Ir al contenido principal

Apoyarte sobre otras no es la mejor opción


“Pero el Señor estuvo a mi lado, y me dio fuerzas…”. 2 Timoteo 4:17

¿Ha traicionado alguien tu lealtad? ¿Te has sentido sola en el camino?

Mientras escribo estas líneas sólo tengo presente en mi mente una querida amiga,  entre lágrimas y sollozos relataba cómo había sido abandonada por quien ella consideraba un gran apoyo, mientras sufría su tristeza, deseaba profundamente el consuelo y la compañía de sus amigos cercanos.  
  
Pablo comienza su antepenúltimo párrafo en la segunda carta a Timoteo con noticias lamentables: “Procura venir pronto a verme, porque Demas me ha desamparado, amando este mundo…”.

A través del recuerdo de aquella amiga, puedo sentir el latir de Pablo, dolido por la herida que Demas causó en su espíritu; dio la espalda a Pablo, sus colaboradores, toda la iglesia,  pero primordialmente al evangelio de Jesucristo y abrazó una vida contraria en todo sentido.

Son muchos los que siguen el ejemplo de Demas,  y quienes seguimos caminando en Cristo hallamos una gran desilusión en nuestro interior. ¿Te ha pasado?  

Solas en el campo de batalla, deberíamos estar avanzando un poco más pero nuestros compañeros de  vigilia, nuestras hermanas espirituales, nuestros líderes ya no están, y nos encontramos como Pablo extrañando la compañía de alguien más: “Timoteo añoro tu presencia aquí conmigo, ven pronto a verme”.  
  
La hermandad en Cristo es permitida por Dios para experimentar en ella consuelo, pero en última instancia el autor de la Consolación es Dios mismo en la persona del Espíritu Santo.

Aunque sólo Lucas estaba con Pablo en ese momento, sobrellevando entre los dos la pérdida de Demas y fuera de eso soportando los males causados por Alejandro el calderero, Pablo nunca atribuyó su consuelo a Timoteo su amado hijo en la fe, o a Lucas, su único compañero.

En momentos de soledad somos propensas para apoyarnos en otras personas, nos depositamos sobre ellos esperando que ellos sepan cómo consolarnos y ponto caemos en el error de esperar recibir lo que ellos mismos no pueden darnos. 

Para que lo entiendas mejor, apoyarnos sobre alguien que nos ofrece su ayuda es como naufragar en alta mar sin un bote a la mano, desesperadas de ahogarnos comenzamos a chapotear y justo en plena angustia vemos a alguien cercano, nos abalanzamos sobre aquella persona tratando de buscar apoyo para levantar la cabeza y tomar una bocanada de aire, pero en la presión del intento la sumergimos y ahogamos sin darnos cuenta. 
  
Si Pablo se hubiera apoyado por completo en Lucas, lo único que hubiera logrado sería agotar los ánimos de su colaborador hasta que éste se hubiera asfixiado por el estado demandante de Pablo.  

Entiende que al apoyarte en otras personas exigiendo de ellas consuelo constante cuando pasas por un momento de desilusión, lo único que logras es exprimir las fuerzas de esa amiga en quien te apoyas, pronto tu amistad se secará por tu necesidad de satisfacción. Apoyarte sobre otras no es la mejor opción para salir a flote. 

Así como el apóstol, nosotras debemos procurar apoyarnos solamente en el Señor confiando que Él está a nuestro lado proveyendo fuerzas necesarias. Su consuelo es inagotable, lo maravilloso de apoyarnos en Él es que Él nunca se cansará de nosotras.

 Él sin dudas pondrá en tu camino buzos espirituales de rescate para que a través de ellos experimentes alivio. ¡Aprovéchalo! Pero recuerda que Jesucristo mismo es la fuente de consuelo, puedes ir a su presencia y tomar de Él todo lo que necesites.


Cristo no se reserva sino que a sí mismo se da, todas las veces que lo necesites.



ACERCA DEL AUTOR  

Angélica Jiménez
Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.

