Ir al contenido principal

Sirviendo con Amor


”Y los que tienen amos creyentes, no los tengan en menos por ser hermanos, sino sírvanles mejor, por cuanto son creyentes y amados los que se benefician de su buen servicio…” 1Timoteo 6:2

Una linda amiga de Holanda nos visitó junto a su familia hace unos días, mientras me ayudaba a preparar algunos alimentos, nos pusimos al día, ya que estaban de visita en mi país.  Ella me contaba que estaba trabajando como enfermera solo dos días por semana y que sus jefes eran cristianos, me comentaba cómo Dios le había bendecido con este trabajo en el cual, le permitían tener 3 semanas extras de vacaciones y la posibilidad de haber cambiado sus turnos, de tener horarios fijos durante esos días de la semana.  Ella es esposa, madre y sirviendo al Señor en una organización misionera. Me contagió su gratitud y alabanza al contarme cómo estos jefes habían sido tan amables con ellas al permitirle trabajar a su conveniencia, y cómo Dios les había usado para bendecir su vida y la de su familia.

Entre otras cosas que recuerdo ella me dijo: “cuando les conté que tendría que retirarme del trabajo por los horarios, ellos inmediatamente me dijeron que ellos se acomodaban a los míos, me dijeron: eres una buena enfermera, los clientes te quieren y nosotros no te dejaremos ir.”

Esto responde muy bien al versículo que estamos meditando en el día de hoy, si tus jefes son creyentes y si estás sirviendo con agrado, conscientemente, honestamente y con amor, ten por seguro que te verás beneficiada también, no solo con cosas prácticas sino también por tu hermoso testimonio de vida.

En esta carta pastoral Pablo dirige su atención hacia los esclavos, que formaban parte de esta sociedad donde la esclavitud no era abolida, por lo tanto sigue dando instrucciones de cómo vivir la vida cristiana aun en esta posición social.

Si bien hoy día no vivimos bajo esclavitud, el trabajo secular es una consecuencia de la caída del hombre y tenemos que hacerle frente, entonces si estás trabajando medio tiempo o tiempo completo y si tienes jefes cristianos esta palabra es para ti y si no lo son, también es para ti. El trabajar honradamente, honestamente y transparentemente es parte de nuestra identidad como hijas de Dios, somos santas en toda nuestra manera de vivir, por lo tanto nuestro testimonio debe reflejar la identidad que está en Cristo.

¿Estamos haciendo bien nuestro trabajo a quienes servimos? No lo veamos como un mero trabajo, si lo vemos como un servicio que prestamos nuestra perspectiva de lo que hacemos cambiará totalmente.

Es verdad, y seamos honestas, hay veces en que sacamos la vuelta, somos impuntuales y no terminamos el trabajo, con este tipo de prácticas no estamos sirviendo ni con amor, ni gratitud ni responsabilidad ni menos reflejando la vida de Cristo, a quienes Dios ha usado para bendecir nuestras vidas. Es por ello que la Palabra de Dios hoy nos llama a no blasfemar el nombre de Dios y sus principios, (1Timoteo 6:1) no es nada grato oír decir de una persona cristiana  verdades acerca de su mal desempeño, no estamos honrando a Dios con nuestra conducta.


Esto me habla que no debo mirar el trabajo como un medio solo para obtener una ganancia, sino de la oportunidad que Dios me da de servir y hacerlo bien y mejor para él en primer lugar y por una consecuencia natural nos veremos beneficiadas en muchos aspectos por nuestros jefes o superiores, porque cuando servimos con amor otros pueden percibirlo, apreciarlo y aún si no lo hacen, ¡el Señor es Fiel! Traigamos honra y gloria a Dios en nuestro lugar de trabajo. 


En Su Gracia…



ACERCA DEL AUTOR


Elba Castañeda
Esposa y madre de tres jóvenes energéticos, sirve al Señor junto a su esposo como pastores desde hace 16 años. Egresada del Instituto Bíblico de las Asambleas de Dios en Valparaíso-Chile. Divide su tiempo entre las actividades de casa y la iglesia. Se destaca como una mujer con un espíritu joven. Puedes encontrar más de sus escritos en El Gozo de ser Mujer

Comentarios

También te recomendamos leer:

Amor fiel (Oseas) - Descarga tus materiales

No habían permanecido fieles a Dios, sino que Él permaneció fiel a ellos.

