Ir al contenido principal

Sirviendo con Amor


”Y los que tienen amos creyentes, no los tengan en menos por ser hermanos, sino sírvanles mejor, por cuanto son creyentes y amados los que se benefician de su buen servicio…” 1Timoteo 6:2

Una linda amiga de Holanda nos visitó junto a su familia hace unos días, mientras me ayudaba a preparar algunos alimentos, nos pusimos al día, ya que estaban de visita en mi país.  Ella me contaba que estaba trabajando como enfermera solo dos días por semana y que sus jefes eran cristianos, me comentaba cómo Dios le había bendecido con este trabajo en el cual, le permitían tener 3 semanas extras de vacaciones y la posibilidad de haber cambiado sus turnos, de tener horarios fijos durante esos días de la semana.  Ella es esposa, madre y sirviendo al Señor en una organización misionera. Me contagió su gratitud y alabanza al contarme cómo estos jefes habían sido tan amables con ellas al permitirle trabajar a su conveniencia, y cómo Dios les había usado para bendecir su vida y la de su familia.

Entre otras cosas que recuerdo ella me dijo: “cuando les conté que tendría que retirarme del trabajo por los horarios, ellos inmediatamente me dijeron que ellos se acomodaban a los míos, me dijeron: eres una buena enfermera, los clientes te quieren y nosotros no te dejaremos ir.”

Esto responde muy bien al versículo que estamos meditando en el día de hoy, si tus jefes son creyentes y si estás sirviendo con agrado, conscientemente, honestamente y con amor, ten por seguro que te verás beneficiada también, no solo con cosas prácticas sino también por tu hermoso testimonio de vida.

En esta carta pastoral Pablo dirige su atención hacia los esclavos, que formaban parte de esta sociedad donde la esclavitud no era abolida, por lo tanto sigue dando instrucciones de cómo vivir la vida cristiana aun en esta posición social.

Si bien hoy día no vivimos bajo esclavitud, el trabajo secular es una consecuencia de la caída del hombre y tenemos que hacerle frente, entonces si estás trabajando medio tiempo o tiempo completo y si tienes jefes cristianos esta palabra es para ti y si no lo son, también es para ti. El trabajar honradamente, honestamente y transparentemente es parte de nuestra identidad como hijas de Dios, somos santas en toda nuestra manera de vivir, por lo tanto nuestro testimonio debe reflejar la identidad que está en Cristo.

¿Estamos haciendo bien nuestro trabajo a quienes servimos? No lo veamos como un mero trabajo, si lo vemos como un servicio que prestamos nuestra perspectiva de lo que hacemos cambiará totalmente.

Es verdad, y seamos honestas, hay veces en que sacamos la vuelta, somos impuntuales y no terminamos el trabajo, con este tipo de prácticas no estamos sirviendo ni con amor, ni gratitud ni responsabilidad ni menos reflejando la vida de Cristo, a quienes Dios ha usado para bendecir nuestras vidas. Es por ello que la Palabra de Dios hoy nos llama a no blasfemar el nombre de Dios y sus principios, (1Timoteo 6:1) no es nada grato oír decir de una persona cristiana  verdades acerca de su mal desempeño, no estamos honrando a Dios con nuestra conducta.


Esto me habla que no debo mirar el trabajo como un medio solo para obtener una ganancia, sino de la oportunidad que Dios me da de servir y hacerlo bien y mejor para él en primer lugar y por una consecuencia natural nos veremos beneficiadas en muchos aspectos por nuestros jefes o superiores, porque cuando servimos con amor otros pueden percibirlo, apreciarlo y aún si no lo hacen, ¡el Señor es Fiel! Traigamos honra y gloria a Dios en nuestro lugar de trabajo. 


