Ir al contenido principal

Perdiendo el enfoque


Pues el propósito de este mandamiento es el amor nacido de un corazón limpio, y de buena conciencia, y de fe no fingida.. 1Timoteo 1:5

Hay momentos de mi andar diario en los cuales he caído en el mal habito de afanarme por un lado y por otro perder el enfoque del verdadero propósito por el cual estoy haciendo algo. Creo que el segundo es más peligroso, porque entonces dejo de lado mi objetivo.

Pablo estaba dando  sabias instrucciones a este joven y recién formado pastor a cargo de la iglesia en Éfeso, precisamente para no caer dentro de nuestra vida cristiana en el error de salirnos de nuestro centro o enfoque principal y primordial.

Algo estaba sucediendo con algunos creyentes en esta iglesia, estaban discutiendo sobre genealogías interminables, fábulas y más encima estaba el peligro inminente de oír enseñanzas de una doctrina diferente… Por lo tanto Pablo encarga a Timoteo a enfocar a los creyentes allí en el verdadero propósito de vivir una vida cristiana sana, del amor nacido con corazón limpio, de buena conciencia y con una fe no fingida.

Puede pasarte o quizás estés en este mismo momento atendiendo otras cosas banales, sin fundamento alguno, atendiendo el oído a discusiones que no son provechosas dentro de tu andar con Dios y no estar  fortaleciendo tu fe.

¡Sí! Ese es nuestro objetivo, fortalecer nuestra fe, a través de una enseñanza sana de la Palabra de Dios, porque esa fe se ve fortalecida para que tú y yo caminemos siendo honestas y verdaderas en nuestra comunión con Dios. No fingiendo a ser  unas chicas cristianas, cuando en realidad no estamos reflejando a Cristo.

Una fe fingida es una fe muerta, sin ancla, sin fundamento.  ¿Por qué perdemos el rumbo? ¿Y nos  asociamos a prácticas que no nos edifican, no nos bendicen o no nos nutren espiritualmente? Fácilmente podemos caer en ser solo religiosas y asistir a la iglesia como un mero rito religioso, hasta de ver el grupo de jóvenes como un grupo social solamente. Y ese amor que ha sido ya derramado en nuestros corazones se desvanece y nuestra fe decae.

Pero ¿Qué de mi fe? ¿De mi relación personal con Cristo? Al no enfocarnos en nuestro verdadero propósito, perdemos nuestro objetivo también…”llegar a la estatura de un varón perfecto”, “de amar a Dios con todo nuestro corazón”, de ser fiel a Él, con un corazón limpio y vivir sus principios.

Como te decía al principio a veces pierdo el objetivo, pero entonces el Espíritu Santo me re dirige, me re orienta y me pone en el carril correcto, devolviendo mis metas y mi anhelo de ser una chica que sea un motivo de alabanza para Dios. Y cuando esto sucede puedo volver a enfocarme, puedo reflexionar y preguntarme ¿qué estoy haciendo? ¿Lo hago para mí o para darle la gloria a Dios? ¿Edifica esto mi vida? ¿Qué cambios debo hacer al respecto? Y entonces Su Espíritu hace esa obra de joyería en mi vida y tengo dos opciones…obedecer, cambiar el rumbo y tomar determinaciones o bien sucumbir ante mi mal enfoque o mal camino y alinearme a la corriente de este mundo y ser una más en número, como muchas chicas que son meramente nominales en su fe…y que han perdido la consistencia de su real sentido de pertenencia……….SER DE CRISTO. 
¿Cuál opción eliges tú?

Yo he decidido seguir a Cristo, no vuelvo atrás pero cuando he retrocedido…Dios en su gran misericordia con que me ama, porque realmente puedo ver su mano de amor, me enfoca y me dice: ¡”No temas, yo te ayudo”! El Señor está aquí para ayudarte, para fortalecer tu fe, ser una chica genuina y para andar en su  mandamiento de amar a Dios por sobre todas las cosas.


