Ir al contenido principal

¿Honrar o murmurar de tu líder?, tú decides


¿Has escuchado rumores de tu líder? ¿has estado involucrada? Hoy nuestro Dios nos habla de cómo actuar frente a los rumores y las acusaciones de nuestros líderes espirituales.

Créeme cuando te digo que no hay que tomárselo a la ligera, que no es bueno murmurar de quieres Dios ha puesto al frente de su obra. Recuerda que cada líder es puesto por Dios.

“porque no hay autoridad sino de parte de Dios, y las que hay, por Dios han sido establecidas.”
Romanos 13:1

Puedes creer que el que está a cargo no es digno de estar ahí o tener argumentos y evidencia suficiente de que no merece el puesto que tiene, pero ponlo en oración no murmures sobre ellos, háblalo directamente con tu pastor o anciano y evita ser de tropiezo, de actuar como una chica insensata, sé sabia y ve con lo que sabes ante la autoridad competente, no temas.

¿Te recuerdas de María, la hermana de Moisés? Ella murmuro sobre Moisés con su hermano Aaron y Dios se enfureció con ella, porque estaba hablando mal de quien Él había puesto a cargo de Su pueblo, fue tan grande el enojo de Dios que le mandó una lepra horrible a María y esto provoco que todo el pueblo retrasase su llegada a la tierra prometida.

Muchas veces hablar mal de un líder espiritual hace que las iglesias no crezcan, no avancen y la obra de Dios quede en pausa.

Personalmente no me gustaría ser la causante de que la obra de Dios no avance o ser la responsable de que Dios no bendiga a mi iglesia por causa de mi murmuración de un líder.

Sé una joven sabia cuando lleguen a ti con comentarios negativos de quienes Dios ha puesto a cargo de Su obra y frénalos allí, no caigas en la trampa de murmurar, no consientas ni siquiera con escuchar los rumores.

También hoy la Palabra de Dios nos insta a darles honor a quienes sirven bien, a aquellos líderes que nos son de bendición, de ánimo y de descanso espiritual, dice 1 Timoteo 5:17

“los ancianos que gobiernan bien, sean tenidos por dignos de doble honor”

Proponte ser una chica que honre a sus líderes, que ore por ellos, y que sea de animo a otros para obedezcan y honren a sus líderes, no seas esa “María” que se dedique a crear rumores de quienes están a cargo, más bien, se tú quien tenga las agallas de frenar las malas palabras que se digan de quienes están trabajando para el Señor.

Hoy desafíate a escribirle, hablarle u orar en agradecimiento por aquel o aquella líder que ha sido de bendición para tu vida, aquella hija de Dios o aquel pastor en quien has podido desahogarte, confiar y pedirle consejo cuando más lo has necesitado. Sé de bendición este fin de semana para el que está trabajando en la obra de Dios.





ACERCA DEL AUTOR


Andrea Donoso
Chilena radicada en Puebla, México. Feliz de servir al Señor y a las mujeres de su alrededor. Estudió teología básica en Palabra de Vida Argentina, actualmente continúa sus estudios a distancia en la universidad bautista de Lousiana, Puedes leer más de sus escritos en "Mujer a paso firme"

Comentarios

También te recomendamos leer:

Haciendo lo correcto

Cuando éramos niñas y surgía un desacuerdo o pelea con nuestros hermanos o compañeros de escuela, tal vez por un juguete o porque “nos miraron mal”, etc., ¿recuerdas cual era tu reacción? y si alguien te empujaba, ¿tú también lo hacías? Yo viví muchas situaciones así; pero recuerdo una en especial; estando en la escuela primaria golpee a uno de mis compañeritos porque él había empujado a mi amiga y yo le hice lo mismo pero con más fuerza y además recuerdo que le di una patada en uno de sus pies, y como resultado de mis acciones recibí una severa llamada de atención en la dirección de la escuela, y mi respuesta fue: “el empujo a mi amiga y por eso lo hice”, lo cual era cierto, pero… sé que no justificaba mis acciones; más eso lo comprendí recién de grande: no debí cobrar el castigo por mi cuenta, y ahora al escribir esta anécdota me da cierta vergüenza y un poco de gracia. A muchos de mis compañeritos de primaria y secundaria no los he vuelto ver, y la verdad es que muchas veces quisie…

LA PIEZA DE UN ROMPECABEZAS

Recuerdan la historia del “patito feo”. Así se sienten muchas personas que se consideran excluidas de un determinado grupo social, sin una razónque lo justifique o ya sea porque haya suficientes motivos que hagan que puedan hacer sentirse así. Algunas veces son situaciones relacionadas con nuestra apariencia, limitaciones físicas, económicas, con nuestras actitudes o la moral.

Sí de algo podemos estar seguras y sin conocer mucho de lo que había en el corazón de la mujer samaritana, es que seguramente se sentía excluida. Los ojos de un pueblo que le juzgaba por su estilo de vida y su conciencia que la hacía auto condenarse.

A todas nos gusta relacionarnos con amigas, buscamos pretextos para estar juntas,horarios que nos conecten físicamente o de manera virtual para estar en comunicación.

La mujer Samaritana de nuestra historia necesitaba hacer diariamente una tarea que era común para las mujeres de su pueblo y de su época. Sin embargo opuesto a las demás ella lo hacía solitaria, sin una a…

MANOS A LA OBRA

Cada vez que alguien debe ponerse a trabajar de manera inmediata o debe comenzar a poner en práctica algo de forma urgente, decimos: ¡Manos a la obra! Con esta expresión se quiere decir que no hay lugar para aplazamientos y que el momento de actuar es ahora.
Entonces la mujer dejó su cántaro, y fue a la ciudad, y dijo a los hombres San Juan 24:8
La mujer de Samaria, la protagonista de ésta maravillosa historia tuvo un encuentro inesperado en el pozo donde solía recoger agua, su vida no volvió a ser la misma desde ese encuentro, porque descubrió una gran verdad para su vida.
Había conocido a Jesús, había escuchado de su propia voz lo que él podía ofrecer a su vida. La necesidad de compartir con los demás y el gozo que le provocaba la oportunidad de una nueva vida era como para no quedarse callada, así queenseguida se puso “manos a la obra”.
Llama la atención del porque el evangelista quería dejarnos en el relato el hecho de que dejaba el cántaro, recordemos que el motivo por el cual ella ha…

Verdadero descanso

Imagina por un momento: el cielo azul sin una sola nube, la arena cálida bajo tus pies, la brisa del mar rozando tus mejillas, el sonido de las olas golpeando contra las rocas, la sombra de una palmera sobre tu cara, el calor del sol sobre tu cuerpo… todo esto disfrutando de un rico ponche de frutas bien frío mientras contemplas el paisaje. ¿Cuántas no imaginamos así un descanso perfecto? Para mí, el ir a una playa siempre es sinónimo de descanso. ¿Pero has notado que cuando vamos de vacaciones usualmente volvemos más cansadas de lo que nos fuimos? Con más trabajo o estudio, más preocupaciones por retomar la rutina diaria y lo que dejamos para la vuelta, más agobiadas. 

Entonces me surge una pregunta ¿Cuál es el verdadero descanso? Jesús nos enseña con su propia vida de qué se trata realmente descansar.


“Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar.” Mateo 11:28
Jesús nos pide que vayamos a Él para experimentar un descanso verdadero. Esto significa cuerpo