Ir al contenido principal

Grata Sorpresa





Me encanta escribir cartas a los seres que amo y siempre dejo lo mejor para el final, normalmente las cartas van acompañadas de algún regalo entonces, al final escribo lo emocionada que estoy por que abra el regalo o agrego algún final inesperado, algo que sorprenda a la persona.

Acompáñame a leer los últimos párrafos de la carta que el apóstol Pablo había escrito a Timoteo y veamos la maravillosa sorpresa  que dejó  para el final.

Abre la 2da carta de Timoteo y lee el capítulo 4:1-5   
¿Y en esta carta? ¿Crees que es lo suficientemente maravilloso como para que Timoteo se sienta animado y lleno de gozo al terminar de leer la segunda carta?

Si al terminar de leer el capítulo 4 no te sientes lo suficientemente animada o desafiada, permíteme decirte mi querida lectora, con mucha tristeza,  que Cristo y Su Evangelio no son el centro en tu vida.

Acá Pablo está animando a Timoteo (y no solo a él, también a la Iglesia que sos VOS)  que a tiempo y fuera de tiempo hable de las escrituras y pueda animar, exhortar, aconsejar con ella.

Puedas predicar la palabra de Dios con tu vida a donde quiera que vayas, con tu ejemplo de “amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza.” Gálatas 5:22-23.

¡Que privilegio! ¿Verdad?
Pablo nos advierte que permanezcamos en la palabra ¿por qué hace esto? ¿Para arruinarnos la vida? ¿Para que seamos religiosos? NO.
Para ser sabias.
Para que sepamos distinguir las mentiras de este mundo.
Para que vivamos felices.
Para que agrademos a nuestro buen Padre.

Dios, al no escatimar a su Hijo Unigénito, demostró cuan grande es el cuidado que Él tiene de su Iglesia, de modo que no permitirá que, por quienes las almas, que Él ha redimido a tan alto costo, se pierdan y estén expuestas a ser presas del enemigo.

Y al final nos insta a permanecer firme en las aflicciones ¿Cómo? Permaneciendo apegada a la palabra de Dios. La única manera en que cuando vengan las tormentas de desilusión, pecado, dolores o situaciones de la vida que nos superan, podamos permanecer firmes en nuestra esperanza que es Cristo. 

  “Cualquiera, pues, que me oye estas palabras, y las hace, le compararé a un hombre prudente, que edificó su casa sobre la roca. Descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y golpearon contra aquella casa; y no cayó, porque estaba fundada sobre la roca.”  S. Mateo 7:24-25


¡Es esta la sorpresa que está al final de esta carta! Espero que estés tan emocionada como yo, al saber que  permaneciendo en la palabra de Dios no voy a caer, mi vida no se va a derrumbar. 



ACERCA DEL AUTOR


Antonella Azuaga
Tiene 21 años y sirve al Señor a través de Mujer Virtuosa, escribe para llevar las buenas noticias a los quebrantados y afligidos. Es parte la congregación más que vencedores en la que ama servir a Dios con su violín, vive en Paraguay junto con su familia, quienes también apoyan la familia de Ama a Dios Grandemente.


Comentarios

También te recomendamos leer:

Sé Valiente - descarga tus materiales

"Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas". Josué 1:9 A todas nos gustan las historias de valentía y heroísmo porque en ese héroe o heroína vemos algo que nos falta, deseamos parecernos a alguien que es noble o audaz, justo o audaz, y deseamos poder ser así. Muchas, si no todas, hemos experimentado un miedo que nos ha impedido tomar un camino desconocido. Sabemos el tipo de debilidad que puede hacernos rendir o ni siquiera intentarlo. También hemos experimentado una cobardía que nos hace dudar, sentirnos abrumadas y alejarnos de lo que Dios quiere que hagamos. Entonces, cuando leemos o vemos historias de heroísmo y valentía, nos animamos. Cuando observamos a alguien tener coraje en medio del miedo, sin desanimarnos en medio de la adversidad, y resueltos en medio de la debilidad, nos sentimos inspiradas a ser valientes. Pero esta valentía suele durar poco porque la motivación terrenal …

La batalla de toda cristiana

El plan de lectura para nuestro estudio ¡Sé VALIENTE! inicia con los versículos 11 y 12 del capítulo 6 de la primera carta de Pablo a Timoteo, que en mi biblia, y tal vez también en la tuya, tienen como encabezado: ‘’La buena batalla de la fe’’. Me llama la atención que el apóstol enumera cosas de las que debemos huir, y otras que debemos seguir. Lo primero que leemos en el v 11 es:

“Mas tú, oh hombre de Dios, huye de estas cosas”

¿Cuáles son aquellas cosas de las que Timoteo, como hijo de Dios, debía huir? Las podemos encontrar al inicio del capítulo, y son:
➥ Deshonra a las autoridades (vs.1-2) ➥ Lucha de argumentos (vs.4-5) ➥ Doctrinas falsas (v. 4) ➥ Falsos maestros que se aprovechan (vs. 5-9) ➥ Amor al dinero (v. 9)

Todas estas cosas, definitivamente, son un estorbo para poder pelear la buena batalla de la fe.

Continuamos leyendo:
“Persigue la justicia y la vida sujeta a Dios, junto con la fe, el amor, la perseverancia y la mansedumbre.” (v 11 NTV)
¿Dónde podremos encontrar todos esto…

Valiente para hacer el bien

¿Qué es el bien? ¿Qué es ser valiente? Piensa por un momento en alguna persona, héroe o heroína, que te haya impactado. ¿Cómo es su vida? ¿Qué es lo que llama tu atención? 

Los versículos de este estudio nos enseñan tres verdades:

👌 No debo cansarme de hacer el bien, porque Dios me recompensará por ello. (Gálatas 6:9)

👌 Dios nos creó por medio de Jesús para hacer el bien, y lo planeó desde mucho antes; todo lo que sucede en nuestra vida fue predestinado para que así sucediera. (Efesios 2:10)

¿Has escuchado esa canción que dice “...si todo fue creado para ti, yo también…” ?
Fuimos hechas con un diseño divino que trae incluido hacer el bien pero en nuestra condición humana es muy sencillo poner los ojos en nosotras mismas, olvidamos hacer el bien a otros. 
Entonces recordemos: “yo también fui creada para Él”. Fui creada para hacer el bien, incluso a nivel de Jesús que aún estando en la cruz intercede al Padre por nosotros. 

“...perdónalos, porque no saben lo que hacen…”  Lucas 23:34
👌 Dios be…

Darle la Gloria a Él

"Había pastores en la misma región, que velaban y guardaban las vigilias de la noche sobre su rebaño. Y he aquí, se les presentó un ángel del Señor, y la gloria del Señor los rodeó de resplandor; y tuvieron gran temor. Pero el ángel les dijo: No temáis; porque he aquí os doy nuevas de gran gozo, que será para todo el pueblo: que os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un Salvador, que es  CRISTO el Señor." Lucas 2:8-11
Imagina la escena bucólica de los pastores vigilando sus rebaños por la noche. Estoy segura de que los pastores esperaban una noche tranquila, incluso aburrida. De repente, la noche se llena de luz y aparece un ángel, diciéndoles que el Mesías ha nacido, que el Salvador ha nacido. Y entonces, un coro de ángeles se une para dar gloria a Dios. 

¿Alguna vez te has preguntado por qué el ángel dio el mensaje a los pastores en lugar de a sacerdotes, escribas o gente “más importante”? Me encanta cómo Warren Wiersbe responde esta pregunta en su libro – “Sé compasivo”/“Be …