Ir al contenido principal

"No seas una niñita enclenque"



Mi contextura siempre fue delgada, durante mi infancia mi madre se preocupó por que yo  subiera de peso y tener un poco más que solo huesos visibles. Cuando no podía abrir el tarro de mermelada ella me animaba a hacerlo y pesar de mi delgadez me decía: “No seas una niñita enclenque”. Pensé que esa palabra era una invención de mi mamá, pero en cuanto fui descubriendo el mundo, me di cuenta que ella no era la única que la utilizaba.  

A este adjetivo se le atribuye el significado de algo que carece de fortaleza, robustez; y se asocia con palabras como: débil, enfermizo, frágil, delicado o endeble.

Las chicas solemos en ocasiones (a veces a conveniencia nuestra) mostrarnos enclenques: “Ay, no sé qué tengo”, “Ay no puedo levantarme de la cama”. Nos mostramos débiles para justificar con múltiples excusas el deseo de solamente tirarse en el sillón y no hacer nada. ¿Cierto que si?

Lo sorprendente es encontrar a Pablo hablando a Timoteo de niñitas enclenques.

“Porque de estos son los que se meten en las casas y llevan cautivas a las mujercillas cargadas de pecados, arrastradas por diversas concupiscencias”. 2 Timoteo 3:6

¿Qué estaba pasando? Pablo alerta a Timoteo sobre la importancia de evitar a aquellos que estaban dentro de la iglesia con una aparente piedad, más sin embargo en su interior eran personas amadoras de sí mismas, aborrecedores de lo bueno, traidores, calumniadores, etc. Estas personas entraban a las casas y arrastraban mujercillas débiles en la fe, que aunque querían cimentarse en Cristo, no podían llegar al conocimiento de la verdad. ¿Por qué? Porque fácilmente prestaban oído a fábulas muy bien habladas que disfrazaban la verdad del evangelio.

Una persona enclenque es más propensa a enfermarse, cuando eres débil bajas la guardia y te haces presa de males que infectan el espíritu.

He visto muchas chicas ir de iglesia en iglesia, siendo arrastradas por una corriente, y luego por otra, he visto muchas chicas caer en errores, quieren seguir a Cristo, comprenden la importancia de la redención, pero no pueden arraigarse plenamente en el evangelio. Aún, he visto chicas por años dentro de la iglesia, pero en la primera oportunidad cayeron en pecado. ¿Por qué? Porque son niñitas endebles en la fe, que alimentan su caminar en el Señor por lo que otros dicen o publican en sus redes acerca de Jesucristo y no por las experiencias que ellas han cultivado para sí mismas.   

No seas endeble, si te has decidido por Cristo sigue sus pasos de cerca, esto significa:

Interesarte por las escrituras: Haz de la Biblia tu prioridad número uno. Busca planes de lectura bíblica, hay muchas opciones para mantenerte leyendo las escrituras durante los 365 días del año.

Realizar estudios bíblicos: No solamente leas de corrido la Biblia, sumérgete en capítulos enteros, en pasajes específicos, en versículos clave encuentra riqueza comparando lo que lees con otras porciones de las escrituras.

Buscar ayuda: Si hay pasajes bíblicos que no entiendes acércate a personas que te puedan orientar, pide referencias sobre buenos libros y herramientas de estudio bíblico.

Compartir tu experiencia: Anima a otras chicas a escudriñar sus propias biblias y atesorar la invaluable palabra de Dios.

Antes que recibas tu diploma de la escuela o de la universidad, conviértete en una mujer de la palabra que se involucra ávidamente en conocer el evangelio de salvación, Si has sido capaz de pasar noches en vela resolviendo ecuaciones de geometría analítica, eres mucho más capaz de pasar tiempo escudriñando las verdades eternas, las cuales te serán de mayor provecho para entrar en el reino de Gloria.  


ACERCA DEL AUTOR  

Angélica Jiménez
Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.




Comentarios

También te recomendamos leer:

Amor fiel (Oseas) - Descarga tus materiales

No habían permanecido fieles a Dios, sino que Él permaneció fiel a ellos.

