Ir al contenido principal

Perdiendo el enfoque


Pues el propósito de este mandamiento es el amor nacido de un corazón limpio, y de buena conciencia, y de fe no fingida.. 1Timoteo 1:5

Hay momentos de mi andar diario en los cuales he caído en el mal habito de afanarme por un lado y por otro perder el enfoque del verdadero propósito por el cual estoy haciendo algo. Creo que el segundo es más peligroso, porque entonces dejo de lado mi objetivo.

Pablo estaba dando  sabias instrucciones a este joven y recién formado pastor a cargo de la iglesia en Éfeso, precisamente para no caer dentro de nuestra vida cristiana en el error de salirnos de nuestro centro o enfoque principal y primordial.

Algo estaba sucediendo con algunos creyentes en esta iglesia, estaban discutiendo sobre genealogías interminables, fábulas y más encima estaba el peligro inminente de oír enseñanzas de una doctrina diferente… Por lo tanto Pablo encarga a Timoteo a enfocar a los creyentes allí en el verdadero propósito de vivir una vida cristiana sana, del amor nacido con corazón limpio, de buena conciencia y con una fe no fingida.

Puede pasarte o quizás estés en este mismo momento atendiendo otras cosas banales, sin fundamento alguno, atendiendo el oído a discusiones que no son provechosas dentro de tu andar con Dios y no estar  fortaleciendo tu fe.

¡Sí! Ese es nuestro objetivo, fortalecer nuestra fe, a través de una enseñanza sana de la Palabra de Dios, porque esa fe se ve fortalecida para que tú y yo caminemos siendo honestas y verdaderas en nuestra comunión con Dios. No fingiendo a ser  unas chicas cristianas, cuando en realidad no estamos reflejando a Cristo.

Una fe fingida es una fe muerta, sin ancla, sin fundamento.  ¿Por qué perdemos el rumbo? ¿Y nos  asociamos a prácticas que no nos edifican, no nos bendicen o no nos nutren espiritualmente? Fácilmente podemos caer en ser solo religiosas y asistir a la iglesia como un mero rito religioso, hasta de ver el grupo de jóvenes como un grupo social solamente. Y ese amor que ha sido ya derramado en nuestros corazones se desvanece y nuestra fe decae.

Pero ¿Qué de mi fe? ¿De mi relación personal con Cristo? Al no enfocarnos en nuestro verdadero propósito, perdemos nuestro objetivo también…”llegar a la estatura de un varón perfecto”, “de amar a Dios con todo nuestro corazón”, de ser fiel a Él, con un corazón limpio y vivir sus principios.

Como te decía al principio a veces pierdo el objetivo, pero entonces el Espíritu Santo me re dirige, me re orienta y me pone en el carril correcto, devolviendo mis metas y mi anhelo de ser una chica que sea un motivo de alabanza para Dios. Y cuando esto sucede puedo volver a enfocarme, puedo reflexionar y preguntarme ¿qué estoy haciendo? ¿Lo hago para mí o para darle la gloria a Dios? ¿Edifica esto mi vida? ¿Qué cambios debo hacer al respecto? Y entonces Su Espíritu hace esa obra de joyería en mi vida y tengo dos opciones…obedecer, cambiar el rumbo y tomar determinaciones o bien sucumbir ante mi mal enfoque o mal camino y alinearme a la corriente de este mundo y ser una más en número, como muchas chicas que son meramente nominales en su fe…y que han perdido la consistencia de su real sentido de pertenencia……….SER DE CRISTO. 
¿Cuál opción eliges tú?

Yo he decidido seguir a Cristo, no vuelvo atrás pero cuando he retrocedido…Dios en su gran misericordia con que me ama, porque realmente puedo ver su mano de amor, me enfoca y me dice: ¡”No temas, yo te ayudo”! El Señor está aquí para ayudarte, para fortalecer tu fe, ser una chica genuina y para andar en su  mandamiento de amar a Dios por sobre todas las cosas.


Desafío Semana 1: 






ACERCA DEL AUTOR


Elba Castañeda

Esposa y madre de tres jóvenes energéticos, sirve al Señor junto a su esposo como pastores desde hace 16 años. Egresada del Instituto Bíblico de las Asambleas de Dios en Valparaíso-Chile. Divide su tiempo entre las actividades de casa y la iglesia. Se destaca como una mujer con un espíritu joven. Puedes encontrar más de sus escritos en El Gozo de ser Mujer

Comentarios

También te recomendamos leer:

Amor fiel (Oseas) - Descarga tus materiales

No habían permanecido fieles a Dios, sino que Él permaneció fiel a ellos.

