Ir al contenido principal

Rutina de ejercicios para un espíritu piadoso


“…Ejercítate para la piedad”.  1 Timoteo 4:7

La importancia de la actividad física ha tenido un realce en las últimas décadas. Es cotidiano ver gente trotando alrededor de las plazas, personas asistiendo al gimnasio y jóvenes preocupados por su salud física. Esto es realmente bueno, mantener un cuerpo en forma nos garantiza una mejor calidad de vida. 

Pero ¿Hay un límite para el ejercicio corporal en la vida de un creyente?

Pues en esta ocasión Pablo le da a Timoteo instrucciones para vivir su fe; Timoteo era joven y como todo joven seguramente tenía el deseo de mantener un cuerpo fuerte, además por aquella época los jóvenes se entrenaban rigurosamente para celebrar competencias olímpicas, no es extraño que el boom de ese tiempo fuera lucir figuras esbeltas.

Sin embargo, Pablo como mentor de Timoteo le orienta en cuanto sus verdaderas prioridades:

“Porque el ejercicio corporal para poco es provechoso, pero la piedad para todo aprovecha, pues tiene promesa de esta vida presente y de la venidera”.  1 Timoteo 4:8

 Cuando leemos este pasaje bíblico encontramos un balance en el que pesa más el ejercicio espiritual que el ejercicio corporal, puedes tener un cuerpo sano y fuerte, pero no ayudará en mucho si tienes un espíritu debilitado. Lo que pablo trata de decir a Timoteo es: “No hagas del Gimnasio tu prioridad” y es lo que nos dice hoy a nosotras.

Muchas veces, engañadas por el espejo y esos kilitos de sobra muchas chicas cristianas corren hacia una dieta, un plan de ejercicios rigurosos y motivadas por una apariencia exterior, olvidan lo más importante, su apariencia interior. Con esto no quiero decir que no te entrenes, hazlo, pero en segundo lugar.

En cambio, ejercítate en la  piedad.

La piedad es una virtud que brota al nosotras experimentar el amor de Dios, esta virtud nos inspira a amar a otros y en consecuencia actuar de buena manera delante de Dios y de las personas a nuestro alrededor. Pero nosotras no estamos capacitadas para actuar de manera piadosa, es por eso que debe ser un ejercicio constante que requiera de nosotras un esfuerzo extra, una fiel constancia y sacrificio completo.

Realiza un entrenamiento diario  de dependencia de Dios

Exponerte a diario a la oración y a las escrituras conlleva una comunicación más fluida con tu creador, la cual te llevará a obrar en consecuencia a su voluntad y obediencia a su palabra. Pero si no te ejercitas en ello, esos músculos espirituales se atrofiarán ocasionando una coalición en todas las demás áreas de tu vida y por más que te esfuerces en ser una joven piadosa, lo que saldrá de ti será una  apariencia de piedad más no una piedad genuina, la que viene como consecuencia  de andar en constante comunión con Dios. 

Realiza un entrenamiento diario  de servicio desinteresado.

Cuando no estás acostumbrada a realizar un ejercicio físico, tu cuerpo lo nota desde el principio. Cuando no te ejercitas en el servicio, tu espíritu se resiente desde el principio, será un entrenamiento difícil poner las necesidades de otros en primer lugar antes que tu bienestar. Pero este es el tipo de entrenamiento al que Dios quiere que te expongas, que realices favores a quien lo precisa, que estés atenta a lo que otros les hace falta y lo suplas de acuerdo a tus capacidades.   

Cuando comienzas a practicar lo que es bueno para tu espíritu, los cambios serán evidentes: un espíritu más sensible, más dispuesto y menos quejumbroso.


Al final de cuentas, nuestro cuerpo se deteriora, en cambio, nuestro espíritu cosechará las bendiciones del entrenamiento de hoy en el reino celestial.   



ACERCA DEL AUTOR  

Angélica Jiménez
Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.



