Ir al contenido principal

Perdiendo el enfoque


Pues el propósito de este mandamiento es el amor nacido de un corazón limpio, y de buena conciencia, y de fe no fingida.. 1Timoteo 1:5

Hay momentos de mi andar diario en los cuales he caído en el mal habito de afanarme por un lado y por otro perder el enfoque del verdadero propósito por el cual estoy haciendo algo. Creo que el segundo es más peligroso, porque entonces dejo de lado mi objetivo.

Pablo estaba dando  sabias instrucciones a este joven y recién formado pastor a cargo de la iglesia en Éfeso, precisamente para no caer dentro de nuestra vida cristiana en el error de salirnos de nuestro centro o enfoque principal y primordial.

Algo estaba sucediendo con algunos creyentes en esta iglesia, estaban discutiendo sobre genealogías interminables, fábulas y más encima estaba el peligro inminente de oír enseñanzas de una doctrina diferente… Por lo tanto Pablo encarga a Timoteo a enfocar a los creyentes allí en el verdadero propósito de vivir una vida cristiana sana, del amor nacido con corazón limpio, de buena conciencia y con una fe no fingida.

Puede pasarte o quizás estés en este mismo momento atendiendo otras cosas banales, sin fundamento alguno, atendiendo el oído a discusiones que no son provechosas dentro de tu andar con Dios y no estar  fortaleciendo tu fe.

¡Sí! Ese es nuestro objetivo, fortalecer nuestra fe, a través de una enseñanza sana de la Palabra de Dios, porque esa fe se ve fortalecida para que tú y yo caminemos siendo honestas y verdaderas en nuestra comunión con Dios. No fingiendo a ser  unas chicas cristianas, cuando en realidad no estamos reflejando a Cristo.

Una fe fingida es una fe muerta, sin ancla, sin fundamento.  ¿Por qué perdemos el rumbo? ¿Y nos  asociamos a prácticas que no nos edifican, no nos bendicen o no nos nutren espiritualmente? Fácilmente podemos caer en ser solo religiosas y asistir a la iglesia como un mero rito religioso, hasta de ver el grupo de jóvenes como un grupo social solamente. Y ese amor que ha sido ya derramado en nuestros corazones se desvanece y nuestra fe decae.

Pero ¿Qué de mi fe? ¿De mi relación personal con Cristo? Al no enfocarnos en nuestro verdadero propósito, perdemos nuestro objetivo también…”llegar a la estatura de un varón perfecto”, “de amar a Dios con todo nuestro corazón”, de ser fiel a Él, con un corazón limpio y vivir sus principios.

Como te decía al principio a veces pierdo el objetivo, pero entonces el Espíritu Santo me re dirige, me re orienta y me pone en el carril correcto, devolviendo mis metas y mi anhelo de ser una chica que sea un motivo de alabanza para Dios. Y cuando esto sucede puedo volver a enfocarme, puedo reflexionar y preguntarme ¿qué estoy haciendo? ¿Lo hago para mí o para darle la gloria a Dios? ¿Edifica esto mi vida? ¿Qué cambios debo hacer al respecto? Y entonces Su Espíritu hace esa obra de joyería en mi vida y tengo dos opciones…obedecer, cambiar el rumbo y tomar determinaciones o bien sucumbir ante mi mal enfoque o mal camino y alinearme a la corriente de este mundo y ser una más en número, como muchas chicas que son meramente nominales en su fe…y que han perdido la consistencia de su real sentido de pertenencia……….SER DE CRISTO. 
¿Cuál opción eliges tú?

Yo he decidido seguir a Cristo, no vuelvo atrás pero cuando he retrocedido…Dios en su gran misericordia con que me ama, porque realmente puedo ver su mano de amor, me enfoca y me dice: ¡”No temas, yo te ayudo”! El Señor está aquí para ayudarte, para fortalecer tu fe, ser una chica genuina y para andar en su  mandamiento de amar a Dios por sobre todas las cosas.


Desafío Semana 1: 






ACERCA DEL AUTOR


Elba Castañeda

Esposa y madre de tres jóvenes energéticos, sirve al Señor junto a su esposo como pastores desde hace 16 años. Egresada del Instituto Bíblico de las Asambleas de Dios en Valparaíso-Chile. Divide su tiempo entre las actividades de casa y la iglesia. Se destaca como una mujer con un espíritu joven. Puedes encontrar más de sus escritos en El Gozo de ser Mujer

Comentarios

También te recomendamos leer:

Con amor eterno te he amado

“Incluso antes de haber hecho el mundo, Dios nos amó y nos eligió en Cristo para que seamos santos e intachables a sus ojos” Efesios 1:4 (NTV)

Dios nos conoce desde antes de haber creado este mundo. Dios, mi querida amiga, nos amó mucho antes de que nosotras existiéramos.

A menudo trabajamos para ganarnos el amor de nuestras amigas. En ocasiones, también el de nuestros familiares, y si pensamos en el amor romántico, esperamos lograr que ese chico que nos gusta nos mire, para comenzar a ganarnos su amor. Si pensamos que así también debemos ganarnos el amor de Dios, es que nuestra mente no alcanza a comprender el verdadero amor, y esto sucede porque nuestro concepto de amor está totalmente distorsionado por el pecado.

Conocimos el amor cuando alguien nos lo manifestó primero. Cuando éramos pequeñas, nuestros padres nos cuidaban, nos protegían y demostraban su amor hacia nosotras cuando nos cargaban, abrazaban, consolaban e incluso cuando nos llenaban de besos y caricias.

Alguien nos most…

Introducción a Miedo y Ansiedad - Descarga tus materiales

¿Puedes imaginar la vida sin miedo o preocupación? No puedo porque es una parte de nuestras vidas, imaginar una vida sin el menor miedo, preocupación o ansiedad es prácticamente imposible. Adán y Eva fueron los únicos que pudieron experimentar este tipo de vida, hasta que desobedecieron la ley perfecta de Dios. A partir de ese momento, el miedo y todos sus parientes convirtieron en su hogar nuestros corazones.

Nadie es inmune. Todos lo experimentamos, desde una leve inquietud y preocupación hasta una ansiedad paralizante y un terror total. Podríamos pasar semanas hablando de todas las cosas que nos roban el sueño y atormentan nuestras mentes. En lugar de centrarnos en lo que nos afecta, debemos ver el miedo y la preocupación a la luz de quién es Dios y cómo podemos superarlo a través del poder de las Escrituras.

Pero, ¿qué es el miedo?

El miedo se define de muchas maneras diferentes. Es una sensación de ansiedad o temor sobre el resultado de algo, o el estrés de preguntarse si tus nec…

Dios te ama infinitamente

“Amados hijos míos, debemos amarnos unos a otros, porque el amor viene de Dios. Todo el que ama es hijo de Dios, y conoce a Dios.” 1 Juan 4: 7
Dios te ama, no es solo una frase que has escuchado o leído mucho, no son solo palabras que alguien te dice para hacerte sentir mejor.
Es algo más, va más allá de ser solo palabras. Es algo más profundo, Dios es efectivamente Dios ES amor y Su naturaleza es amarte.
El amor ES Dios y  aquel que ama es hijo de Dios y conoce a Dios, pero…  ¿qué es el amor?
Como aprendimos esta semana el amor: -No es envidioso -No busca lo suyo -No se enoja fácilmente -No juzga -No critica -Es paciente -Todo lo cree -Todo lo espera -

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…