Ir al contenido principal

"No seas una niñita enclenque"



Mi contextura siempre fue delgada, durante mi infancia mi madre se preocupó por que yo  subiera de peso y tener un poco más que solo huesos visibles. Cuando no podía abrir el tarro de mermelada ella me animaba a hacerlo y pesar de mi delgadez me decía: “No seas una niñita enclenque”. Pensé que esa palabra era una invención de mi mamá, pero en cuanto fui descubriendo el mundo, me di cuenta que ella no era la única que la utilizaba.  

A este adjetivo se le atribuye el significado de algo que carece de fortaleza, robustez; y se asocia con palabras como: débil, enfermizo, frágil, delicado o endeble.

Las chicas solemos en ocasiones (a veces a conveniencia nuestra) mostrarnos enclenques: “Ay, no sé qué tengo”, “Ay no puedo levantarme de la cama”. Nos mostramos débiles para justificar con múltiples excusas el deseo de solamente tirarse en el sillón y no hacer nada. ¿Cierto que si?

Lo sorprendente es encontrar a Pablo hablando a Timoteo de niñitas enclenques.

“Porque de estos son los que se meten en las casas y llevan cautivas a las mujercillas cargadas de pecados, arrastradas por diversas concupiscencias”. 2 Timoteo 3:6

¿Qué estaba pasando? Pablo alerta a Timoteo sobre la importancia de evitar a aquellos que estaban dentro de la iglesia con una aparente piedad, más sin embargo en su interior eran personas amadoras de sí mismas, aborrecedores de lo bueno, traidores, calumniadores, etc. Estas personas entraban a las casas y arrastraban mujercillas débiles en la fe, que aunque querían cimentarse en Cristo, no podían llegar al conocimiento de la verdad. ¿Por qué? Porque fácilmente prestaban oído a fábulas muy bien habladas que disfrazaban la verdad del evangelio.

Una persona enclenque es más propensa a enfermarse, cuando eres débil bajas la guardia y te haces presa de males que infectan el espíritu.

He visto muchas chicas ir de iglesia en iglesia, siendo arrastradas por una corriente, y luego por otra, he visto muchas chicas caer en errores, quieren seguir a Cristo, comprenden la importancia de la redención, pero no pueden arraigarse plenamente en el evangelio. Aún, he visto chicas por años dentro de la iglesia, pero en la primera oportunidad cayeron en pecado. ¿Por qué? Porque son niñitas endebles en la fe, que alimentan su caminar en el Señor por lo que otros dicen o publican en sus redes acerca de Jesucristo y no por las experiencias que ellas han cultivado para sí mismas.   

No seas endeble, si te has decidido por Cristo sigue sus pasos de cerca, esto significa:

Interesarte por las escrituras: Haz de la Biblia tu prioridad número uno. Busca planes de lectura bíblica, hay muchas opciones para mantenerte leyendo las escrituras durante los 365 días del año.

Realizar estudios bíblicos: No solamente leas de corrido la Biblia, sumérgete en capítulos enteros, en pasajes específicos, en versículos clave encuentra riqueza comparando lo que lees con otras porciones de las escrituras.

Buscar ayuda: Si hay pasajes bíblicos que no entiendes acércate a personas que te puedan orientar, pide referencias sobre buenos libros y herramientas de estudio bíblico.

Compartir tu experiencia: Anima a otras chicas a escudriñar sus propias biblias y atesorar la invaluable palabra de Dios.

Antes que recibas tu diploma de la escuela o de la universidad, conviértete en una mujer de la palabra que se involucra ávidamente en conocer el evangelio de salvación, Si has sido capaz de pasar noches en vela resolviendo ecuaciones de geometría analítica, eres mucho más capaz de pasar tiempo escudriñando las verdades eternas, las cuales te serán de mayor provecho para entrar en el reino de Gloria.  


ACERCA DEL AUTOR  

Angélica Jiménez
Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.