Desafío Semana 1: 






ACERCA DEL AUTOR


Elba Castañeda

Esposa y madre de tres jóvenes energéticos, sirve al Señor junto a su esposo como pastores desde hace 16 años. Egresada del Instituto Bíblico de las Asambleas de Dios en Valparaíso-Chile. Divide su tiempo entre las actividades de casa y la iglesia. Se destaca como una mujer con un espíritu joven. Puedes encontrar más de sus escritos en El Gozo de ser Mujer

Comentarios

También te recomendamos leer:

Haciendo lo correcto

Cuando éramos niñas y surgía un desacuerdo o pelea con nuestros hermanos o compañeros de escuela, tal vez por un juguete o porque “nos miraron mal”, etc., ¿recuerdas cual era tu reacción? y si alguien te empujaba, ¿tú también lo hacías? Yo viví muchas situaciones así; pero recuerdo una en especial; estando en la escuela primaria golpee a uno de mis compañeritos porque él había empujado a mi amiga y yo le hice lo mismo pero con más fuerza y además recuerdo que le di una patada en uno de sus pies, y como resultado de mis acciones recibí una severa llamada de atención en la dirección de la escuela, y mi respuesta fue: “el empujo a mi amiga y por eso lo hice”, lo cual era cierto, pero… sé que no justificaba mis acciones; más eso lo comprendí recién de grande: no debí cobrar el castigo por mi cuenta, y ahora al escribir esta anécdota me da cierta vergüenza y un poco de gracia. A muchos de mis compañeritos de primaria y secundaria no los he vuelto ver, y la verdad es que muchas veces quisie…

LA PIEZA DE UN ROMPECABEZAS

Recuerdan la historia del “patito feo”. Así se sienten muchas personas que se consideran excluidas de un determinado grupo social, sin una razónque lo justifique o ya sea porque haya suficientes motivos que hagan que puedan hacer sentirse así. Algunas veces son situaciones relacionadas con nuestra apariencia, limitaciones físicas, económicas, con nuestras actitudes o la moral.

Sí de algo podemos estar seguras y sin conocer mucho de lo que había en el corazón de la mujer samaritana, es que seguramente se sentía excluida. Los ojos de un pueblo que le juzgaba por su estilo de vida y su conciencia que la hacía auto condenarse.

A todas nos gusta relacionarnos con amigas, buscamos pretextos para estar juntas,horarios que nos conecten físicamente o de manera virtual para estar en comunicación.

La mujer Samaritana de nuestra historia necesitaba hacer diariamente una tarea que era común para las mujeres de su pueblo y de su época. Sin embargo opuesto a las demás ella lo hacía solitaria, sin una a…

MANOS A LA OBRA

Cada vez que alguien debe ponerse a trabajar de manera inmediata o debe comenzar a poner en práctica algo de forma urgente, decimos: ¡Manos a la obra! Con esta expresión se quiere decir que no hay lugar para aplazamientos y que el momento de actuar es ahora.
Entonces la mujer dejó su cántaro, y fue a la ciudad, y dijo a los hombres San Juan 24:8
La mujer de Samaria, la protagonista de ésta maravillosa historia tuvo un encuentro inesperado en el pozo donde solía recoger agua, su vida no volvió a ser la misma desde ese encuentro, porque descubrió una gran verdad para su vida.
Había conocido a Jesús, había escuchado de su propia voz lo que él podía ofrecer a su vida. La necesidad de compartir con los demás y el gozo que le provocaba la oportunidad de una nueva vida era como para no quedarse callada, así queenseguida se puso “manos a la obra”.
Llama la atención del porque el evangelista quería dejarnos en el relato el hecho de que dejaba el cántaro, recordemos que el motivo por el cual ella ha…

Verdadero descanso

Imagina por un momento: el cielo azul sin una sola nube, la arena cálida bajo tus pies, la brisa del mar rozando tus mejillas, el sonido de las olas golpeando contra las rocas, la sombra de una palmera sobre tu cara, el calor del sol sobre tu cuerpo… todo esto disfrutando de un rico ponche de frutas bien frío mientras contemplas el paisaje. ¿Cuántas no imaginamos así un descanso perfecto? Para mí, el ir a una playa siempre es sinónimo de descanso. ¿Pero has notado que cuando vamos de vacaciones usualmente volvemos más cansadas de lo que nos fuimos? Con más trabajo o estudio, más preocupaciones por retomar la rutina diaria y lo que dejamos para la vuelta, más agobiadas. 

Entonces me surge una pregunta ¿Cuál es el verdadero descanso? Jesús nos enseña con su propia vida de qué se trata realmente descansar.


“Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar.” Mateo 11:28
Jesús nos pide que vayamos a Él para experimentar un descanso verdadero. Esto significa cuerpo