Ir al contenido principal

Grata Sorpresa





Me encanta escribir cartas a los seres que amo y siempre dejo lo mejor para el final, normalmente las cartas van acompañadas de algún regalo entonces, al final escribo lo emocionada que estoy por que abra el regalo o agrego algún final inesperado, algo que sorprenda a la persona.

Acompáñame a leer los últimos párrafos de la carta que el apóstol Pablo había escrito a Timoteo y veamos la maravillosa sorpresa  que dejó  para el final.

Abre la 2da carta de Timoteo y lee el capítulo 4:1-5   
¿Y en esta carta? ¿Crees que es lo suficientemente maravilloso como para que Timoteo se sienta animado y lleno de gozo al terminar de leer la segunda carta?

Si al terminar de leer el capítulo 4 no te sientes lo suficientemente animada o desafiada, permíteme decirte mi querida lectora, con mucha tristeza,  que Cristo y Su Evangelio no son el centro en tu vida.

Acá Pablo está animando a Timoteo (y no solo a él, también a la Iglesia que sos VOS)  que a tiempo y fuera de tiempo hable de las escrituras y pueda animar, exhortar, aconsejar con ella.

Puedas predicar la palabra de Dios con tu vida a donde quiera que vayas, con tu ejemplo de “amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza.” Gálatas 5:22-23.

¡Que privilegio! ¿Verdad?
Pablo nos advierte que permanezcamos en la palabra ¿por qué hace esto? ¿Para arruinarnos la vida? ¿Para que seamos religiosos? NO.
Para ser sabias.
Para que sepamos distinguir las mentiras de este mundo.
Para que vivamos felices.
Para que agrademos a nuestro buen Padre.

Dios, al no escatimar a su Hijo Unigénito, demostró cuan grande es el cuidado que Él tiene de su Iglesia, de modo que no permitirá que, por quienes las almas, que Él ha redimido a tan alto costo, se pierdan y estén expuestas a ser presas del enemigo.

Y al final nos insta a permanecer firme en las aflicciones ¿Cómo? Permaneciendo apegada a la palabra de Dios. La única manera en que cuando vengan las tormentas de desilusión, pecado, dolores o situaciones de la vida que nos superan, podamos permanecer firmes en nuestra esperanza que es Cristo. 

  “Cualquiera, pues, que me oye estas palabras, y las hace, le compararé a un hombre prudente, que edificó su casa sobre la roca. Descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y golpearon contra aquella casa; y no cayó, porque estaba fundada sobre la roca.”  S. Mateo 7:24-25


¡Es esta la sorpresa que está al final de esta carta! Espero que estés tan emocionada como yo, al saber que  permaneciendo en la palabra de Dios no voy a caer, mi vida no se va a derrumbar. 



ACERCA DEL AUTOR


Antonella Azuaga
Tiene 21 años y sirve al Señor a través de Mujer Virtuosa, escribe para llevar las buenas noticias a los quebrantados y afligidos. Es parte la congregación más que vencedores en la que ama servir a Dios con su violín, vive en Paraguay junto con su familia, quienes también apoyan la familia de Ama a Dios Grandemente.


Comentarios

También te recomendamos leer:

Corazón humilde elogiado

'Bienaventurados los pobres en espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos. Bienaventurados los que lloran, porque ellos recibirán consolación. ' S. Mateo 5:3-4
Comenzamos la lectura con las primeras dos bienaventuranzas. Las enseñanzas de Jesús, quiero que comencemos dándole contexto a este momento.
Jesús comenzaba su ministerio, se había mudado a vivir en Capernaum zona costera, Juan el Bautista había sido preso y Él comenzó a pregonar que: el reino de los cielos se había acercado, que era tiempo de arrepentirse. También tomo a discípulos que eran pescadores locales.
Lo seguía una gran multitud, todos querían escucharlo enseñar, saber por qué llamaba al arrepentimiento, como era eso de que el reino de los cielos se había acercado. Verlo hacer milagros le daba señales a la multitud que era cierto esto que decía acerca del reino de Dios, sin lugar a duda, solo alguien que viniese de Dios podía sanar, sacar demonios y hablar con tanta autoridad. Todos querían tocarlo…

Haciendo lo correcto

Cuando éramos niñas y surgía un desacuerdo o pelea con nuestros hermanos o compañeros de escuela, tal vez por un juguete o porque “nos miraron mal”, etc., ¿recuerdas cual era tu reacción? y si alguien te empujaba, ¿tú también lo hacías? Yo viví muchas situaciones así; pero recuerdo una en especial; estando en la escuela primaria golpee a uno de mis compañeritos porque él había empujado a mi amiga y yo le hice lo mismo pero con más fuerza y además recuerdo que le di una patada en uno de sus pies, y como resultado de mis acciones recibí una severa llamada de atención en la dirección de la escuela, y mi respuesta fue: “el empujo a mi amiga y por eso lo hice”, lo cual era cierto, pero… sé que no justificaba mis acciones; más eso lo comprendí recién de grande: no debí cobrar el castigo por mi cuenta, y ahora al escribir esta anécdota me da cierta vergüenza y un poco de gracia. A muchos de mis compañeritos de primaria y secundaria no los he vuelto ver, y la verdad es que muchas veces quisie…

Verdadero descanso

Imagina por un momento: el cielo azul sin una sola nube, la arena cálida bajo tus pies, la brisa del mar rozando tus mejillas, el sonido de las olas golpeando contra las rocas, la sombra de una palmera sobre tu cara, el calor del sol sobre tu cuerpo… todo esto disfrutando de un rico ponche de frutas bien frío mientras contemplas el paisaje. ¿Cuántas no imaginamos así un descanso perfecto? Para mí, el ir a una playa siempre es sinónimo de descanso. ¿Pero has notado que cuando vamos de vacaciones usualmente volvemos más cansadas de lo que nos fuimos? Con más trabajo o estudio, más preocupaciones por retomar la rutina diaria y lo que dejamos para la vuelta, más agobiadas. 

Entonces me surge una pregunta ¿Cuál es el verdadero descanso? Jesús nos enseña con su propia vida de qué se trata realmente descansar.


“Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar.” Mateo 11:28
Jesús nos pide que vayamos a Él para experimentar un descanso verdadero. Esto significa cuerpo

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…