Ir al contenido principal

Estancamiento espiritual



Estando persuadido de esto que el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo”.  Filipenses 1:6

En lo que va del año, ¿Qué logros has tenido? ¿Qué virtudes has desarrollado y qué debilidades has conquistado? ¡Felicidades si has logrado mucho!
Pero vayamos un poco más profundo y lee un poco más despacio: ¿Qué virtudes está desarrollando Dios y en qué debilidades se está perfeccionando el poder de Cristo en tu vida?

Si sabes de lo que estoy hablando, seguramente te sentirás como yo, decepcionada y un tanto triste pues, noto que cuando me propongo avanzar en el recorrido de madurez espiritual, es cuando más yerro, no logro batir un record de santificación, no logro hacerlo mejor que ayer y si miro hacia adentro las virtudes todavía siguen siendo semillas en brote y las debilidades todavía siguen siendo obstáculos para mi fe.

Quiero explorar contigo las riquezas de Filipenses. Al leer tan solo el primer capítulo del libro lo primero que salta a mi vista es que esta no es una carta cualquiera, está cargada de sentimientos profundos. Pablo escribe una carta de amor y gozo a una iglesia que ama sinceramente, pero lo que hace que esta carta sea emotiva es la situación en la que se encuentra Pablo,  sujeto a las más bajas condiciones de vida humana donde lo que abunda es el sufrimiento. El peso de su circunstancia hace que las palabras contenidas cobren mayor valor para los filipenses y para nosotras, Esto es lo que nos hace decir: en verdad estás hablando de un genuino gozo.

Pablo no se deprime por el sufrimiento que le tocó, él está en prisión orando gozoso por la Iglesia en Filipos y la primera imagen que viene a su mente es la de una comunidad cristiana que ha abrazado la enseñanza del evangelio, se ha apropiado de ella y ahora la comunica a otros con fervor, Así que mientras ora, Pablo se goza por la hermandad, y el compromiso que los filipenses tienen en el evangelio.

Este recuerdo que le produce gran gozo es lo que lo lleva a escribir el verso de Filipenses 1:6. Pablo está cien por ciento seguro que el que comenzó la obra en cada creyente de Filipos, la perfeccionará hasta terminarla.

“No hay salvación que no incluya una vida transformada”. Gordon D. Fee 

Así como nosotras, cada hermano Filipense estaba en un momento del proceso que Cristo comenzó en su vida, para todos este proceso ha comenzado con la salvación y para todos debe terminar en la perfección en el día de Jesucristo, pero todos los que nos hallamos en Cristo debemos experimentar una  continua transformación.

Este cambio no es por nuestros propios méritos de autoayuda, se trata de lo que Dios mismo está realizando en tu vida porque Dios comenzó la obra enviando a Jesucristo para otorgarnos la salvación, y Dios terminará la obra enviando a Jesucristo para otorgarnos la vida eterna.

A veces nos decepcionamos de lo poco que hemos logrado, a veces pareciera que vamos por un camino de retroceso  y la angustia de no avanzar nos invade. En momentos así atesora las experiencias  a solas con Dios ya que Dios es quien a través de Jesucristo nos llena de frutos de Justicia para traer gloria a su nombre.

¡Quisiéramos ser perfectas cristianas llenas de frutos! Pero no nos corresponde a nosotras apresurar los tiempos ni la voluntad de Dios. Él es quien comienza la obra y quien la termina, nuestra tarea es orar, esperar, colocar nuestra mirada fija en el amado y gozarnos en la esperanza de la perfección.



ACERCA DEL AUTOR  

Angélica Jiménez
Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.



Comentarios

También te recomendamos leer:

Con amor eterno te he amado

“Incluso antes de haber hecho el mundo, Dios nos amó y nos eligió en Cristo para que seamos santos e intachables a sus ojos” Efesios 1:4 (NTV)

Dios nos conoce desde antes de haber creado este mundo. Dios, mi querida amiga, nos amó mucho antes de que nosotras existiéramos.

A menudo trabajamos para ganarnos el amor de nuestras amigas. En ocasiones, también el de nuestros familiares, y si pensamos en el amor romántico, esperamos lograr que ese chico que nos gusta nos mire, para comenzar a ganarnos su amor. Si pensamos que así también debemos ganarnos el amor de Dios, es que nuestra mente no alcanza a comprender el verdadero amor, y esto sucede porque nuestro concepto de amor está totalmente distorsionado por el pecado.

Conocimos el amor cuando alguien nos lo manifestó primero. Cuando éramos pequeñas, nuestros padres nos cuidaban, nos protegían y demostraban su amor hacia nosotras cuando nos cargaban, abrazaban, consolaban e incluso cuando nos llenaban de besos y caricias.

Alguien nos most…

Introducción a Miedo y Ansiedad - Descarga tus materiales

¿Puedes imaginar la vida sin miedo o preocupación? No puedo porque es una parte de nuestras vidas, imaginar una vida sin el menor miedo, preocupación o ansiedad es prácticamente imposible. Adán y Eva fueron los únicos que pudieron experimentar este tipo de vida, hasta que desobedecieron la ley perfecta de Dios. A partir de ese momento, el miedo y todos sus parientes convirtieron en su hogar nuestros corazones.

Nadie es inmune. Todos lo experimentamos, desde una leve inquietud y preocupación hasta una ansiedad paralizante y un terror total. Podríamos pasar semanas hablando de todas las cosas que nos roban el sueño y atormentan nuestras mentes. En lugar de centrarnos en lo que nos afecta, debemos ver el miedo y la preocupación a la luz de quién es Dios y cómo podemos superarlo a través del poder de las Escrituras.

Pero, ¿qué es el miedo?

El miedo se define de muchas maneras diferentes. Es una sensación de ansiedad o temor sobre el resultado de algo, o el estrés de preguntarse si tus nec…

Dios te ama infinitamente

“Amados hijos míos, debemos amarnos unos a otros, porque el amor viene de Dios. Todo el que ama es hijo de Dios, y conoce a Dios.” 1 Juan 4: 7
Dios te ama, no es solo una frase que has escuchado o leído mucho, no son solo palabras que alguien te dice para hacerte sentir mejor.
Es algo más, va más allá de ser solo palabras. Es algo más profundo, Dios es efectivamente Dios ES amor y Su naturaleza es amarte.
El amor ES Dios y  aquel que ama es hijo de Dios y conoce a Dios, pero…  ¿qué es el amor?
Como aprendimos esta semana el amor: -No es envidioso -No busca lo suyo -No se enoja fácilmente -No juzga -No critica -Es paciente -Todo lo cree -Todo lo espera -

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…