Ir al contenido principal

La fortaleza de ser suave




“Y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallareis descanso para vuestras almas”. Mateo 11:29

Pienso que el ritmo que hoy se toca en el alma de las personas parece heavy metal, muchísimo ruido estridente con decibeles por las nubes y prácticamente nada de contenido.

Con tanta saturación que hay en un corazón sin Cristo el espíritu se irrita con facilidad haciendo de la violencia, la ira y el desenfreno de palabras  un paquete completo de destrucción, de todo lo que se atraviese a su paso.    

Esto chicas, es enfrentarse a  artillería pesada y no está muy lejos de ti, cualquier rincón donde existan personas irritadas se convierte en un campo de batalla donde la lucha se gana cuando uno más altivo logra superar al otro.

Jesús vino a mostrarnos una forma de vida opuesta a espíritus iracundos, su mismo ejemplo de vida nos enseña lecciones sobre el valor de un espíritu suave y dócil en el trato con los demás  que nosotras estamos llamadas a imitar.

Cultivar un espíritu manso es crucial para mantener a raya impulsos carnales (actuar alocadamente, con ira, con prepotencia, con egoísmo) que de otro modo ocasionarían grandes problemas para nuestra integridad espiritual.  La mansedumbre te capacita para hacer frente a discusiones familiares, te ayuda a sobrellevar los múltiples estados de humor de las personas en tu estudio o trabajo, te proporciona el ánimo para dejar pasar por alto la ofensa y ser pronta en perdonar. 

Además, una gran fortaleza que proviene de la gracia de Dios para tener un espíritu suave es mantener la sobriedad en tu estado de ánimo, es decir, mantenerte en calma aunque otros descarguen en ti todo su enojo.  Una joven que no posee esta cualidad en su carácter será presa del estado de ánimo de las demás personas, se verá enredada en un día de altas y bajas constantes porque no supo contraatacar las palabras ofensivas.  


La cordura del hombre detiene su furor, y su honra es pasar por alto la ofensa. 
Proverbios 19:11

 Aprende a Cristo, convivía con doce, pero no se dejó llevar por el estado de ánimo de ellos, su espíritu pacífico intervino cuando entre los doce discípulos surgieron diferentes opiniones y  los niveles de tensión superaron lo normal.

Esta es la belleza de un gran contraste que debes imitar, encontrar fortaleza en la suavidad del carácter se convierte en una cualidad totalmente distinta de lo que una persona exasperada puede trasmitir.  

Cristo deja bien clara la enseñanza para nosotras: “… y hallareis descanso para vuestras almas”. 

Esta es la promesa: que cuando dedicas energía para imitar el carácter de Cristo tu espíritu encontrará tranquilidad por más que a tu lado el mundo esté al revés, que al cultivar suavidad en tus palabras tus relaciones se verán afectadas de manera radical, haciendo que tu convivencia sea  más armoniosa.

Este no es un curso  de tres meses por el que puedas pagar, este es un proceso de santificación continuo que solamente el Espíritu Santo puede derramar sobre tu vida en tanto tú estés dispuesta a hacerlo.


Permite que esa obra continua de fruto en tu corazón, deja que el Espíritu Santo traiga a tu memoria momentos en los que perdiste el control estando tu espíritu se encontró irritado y deja que Él forje en ti un carácter suave de tal manera que en el trato con los que te rodean des la gloria a Dios.


ACERCA DEL AUTOR  

Angélica Jiménez
Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.




↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝

                                       ¡Prepárate para nuestro próximo estudio!
                                                         FILIPENSES







 Invita a un grupo de amigas, compañeras de estudio, o las jóvenes que lideras y júntense para hacer el estudio por WhatsApp, o de manera presencial. Próximamente tendremos los materiales disponibles para descarga.

