Ir al contenido principal

La ley del hielo en Cristo se derrite.



“Soportándoos unos a otros, y perdonándoos unos a otros si alguno tuviere queja contra otros. De la manera que Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros”.  Colosenses 3:13

En varias ocasiones me he preguntado: ¿Y si Dios me pidiera hacer una sola cosa en la vida?,  Y si esa única cosa que Cristo me pidiera hacer fuera perdonar, ¿sería capaz de hacerlo?, Y si mi acceso al reino de los cielos dependiera de ese único acto de perdón, ¿perdonaría?

Son las mismas preguntas que yo te hago a ti hoy.

Nadie debajo del cielo está exento de las heridas que causa una amistad rota, y lo que veo a mi alrededor es un patrón de hacer nuevas amistades, tener un intercambio de ideas, una conexión singular, una amistad de “Friends for ever”, una hermandad, luego por X motivo florece una ramita de egoísmo y con ello viene un  aislamiento progresivo, enojos y discusiones, momentos de tensión, más aislamiento y por último: LA LEY DEL HIELO. Después de ahí, no pasa nada; puedo aplicar el dicho: “Si te he visto, no te conozco”.                   

La manera más fácil de zafarse de esa relación es sepultando todos los recuerdos que tengan que ver con esa persona bajo un bloque de concreto duro y tieso. Lo que pertenece allí no se toca, no se mira y ya no importa, la vida sigue y hay muchas personas en el planeta para seguir conociendo… y bueno, seguir cayendo en el mismo patrón.

Pero cada vez que veo mi biblia veo que ¡ser cristiano es otra cosa!, mi visión de la amistad choca una y otra y otra vez con lo que dice Jesús acerca del amor y el perdón al prójimo. ¡Y eso me incomoda! “¿Pero Señor por qué tengo yo que ir a pedir perdón cuando fue ella la que me lastimó?”. ¿Te sientes identificada?

He reflexionado mucho sobre el tema, y lo que he aprendido sobre el tema es que amar y perdonar como Dios manda es un desafío sólo para verdaderos  valientes. No cualquiera está dispuesto a rendir de verdad su orgullo para pedir perdón.  Pedir perdón resulta ser fácil, vivenciar el perdón  es lo verdaderamente difícil, y es todavía más difícil volver a restaurar una relación.

“Porque si amáis a los que os aman, ¿Qué recompensa tendréis? ¿No hacen también lo mismo los publicanos?”. Mateo 5:46

Al señor le place llevarnos a un lugar más alto, desafía nuestra mediocridad planteándonos el reto de amar a quién nos ha herido, perdonarle y por si fuera poco, procurar restaurar la relación. Las  mediocres multitudes (la mayoría en el salón,  en la vecindad,  en el trabajo, etc.) aplican la ley del hielo, pero en el calor de una hermandad cristiana, el hielo se derrite;  no hay lugar para el distanciamiento y el saludo seco, o eres parte de algo más alto o estás fuera.

Cuando vienes a Cristo, eres o no eres, así de simple.

Créeme que estar dispuesta a perdonar para sanar una relación costará lágrimas, nuevos momentos de tensión, tendrás que remover la piedra de concreto para que Cristo limpie de nuevo tu amistad y además costará tu orgullo.

Al final de cuentas, la esencia que el mensaje de Cristo nos deja para la totalidad de la vida es esa.
Entonces, ¿pondrás a esa persona con la que hace años no hablas en oración y comenzarás a tomar acción sobre el asunto?   


¿Y si eso fuera lo único que Dios te pidiera hacer en la vida?,  ¿serías capaz de hacerlo?, Y si tu entrada al reino de los cielos dependiera de ese único acto de perdón, ¿perdonarías?




ACERCA DEL AUTOR  

Angélica Jiménez
Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.




↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝

                                       ¡Prepárate para nuestro próximo estudio!
                                                         FILIPENSES







 Invita a un grupo de amigas, compañeras de estudio, o las jóvenes que lideras y júntense para hacer el estudio por WhatsApp, o de manera presencial. 

Para realizar el estudio con tu grupo en línea:
Déjanos en un comentario o mensaje tu número de Whatsapp junto con el código de tu país y añade tu edad. 
Recuerda que nuestros estudios también son para mujeres y niños encuentra más información en:  
www.AmaaDiosGrandemente.com 


Próximamente tendremos los materiales disponibles para descarga.
¡Nos vemos el 30 de Octubre!