En Su Gracia…



ACERCA DEL AUTOR


Elba Castañeda
Esposa y madre de tres jóvenes energéticos, sirve al Señor junto a su esposo como pastores desde hace 16 años. Egresada del Instituto Bíblico de las Asambleas de Dios en Valparaíso-Chile. Divide su tiempo entre las actividades de casa y la iglesia. Se destaca como una mujer con un espíritu joven. Puedes encontrar más de sus escritos en El Gozo de ser Mujer

Comentarios

También te recomendamos leer:

Hablar o callar

Hace unos días leí una frase que decía: “dile a las personas lo hermoso que ves en ellas. No para que te amen, sino para que se amen”. ¿Crees que es importante escuchar que alguien te recuerde lo bella que eres, que alguien te diga, eres valiente, inteligente, “tu puedes hacerlo”, etc.? A mí me anima mucho escucharlo y decirlo también. Pero aun para hablar de lo hermoso que vemos en los demás, tenemos que ser muy sabias y que nuestras palabras sean realmente sinceras de lo contrario se convertirían en mentiras hipócritas. ¡Querida! La verdad es que no siempre hablamos palabras alentadoras a los demás, muchas veces utilizamos nuestra lengua para ridiculizar, subestimar o difamar a otra persona.
Más yo os digo que de toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio. Porque por tus palabras serás justificado, y por tus palabras serás condenado. Mateo 12:36-37
La palabra que más llamó mi atención en los pasajes leídos fue la palabra “ociosa” así que me puse…

¿Piensas tú y Dios lo mismo acerca de ti?

Las palabras que te dices a ti misma son de mucha importancia, porque esas palabras que se repiten en tu interior crean un concepto que muchas veces no te identifica.
Pensar adecuadamente de ti misma es de suma importancia, porque ayuda a valorarte, amarte y no cree filosofías de este mundo que dicen mentiras sobre la mujer. Pensar correctamente de quien eres, la importancia y el valor que posees es de suma importancia para relacionarte correctamente con quienes te rodean, para crear lazos emocionales sanos y poder avanzar en esta vida sin ser herida o lastimada, sin ser pasada a llevar.
La única manera de tener un concepto correcto de sobre quien eres es buscando a Dios, poniéndolo en el centro de tu vida y creyendo lo que dice la Persona que te creó sobre ti. Porque Dios tiene un concepto hermoso de quien eres y quiere que saques de tu mente todas aquellas palabras negativas que crees de ti.
Las palabras que se repiten en tu cabeza sobre “no poder” "no ser capaz” y “no tener…

Tus palabras importan

“Hay [Jovencitas] cuyas palabras son como golpes de espada; más la lengua de los sabios es medicina”. Proverbios 12:18
Nos encantan las reuniones de chicas, las pijamadas, asistir a las fiestas de 15 años de nuestras amigas y un sin número de reuniones grupales en las que podemos compartir cuchicheos de lo que se nos atraviese por la cabeza para terminar reventadas de risa, o muertas de asombro.
A menudo pensamos que las palabras van y vienen como cualquier hoja en otoño, o como la ropa que nos cambiamos a diario o, como la punta que le sacamos constantemente al lápiz. Las descomponemos en gramática, las combinamos en la clase de lengua y también las utilizamos para rellenar nuestro día con tal de que no sea tan vacío. Pero las palabras no pueden ser tratadas como las hojas de otoño, ni como la ropa que mandas a la lavadora y mucho menos puedes desecharlas sin importancia como la basurita del lápiz. ¿Soñaste alguna vez con tener un súper poder?Pues las palabras son poderosas. Cada vez q…

Buenas Palabras

¿Sabías que las mujeres hablamos 27.000 palabras a día mientras que los hombres 10000? ¡Lo sé! Hablamos demasiado, sino que lo diga mi esposo. ¿Te pasa que te piden que te calles? Pero realmente me pregunto ¿Cuáles de esas 27 mil palabras que hablamos son correctas, a tiempo? ¿Cuándo entendemos que debemos callarnos? Por palabras hay miles de millones de palabras, hay palabras de oración, gratitud y alabanza; hay palabras de animo; palabras suaves; palabras que incitan el odio y el enojo; etc.
Hablemos de las palabras que expresan oración. Cuando buscamos en la Biblia podemos aprender de Abraham que nunca dejó de confiar en Dios y lo expresó en cada una de sus oraciones. Podemos ver a Isaac que oró por Rebeca. Podemos ver a Ezequías que clama a Dios en oración por su vida. Podemos ver a Jesús orando antes de tomar todas las decisiones de su vida. Podemos ver a Pedro orando por milagros. ¿Ves lo que está pasando aquí? Nuestras oraciones también cuentan más de lo que piensas, podemos …