El libro de Oseas fue escrito para mostrarle al pueblo de Israel el amor fiel de Dios. Israel se había rebelado contra Dios una y otra vez. Los reyes de Israel habían extraviado al pueblo, seguían a los dioses falsos y profanaban el templo de Dios. La gente había olvidado quiénes eran y de quién eran. Israel se había apartado de Dios, de Aquel que los había elegido, los había protegido, los había provisto y los había bendecido. Se habían prostituido con otros dioses y otras naciones. Sus corazones adúlteros e idólatras los habían alejado de Dios.

Oseas era solo un hombre.

Fue un profeta en Israel con un llamamiento único de Dios. Le pidieron que se casara con una prostituta y permaneciera fiel y leal a ella. Oseas se casó con Gomer, que le fue infiel. Sin embargo, una y otra vez, Oseas redime a Gomer y la devuelve a sí misma.

Dios le dio a Oseas un llamado específico y un mensaje específico para el pueblo de Is…

Un llamado inusual

El reto de este 2019 es memorizar porciones bíblicas, y comencé con 2 Timoteo capítulo 2, he estado repitiendo y repitiendo en cada porción de tiempo libre, pero hoy me detengo aquí: “…Si fuéremos infieles, él permanece fiel. Él no puede negarse a sí mismo…”.  En realidad, el Señor me ha retenido aquí poniendo una señal de PARE en mi camino para comprender cuál es el profundo significado de nuestra infidelidad a la luz de Su fidelidad; creo francamente que también es lo que quiere hacer con cada una de nosotras. Así que abramos nuestras Biblias en el pequeño libro de Oseas para desplegar el abanico infinito de la Fidelidad de Dios. 

Pero antes, analicemos el contexto en el que Oseas se encuentra: 
1 Reyes 12 nos narra la división de las doce tribus de Israel en dos: 
Israel, también conocido con los nombres de Reino del Norte, Jacob y Efraín (este último, usado en el libro de Oseas), formado por diez tribus.  
Judá, también llamado Reino del Sur, conformado por las tribus de Judá, Benjamí…

Valiente en medio de la tentación

Tenía yo apenas trece años, y mi mamá me decía: “Anto, aprende a decir que no.”  Crecí, y a los dieciocho años mi mamá seguía diciéndome: “Anto aprende a decir que no.”
Hoy estoy a menos de sesenta días de casarme y ¡cuánto me ayudó cada palabra de mi madre, cada advertencia de decir que no!  

A lo largo de estos pocos años que el Señor me permitió vivir, me di cuenta de lo  difícil que es decir que no a ……………. (puedes agregar la frase que te venga en mente, aquello a lo que siempre dices que sí y cedes) ¡Cuán débiles somos! 

 🔼 Eva, cuando fue tentada a tomar del fruto prohibido, ¿pudo decir que no? 
 🔼 David, cuando vio a Betsabé y la deseó, ¿pudo decir que no?
 🔼 Sansón, ante la insistencia de Dalila, ¿pudo decir que no?

La respuesta es NO. Cedieron a la tentación y cayeron. Pero todos ellos, luego del quebranto y arrepentimiento, fueron restaurados. ¡Cuánto placer, alivio y gratitud llegó después de haber experimentado la gracia del perdón de Su Salvador!

A lo largo de toda la histori…

Tú primero, después yo

El reto de hoy no es para todas las personas, veamos las palabras de Pablo al iniciar...


“...si hay alguna consolación en Cristo, (si Cristo les ha dado a ustedes el poder de animar a los demás), si algún consuelo de amor, (si el amor que ustedes tienen los lleva a consolar a otros),  si alguna comunión del Espíritu, (si tiene el mismo Espíritu Santo), si algún afecto entrañable, si alguna misericordia (si son compasivos)...” Filipenses 2:1 RVR(TLA)
¿Consideras que estás dentro de ese rango de personas? ¡Entonces eso es para ti! Es un poco loco decir que esto no es para todos pero, ¿sabes amada amiga? actualmente, el mundo impone la cultura del “YO, YO, YO”; vivimos en un mundo que busca la satisfacción personal primero. En una empresa, por ejemplo, se busca subir de puesto sin importar a quien se lastime; las personas son utilizadas hasta lograr lo que los líderes quieren. Prestando atención podremos ver que en la pirámide social, el jefe o el líder está en la posición más alta, la que …