Ir al contenido principal

Tu segunda casa



“Esto te escribo, aunque tengo la esperanza de ir pronto a verte, para que si tardo, sepas como conducirte en la casa de Dios, que es la iglesia del Dios viviente, columna y baluarte de la verdad”. 1Timoteo 3:14-15

Quisiera hacerte una pregunta: si estás viviendo con tus padres ¿en tu casa hay reglas, instrucciones de cómo llevar tu vida? Creo que la respuesta debiera ser por lo menos de casi todas, ¡sí! Bueno es obvio para llevar un orden o por lo menos eso esperamos los padres, que nuestros hijos sean ordenados y disciplinados, con principios y valores cristianos…o sería un caos ¿verdad?

La iglesia pasa a ser nuestro segundo hogar o casa, algunos dicen que es el colegio, pero no en todos te enseñan valores y principios cristianos, solo en la iglesia y dirigir una o liderar una no es nada de fácil. Por lo tanto si has leído durante estos días acerca de las instrucciones que Pablo da a Timoteo a fin de edificar una iglesia sana y ordenada también, te habrás dado cuenta que son muy necesarias para ser esa iglesia del Dios viviente, columna y baluarte de la verdad.  Y la clave está en:

“para que sepas como conducirte en la casa de Dios”

¿Crees que estas instrucciones son solo para los obispos, diáconos y Timoteo solamente? Si bien son instrucciones valiosas para este joven líder, sin duda lo son para nosotras porque somos

Iglesia, tú y yo formamos parte de una iglesia local también

Como nos conducimos en nuestros hogares debemos conducirnos en nuestras iglesias, debemos ser transparentes y honestas. Recuerdas lo que Jesús oró cuando estuvo a solas con sus discípulos….él oro por esta naciente iglesia que a través de la propagación del evangelio se extendería hasta nosotras, el mundo entero…El oró:

“Para que sean uno” como nosotros “(Juan 17:11 y 21)

“Para que el mundo crea” (Juan 17:21)

La unidad y la credibilidad hoy están en juego, si no practicamos los principios de Dios al interior de nuestros hogares, llevaremos las malas prácticas a la iglesia.  Necesitamos ser una columna y baluarte de la verdad, para que el mundo crea que hay un Salvador, un Cristo que dio su vida por esta humanidad.

Nuestro testimonio como casa de Dios, y como miembros de este cuerpo llamado iglesia debe estar a la altura de Aquel que nos creo. ¿Sabes cómo conducirte en tu hogar? Si lo sabes y lo practicas lo harás junto a los demás miembros de este cuerpo también.  El Señor nos ayude día tras día a ser  luz en todo lugar. 


En Su Gracia...


ACERCA DEL AUTOR


Elba Castañeda

Esposa y madre de tres jóvenes energéticos, sirve al Señor junto a su esposo como pastores desde hace 16 años. Egresada del Instituto Bíblico de las Asambleas de Dios en Valparaíso-Chile. Divide su tiempo entre las actividades de casa y la iglesia. Se destaca como una mujer con un espíritu joven. Puedes encontrar más de sus escritos en El Gozo de ser Mujer

Comentarios

También te recomendamos leer:

Con amor eterno te he amado

“Incluso antes de haber hecho el mundo, Dios nos amó y nos eligió en Cristo para que seamos santos e intachables a sus ojos” Efesios 1:4 (NTV)

Dios nos conoce desde antes de haber creado este mundo. Dios, mi querida amiga, nos amó mucho antes de que nosotras existiéramos.

A menudo trabajamos para ganarnos el amor de nuestras amigas. En ocasiones, también el de nuestros familiares, y si pensamos en el amor romántico, esperamos lograr que ese chico que nos gusta nos mire, para comenzar a ganarnos su amor. Si pensamos que así también debemos ganarnos el amor de Dios, es que nuestra mente no alcanza a comprender el verdadero amor, y esto sucede porque nuestro concepto de amor está totalmente distorsionado por el pecado.

Conocimos el amor cuando alguien nos lo manifestó primero. Cuando éramos pequeñas, nuestros padres nos cuidaban, nos protegían y demostraban su amor hacia nosotras cuando nos cargaban, abrazaban, consolaban e incluso cuando nos llenaban de besos y caricias.

Alguien nos most…

Renuncio a mí

A todos nos ha pasado que cuando somos niños nos preguntaron que queríamos ser cuando fuéramos grandes y pues nuestras respuestas eran maestra, bombero, policía o en mi caso diseñadora de modas; cuando llega el día en que debemos decidir nuestro futuro evaluamos muchos factores, como el empleo, los costos de la carrera, los años, si te gusta realmente, entre muchos más, pero nunca nos preguntamos si la carrera que llevaremos y será el resto de nuestra vida será una carrera que le sirva a Dios.
En Hechos 20 versículo 24 Pablo dice “Pero mi vida no vale nada para mí a menos que la use para terminar la tarea que me asignó el Señor Jesús…” Meditando en esté versículo recordaba como Pablo renuncio a muchas cosas en su vida por servirle a Jesús, por ser usado para llevar el evangelio y aunque muchas veces no fue bien recibido, como el mismo lo dice prefería morir a causa de Jesús.
A pesar de que se encontraba con pruebas, Pablo nunca dejo ese llamado del Espíritu Santo, siempre cumplía y ent…

Viviendo una Fe inquebrantable

Estoy viendo una serie de televisión titulada “David, nace un Héroe”. No es casualidad puesto que empezó antes que este devocional, es una producción brasilera excelente. Ha sido sorprendente  ver en escena el momento en que David se enfrenta con el gigante Goliat, pero más sorprendente ha sido cómo este joven, sin la estatura de un guerrero de tomo y lomo, se presenta ante Saúl con una confianza tan determinante que convence al propio rey de que él es la persona que va a enfrentar al enemigo. Pero espera, esto no es todo. Lo que impacta mi corazón, es que David, siendo un pastor de ovejas, sin el entrenamiento de un hombre de guerra, sin tener la experiencia de haber estado en un campo de batalla, se enfrenta, se para ante el gigante y con una Fe Inquebrantable, lo desafía sin más ni menos, mostrando una confianza tremenda en el Dios de Israel, leamos: Tú vienes a mí con espada, lanza y jabalina, pero yo vengo a ti en el nombre del SEÑOR de los ejércitos, el Dios de los escuadrones d…

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…