económica compran y gastan porque confían en el sueldo siguiente. Seguro se encuentran al  borde de deudas, con tarjetas de crédito saturadas y aunque quieran, no logran ahorrar, así que  en ese espiral descendente, aquellos ahorritos estarán destinados a pagar una nueva deuda.  

Para las personas que tienen una mentalidad de ahorro cada centavo es sumamente importante porque de centavo en centavo se harán ricos; estrictamente exactos con lo que gastan, el peso que les debas lo reclamarán incluso con intereses. Su carácter egoísta les impide desprenderse del dinero por una noble razón, pocas veces darán algo que salga de su corazón.

Luego están las personas con una mentalidad de inversión, las que están pensando en emprender un negocio, buscan un capital para invertir con el fin de obtener ganancias, están conscientes  de  que pueden ganar o perder así que no les da miedo asumir riesgos y como están pensando en hacer crecer su negocio son generosos a la hora de invertir.

Pablo exhorta a Timoteo a huir del amor y afán de las riquezas. Como cristianas debemos marcar una diferencia en cuanto al manejo del dinero, en esto también damos testimonio a otros, así que la manera de hacerlo debe ir en paralelo a tu identidad. Hoy la palabra de Dios nos reta con algunos principios que pueden ser aplicables a una mentalidad bíblica financiera:   

Administra el dinero de manera Justa ¿Es justo gastar todo lo que ganas solo para ti?, ¿Hay hermanos menores, amigos, padres que necesiten algo que no pueden comprar? Sé generosa.

Administra tus gastos de forma piadosa. ¡No comas todo de balde! La piedad te ayuda a entender que el dinero que recibes no es tuyo, pertenece a Dios y tú debes ser una fiel directora de ello.

Administra el dinero con fe. Sí, fe para creer que lo que tienes Dios lo puede multiplicar en tus manos y así poder bendecir el cuerpo de Cristo.

Administra tus ahorros con paciencia. ¡No te desesperes! Las cosas que deseas obtener no llegan de la noche a la mañana, necesitas esperar en el tiempo de Dios, mientras tanto: ¡no te endeudes!

Administra tus ganancias con mansedumbre. Pídele al Señor un carácter sereno y sensato para que la locura de ver dinero en tus manos no te arrastre a las compras deliberadas.

Si consumes que sea en cosas que valgan la pena, si ahorras, hazlo con un propósito definido, invierte con inteligencia,  que sea en el avance del reino de Dios para que obtengas ganancias perdurables, las que son celestiales.

Recuerda: tu manera de invertir el dinero debe ir de acuerdo a tu identidad. ¿Está tu identidad puesta en Cristo o en las riquezas?


“El que siembra escasamente, también segará escasamente; y el que siembra generosamente, generosamente también segará”. 2 Corintios 9:6




ACERCA DEL AUTOR  

Angélica Jiménez
Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.

Comentarios

También te recomendamos leer:

Con amor eterno te he amado

“Incluso antes de haber hecho el mundo, Dios nos amó y nos eligió en Cristo para que seamos santos e intachables a sus ojos” Efesios 1:4 (NTV)

Dios nos conoce desde antes de haber creado este mundo. Dios, mi querida amiga, nos amó mucho antes de que nosotras existiéramos.

A menudo trabajamos para ganarnos el amor de nuestras amigas. En ocasiones, también el de nuestros familiares, y si pensamos en el amor romántico, esperamos lograr que ese chico que nos gusta nos mire, para comenzar a ganarnos su amor. Si pensamos que así también debemos ganarnos el amor de Dios, es que nuestra mente no alcanza a comprender el verdadero amor, y esto sucede porque nuestro concepto de amor está totalmente distorsionado por el pecado.

Conocimos el amor cuando alguien nos lo manifestó primero. Cuando éramos pequeñas, nuestros padres nos cuidaban, nos protegían y demostraban su amor hacia nosotras cuando nos cargaban, abrazaban, consolaban e incluso cuando nos llenaban de besos y caricias.

Alguien nos most…

Introducción a Miedo y Ansiedad - Descarga tus materiales

¿Puedes imaginar la vida sin miedo o preocupación? No puedo porque es una parte de nuestras vidas, imaginar una vida sin el menor miedo, preocupación o ansiedad es prácticamente imposible. Adán y Eva fueron los únicos que pudieron experimentar este tipo de vida, hasta que desobedecieron la ley perfecta de Dios. A partir de ese momento, el miedo y todos sus parientes convirtieron en su hogar nuestros corazones.

Nadie es inmune. Todos lo experimentamos, desde una leve inquietud y preocupación hasta una ansiedad paralizante y un terror total. Podríamos pasar semanas hablando de todas las cosas que nos roban el sueño y atormentan nuestras mentes. En lugar de centrarnos en lo que nos afecta, debemos ver el miedo y la preocupación a la luz de quién es Dios y cómo podemos superarlo a través del poder de las Escrituras.

Pero, ¿qué es el miedo?

El miedo se define de muchas maneras diferentes. Es una sensación de ansiedad o temor sobre el resultado de algo, o el estrés de preguntarse si tus nec…

Dios te ama infinitamente

“Amados hijos míos, debemos amarnos unos a otros, porque el amor viene de Dios. Todo el que ama es hijo de Dios, y conoce a Dios.” 1 Juan 4: 7
Dios te ama, no es solo una frase que has escuchado o leído mucho, no son solo palabras que alguien te dice para hacerte sentir mejor.
Es algo más, va más allá de ser solo palabras. Es algo más profundo, Dios es efectivamente Dios ES amor y Su naturaleza es amarte.
El amor ES Dios y  aquel que ama es hijo de Dios y conoce a Dios, pero…  ¿qué es el amor?
Como aprendimos esta semana el amor: -No es envidioso -No busca lo suyo -No se enoja fácilmente -No juzga -No critica -Es paciente -Todo lo cree -Todo lo espera -

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…