Ir al contenido principal

La ley del hielo en Cristo se derrite.



“Soportándoos unos a otros, y perdonándoos unos a otros si alguno tuviere queja contra otros. De la manera que Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros”.  Colosenses 3:13

En varias ocasiones me he preguntado: ¿Y si Dios me pidiera hacer una sola cosa en la vida?,  Y si esa única cosa que Cristo me pidiera hacer fuera perdonar, ¿sería capaz de hacerlo?, Y si mi acceso al reino de los cielos dependiera de ese único acto de perdón, ¿perdonaría?

Son las mismas preguntas que yo te hago a ti hoy.

Nadie debajo del cielo está exento de las heridas que causa una amistad rota, y lo que veo a mi alrededor es un patrón de hacer nuevas amistades, tener un intercambio de ideas, una conexión singular, una amistad de “Friends for ever”, una hermandad, luego por X motivo florece una ramita de egoísmo y con ello viene un  aislamiento progresivo, enojos y discusiones, momentos de tensión, más aislamiento y por último: LA LEY DEL HIELO. Después de ahí, no pasa nada; puedo aplicar el dicho: “Si te he visto, no te conozco”.                   

La manera más fácil de zafarse de esa relación es sepultando todos los recuerdos que tengan que ver con esa persona bajo un bloque de concreto duro y tieso. Lo que pertenece allí no se toca, no se mira y ya no importa, la vida sigue y hay muchas personas en el planeta para seguir conociendo… y bueno, seguir cayendo en el mismo patrón.

Pero cada vez que veo mi biblia veo que ¡ser cristiano es otra cosa!, mi visión de la amistad choca una y otra y otra vez con lo que dice Jesús acerca del amor y el perdón al prójimo. ¡Y eso me incomoda! “¿Pero Señor por qué tengo yo que ir a pedir perdón cuando fue ella la que me lastimó?”. ¿Te sientes identificada?

He reflexionado mucho sobre el tema, y lo que he aprendido sobre el tema es que amar y perdonar como Dios manda es un desafío sólo para verdaderos  valientes. No cualquiera está dispuesto a rendir de verdad su orgullo para pedir perdón.  Pedir perdón resulta ser fácil, vivenciar el perdón  es lo verdaderamente difícil, y es todavía más difícil volver a restaurar una relación.

“Porque si amáis a los que os aman, ¿Qué recompensa tendréis? ¿No hacen también lo mismo los publicanos?”. Mateo 5:46

Al señor le place llevarnos a un lugar más alto, desafía nuestra mediocridad planteándonos el reto de amar a quién nos ha herido, perdonarle y por si fuera poco, procurar restaurar la relación. Las  mediocres multitudes (la mayoría en el salón,  en la vecindad,  en el trabajo, etc.) aplican la ley del hielo, pero en el calor de una hermandad cristiana, el hielo se derrite;  no hay lugar para el distanciamiento y el saludo seco, o eres parte de algo más alto o estás fuera.

Cuando vienes a Cristo, eres o no eres, así de simple.

Créeme que estar dispuesta a perdonar para sanar una relación costará lágrimas, nuevos momentos de tensión, tendrás que remover la piedra de concreto para que Cristo limpie de nuevo tu amistad y además costará tu orgullo.

Al final de cuentas, la esencia que el mensaje de Cristo nos deja para la totalidad de la vida es esa.
Entonces, ¿pondrás a esa persona con la que hace años no hablas en oración y comenzarás a tomar acción sobre el asunto?   


¿Y si eso fuera lo único que Dios te pidiera hacer en la vida?,  ¿serías capaz de hacerlo?, Y si tu entrada al reino de los cielos dependiera de ese único acto de perdón, ¿perdonarías?




ACERCA DEL AUTOR  

Angélica Jiménez
Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.




↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝

                                       ¡Prepárate para nuestro próximo estudio!
                                                         FILIPENSES







 Invita a un grupo de amigas, compañeras de estudio, o las jóvenes que lideras y júntense para hacer el estudio por WhatsApp, o de manera presencial. 

Para realizar el estudio con tu grupo en línea:
Déjanos en un comentario o mensaje tu número de Whatsapp junto con el código de tu país y añade tu edad. 
Recuerda que nuestros estudios también son para mujeres y niños encuentra más información en:  
www.AmaaDiosGrandemente.com 


Próximamente tendremos los materiales disponibles para descarga.
¡Nos vemos el 30 de Octubre!

Comentarios

También te recomendamos leer:

Emanuel, Dios con nosotros – José

Echemos un vistazo hoy a la historia de José. José no sería el padre de Jesús aunque, como era el prometido de María, Jesús sería legalmente identificado como su hijo (Lucas 3:23; 4:22; Juan 1:45; 6:42). José no estaba en una posición fácil. Él era solo un hombre, algo que podemos ver por la manera en la que se comporta cuando se da cuenta de que María está embarazada. No quiere ponerla en una situación que pudiera avergonzarla y se dispone a dejarla sin llamar la atención. 

Por supuesto, el hombre que sería cabeza de hogar en el que Jesús iba a crecer, tenía que ser un buen hombre. Él no tenía ni idea de lo que había pasado. Solo sabía que María, su María, estaba embarazada y que él no era el padre. Aun así, no quería avergonzarla, lo que habla muy bien de él. 

Cuando estaba pensando en estas cosas, un ángel del Señor se le apareció en un sueño para calmar su corazón y decirle qué tenía que hacer. El ángel le explicó todo y José, un hombre fiel, creyó que María estaba esperando al Mesí…

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…

Una pacificadora más

El Premio Nobel de la Paz es uno de los cinco premiosque fueron instituidos por el inventorAlfred Nobel. Este premio se otorga "a la persona que haya trabajado más o mejor en favor de la fraternidad entre las naciones, la abolición o reducción de los ejércitosy la promoción de procesos de paz". Hemos admirado a éstas personalidades por hacer histórica pasando por alto que nosotras mismas en el reino de los cielos somos ya acreedoras de un gran galardón otorgado por Dios mismo.
Las bienaventuranzas recogen y perfeccionan las promesas de Dios desde el antiguo testamento ordenándolas al Reino de los cielos. Estas palabras de bien, responden al deseo de gozo que Dios ha puesto en el corazón del hombre, en este caso nuestro corazón.
Jesús pronunció las palabras citadas en Mateo 5:9
“Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios”.

Refiriéndose a una recompensa para quienes vivamos a través de ellas. Nada más y nada menos que ser llamadas sus hijas. La in…

¡Muy Dichosas!

Cada vez que leo estos pasajes que hablan acerca de las Bienaventuranzas siento como que me están tomando el pelo. Sentirme muy dichosa cuando suceden cosas que se salen por completo de mi confort parece ser una mala broma; pero definitivamente cada palabra que sale de la boca de Jesús tiene razón de ser.
Esta semana agregamos otra cualidad que debemos imitar en nuestro carácter; Mansedumbre. Pero, ¿de qué se trata esto realmente?
"Bienaventurados los mansos, porque ellos recibirán la tierra por heredad." Mateo 5:5
Bienaventurados los humildes, Bienaventurados los que se humillan a sí mismos para de servir a otros, Bienaventurados los que menguan su yo para que sea exaltado Cristo, Bienaventurados los que ponen la otra mejilla, Bienaventurados los que sacrifican lo que más aman en obediencia, Bienaventurados los que son obedientes, Bienaventurados… y podemos seguir profundizando y agregando a la lista. Déjame decirte que todas estas acciones, y las que Dios traiga a tu coraz…