Ir al contenido principal

Mi pasado me avergüenza


“Pero la gracia de nuestro Señor fue más abundante con la fe y el amor que es en Cristo Jesús”.       1 Timoteo 1:14

¿El pasado te atormenta?

Si comienzas a escarbar un poquito por debajo de lo superficial, te encontrarás con capas internas que ni siquiera desearás tocar porque bajo ellas se encuentran ocultas experiencias desagradables, pecados del pasado, errores que son imperdonables, cosas que no serías capaz de contarle ni a tu mejor amiga. Un pasado oscuro difícil de olvidar.

El pasado es traicionero, crees que el tiempo lo supera todo, y han pasado años, pero lo que ahora aparentan ser recuerdos del ayer, pueden volver al presente con la fuerza de una tormenta devastadora que deja ruinas a su paso.

 Son esos momentos cuando algún pequeño detalle del día, una palabra, un gesto, una canción, un objeto  se enlazan con los recuerdos y azotan la mente, pronto llegan las lágrimas junto con  sentimientos de culpa y vergüenza que arrasan tu alma y te detienen.

Pablo le abre su corazón a Timoteo, en sus letras recuerda aquel vergonzoso pasado “injuriador, blasfemo, perseguidor”. ¿Cuánto tiempo le habrá tomado escribir tres palabras? El sólo mojar la pluma en tinta para dibujar su anterior identidad pesaba sobre él, de seguro que las lágrimas escribieron parte de aquella carta, pese a ello escribe las letras más importantes de su vida. Y es allí donde me quiero detener.      

“… más fui recibido a misericordia…”

Mientras escribo, sólo puedo pensar en la bondad de aquel padre cuando abrió los brazos para recibir a su hijo pródigo, que si había perdido toda la herencia, que si estaba sucio eso no interesaba, el hijo había regresado.

 Esa es la gran misericordia de Dios nuestro Padre que no importando cuán bajo hayas caído, Él abre sus brazos para recibirte. ¿Te avergüenza el pasado que no puedes mantener tu frente en alto? Recuerda que tú eres recibida a misericordia, el perdón concedido en la cruz realza en ti la mirada serena, no hay de qué avergonzarse.

“Yo, yo soy el que borro tus rebeliones por amor de mí mismo, y no me acordaré de tus pecados”. Isaías 24:25

“…Pero la gracia de nuestro Señor fue más abundante…”

Nunca podremos recompensar a Cristo por haberse ofrecido en la cruz para tomar nuestro lugar. Nadie le pidió que lo hiciera, nadie le obligó a hacerlo, lo que Él hizo fue un favor inmerecido. En esto consiste la gracia, en que no somos merecedoras de recibir Su perdón y mucho menos de ser tenidas por fieles, solamente por gracia tenemos redención. ¿Sientes que tu pasado es demasiado como para que Dios te perdone?  Recuerda que la gracia de Dios es mucho más abundante y no se compara con el pecado más grande.

“Mas cuando el pecado abundó, sobreabundó la gracia”. Romanos 5:20

…Me tuvo por fiel, poniéndome en el ministerio…” 1 Timoteo 1:12

Además de perdonarte, Cristo te da la oportunidad para servir dentro de su cuerpo: la Iglesia, Puedes desempeñar con gozo la labor que Él coloca en tu corazón para bendecir a otros. Tu testimonio cuenta, lo que antes eras y la vida nueva que tienes en Cristo es el mejor ejemplo de lo que Cristo puede hacer con cualquier persona. ¿Hay un pasado que te culpa cuando quieres servir en algún ministerio?  Recuerda que en Cristo tienes una nueva vida, tu identidad no está basada en lo que hiciste, sino en quién eres en Cristo.  


“De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas”. 2 Corintios 5:17



ACERCA DEL AUTOR  

Angélica Jiménez
Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.



Comentarios

También te recomendamos leer:

Amor fiel (Oseas) - Descarga tus materiales

No habían permanecido fieles a Dios, sino que Él permaneció fiel a ellos.