Comentarios

También te recomendamos leer:

Denuncia contra la corrupción

“Tú que te dices casa de Jacob. ¿Se ha acortado el Espíritu de Jehová? ¿Son estas sus obras? ¿No hacen mis palabras bien al que camina rectamente?” Miqueas 2:7
Recientemente me encontré con una clasificación estadística del 2018 sobre los países más corruptos en América latina*, es lamentable que la mayoría de los países en que vivimos tengan altos índices de corrupción debido a la incapacidad de los gobiernos en identificar y satisfacer las necesidades de la población. Existe una marcada falta de compromiso para encarar con osadía la lucha contra este mal. Pero nuestro contexto crítico del siglo XXI no dista mucho de la realidad de Miqueas en el año 750 a.C aproximadamente.
El discurso profético de Miqueas oriundo del pueblo de Moreset en Judá (Reino del sur) se extendió durante los reinados de Jotam (750 – 735) quien aunque hizo lo recto ante los ojos de Jehová, no quitó de Judá los lugares de sacrificio y adoración a los ídolos (2 Crónicas 27:1-9). Acaz (735 – 715) un rey perverso…

la pureza sexual comienza en la mente

Cuando hablamos de pureza es necesario evaluar nuestras relaciones, debemos hacer un autoexamen y observar qué relaciones nos favorecen y cuáles nos perjudican.
La Biblia nos dice en primera de Corintios 15:33 que:
“las malas conversaciones corrompen las buenas costumbres.”
Y para tener pureza debemos poner atención a las conversaciones que estamos teniendo con nuestras amigas, con nuestros compañeros, con conocidos y desconocidos, con mayor atención debemos revisar qué hablamos con nuestro novio o con el chico que nos gusta.
Hay veces que llevamos las conversaciones con nuestras amigas a un grado que no es digno de una hija de Dios, y esas pláticas terminan despertando deseos que pudiéramos haber evitado con sólo cerrar nuestra boca a tiempo.
Nuestras conversaciones nos impulsan a deseos que no podemos dominar. Es normal que cuando te juntas con amigas que hablan de Dios y Le aman, te sientas más espiritual, con paz en tu corazón y te den ganas de buscar más de Dios. Pero si con …

Amar Sin Corresponder

En estas semanas estudiando Oseas, nos hemos podido ver frente al espejo, frente a un espejo donde hemos podido ver cada imperfección que tenemos, han sido semanas donde hemos podido ver el amor doliente de un Dios todopoderoso que esta amando sin ser amado.
Es tan cruel amar sin ser correspondido y es cruel amar, también, cuando te son infiel. Así hemos podido ver a Dios, amando pese a que la otra persona no responda de la misma manera y aun así, Dios le pide a Israel que se arrepienta, que Él está dispuesto a perdonar y restaurar.
De la misma manera como Dios le pedía a Israel que le buscara, así nos pide a nosotras que le búsquenos, nos recuerda que en Él nuestro pecado queda olvidado si nos acercamos con un corazón arrepentido.
“Acerca de a Dios, y él se acercará a vosotros. Pecadores, limpiad las manos; Y vosotros los de doble ánimo, purificad vuestros corazones.” Santiago 4:8
Si en estos momentos, al verte en el espejo de la Palabra de Dios te estas dando cuenta que has actuado …

El amor de Dios

Quien sea sabio, que entienda estas cosas; Quienquiera que esté discerniendo, que los conozca; porque los caminos del Señor son rectos, y los rectos anden en ellos, pero los transgresores tropiezan en ellos. - Oseas 14: 9
Quiero ser una mujer sabia. Y sé que la única manera de ser sabio es a través de conocer y vivir la Palabra de Dios todos los días.

Tenemos que ser sabios y humildes para ver y aceptar nuestros pecados. Y tenemos que ser sabios y humildes para que la Palabra de Dios cambie nuestras vidas desde adentro hacia afuera. ¡El libro de Oseas nos brinda una gran oportunidad para arrepentirnos de cualquier pecado oculto que pueda haber en nuestros corazones y comenzar a vivir una vida piadosa que agrada a Dios a partir de hoy!

"La insensatez de Dios es más sabia que los hombres, y la debilidad de Dios es más fuerte que los hombres" (1 Corintios 1:25).

Este versículo cambió mi vida para siempre cuando me di cuenta de que era sabia en mi propio entendimiento, que era sabia…