Comentarios

También te recomendamos leer:

Sé Valiente - descarga tus materiales

"Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas". Josué 1:9 A todas nos gustan las historias de valentía y heroísmo porque en ese héroe o heroína vemos algo que nos falta, deseamos parecernos a alguien que es noble o audaz, justo o audaz, y deseamos poder ser así. Muchas, si no todas, hemos experimentado un miedo que nos ha impedido tomar un camino desconocido. Sabemos el tipo de debilidad que puede hacernos rendir o ni siquiera intentarlo. También hemos experimentado una cobardía que nos hace dudar, sentirnos abrumadas y alejarnos de lo que Dios quiere que hagamos. Entonces, cuando leemos o vemos historias de heroísmo y valentía, nos animamos. Cuando observamos a alguien tener coraje en medio del miedo, sin desanimarnos en medio de la adversidad, y resueltos en medio de la debilidad, nos sentimos inspiradas a ser valientes. Pero esta valentía suele durar poco porque la motivación terrenal …

La batalla de toda cristiana

El plan de lectura para nuestro estudio ¡Sé VALIENTE! inicia con los versículos 11 y 12 del capítulo 6 de la primera carta de Pablo a Timoteo, que en mi biblia, y tal vez también en la tuya, tienen como encabezado: ‘’La buena batalla de la fe’’. Me llama la atención que el apóstol enumera cosas de las que debemos huir, y otras que debemos seguir. Lo primero que leemos en el v 11 es:

“Mas tú, oh hombre de Dios, huye de estas cosas”

¿Cuáles son aquellas cosas de las que Timoteo, como hijo de Dios, debía huir? Las podemos encontrar al inicio del capítulo, y son:
➥ Deshonra a las autoridades (vs.1-2) ➥ Lucha de argumentos (vs.4-5) ➥ Doctrinas falsas (v. 4) ➥ Falsos maestros que se aprovechan (vs. 5-9) ➥ Amor al dinero (v. 9)

Todas estas cosas, definitivamente, son un estorbo para poder pelear la buena batalla de la fe.

Continuamos leyendo:
“Persigue la justicia y la vida sujeta a Dios, junto con la fe, el amor, la perseverancia y la mansedumbre.” (v 11 NTV)
¿Dónde podremos encontrar todos esto…

Valiente para hacer el bien

¿Qué es el bien? ¿Qué es ser valiente? Piensa por un momento en alguna persona, héroe o heroína, que te haya impactado. ¿Cómo es su vida? ¿Qué es lo que llama tu atención? 

Los versículos de este estudio nos enseñan tres verdades:

👌 No debo cansarme de hacer el bien, porque Dios me recompensará por ello. (Gálatas 6:9)

👌 Dios nos creó por medio de Jesús para hacer el bien, y lo planeó desde mucho antes; todo lo que sucede en nuestra vida fue predestinado para que así sucediera. (Efesios 2:10)

¿Has escuchado esa canción que dice “...si todo fue creado para ti, yo también…” ?
Fuimos hechas con un diseño divino que trae incluido hacer el bien pero en nuestra condición humana es muy sencillo poner los ojos en nosotras mismas, olvidamos hacer el bien a otros. 
Entonces recordemos: “yo también fui creada para Él”. Fui creada para hacer el bien, incluso a nivel de Jesús que aún estando en la cruz intercede al Padre por nosotros. 

“...perdónalos, porque no saben lo que hacen…”  Lucas 23:34
👌 Dios be…

Sé valiente para enfrentar tus miedos

"Sé valiente." Cuando leí el título de nuestro estudio me puse a pensar sobre las veces que había elegido ser valiente, y las veces que el temor había sido mi elección.
Pienso que no soy la única a quien el miedo ha llevado por rumbos equivocados a cometer tonterías, producto de haberle dejado vencer sobre nuestra fe, sobre la seguridad que Dios nos promete en Su palabra:


"No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia."  Isaías 41:10
Este es uno de los versículos que sin duda ha sido de consuelo y fortaleza a lo largo de generaciones. El Señor comienza exhortando a no temer, y continúa dando razones claras para ello: “No temas porque…
       ➤ Yo estoy contigo"
➤ Yo Soy tu Dios"
➤ Te esfuerzo"
➤ Te ayudaré"
➤ Te sustentaré"

Querida lectora ¿A qué estás temiendo hoy? ¿Tal vez a alguna enfermedad, al desempleo, a no aprobar el examen de ing…