El libro de Oseas fue escrito para mostrarle al pueblo de Israel el amor fiel de Dios. Israel se había rebelado contra Dios una y otra vez. Los reyes de Israel habían extraviado al pueblo, seguían a los dioses falsos y profanaban el templo de Dios. La gente había olvidado quiénes eran y de quién eran. Israel se había apartado de Dios, de Aquel que los había elegido, los había protegido, los había provisto y los había bendecido. Se habían prostituido con otros dioses y otras naciones. Sus corazones adúlteros e idólatras los habían alejado de Dios.

Oseas era solo un hombre.

Fue un profeta en Israel con un llamamiento único de Dios. Le pidieron que se casara con una prostituta y permaneciera fiel y leal a ella. Oseas se casó con Gomer, que le fue infiel. Sin embargo, una y otra vez, Oseas redime a Gomer y la devuelve a sí misma.

Dios le dio a Oseas un llamado específico y un mensaje específico para el pueblo de Is…

Un llamado inusual

El reto de este 2019 es memorizar porciones bíblicas, y comencé con 2 Timoteo capítulo 2, he estado repitiendo y repitiendo en cada porción de tiempo libre, pero hoy me detengo aquí: “…Si fuéremos infieles, él permanece fiel. Él no puede negarse a sí mismo…”.  En realidad, el Señor me ha retenido aquí poniendo una señal de PARE en mi camino para comprender cuál es el profundo significado de nuestra infidelidad a la luz de Su fidelidad; creo francamente que también es lo que quiere hacer con cada una de nosotras. Así que abramos nuestras Biblias en el pequeño libro de Oseas para desplegar el abanico infinito de la Fidelidad de Dios. 

Pero antes, analicemos el contexto en el que Oseas se encuentra: 
1 Reyes 12 nos narra la división de las doce tribus de Israel en dos: 
Israel, también conocido con los nombres de Reino del Norte, Jacob y Efraín (este último, usado en el libro de Oseas), formado por diez tribus.  
Judá, también llamado Reino del Sur, conformado por las tribus de Judá, Benjamí…

Valiente en medio de la tentación

Tenía yo apenas trece años, y mi mamá me decía: “Anto, aprende a decir que no.”  Crecí, y a los dieciocho años mi mamá seguía diciéndome: “Anto aprende a decir que no.”
Hoy estoy a menos de sesenta días de casarme y ¡cuánto me ayudó cada palabra de mi madre, cada advertencia de decir que no!  

A lo largo de estos pocos años que el Señor me permitió vivir, me di cuenta de lo  difícil que es decir que no a ……………. (puedes agregar la frase que te venga en mente, aquello a lo que siempre dices que sí y cedes) ¡Cuán débiles somos! 

 🔼 Eva, cuando fue tentada a tomar del fruto prohibido, ¿pudo decir que no? 
 🔼 David, cuando vio a Betsabé y la deseó, ¿pudo decir que no?
 🔼 Sansón, ante la insistencia de Dalila, ¿pudo decir que no?

La respuesta es NO. Cedieron a la tentación y cayeron. Pero todos ellos, luego del quebranto y arrepentimiento, fueron restaurados. ¡Cuánto placer, alivio y gratitud llegó después de haber experimentado la gracia del perdón de Su Salvador!

A lo largo de toda la histori…

P.S. Te amo

Algo característico de las chicas, y me atrevería a decir, de todas las edades,  es que somos muy sensibles y emocionales, por lo que nos apasionamos con  las historias de amor ¿cierto? 

Puede que en estos momentos estés viviendo una de ellas, o quizá vivas de cerca la de alguien más, o la estés encontrando en la lectura de algún libro. 

Las historias de Amor involucran a dos personas que están unidas a través de un mismo sentimiento y emociones del uno hacia el otro.  Esperamos siempre que concluyan en esa frase tan trillada …. Y fueron felices para siempre.

Lo que ya no parece tan bonito, sino por el contrario lastima y duele, es la aparición de La Infidelidad dentro de una relación.

Durante la primer semana de este estudio de Oseas nos fuimos familiarizando con sus personajes, algunos de los cuales ya pintan como villanos, como es el caso de Gomer, una mujer infiel.

Quisiéramos entender el porqué de su actitud, y seguramente la juzgamos y somos duras en la sentencia, sin tener en cuenta…