Comentarios

También te recomendamos leer:

Hablar o callar

Hace unos días leí una frase que decía: “dile a las personas lo hermoso que ves en ellas. No para que te amen, sino para que se amen”. ¿Crees que es importante escuchar que alguien te recuerde lo bella que eres, que alguien te diga, eres valiente, inteligente, “tu puedes hacerlo”, etc.? A mí me anima mucho escucharlo y decirlo también. Pero aun para hablar de lo hermoso que vemos en los demás, tenemos que ser muy sabias y que nuestras palabras sean realmente sinceras de lo contrario se convertirían en mentiras hipócritas. ¡Querida! La verdad es que no siempre hablamos palabras alentadoras a los demás, muchas veces utilizamos nuestra lengua para ridiculizar, subestimar o difamar a otra persona.
Más yo os digo que de toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio. Porque por tus palabras serás justificado, y por tus palabras serás condenado. Mateo 12:36-37
La palabra que más llamó mi atención en los pasajes leídos fue la palabra “ociosa” así que me puse…

¿Piensas tú y Dios lo mismo acerca de ti?

Las palabras que te dices a ti misma son de mucha importancia, porque esas palabras que se repiten en tu interior crean un concepto que muchas veces no te identifica.
Pensar adecuadamente de ti misma es de suma importancia, porque ayuda a valorarte, amarte y no cree filosofías de este mundo que dicen mentiras sobre la mujer. Pensar correctamente de quien eres, la importancia y el valor que posees es de suma importancia para relacionarte correctamente con quienes te rodean, para crear lazos emocionales sanos y poder avanzar en esta vida sin ser herida o lastimada, sin ser pasada a llevar.
La única manera de tener un concepto correcto de sobre quien eres es buscando a Dios, poniéndolo en el centro de tu vida y creyendo lo que dice la Persona que te creó sobre ti. Porque Dios tiene un concepto hermoso de quien eres y quiere que saques de tu mente todas aquellas palabras negativas que crees de ti.
Las palabras que se repiten en tu cabeza sobre “no poder” "no ser capaz” y “no tener…

Tus palabras importan

“Hay [Jovencitas] cuyas palabras son como golpes de espada; más la lengua de los sabios es medicina”. Proverbios 12:18
Nos encantan las reuniones de chicas, las pijamadas, asistir a las fiestas de 15 años de nuestras amigas y un sin número de reuniones grupales en las que podemos compartir cuchicheos de lo que se nos atraviese por la cabeza para terminar reventadas de risa, o muertas de asombro.
A menudo pensamos que las palabras van y vienen como cualquier hoja en otoño, o como la ropa que nos cambiamos a diario o, como la punta que le sacamos constantemente al lápiz. Las descomponemos en gramática, las combinamos en la clase de lengua y también las utilizamos para rellenar nuestro día con tal de que no sea tan vacío. Pero las palabras no pueden ser tratadas como las hojas de otoño, ni como la ropa que mandas a la lavadora y mucho menos puedes desecharlas sin importancia como la basurita del lápiz. ¿Soñaste alguna vez con tener un súper poder?Pues las palabras son poderosas. Cada vez q…

Buenas Palabras

¿Sabías que las mujeres hablamos 27.000 palabras a día mientras que los hombres 10000? ¡Lo sé! Hablamos demasiado, sino que lo diga mi esposo. ¿Te pasa que te piden que te calles? Pero realmente me pregunto ¿Cuáles de esas 27 mil palabras que hablamos son correctas, a tiempo? ¿Cuándo entendemos que debemos callarnos? Por palabras hay miles de millones de palabras, hay palabras de oración, gratitud y alabanza; hay palabras de animo; palabras suaves; palabras que incitan el odio y el enojo; etc.
Hablemos de las palabras que expresan oración. Cuando buscamos en la Biblia podemos aprender de Abraham que nunca dejó de confiar en Dios y lo expresó en cada una de sus oraciones. Podemos ver a Isaac que oró por Rebeca. Podemos ver a Ezequías que clama a Dios en oración por su vida. Podemos ver a Jesús orando antes de tomar todas las decisiones de su vida. Podemos ver a Pedro orando por milagros. ¿Ves lo que está pasando aquí? Nuestras oraciones también cuentan más de lo que piensas, podemos …