Ir al contenido principal

Sirviendo con Amor


”Y los que tienen amos creyentes, no los tengan en menos por ser hermanos, sino sírvanles mejor, por cuanto son creyentes y amados los que se benefician de su buen servicio…” 1Timoteo 6:2

Una linda amiga de Holanda nos visitó junto a su familia hace unos días, mientras me ayudaba a preparar algunos alimentos, nos pusimos al día, ya que estaban de visita en mi país.  Ella me contaba que estaba trabajando como enfermera solo dos días por semana y que sus jefes eran cristianos, me comentaba cómo Dios le había bendecido con este trabajo en el cual, le permitían tener 3 semanas extras de vacaciones y la posibilidad de haber cambiado sus turnos, de tener horarios fijos durante esos días de la semana.  Ella es esposa, madre y sirviendo al Señor en una organización misionera. Me contagió su gratitud y alabanza al contarme cómo estos jefes habían sido tan amables con ellas al permitirle trabajar a su conveniencia, y cómo Dios les había usado para bendecir su vida y la de su familia.

Entre otras cosas que recuerdo ella me dijo: “cuando les conté que tendría que retirarme del trabajo por los horarios, ellos inmediatamente me dijeron que ellos se acomodaban a los míos, me dijeron: eres una buena enfermera, los clientes te quieren y nosotros no te dejaremos ir.”

Esto responde muy bien al versículo que estamos meditando en el día de hoy, si tus jefes son creyentes y si estás sirviendo con agrado, conscientemente, honestamente y con amor, ten por seguro que te verás beneficiada también, no solo con cosas prácticas sino también por tu hermoso testimonio de vida.

En esta carta pastoral Pablo dirige su atención hacia los esclavos, que formaban parte de esta sociedad donde la esclavitud no era abolida, por lo tanto sigue dando instrucciones de cómo vivir la vida cristiana aun en esta posición social.

Si bien hoy día no vivimos bajo esclavitud, el trabajo secular es una consecuencia de la caída del hombre y tenemos que hacerle frente, entonces si estás trabajando medio tiempo o tiempo completo y si tienes jefes cristianos esta palabra es para ti y si no lo son, también es para ti. El trabajar honradamente, honestamente y transparentemente es parte de nuestra identidad como hijas de Dios, somos santas en toda nuestra manera de vivir, por lo tanto nuestro testimonio debe reflejar la identidad que está en Cristo.

¿Estamos haciendo bien nuestro trabajo a quienes servimos? No lo veamos como un mero trabajo, si lo vemos como un servicio que prestamos nuestra perspectiva de lo que hacemos cambiará totalmente.

Es verdad, y seamos honestas, hay veces en que sacamos la vuelta, somos impuntuales y no terminamos el trabajo, con este tipo de prácticas no estamos sirviendo ni con amor, ni gratitud ni responsabilidad ni menos reflejando la vida de Cristo, a quienes Dios ha usado para bendecir nuestras vidas. Es por ello que la Palabra de Dios hoy nos llama a no blasfemar el nombre de Dios y sus principios, (1Timoteo 6:1) no es nada grato oír decir de una persona cristiana  verdades acerca de su mal desempeño, no estamos honrando a Dios con nuestra conducta.


Esto me habla que no debo mirar el trabajo como un medio solo para obtener una ganancia, sino de la oportunidad que Dios me da de servir y hacerlo bien y mejor para él en primer lugar y por una consecuencia natural nos veremos beneficiadas en muchos aspectos por nuestros jefes o superiores, porque cuando servimos con amor otros pueden percibirlo, apreciarlo y aún si no lo hacen, ¡el Señor es Fiel! Traigamos honra y gloria a Dios en nuestro lugar de trabajo. 