Comentarios

También te recomendamos leer:

Sé Valiente - descarga tus materiales

"Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas". Josué 1:9 A todas nos gustan las historias de valentía y heroísmo porque en ese héroe o heroína vemos algo que nos falta, deseamos parecernos a alguien que es noble o audaz, justo o audaz, y deseamos poder ser así. Muchas, si no todas, hemos experimentado un miedo que nos ha impedido tomar un camino desconocido. Sabemos el tipo de debilidad que puede hacernos rendir o ni siquiera intentarlo. También hemos experimentado una cobardía que nos hace dudar, sentirnos abrumadas y alejarnos de lo que Dios quiere que hagamos. Entonces, cuando leemos o vemos historias de heroísmo y valentía, nos animamos. Cuando observamos a alguien tener coraje en medio del miedo, sin desanimarnos en medio de la adversidad, y resueltos en medio de la debilidad, nos sentimos inspiradas a ser valientes. Pero esta valentía suele durar poco porque la motivación terrenal …

La batalla de toda cristiana

El plan de lectura para nuestro estudio ¡Sé VALIENTE! inicia con los versículos 11 y 12 del capítulo 6 de la primera carta de Pablo a Timoteo, que en mi biblia, y tal vez también en la tuya, tienen como encabezado: ‘’La buena batalla de la fe’’. Me llama la atención que el apóstol enumera cosas de las que debemos huir, y otras que debemos seguir. Lo primero que leemos en el v 11 es:

“Mas tú, oh hombre de Dios, huye de estas cosas”

¿Cuáles son aquellas cosas de las que Timoteo, como hijo de Dios, debía huir? Las podemos encontrar al inicio del capítulo, y son:
➥ Deshonra a las autoridades (vs.1-2) ➥ Lucha de argumentos (vs.4-5) ➥ Doctrinas falsas (v. 4) ➥ Falsos maestros que se aprovechan (vs. 5-9) ➥ Amor al dinero (v. 9)

Todas estas cosas, definitivamente, son un estorbo para poder pelear la buena batalla de la fe.

Continuamos leyendo:
“Persigue la justicia y la vida sujeta a Dios, junto con la fe, el amor, la perseverancia y la mansedumbre.” (v 11 NTV)
¿Dónde podremos encontrar todos esto…

Valiente para hacer el bien

¿Qué es el bien? ¿Qué es ser valiente? Piensa por un momento en alguna persona, héroe o heroína, que te haya impactado. ¿Cómo es su vida? ¿Qué es lo que llama tu atención? 

Los versículos de este estudio nos enseñan tres verdades:

👌 No debo cansarme de hacer el bien, porque Dios me recompensará por ello. (Gálatas 6:9)

👌 Dios nos creó por medio de Jesús para hacer el bien, y lo planeó desde mucho antes; todo lo que sucede en nuestra vida fue predestinado para que así sucediera. (Efesios 2:10)

¿Has escuchado esa canción que dice “...si todo fue creado para ti, yo también…” ?
Fuimos hechas con un diseño divino que trae incluido hacer el bien pero en nuestra condición humana es muy sencillo poner los ojos en nosotras mismas, olvidamos hacer el bien a otros. 
Entonces recordemos: “yo también fui creada para Él”. Fui creada para hacer el bien, incluso a nivel de Jesús que aún estando en la cruz intercede al Padre por nosotros. 

“...perdónalos, porque no saben lo que hacen…”  Lucas 23:34
👌 Dios be…

Sé valiente para enfrentar tus miedos

"Sé valiente." Cuando leí el título de nuestro estudio me puse a pensar sobre las veces que había elegido ser valiente, y las veces que el temor había sido mi elección.
Pienso que no soy la única a quien el miedo ha llevado por rumbos equivocados a cometer tonterías, producto de haberle dejado vencer sobre nuestra fe, sobre la seguridad que Dios nos promete en Su palabra:


"No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia."  Isaías 41:10
Este es uno de los versículos que sin duda ha sido de consuelo y fortaleza a lo largo de generaciones. El Señor comienza exhortando a no temer, y continúa dando razones claras para ello: “No temas porque…
       ➤ Yo estoy contigo"
➤ Yo Soy tu Dios"
➤ Te esfuerzo"
➤ Te ayudaré"
➤ Te sustentaré"

Querida lectora ¿A qué estás temiendo hoy? ¿Tal vez a alguna enfermedad, al desempleo, a no aprobar el examen de ing…