Ir al contenido principal

Mi pasado me avergüenza


“Pero la gracia de nuestro Señor fue más abundante con la fe y el amor que es en Cristo Jesús”.       1 Timoteo 1:14

¿El pasado te atormenta?

Si comienzas a escarbar un poquito por debajo de lo superficial, te encontrarás con capas internas que ni siquiera desearás tocar porque bajo ellas se encuentran ocultas experiencias desagradables, pecados del pasado, errores que son imperdonables, cosas que no serías capaz de contarle ni a tu mejor amiga. Un pasado oscuro difícil de olvidar.

El pasado es traicionero, crees que el tiempo lo supera todo, y han pasado años, pero lo que ahora aparentan ser recuerdos del ayer, pueden volver al presente con la fuerza de una tormenta devastadora que deja ruinas a su paso.

 Son esos momentos cuando algún pequeño detalle del día, una palabra, un gesto, una canción, un objeto  se enlazan con los recuerdos y azotan la mente, pronto llegan las lágrimas junto con  sentimientos de culpa y vergüenza que arrasan tu alma y te detienen.

Pablo le abre su corazón a Timoteo, en sus letras recuerda aquel vergonzoso pasado “injuriador, blasfemo, perseguidor”. ¿Cuánto tiempo le habrá tomado escribir tres palabras? El sólo mojar la pluma en tinta para dibujar su anterior identidad pesaba sobre él, de seguro que las lágrimas escribieron parte de aquella carta, pese a ello escribe las letras más importantes de su vida. Y es allí donde me quiero detener.      

“… más fui recibido a misericordia…”

Mientras escribo, sólo puedo pensar en la bondad de aquel padre cuando abrió los brazos para recibir a su hijo pródigo, que si había perdido toda la herencia, que si estaba sucio eso no interesaba, el hijo había regresado.

 Esa es la gran misericordia de Dios nuestro Padre que no importando cuán bajo hayas caído, Él abre sus brazos para recibirte. ¿Te avergüenza el pasado que no puedes mantener tu frente en alto? Recuerda que tú eres recibida a misericordia, el perdón concedido en la cruz realza en ti la mirada serena, no hay de qué avergonzarse.

“Yo, yo soy el que borro tus rebeliones por amor de mí mismo, y no me acordaré de tus pecados”. Isaías 24:25

“…Pero la gracia de nuestro Señor fue más abundante…”

Nunca podremos recompensar a Cristo por haberse ofrecido en la cruz para tomar nuestro lugar. Nadie le pidió que lo hiciera, nadie le obligó a hacerlo, lo que Él hizo fue un favor inmerecido. En esto consiste la gracia, en que no somos merecedoras de recibir Su perdón y mucho menos de ser tenidas por fieles, solamente por gracia tenemos redención. ¿Sientes que tu pasado es demasiado como para que Dios te perdone?  Recuerda que la gracia de Dios es mucho más abundante y no se compara con el pecado más grande.

“Mas cuando el pecado abundó, sobreabundó la gracia”. Romanos 5:20

…Me tuvo por fiel, poniéndome en el ministerio…” 1 Timoteo 1:12

Además de perdonarte, Cristo te da la oportunidad para servir dentro de su cuerpo: la Iglesia, Puedes desempeñar con gozo la labor que Él coloca en tu corazón para bendecir a otros. Tu testimonio cuenta, lo que antes eras y la vida nueva que tienes en Cristo es el mejor ejemplo de lo que Cristo puede hacer con cualquier persona. ¿Hay un pasado que te culpa cuando quieres servir en algún ministerio?  Recuerda que en Cristo tienes una nueva vida, tu identidad no está basada en lo que hiciste, sino en quién eres en Cristo.  


“De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas”. 2 Corintios 5:17



ACERCA DEL AUTOR  

Angélica Jiménez
Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.



Comentarios

También te recomendamos leer:

Emanuel, Dios con nosotros – José

Echemos un vistazo hoy a la historia de José. José no sería el padre de Jesús aunque, como era el prometido de María, Jesús sería legalmente identificado como su hijo (Lucas 3:23; 4:22; Juan 1:45; 6:42). José no estaba en una posición fácil. Él era solo un hombre, algo que podemos ver por la manera en la que se comporta cuando se da cuenta de que María está embarazada. No quiere ponerla en una situación que pudiera avergonzarla y se dispone a dejarla sin llamar la atención. 

Por supuesto, el hombre que sería cabeza de hogar en el que Jesús iba a crecer, tenía que ser un buen hombre. Él no tenía ni idea de lo que había pasado. Solo sabía que María, su María, estaba embarazada y que él no era el padre. Aun así, no quería avergonzarla, lo que habla muy bien de él. 

Cuando estaba pensando en estas cosas, un ángel del Señor se le apareció en un sueño para calmar su corazón y decirle qué tenía que hacer. El ángel le explicó todo y José, un hombre fiel, creyó que María estaba esperando al Mesí…

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…

Una pacificadora más

El Premio Nobel de la Paz es uno de los cinco premiosque fueron instituidos por el inventorAlfred Nobel. Este premio se otorga "a la persona que haya trabajado más o mejor en favor de la fraternidad entre las naciones, la abolición o reducción de los ejércitosy la promoción de procesos de paz". Hemos admirado a éstas personalidades por hacer histórica pasando por alto que nosotras mismas en el reino de los cielos somos ya acreedoras de un gran galardón otorgado por Dios mismo.
Las bienaventuranzas recogen y perfeccionan las promesas de Dios desde el antiguo testamento ordenándolas al Reino de los cielos. Estas palabras de bien, responden al deseo de gozo que Dios ha puesto en el corazón del hombre, en este caso nuestro corazón.
Jesús pronunció las palabras citadas en Mateo 5:9
“Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios”.

Refiriéndose a una recompensa para quienes vivamos a través de ellas. Nada más y nada menos que ser llamadas sus hijas. La in…

¡Muy Dichosas!

Cada vez que leo estos pasajes que hablan acerca de las Bienaventuranzas siento como que me están tomando el pelo. Sentirme muy dichosa cuando suceden cosas que se salen por completo de mi confort parece ser una mala broma; pero definitivamente cada palabra que sale de la boca de Jesús tiene razón de ser.
Esta semana agregamos otra cualidad que debemos imitar en nuestro carácter; Mansedumbre. Pero, ¿de qué se trata esto realmente?
"Bienaventurados los mansos, porque ellos recibirán la tierra por heredad." Mateo 5:5
Bienaventurados los humildes, Bienaventurados los que se humillan a sí mismos para de servir a otros, Bienaventurados los que menguan su yo para que sea exaltado Cristo, Bienaventurados los que ponen la otra mejilla, Bienaventurados los que sacrifican lo que más aman en obediencia, Bienaventurados los que son obedientes, Bienaventurados… y podemos seguir profundizando y agregando a la lista. Déjame decirte que todas estas acciones, y las que Dios traiga a tu coraz…