Ir al contenido principal

Atrapada, pero la palabra de Dios no.



‘’Quiero que sepan que todo lo que me ha sucedido en este lugar ha servido para difundir el evangelio’’ Filipenses 1:12 (NTV)

Estoy a meses de culminar la carrera universitaria de ciencias de la comunicación y algo que he aprendido en estos 4 años es que, a pesar de todo lo que esté sucediendo a mi alrededor  la noticia debe llegar al lector, televidente y radioescucha. Existen casos de periodistas que dieron su vida en una guerra, enfrentamiento o persecución, buscando que esa noticia llegue a destino. Pienso que si periodistas por un sueldo, por aumentar prestigio, cumplir con la tarea de informar/anunciar, dan su vida, nosotros tenemos un motivo aún mucho mayor, una noticia mucho más transformadora y sobre todo una Buena Noticia para entregarnos por completo a esa causa.

En este caso no puedo decir que Pablo era periodista, pero si era un verdadero seguidor de Cristo que aún en la cárcel se preocupaba de estar cumpliendo su labor.

Este posiblemente sea uno de los versículos que más me confronte, en esta carta Pablo  contaba con GOZO  todo lo que estaba sucediendo y contento de que todo servía para expandir el evangelio.  Estaba en una cárcel, preso por causa del evangelio, pero él, tenía gozo.

Pablo no preguntaba ¿Qué me sucederá? ¿Cuándo saldré libre? ¿Pueden traerme comida?
Pablo preguntaba ¿En qué medida se ve afectada la causa del evangelio por lo que me ocurre?
Pablo estaba preso pero la palabra de Dios no.

‘’Pues cada persona de aquí-incluida toda la guardia del palacio- sabe que estoy encadenado por la causa de Cristo, y dado que estoy preso, la mayoría de los creyentes de este lugar han aumentado su confianza  y anuncian con valentía el mensaje de Dios sin temor’’ Fil. 1:13-14 (NTV)

También me pregunté ¿que tiene que ver la guardia del palacio?

Los guardias me imagino eran : Rudos, duros soldados.  Estos hombres eran los que tenían la primera fila del encadenamiento de Pablo.

Ellos escuchaban de qué  forma hablaba a sus amigos cuando lo visitaban o como se dirigía a su secretario a quien dictaba sus cartas, a Dios en oración o incluso el trato hacia ellos mismos.

Fueron profundamente movidos por cuanto vieron, oyeron y sintieron en presencia de Pablo, ‘’Somos guardias de un preso extraordinario’’ ‘’Sabemos que no está condenado por un crimen’’ y de esta manera fue corriendo la noticia, de guardia a guardia, de guardia a amigo, de amigo a familiar y así hasta llegar a todas las familias.

Cuando de boca en boca se hablaba ‘’Apóstol condenado’’, el evangelio se convirtió en el tema de todas las conversaciones. Algunos hermanos estaban aterrados al haberse enterado de la noticia, porque estos necesitaban dejar de enfocarse en ellos mismos, y pensar en los demás.

La acusación que había recibido Pablo, que finalmente lo llevó a la cárcel parecería una terrible noticia y lo más desalentador para el ser humano (ser coartado de su libertad) pero el Señor los fortaleció maravillosamente, no solo a Pablo sino a los hermanos que estaban asustados.

Puede ser que hoy no estés en una cárcel, pero de todas maneras hay muchas  oportunidades para desalentarnos; periodos de indecisión, problemas en el colegio, incertidumbre con respecto a las decisiones que tomarás en los próximos años, falta de empleo o un pasado que te atrapa y puedes agregar varios motivos, pero la manera en que reacciones demostrará en qué crees.

Preguntarás: ¿Qué me sucederá? ¿Cuándo saldré libre? ¿Pueden traerme comida?
O preguntarás: ¿En qué medida se ve afectada la causa del evangelio por lo que me ocurre?


Sea que tu situación cambie o no, tu fe será fortalecida por medio de Cristo, tu carácter será formado más como el de tu Señor y tendrás gozo en la espera y más que en esperar, tendrás gozo eterno al anunciar la buena noticia. 



ACERCA DEL AUTOR


Antonella Azuaga
Tiene 21 años y sirve al Señor a través de Mujer Virtuosa, escribe para llevar las buenas noticias a los quebrantados y afligidos. Es parte la congregación más que vencedores, vive en Paraguay junto con su familia, quienes también apoyan la familia de Ama a Dios Grandemente.

