Ir al contenido principal

La fortaleza de ser suave




“Y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallareis descanso para vuestras almas”. Mateo 11:29

Pienso que el ritmo que hoy se toca en el alma de las personas parece heavy metal, muchísimo ruido estridente con decibeles por las nubes y prácticamente nada de contenido.

Con tanta saturación que hay en un corazón sin Cristo el espíritu se irrita con facilidad haciendo de la violencia, la ira y el desenfreno de palabras  un paquete completo de destrucción, de todo lo que se atraviese a su paso.    

Esto chicas, es enfrentarse a  artillería pesada y no está muy lejos de ti, cualquier rincón donde existan personas irritadas se convierte en un campo de batalla donde la lucha se gana cuando uno más altivo logra superar al otro.

Jesús vino a mostrarnos una forma de vida opuesta a espíritus iracundos, su mismo ejemplo de vida nos enseña lecciones sobre el valor de un espíritu suave y dócil en el trato con los demás  que nosotras estamos llamadas a imitar.

Cultivar un espíritu manso es crucial para mantener a raya impulsos carnales (actuar alocadamente, con ira, con prepotencia, con egoísmo) que de otro modo ocasionarían grandes problemas para nuestra integridad espiritual.  La mansedumbre te capacita para hacer frente a discusiones familiares, te ayuda a sobrellevar los múltiples estados de humor de las personas en tu estudio o trabajo, te proporciona el ánimo para dejar pasar por alto la ofensa y ser pronta en perdonar. 

Además, una gran fortaleza que proviene de la gracia de Dios para tener un espíritu suave es mantener la sobriedad en tu estado de ánimo, es decir, mantenerte en calma aunque otros descarguen en ti todo su enojo.  Una joven que no posee esta cualidad en su carácter será presa del estado de ánimo de las demás personas, se verá enredada en un día de altas y bajas constantes porque no supo contraatacar las palabras ofensivas.  


La cordura del hombre detiene su furor, y su honra es pasar por alto la ofensa. 
Proverbios 19:11

 Aprende a Cristo, convivía con doce, pero no se dejó llevar por el estado de ánimo de ellos, su espíritu pacífico intervino cuando entre los doce discípulos surgieron diferentes opiniones y  los niveles de tensión superaron lo normal.

Esta es la belleza de un gran contraste que debes imitar, encontrar fortaleza en la suavidad del carácter se convierte en una cualidad totalmente distinta de lo que una persona exasperada puede trasmitir.  

Cristo deja bien clara la enseñanza para nosotras: “… y hallareis descanso para vuestras almas”. 

Esta es la promesa: que cuando dedicas energía para imitar el carácter de Cristo tu espíritu encontrará tranquilidad por más que a tu lado el mundo esté al revés, que al cultivar suavidad en tus palabras tus relaciones se verán afectadas de manera radical, haciendo que tu convivencia sea  más armoniosa.

Este no es un curso  de tres meses por el que puedas pagar, este es un proceso de santificación continuo que solamente el Espíritu Santo puede derramar sobre tu vida en tanto tú estés dispuesta a hacerlo.


Permite que esa obra continua de fruto en tu corazón, deja que el Espíritu Santo traiga a tu memoria momentos en los que perdiste el control estando tu espíritu se encontró irritado y deja que Él forje en ti un carácter suave de tal manera que en el trato con los que te rodean des la gloria a Dios.


ACERCA DEL AUTOR  

Angélica Jiménez
Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.




↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝

                                       ¡Prepárate para nuestro próximo estudio!
                                                         FILIPENSES







 Invita a un grupo de amigas, compañeras de estudio, o las jóvenes que lideras y júntense para hacer el estudio por WhatsApp, o de manera presencial. Próximamente tendremos los materiales disponibles para descarga.