El libro de Oseas fue escrito para mostrarle al pueblo de Israel el amor fiel de Dios. Israel se había rebelado contra Dios una y otra vez. Los reyes de Israel habían extraviado al pueblo, seguían a los dioses falsos y profanaban el templo de Dios. La gente había olvidado quiénes eran y de quién eran. Israel se había apartado de Dios, de Aquel que los había elegido, los había protegido, los había provisto y los había bendecido. Se habían prostituido con otros dioses y otras naciones. Sus corazones adúlteros e idólatras los habían alejado de Dios.

Oseas era solo un hombre.

Fue un profeta en Israel con un llamamiento único de Dios. Le pidieron que se casara con una prostituta y permaneciera fiel y leal a ella. Oseas se casó con Gomer, que le fue infiel. Sin embargo, una y otra vez, Oseas redime a Gomer y la devuelve a sí misma.

Dios le dio a Oseas un llamado específico y un mensaje específico para el pueblo de Is…

Un llamado inusual

El reto de este 2019 es memorizar porciones bíblicas, y comencé con 2 Timoteo capítulo 2, he estado repitiendo y repitiendo en cada porción de tiempo libre, pero hoy me detengo aquí: “…Si fuéremos infieles, él permanece fiel. Él no puede negarse a sí mismo…”.  En realidad, el Señor me ha retenido aquí poniendo una señal de PARE en mi camino para comprender cuál es el profundo significado de nuestra infidelidad a la luz de Su fidelidad; creo francamente que también es lo que quiere hacer con cada una de nosotras. Así que abramos nuestras Biblias en el pequeño libro de Oseas para desplegar el abanico infinito de la Fidelidad de Dios. 

Pero antes, analicemos el contexto en el que Oseas se encuentra: 
1 Reyes 12 nos narra la división de las doce tribus de Israel en dos: 
Israel, también conocido con los nombres de Reino del Norte, Jacob y Efraín (este último, usado en el libro de Oseas), formado por diez tribus.  
Judá, también llamado Reino del Sur, conformado por las tribus de Judá, Benjamí…

Valiente en medio de la tentación

Tenía yo apenas trece años, y mi mamá me decía: “Anto, aprende a decir que no.”  Crecí, y a los dieciocho años mi mamá seguía diciéndome: “Anto aprende a decir que no.”
Hoy estoy a menos de sesenta días de casarme y ¡cuánto me ayudó cada palabra de mi madre, cada advertencia de decir que no!  

A lo largo de estos pocos años que el Señor me permitió vivir, me di cuenta de lo  difícil que es decir que no a ……………. (puedes agregar la frase que te venga en mente, aquello a lo que siempre dices que sí y cedes) ¡Cuán débiles somos! 

 🔼 Eva, cuando fue tentada a tomar del fruto prohibido, ¿pudo decir que no? 
 🔼 David, cuando vio a Betsabé y la deseó, ¿pudo decir que no?
 🔼 Sansón, ante la insistencia de Dalila, ¿pudo decir que no?

La respuesta es NO. Cedieron a la tentación y cayeron. Pero todos ellos, luego del quebranto y arrepentimiento, fueron restaurados. ¡Cuánto placer, alivio y gratitud llegó después de haber experimentado la gracia del perdón de Su Salvador!

A lo largo de toda la histori…

P.S. Te amo

Algo característico de las chicas, y me atrevería a decir, de todas las edades,  es que somos muy sensibles y emocionales, por lo que nos apasionamos con  las historias de amor ¿cierto? 

Puede que en estos momentos estés viviendo una de ellas, o quizá vivas de cerca la de alguien más, o la estés encontrando en la lectura de algún libro. 

Las historias de Amor involucran a dos personas que están unidas a través de un mismo sentimiento y emociones del uno hacia el otro.  Esperamos siempre que concluyan en esa frase tan trillada …. Y fueron felices para siempre.

Lo que ya no parece tan bonito, sino por el contrario lastima y duele, es la aparición de La Infidelidad dentro de una relación.

Durante la primer semana de este estudio de Oseas nos fuimos familiarizando con sus personajes, algunos de los cuales ya pintan como villanos, como es el caso de Gomer, una mujer infiel.

Quisiéramos entender el porqué de su actitud, y seguramente la juzgamos y somos duras en la sentencia, sin tener en cuenta…