Comentarios

  1. 👌🏽💪🏽 tienes razón, a impactar a otros con mi testimonio... GRACIAS.. ANTONELLA

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La importancia de impactar como jóvenes en este mundo es mucha, ser diferentes de forma positiva rompe esquemas! Gracias Angie, Dios te bendiga

      Eliminar

Publicar un comentario

También te recomendamos leer:

Hablar o callar

Hace unos días leí una frase que decía: “dile a las personas lo hermoso que ves en ellas. No para que te amen, sino para que se amen”. ¿Crees que es importante escuchar que alguien te recuerde lo bella que eres, que alguien te diga, eres valiente, inteligente, “tu puedes hacerlo”, etc.? A mí me anima mucho escucharlo y decirlo también. Pero aun para hablar de lo hermoso que vemos en los demás, tenemos que ser muy sabias y que nuestras palabras sean realmente sinceras de lo contrario se convertirían en mentiras hipócritas. ¡Querida! La verdad es que no siempre hablamos palabras alentadoras a los demás, muchas veces utilizamos nuestra lengua para ridiculizar, subestimar o difamar a otra persona.
Más yo os digo que de toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio. Porque por tus palabras serás justificado, y por tus palabras serás condenado. Mateo 12:36-37
La palabra que más llamó mi atención en los pasajes leídos fue la palabra “ociosa” así que me puse…

¿Piensas tú y Dios lo mismo acerca de ti?

Las palabras que te dices a ti misma son de mucha importancia, porque esas palabras que se repiten en tu interior crean un concepto que muchas veces no te identifica.
Pensar adecuadamente de ti misma es de suma importancia, porque ayuda a valorarte, amarte y no cree filosofías de este mundo que dicen mentiras sobre la mujer. Pensar correctamente de quien eres, la importancia y el valor que posees es de suma importancia para relacionarte correctamente con quienes te rodean, para crear lazos emocionales sanos y poder avanzar en esta vida sin ser herida o lastimada, sin ser pasada a llevar.
La única manera de tener un concepto correcto de sobre quien eres es buscando a Dios, poniéndolo en el centro de tu vida y creyendo lo que dice la Persona que te creó sobre ti. Porque Dios tiene un concepto hermoso de quien eres y quiere que saques de tu mente todas aquellas palabras negativas que crees de ti.
Las palabras que se repiten en tu cabeza sobre “no poder” "no ser capaz” y “no tener…

Tus palabras importan

“Hay [Jovencitas] cuyas palabras son como golpes de espada; más la lengua de los sabios es medicina”. Proverbios 12:18
Nos encantan las reuniones de chicas, las pijamadas, asistir a las fiestas de 15 años de nuestras amigas y un sin número de reuniones grupales en las que podemos compartir cuchicheos de lo que se nos atraviese por la cabeza para terminar reventadas de risa, o muertas de asombro.
A menudo pensamos que las palabras van y vienen como cualquier hoja en otoño, o como la ropa que nos cambiamos a diario o, como la punta que le sacamos constantemente al lápiz. Las descomponemos en gramática, las combinamos en la clase de lengua y también las utilizamos para rellenar nuestro día con tal de que no sea tan vacío. Pero las palabras no pueden ser tratadas como las hojas de otoño, ni como la ropa que mandas a la lavadora y mucho menos puedes desecharlas sin importancia como la basurita del lápiz. ¿Soñaste alguna vez con tener un súper poder?Pues las palabras son poderosas. Cada vez q…

Buenas Palabras

¿Sabías que las mujeres hablamos 27.000 palabras a día mientras que los hombres 10000? ¡Lo sé! Hablamos demasiado, sino que lo diga mi esposo. ¿Te pasa que te piden que te calles? Pero realmente me pregunto ¿Cuáles de esas 27 mil palabras que hablamos son correctas, a tiempo? ¿Cuándo entendemos que debemos callarnos? Por palabras hay miles de millones de palabras, hay palabras de oración, gratitud y alabanza; hay palabras de animo; palabras suaves; palabras que incitan el odio y el enojo; etc.
Hablemos de las palabras que expresan oración. Cuando buscamos en la Biblia podemos aprender de Abraham que nunca dejó de confiar en Dios y lo expresó en cada una de sus oraciones. Podemos ver a Isaac que oró por Rebeca. Podemos ver a Ezequías que clama a Dios en oración por su vida. Podemos ver a Jesús orando antes de tomar todas las decisiones de su vida. Podemos ver a Pedro orando por milagros. ¿Ves lo que está pasando aquí? Nuestras oraciones también cuentan más de lo que piensas, podemos …