Ir al contenido principal

Apoyarte sobre otras no es la mejor opción


“Pero el Señor estuvo a mi lado, y me dio fuerzas…”. 2 Timoteo 4:17

¿Ha traicionado alguien tu lealtad? ¿Te has sentido sola en el camino?

Mientras escribo estas líneas sólo tengo presente en mi mente una querida amiga,  entre lágrimas y sollozos relataba cómo había sido abandonada por quien ella consideraba un gran apoyo, mientras sufría su tristeza, deseaba profundamente el consuelo y la compañía de sus amigos cercanos.  
  
Pablo comienza su antepenúltimo párrafo en la segunda carta a Timoteo con noticias lamentables: “Procura venir pronto a verme, porque Demas me ha desamparado, amando este mundo…”.

A través del recuerdo de aquella amiga, puedo sentir el latir de Pablo, dolido por la herida que Demas causó en su espíritu; dio la espalda a Pablo, sus colaboradores, toda la iglesia,  pero primordialmente al evangelio de Jesucristo y abrazó una vida contraria en todo sentido.

Son muchos los que siguen el ejemplo de Demas,  y quienes seguimos caminando en Cristo hallamos una gran desilusión en nuestro interior. ¿Te ha pasado?  

Solas en el campo de batalla, deberíamos estar avanzando un poco más pero nuestros compañeros de  vigilia, nuestras hermanas espirituales, nuestros líderes ya no están, y nos encontramos como Pablo extrañando la compañía de alguien más: “Timoteo añoro tu presencia aquí conmigo, ven pronto a verme”.  
  
La hermandad en Cristo es permitida por Dios para experimentar en ella consuelo, pero en última instancia el autor de la Consolación es Dios mismo en la persona del Espíritu Santo.

Aunque sólo Lucas estaba con Pablo en ese momento, sobrellevando entre los dos la pérdida de Demas y fuera de eso soportando los males causados por Alejandro el calderero, Pablo nunca atribuyó su consuelo a Timoteo su amado hijo en la fe, o a Lucas, su único compañero.

En momentos de soledad somos propensas para apoyarnos en otras personas, nos depositamos sobre ellos esperando que ellos sepan cómo consolarnos y ponto caemos en el error de esperar recibir lo que ellos mismos no pueden darnos. 

Para que lo entiendas mejor, apoyarnos sobre alguien que nos ofrece su ayuda es como naufragar en alta mar sin un bote a la mano, desesperadas de ahogarnos comenzamos a chapotear y justo en plena angustia vemos a alguien cercano, nos abalanzamos sobre aquella persona tratando de buscar apoyo para levantar la cabeza y tomar una bocanada de aire, pero en la presión del intento la sumergimos y ahogamos sin darnos cuenta. 
  
Si Pablo se hubiera apoyado por completo en Lucas, lo único que hubiera logrado sería agotar los ánimos de su colaborador hasta que éste se hubiera asfixiado por el estado demandante de Pablo.  

Entiende que al apoyarte en otras personas exigiendo de ellas consuelo constante cuando pasas por un momento de desilusión, lo único que logras es exprimir las fuerzas de esa amiga en quien te apoyas, pronto tu amistad se secará por tu necesidad de satisfacción. Apoyarte sobre otras no es la mejor opción para salir a flote. 

Así como el apóstol, nosotras debemos procurar apoyarnos solamente en el Señor confiando que Él está a nuestro lado proveyendo fuerzas necesarias. Su consuelo es inagotable, lo maravilloso de apoyarnos en Él es que Él nunca se cansará de nosotras.

 Él sin dudas pondrá en tu camino buzos espirituales de rescate para que a través de ellos experimentes alivio. ¡Aprovéchalo! Pero recuerda que Jesucristo mismo es la fuente de consuelo, puedes ir a su presencia y tomar de Él todo lo que necesites.


Cristo no se reserva sino que a sí mismo se da, todas las veces que lo necesites.



ACERCA DEL AUTOR  

Angélica Jiménez
Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.

Comentarios

También te recomendamos leer:

Emanuel, Dios con nosotros – José

Echemos un vistazo hoy a la historia de José. José no sería el padre de Jesús aunque, como era el prometido de María, Jesús sería legalmente identificado como su hijo (Lucas 3:23; 4:22; Juan 1:45; 6:42). José no estaba en una posición fácil. Él era solo un hombre, algo que podemos ver por la manera en la que se comporta cuando se da cuenta de que María está embarazada. No quiere ponerla en una situación que pudiera avergonzarla y se dispone a dejarla sin llamar la atención. 

Por supuesto, el hombre que sería cabeza de hogar en el que Jesús iba a crecer, tenía que ser un buen hombre. Él no tenía ni idea de lo que había pasado. Solo sabía que María, su María, estaba embarazada y que él no era el padre. Aun así, no quería avergonzarla, lo que habla muy bien de él. 

Cuando estaba pensando en estas cosas, un ángel del Señor se le apareció en un sueño para calmar su corazón y decirle qué tenía que hacer. El ángel le explicó todo y José, un hombre fiel, creyó que María estaba esperando al Mesí…

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…

Una pacificadora más

El Premio Nobel de la Paz es uno de los cinco premiosque fueron instituidos por el inventorAlfred Nobel. Este premio se otorga "a la persona que haya trabajado más o mejor en favor de la fraternidad entre las naciones, la abolición o reducción de los ejércitosy la promoción de procesos de paz". Hemos admirado a éstas personalidades por hacer histórica pasando por alto que nosotras mismas en el reino de los cielos somos ya acreedoras de un gran galardón otorgado por Dios mismo.
Las bienaventuranzas recogen y perfeccionan las promesas de Dios desde el antiguo testamento ordenándolas al Reino de los cielos. Estas palabras de bien, responden al deseo de gozo que Dios ha puesto en el corazón del hombre, en este caso nuestro corazón.
Jesús pronunció las palabras citadas en Mateo 5:9
“Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios”.

Refiriéndose a una recompensa para quienes vivamos a través de ellas. Nada más y nada menos que ser llamadas sus hijas. La in…

¡Muy Dichosas!

Cada vez que leo estos pasajes que hablan acerca de las Bienaventuranzas siento como que me están tomando el pelo. Sentirme muy dichosa cuando suceden cosas que se salen por completo de mi confort parece ser una mala broma; pero definitivamente cada palabra que sale de la boca de Jesús tiene razón de ser.
Esta semana agregamos otra cualidad que debemos imitar en nuestro carácter; Mansedumbre. Pero, ¿de qué se trata esto realmente?
"Bienaventurados los mansos, porque ellos recibirán la tierra por heredad." Mateo 5:5
Bienaventurados los humildes, Bienaventurados los que se humillan a sí mismos para de servir a otros, Bienaventurados los que menguan su yo para que sea exaltado Cristo, Bienaventurados los que ponen la otra mejilla, Bienaventurados los que sacrifican lo que más aman en obediencia, Bienaventurados los que son obedientes, Bienaventurados… y podemos seguir profundizando y agregando a la lista. Déjame decirte que todas estas acciones, y las que Dios traiga a tu coraz…