Comentarios

También te recomendamos leer:

Haciendo lo correcto

Cuando éramos niñas y surgía un desacuerdo o pelea con nuestros hermanos o compañeros de escuela, tal vez por un juguete o porque “nos miraron mal”, etc., ¿recuerdas cual era tu reacción? y si alguien te empujaba, ¿tú también lo hacías? Yo viví muchas situaciones así; pero recuerdo una en especial; estando en la escuela primaria golpee a uno de mis compañeritos porque él había empujado a mi amiga y yo le hice lo mismo pero con más fuerza y además recuerdo que le di una patada en uno de sus pies, y como resultado de mis acciones recibí una severa llamada de atención en la dirección de la escuela, y mi respuesta fue: “el empujo a mi amiga y por eso lo hice”, lo cual era cierto, pero… sé que no justificaba mis acciones; más eso lo comprendí recién de grande: no debí cobrar el castigo por mi cuenta, y ahora al escribir esta anécdota me da cierta vergüenza y un poco de gracia. A muchos de mis compañeritos de primaria y secundaria no los he vuelto ver, y la verdad es que muchas veces quisie…

LA PIEZA DE UN ROMPECABEZAS

Recuerdan la historia del “patito feo”. Así se sienten muchas personas que se consideran excluidas de un determinado grupo social, sin una razónque lo justifique o ya sea porque haya suficientes motivos que hagan que puedan hacer sentirse así. Algunas veces son situaciones relacionadas con nuestra apariencia, limitaciones físicas, económicas, con nuestras actitudes o la moral.

Sí de algo podemos estar seguras y sin conocer mucho de lo que había en el corazón de la mujer samaritana, es que seguramente se sentía excluida. Los ojos de un pueblo que le juzgaba por su estilo de vida y su conciencia que la hacía auto condenarse.

A todas nos gusta relacionarnos con amigas, buscamos pretextos para estar juntas,horarios que nos conecten físicamente o de manera virtual para estar en comunicación.

La mujer Samaritana de nuestra historia necesitaba hacer diariamente una tarea que era común para las mujeres de su pueblo y de su época. Sin embargo opuesto a las demás ella lo hacía solitaria, sin una a…

MANOS A LA OBRA

Cada vez que alguien debe ponerse a trabajar de manera inmediata o debe comenzar a poner en práctica algo de forma urgente, decimos: ¡Manos a la obra! Con esta expresión se quiere decir que no hay lugar para aplazamientos y que el momento de actuar es ahora.
Entonces la mujer dejó su cántaro, y fue a la ciudad, y dijo a los hombres San Juan 24:8
La mujer de Samaria, la protagonista de ésta maravillosa historia tuvo un encuentro inesperado en el pozo donde solía recoger agua, su vida no volvió a ser la misma desde ese encuentro, porque descubrió una gran verdad para su vida.
Había conocido a Jesús, había escuchado de su propia voz lo que él podía ofrecer a su vida. La necesidad de compartir con los demás y el gozo que le provocaba la oportunidad de una nueva vida era como para no quedarse callada, así queenseguida se puso “manos a la obra”.
Llama la atención del porque el evangelista quería dejarnos en el relato el hecho de que dejaba el cántaro, recordemos que el motivo por el cual ella ha…

Verdadero descanso

Imagina por un momento: el cielo azul sin una sola nube, la arena cálida bajo tus pies, la brisa del mar rozando tus mejillas, el sonido de las olas golpeando contra las rocas, la sombra de una palmera sobre tu cara, el calor del sol sobre tu cuerpo… todo esto disfrutando de un rico ponche de frutas bien frío mientras contemplas el paisaje. ¿Cuántas no imaginamos así un descanso perfecto? Para mí, el ir a una playa siempre es sinónimo de descanso. ¿Pero has notado que cuando vamos de vacaciones usualmente volvemos más cansadas de lo que nos fuimos? Con más trabajo o estudio, más preocupaciones por retomar la rutina diaria y lo que dejamos para la vuelta, más agobiadas. 

Entonces me surge una pregunta ¿Cuál es el verdadero descanso? Jesús nos enseña con su propia vida de qué se trata realmente descansar.


“Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar.” Mateo 11:28
Jesús nos pide que vayamos a Él para experimentar un descanso verdadero. Esto significa cuerpo