Ir al contenido principal

Perdiendo el enfoque


Pues el propósito de este mandamiento es el amor nacido de un corazón limpio, y de buena conciencia, y de fe no fingida.. 1Timoteo 1:5

Hay momentos de mi andar diario en los cuales he caído en el mal habito de afanarme por un lado y por otro perder el enfoque del verdadero propósito por el cual estoy haciendo algo. Creo que el segundo es más peligroso, porque entonces dejo de lado mi objetivo.

Pablo estaba dando  sabias instrucciones a este joven y recién formado pastor a cargo de la iglesia en Éfeso, precisamente para no caer dentro de nuestra vida cristiana en el error de salirnos de nuestro centro o enfoque principal y primordial.

Algo estaba sucediendo con algunos creyentes en esta iglesia, estaban discutiendo sobre genealogías interminables, fábulas y más encima estaba el peligro inminente de oír enseñanzas de una doctrina diferente… Por lo tanto Pablo encarga a Timoteo a enfocar a los creyentes allí en el verdadero propósito de vivir una vida cristiana sana, del amor nacido con corazón limpio, de buena conciencia y con una fe no fingida.

Puede pasarte o quizás estés en este mismo momento atendiendo otras cosas banales, sin fundamento alguno, atendiendo el oído a discusiones que no son provechosas dentro de tu andar con Dios y no estar  fortaleciendo tu fe.

¡Sí! Ese es nuestro objetivo, fortalecer nuestra fe, a través de una enseñanza sana de la Palabra de Dios, porque esa fe se ve fortalecida para que tú y yo caminemos siendo honestas y verdaderas en nuestra comunión con Dios. No fingiendo a ser  unas chicas cristianas, cuando en realidad no estamos reflejando a Cristo.

Una fe fingida es una fe muerta, sin ancla, sin fundamento.  ¿Por qué perdemos el rumbo? ¿Y nos  asociamos a prácticas que no nos edifican, no nos bendicen o no nos nutren espiritualmente? Fácilmente podemos caer en ser solo religiosas y asistir a la iglesia como un mero rito religioso, hasta de ver el grupo de jóvenes como un grupo social solamente. Y ese amor que ha sido ya derramado en nuestros corazones se desvanece y nuestra fe decae.

Pero ¿Qué de mi fe? ¿De mi relación personal con Cristo? Al no enfocarnos en nuestro verdadero propósito, perdemos nuestro objetivo también…”llegar a la estatura de un varón perfecto”, “de amar a Dios con todo nuestro corazón”, de ser fiel a Él, con un corazón limpio y vivir sus principios.

Como te decía al principio a veces pierdo el objetivo, pero entonces el Espíritu Santo me re dirige, me re orienta y me pone en el carril correcto, devolviendo mis metas y mi anhelo de ser una chica que sea un motivo de alabanza para Dios. Y cuando esto sucede puedo volver a enfocarme, puedo reflexionar y preguntarme ¿qué estoy haciendo? ¿Lo hago para mí o para darle la gloria a Dios? ¿Edifica esto mi vida? ¿Qué cambios debo hacer al respecto? Y entonces Su Espíritu hace esa obra de joyería en mi vida y tengo dos opciones…obedecer, cambiar el rumbo y tomar determinaciones o bien sucumbir ante mi mal enfoque o mal camino y alinearme a la corriente de este mundo y ser una más en número, como muchas chicas que son meramente nominales en su fe…y que han perdido la consistencia de su real sentido de pertenencia……….SER DE CRISTO. 
¿Cuál opción eliges tú?

Yo he decidido seguir a Cristo, no vuelvo atrás pero cuando he retrocedido…Dios en su gran misericordia con que me ama, porque realmente puedo ver su mano de amor, me enfoca y me dice: ¡”No temas, yo te ayudo”! El Señor está aquí para ayudarte, para fortalecer tu fe, ser una chica genuina y para andar en su  mandamiento de amar a Dios por sobre todas las cosas.