Comentarios

También te recomendamos leer:

Hablar o callar

Hace unos días leí una frase que decía: “dile a las personas lo hermoso que ves en ellas. No para que te amen, sino para que se amen”. ¿Crees que es importante escuchar que alguien te recuerde lo bella que eres, que alguien te diga, eres valiente, inteligente, “tu puedes hacerlo”, etc.? A mí me anima mucho escucharlo y decirlo también. Pero aun para hablar de lo hermoso que vemos en los demás, tenemos que ser muy sabias y que nuestras palabras sean realmente sinceras de lo contrario se convertirían en mentiras hipócritas. ¡Querida! La verdad es que no siempre hablamos palabras alentadoras a los demás, muchas veces utilizamos nuestra lengua para ridiculizar, subestimar o difamar a otra persona.
Más yo os digo que de toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio. Porque por tus palabras serás justificado, y por tus palabras serás condenado. Mateo 12:36-37
La palabra que más llamó mi atención en los pasajes leídos fue la palabra “ociosa” así que me puse…

¿Piensas tú y Dios lo mismo acerca de ti?

Las palabras que te dices a ti misma son de mucha importancia, porque esas palabras que se repiten en tu interior crean un concepto que muchas veces no te identifica.
Pensar adecuadamente de ti misma es de suma importancia, porque ayuda a valorarte, amarte y no cree filosofías de este mundo que dicen mentiras sobre la mujer. Pensar correctamente de quien eres, la importancia y el valor que posees es de suma importancia para relacionarte correctamente con quienes te rodean, para crear lazos emocionales sanos y poder avanzar en esta vida sin ser herida o lastimada, sin ser pasada a llevar.
La única manera de tener un concepto correcto de sobre quien eres es buscando a Dios, poniéndolo en el centro de tu vida y creyendo lo que dice la Persona que te creó sobre ti. Porque Dios tiene un concepto hermoso de quien eres y quiere que saques de tu mente todas aquellas palabras negativas que crees de ti.
Las palabras que se repiten en tu cabeza sobre “no poder” "no ser capaz” y “no tener…

Tus palabras importan

“Hay [Jovencitas] cuyas palabras son como golpes de espada; más la lengua de los sabios es medicina”. Proverbios 12:18
Nos encantan las reuniones de chicas, las pijamadas, asistir a las fiestas de 15 años de nuestras amigas y un sin número de reuniones grupales en las que podemos compartir cuchicheos de lo que se nos atraviese por la cabeza para terminar reventadas de risa, o muertas de asombro.
A menudo pensamos que las palabras van y vienen como cualquier hoja en otoño, o como la ropa que nos cambiamos a diario o, como la punta que le sacamos constantemente al lápiz. Las descomponemos en gramática, las combinamos en la clase de lengua y también las utilizamos para rellenar nuestro día con tal de que no sea tan vacío. Pero las palabras no pueden ser tratadas como las hojas de otoño, ni como la ropa que mandas a la lavadora y mucho menos puedes desecharlas sin importancia como la basurita del lápiz. ¿Soñaste alguna vez con tener un súper poder?Pues las palabras son poderosas. Cada vez q…

Buenas Palabras

¿Sabías que las mujeres hablamos 27.000 palabras a día mientras que los hombres 10000? ¡Lo sé! Hablamos demasiado, sino que lo diga mi esposo. ¿Te pasa que te piden que te calles? Pero realmente me pregunto ¿Cuáles de esas 27 mil palabras que hablamos son correctas, a tiempo? ¿Cuándo entendemos que debemos callarnos? Por palabras hay miles de millones de palabras, hay palabras de oración, gratitud y alabanza; hay palabras de animo; palabras suaves; palabras que incitan el odio y el enojo; etc.
Hablemos de las palabras que expresan oración. Cuando buscamos en la Biblia podemos aprender de Abraham que nunca dejó de confiar en Dios y lo expresó en cada una de sus oraciones. Podemos ver a Isaac que oró por Rebeca. Podemos ver a Ezequías que clama a Dios en oración por su vida. Podemos ver a Jesús orando antes de tomar todas las decisiones de su vida. Podemos ver a Pedro orando por milagros. ¿Ves lo que está pasando aquí? Nuestras oraciones también cuentan más de lo que piensas, podemos …