Ir al contenido principal

La fortaleza de ser suave




“Y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallareis descanso para vuestras almas”. Mateo 11:29

Pienso que el ritmo que hoy se toca en el alma de las personas parece heavy metal, muchísimo ruido estridente con decibeles por las nubes y prácticamente nada de contenido.

Con tanta saturación que hay en un corazón sin Cristo el espíritu se irrita con facilidad haciendo de la violencia, la ira y el desenfreno de palabras  un paquete completo de destrucción, de todo lo que se atraviese a su paso.    

Esto chicas, es enfrentarse a  artillería pesada y no está muy lejos de ti, cualquier rincón donde existan personas irritadas se convierte en un campo de batalla donde la lucha se gana cuando uno más altivo logra superar al otro.

Jesús vino a mostrarnos una forma de vida opuesta a espíritus iracundos, su mismo ejemplo de vida nos enseña lecciones sobre el valor de un espíritu suave y dócil en el trato con los demás  que nosotras estamos llamadas a imitar.

Cultivar un espíritu manso es crucial para mantener a raya impulsos carnales (actuar alocadamente, con ira, con prepotencia, con egoísmo) que de otro modo ocasionarían grandes problemas para nuestra integridad espiritual.  La mansedumbre te capacita para hacer frente a discusiones familiares, te ayuda a sobrellevar los múltiples estados de humor de las personas en tu estudio o trabajo, te proporciona el ánimo para dejar pasar por alto la ofensa y ser pronta en perdonar. 

Además, una gran fortaleza que proviene de la gracia de Dios para tener un espíritu suave es mantener la sobriedad en tu estado de ánimo, es decir, mantenerte en calma aunque otros descarguen en ti todo su enojo.  Una joven que no posee esta cualidad en su carácter será presa del estado de ánimo de las demás personas, se verá enredada en un día de altas y bajas constantes porque no supo contraatacar las palabras ofensivas.  


La cordura del hombre detiene su furor, y su honra es pasar por alto la ofensa. 
Proverbios 19:11

 Aprende a Cristo, convivía con doce, pero no se dejó llevar por el estado de ánimo de ellos, su espíritu pacífico intervino cuando entre los doce discípulos surgieron diferentes opiniones y  los niveles de tensión superaron lo normal.

Esta es la belleza de un gran contraste que debes imitar, encontrar fortaleza en la suavidad del carácter se convierte en una cualidad totalmente distinta de lo que una persona exasperada puede trasmitir.  

Cristo deja bien clara la enseñanza para nosotras: “… y hallareis descanso para vuestras almas”. 

Esta es la promesa: que cuando dedicas energía para imitar el carácter de Cristo tu espíritu encontrará tranquilidad por más que a tu lado el mundo esté al revés, que al cultivar suavidad en tus palabras tus relaciones se verán afectadas de manera radical, haciendo que tu convivencia sea  más armoniosa.

Este no es un curso  de tres meses por el que puedas pagar, este es un proceso de santificación continuo que solamente el Espíritu Santo puede derramar sobre tu vida en tanto tú estés dispuesta a hacerlo.


Permite que esa obra continua de fruto en tu corazón, deja que el Espíritu Santo traiga a tu memoria momentos en los que perdiste el control estando tu espíritu se encontró irritado y deja que Él forje en ti un carácter suave de tal manera que en el trato con los que te rodean des la gloria a Dios.


ACERCA DEL AUTOR  

Angélica Jiménez
Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.




↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝

                                       ¡Prepárate para nuestro próximo estudio!
                                                         FILIPENSES







 Invita a un grupo de amigas, compañeras de estudio, o las jóvenes que lideras y júntense para hacer el estudio por WhatsApp, o de manera presencial. Próximamente tendremos los materiales disponibles para descarga.

Comentarios

También te recomendamos leer:

Dios te ama infinitamente

“Amados hijos míos, debemos amarnos unos a otros, porque el amor viene de Dios. Todo el que ama es hijo de Dios, y conoce a Dios.” 1 Juan 4: 7
Dios te ama, no es solo una frase que has escuchado o leído mucho, no son solo palabras que alguien te dice para hacerte sentir mejor.
Es algo más, va más allá de ser solo palabras. Es algo más profundo, Dios es efectivamente Dios ES amor y Su naturaleza es amarte.
El amor ES Dios y  aquel que ama es hijo de Dios y conoce a Dios, pero…  ¿qué es el amor?
Como aprendimos esta semana el amor: -No es envidioso -No busca lo suyo -No se enoja fácilmente -No juzga -No critica -Es paciente -Todo lo cree -Todo lo espera -

Con amor eterno te he amado

“Incluso antes de haber hecho el mundo, Dios nos amó y nos eligió en Cristo para que seamos santos e intachables a sus ojos” Efesios 1:4 (NTV)

Dios nos conoce desde antes de haber creado este mundo. Dios, mi querida amiga, nos amó mucho antes de que nosotras existiéramos.

A menudo trabajamos para ganarnos el amor de nuestras amigas. En ocasiones, también el de nuestros familiares, y si pensamos en el amor romántico, esperamos lograr que ese chico que nos gusta nos mire, para comenzar a ganarnos su amor. Si pensamos que así también debemos ganarnos el amor de Dios, es que nuestra mente no alcanza a comprender el verdadero amor, y esto sucede porque nuestro concepto de amor está totalmente distorsionado por el pecado.

Conocimos el amor cuando alguien nos lo manifestó primero. Cuando éramos pequeñas, nuestros padres nos cuidaban, nos protegían y demostraban su amor hacia nosotras cuando nos cargaban, abrazaban, consolaban e incluso cuando nos llenaban de besos y caricias.

Alguien nos most…

Ha resucitado - Descarga tus materiales

¡Él ha resucitado! ¡Él ha resucitado!
Hace dos mil años, la resurrección de Jesucristo cambió todo. Después de pasar tres días en la tumba, Jesús conquistó el pecado y la muerte y resucitó físicamente de la muerte.
Esto es más que una historia de la Escuela Dominical. Es el fundamento mismo de nuestra fe. En 1 Corintios 15:17, Pablo dice: “Y si Cristo no ha resucitado, su fe es inútil; todavía estás en tus pecados”.  Sin la resurrección, no tenemos fe, ni perdón de pecados, ni eternidad con Dios.
Al comenzar la temporada de Pascua, nos preparamos para celebrar la resurrección de Cristo. A menudo ponemos mucho énfasis en la muerte de Cristo, y por una buena razón, ¿Pero también le damos la misma importancia a su resurrección?
La resurrección de Jesús lo cambió todo. Nos cambió y cambió el mundo. Durante las próximas seis semanas, vamos a estudiar el impacto de la resurrección.
La resurrección nos cambió físicamente, ya que un día experimentaremos la resurrección de nuestros cuerpos físico…

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…