Desafío Semana 1: 






ACERCA DEL AUTOR


Elba Castañeda

Esposa y madre de tres jóvenes energéticos, sirve al Señor junto a su esposo como pastores desde hace 16 años. Egresada del Instituto Bíblico de las Asambleas de Dios en Valparaíso-Chile. Divide su tiempo entre las actividades de casa y la iglesia. Se destaca como una mujer con un espíritu joven. Puedes encontrar más de sus escritos en El Gozo de ser Mujer

Comentarios

También te recomendamos leer:

Hablar o callar

Hace unos días leí una frase que decía: “dile a las personas lo hermoso que ves en ellas. No para que te amen, sino para que se amen”. ¿Crees que es importante escuchar que alguien te recuerde lo bella que eres, que alguien te diga, eres valiente, inteligente, “tu puedes hacerlo”, etc.? A mí me anima mucho escucharlo y decirlo también. Pero aun para hablar de lo hermoso que vemos en los demás, tenemos que ser muy sabias y que nuestras palabras sean realmente sinceras de lo contrario se convertirían en mentiras hipócritas. ¡Querida! La verdad es que no siempre hablamos palabras alentadoras a los demás, muchas veces utilizamos nuestra lengua para ridiculizar, subestimar o difamar a otra persona.
Más yo os digo que de toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio. Porque por tus palabras serás justificado, y por tus palabras serás condenado. Mateo 12:36-37
La palabra que más llamó mi atención en los pasajes leídos fue la palabra “ociosa” así que me puse…

¿Piensas tú y Dios lo mismo acerca de ti?

Las palabras que te dices a ti misma son de mucha importancia, porque esas palabras que se repiten en tu interior crean un concepto que muchas veces no te identifica.
Pensar adecuadamente de ti misma es de suma importancia, porque ayuda a valorarte, amarte y no cree filosofías de este mundo que dicen mentiras sobre la mujer. Pensar correctamente de quien eres, la importancia y el valor que posees es de suma importancia para relacionarte correctamente con quienes te rodean, para crear lazos emocionales sanos y poder avanzar en esta vida sin ser herida o lastimada, sin ser pasada a llevar.
La única manera de tener un concepto correcto de sobre quien eres es buscando a Dios, poniéndolo en el centro de tu vida y creyendo lo que dice la Persona que te creó sobre ti. Porque Dios tiene un concepto hermoso de quien eres y quiere que saques de tu mente todas aquellas palabras negativas que crees de ti.
Las palabras que se repiten en tu cabeza sobre “no poder” "no ser capaz” y “no tener…

Tus palabras importan

“Hay [Jovencitas] cuyas palabras son como golpes de espada; más la lengua de los sabios es medicina”. Proverbios 12:18
Nos encantan las reuniones de chicas, las pijamadas, asistir a las fiestas de 15 años de nuestras amigas y un sin número de reuniones grupales en las que podemos compartir cuchicheos de lo que se nos atraviese por la cabeza para terminar reventadas de risa, o muertas de asombro.
A menudo pensamos que las palabras van y vienen como cualquier hoja en otoño, o como la ropa que nos cambiamos a diario o, como la punta que le sacamos constantemente al lápiz. Las descomponemos en gramática, las combinamos en la clase de lengua y también las utilizamos para rellenar nuestro día con tal de que no sea tan vacío. Pero las palabras no pueden ser tratadas como las hojas de otoño, ni como la ropa que mandas a la lavadora y mucho menos puedes desecharlas sin importancia como la basurita del lápiz. ¿Soñaste alguna vez con tener un súper poder?Pues las palabras son poderosas. Cada vez q…

Buenas Palabras

¿Sabías que las mujeres hablamos 27.000 palabras a día mientras que los hombres 10000? ¡Lo sé! Hablamos demasiado, sino que lo diga mi esposo. ¿Te pasa que te piden que te calles? Pero realmente me pregunto ¿Cuáles de esas 27 mil palabras que hablamos son correctas, a tiempo? ¿Cuándo entendemos que debemos callarnos? Por palabras hay miles de millones de palabras, hay palabras de oración, gratitud y alabanza; hay palabras de animo; palabras suaves; palabras que incitan el odio y el enojo; etc.
Hablemos de las palabras que expresan oración. Cuando buscamos en la Biblia podemos aprender de Abraham que nunca dejó de confiar en Dios y lo expresó en cada una de sus oraciones. Podemos ver a Isaac que oró por Rebeca. Podemos ver a Ezequías que clama a Dios en oración por su vida. Podemos ver a Jesús orando antes de tomar todas las decisiones de su vida. Podemos ver a Pedro orando por milagros. ¿Ves lo que está pasando aquí? Nuestras oraciones también cuentan más de lo que piensas, podemos …