El libro de Oseas fue escrito para mostrarle al pueblo de Israel el amor fiel de Dios. Israel se había rebelado contra Dios una y otra vez. Los reyes de Israel habían extraviado al pueblo, seguían a los dioses falsos y profanaban el templo de Dios. La gente había olvidado quiénes eran y de quién eran. Israel se había apartado de Dios, de Aquel que los había elegido, los había protegido, los había provisto y los había bendecido. Se habían prostituido con otros dioses y otras naciones. Sus corazones adúlteros e idólatras los habían alejado de Dios.

Oseas era solo un hombre.

Fue un profeta en Israel con un llamamiento único de Dios. Le pidieron que se casara con una prostituta y permaneciera fiel y leal a ella. Oseas se casó con Gomer, que le fue infiel. Sin embargo, una y otra vez, Oseas redime a Gomer y la devuelve a sí misma.

Dios le dio a Oseas un llamado específico y un mensaje específico para el pueblo de Is…

Un llamado inusual

El reto de este 2019 es memorizar porciones bíblicas, y comencé con 2 Timoteo capítulo 2, he estado repitiendo y repitiendo en cada porción de tiempo libre, pero hoy me detengo aquí: “…Si fuéremos infieles, él permanece fiel. Él no puede negarse a sí mismo…”.  En realidad, el Señor me ha retenido aquí poniendo una señal de PARE en mi camino para comprender cuál es el profundo significado de nuestra infidelidad a la luz de Su fidelidad; creo francamente que también es lo que quiere hacer con cada una de nosotras. Así que abramos nuestras Biblias en el pequeño libro de Oseas para desplegar el abanico infinito de la Fidelidad de Dios. 

Pero antes, analicemos el contexto en el que Oseas se encuentra: 
1 Reyes 12 nos narra la división de las doce tribus de Israel en dos: 
Israel, también conocido con los nombres de Reino del Norte, Jacob y Efraín (este último, usado en el libro de Oseas), formado por diez tribus.  
Judá, también llamado Reino del Sur, conformado por las tribus de Judá, Benjamí…

Valiente en medio de la tentación

Tenía yo apenas trece años, y mi mamá me decía: “Anto, aprende a decir que no.”  Crecí, y a los dieciocho años mi mamá seguía diciéndome: “Anto aprende a decir que no.”
Hoy estoy a menos de sesenta días de casarme y ¡cuánto me ayudó cada palabra de mi madre, cada advertencia de decir que no!  

A lo largo de estos pocos años que el Señor me permitió vivir, me di cuenta de lo  difícil que es decir que no a ……………. (puedes agregar la frase que te venga en mente, aquello a lo que siempre dices que sí y cedes) ¡Cuán débiles somos! 

 🔼 Eva, cuando fue tentada a tomar del fruto prohibido, ¿pudo decir que no? 
 🔼 David, cuando vio a Betsabé y la deseó, ¿pudo decir que no?
 🔼 Sansón, ante la insistencia de Dalila, ¿pudo decir que no?

La respuesta es NO. Cedieron a la tentación y cayeron. Pero todos ellos, luego del quebranto y arrepentimiento, fueron restaurados. ¡Cuánto placer, alivio y gratitud llegó después de haber experimentado la gracia del perdón de Su Salvador!

A lo largo de toda la histori…

Tú primero, después yo

El reto de hoy no es para todas las personas, veamos las palabras de Pablo al iniciar...


“...si hay alguna consolación en Cristo, (si Cristo les ha dado a ustedes el poder de animar a los demás), si algún consuelo de amor, (si el amor que ustedes tienen los lleva a consolar a otros),  si alguna comunión del Espíritu, (si tiene el mismo Espíritu Santo), si algún afecto entrañable, si alguna misericordia (si son compasivos)...” Filipenses 2:1 RVR(TLA)
¿Consideras que estás dentro de ese rango de personas? ¡Entonces eso es para ti! Es un poco loco decir que esto no es para todos pero, ¿sabes amada amiga? actualmente, el mundo impone la cultura del “YO, YO, YO”; vivimos en un mundo que busca la satisfacción personal primero. En una empresa, por ejemplo, se busca subir de puesto sin importar a quien se lastime; las personas son utilizadas hasta lograr lo que los líderes quieren. Prestando atención podremos ver que en la pirámide social, el jefe o el líder está en la posición más alta, la que …