En Su Gracia…



ACERCA DEL AUTOR


Elba Castañeda
Esposa y madre de tres jóvenes energéticos, sirve al Señor junto a su esposo como pastores desde hace 16 años. Egresada del Instituto Bíblico de las Asambleas de Dios en Valparaíso-Chile. Divide su tiempo entre las actividades de casa y la iglesia. Se destaca como una mujer con un espíritu joven. Puedes encontrar más de sus escritos en El Gozo de ser Mujer

Comentarios

También te recomendamos leer:

Denuncia contra la corrupción

“Tú que te dices casa de Jacob. ¿Se ha acortado el Espíritu de Jehová? ¿Son estas sus obras? ¿No hacen mis palabras bien al que camina rectamente?” Miqueas 2:7
Recientemente me encontré con una clasificación estadística del 2018 sobre los países más corruptos en América latina*, es lamentable que la mayoría de los países en que vivimos tengan altos índices de corrupción debido a la incapacidad de los gobiernos en identificar y satisfacer las necesidades de la población. Existe una marcada falta de compromiso para encarar con osadía la lucha contra este mal. Pero nuestro contexto crítico del siglo XXI no dista mucho de la realidad de Miqueas en el año 750 a.C aproximadamente.
El discurso profético de Miqueas oriundo del pueblo de Moreset en Judá (Reino del sur) se extendió durante los reinados de Jotam (750 – 735) quien aunque hizo lo recto ante los ojos de Jehová, no quitó de Judá los lugares de sacrificio y adoración a los ídolos (2 Crónicas 27:1-9). Acaz (735 – 715) un rey perverso…

la pureza sexual comienza en la mente

Cuando hablamos de pureza es necesario evaluar nuestras relaciones, debemos hacer un autoexamen y observar qué relaciones nos favorecen y cuáles nos perjudican.
La Biblia nos dice en primera de Corintios 15:33 que:
“las malas conversaciones corrompen las buenas costumbres.”
Y para tener pureza debemos poner atención a las conversaciones que estamos teniendo con nuestras amigas, con nuestros compañeros, con conocidos y desconocidos, con mayor atención debemos revisar qué hablamos con nuestro novio o con el chico que nos gusta.
Hay veces que llevamos las conversaciones con nuestras amigas a un grado que no es digno de una hija de Dios, y esas pláticas terminan despertando deseos que pudiéramos haber evitado con sólo cerrar nuestra boca a tiempo.
Nuestras conversaciones nos impulsan a deseos que no podemos dominar. Es normal que cuando te juntas con amigas que hablan de Dios y Le aman, te sientas más espiritual, con paz en tu corazón y te den ganas de buscar más de Dios. Pero si con …

Amar Sin Corresponder

En estas semanas estudiando Oseas, nos hemos podido ver frente al espejo, frente a un espejo donde hemos podido ver cada imperfección que tenemos, han sido semanas donde hemos podido ver el amor doliente de un Dios todopoderoso que esta amando sin ser amado.
Es tan cruel amar sin ser correspondido y es cruel amar, también, cuando te son infiel. Así hemos podido ver a Dios, amando pese a que la otra persona no responda de la misma manera y aun así, Dios le pide a Israel que se arrepienta, que Él está dispuesto a perdonar y restaurar.
De la misma manera como Dios le pedía a Israel que le buscara, así nos pide a nosotras que le búsquenos, nos recuerda que en Él nuestro pecado queda olvidado si nos acercamos con un corazón arrepentido.
“Acerca de a Dios, y él se acercará a vosotros. Pecadores, limpiad las manos; Y vosotros los de doble ánimo, purificad vuestros corazones.” Santiago 4:8
Si en estos momentos, al verte en el espejo de la Palabra de Dios te estas dando cuenta que has actuado …

El amor de Dios

Quien sea sabio, que entienda estas cosas; Quienquiera que esté discerniendo, que los conozca; porque los caminos del Señor son rectos, y los rectos anden en ellos, pero los transgresores tropiezan en ellos. - Oseas 14: 9
Quiero ser una mujer sabia. Y sé que la única manera de ser sabio es a través de conocer y vivir la Palabra de Dios todos los días.

Tenemos que ser sabios y humildes para ver y aceptar nuestros pecados. Y tenemos que ser sabios y humildes para que la Palabra de Dios cambie nuestras vidas desde adentro hacia afuera. ¡El libro de Oseas nos brinda una gran oportunidad para arrepentirnos de cualquier pecado oculto que pueda haber en nuestros corazones y comenzar a vivir una vida piadosa que agrada a Dios a partir de hoy!

"La insensatez de Dios es más sabia que los hombres, y la debilidad de Dios es más fuerte que los hombres" (1 Corintios 1:25).

Este versículo cambió mi vida para siempre cuando me di cuenta de que era sabia en mi propio entendimiento, que era sabia…