Ir al contenido principal

"No seas una niñita enclenque"



Mi contextura siempre fue delgada, durante mi infancia mi madre se preocupó por que yo  subiera de peso y tener un poco más que solo huesos visibles. Cuando no podía abrir el tarro de mermelada ella me animaba a hacerlo y pesar de mi delgadez me decía: “No seas una niñita enclenque”. Pensé que esa palabra era una invención de mi mamá, pero en cuanto fui descubriendo el mundo, me di cuenta que ella no era la única que la utilizaba.  

A este adjetivo se le atribuye el significado de algo que carece de fortaleza, robustez; y se asocia con palabras como: débil, enfermizo, frágil, delicado o endeble.

Las chicas solemos en ocasiones (a veces a conveniencia nuestra) mostrarnos enclenques: “Ay, no sé qué tengo”, “Ay no puedo levantarme de la cama”. Nos mostramos débiles para justificar con múltiples excusas el deseo de solamente tirarse en el sillón y no hacer nada. ¿Cierto que si?

Lo sorprendente es encontrar a Pablo hablando a Timoteo de niñitas enclenques.

“Porque de estos son los que se meten en las casas y llevan cautivas a las mujercillas cargadas de pecados, arrastradas por diversas concupiscencias”. 2 Timoteo 3:6

¿Qué estaba pasando? Pablo alerta a Timoteo sobre la importancia de evitar a aquellos que estaban dentro de la iglesia con una aparente piedad, más sin embargo en su interior eran personas amadoras de sí mismas, aborrecedores de lo bueno, traidores, calumniadores, etc. Estas personas entraban a las casas y arrastraban mujercillas débiles en la fe, que aunque querían cimentarse en Cristo, no podían llegar al conocimiento de la verdad. ¿Por qué? Porque fácilmente prestaban oído a fábulas muy bien habladas que disfrazaban la verdad del evangelio.

Una persona enclenque es más propensa a enfermarse, cuando eres débil bajas la guardia y te haces presa de males que infectan el espíritu.

He visto muchas chicas ir de iglesia en iglesia, siendo arrastradas por una corriente, y luego por otra, he visto muchas chicas caer en errores, quieren seguir a Cristo, comprenden la importancia de la redención, pero no pueden arraigarse plenamente en el evangelio. Aún, he visto chicas por años dentro de la iglesia, pero en la primera oportunidad cayeron en pecado. ¿Por qué? Porque son niñitas endebles en la fe, que alimentan su caminar en el Señor por lo que otros dicen o publican en sus redes acerca de Jesucristo y no por las experiencias que ellas han cultivado para sí mismas.   

No seas endeble, si te has decidido por Cristo sigue sus pasos de cerca, esto significa:

Interesarte por las escrituras: Haz de la Biblia tu prioridad número uno. Busca planes de lectura bíblica, hay muchas opciones para mantenerte leyendo las escrituras durante los 365 días del año.

Realizar estudios bíblicos: No solamente leas de corrido la Biblia, sumérgete en capítulos enteros, en pasajes específicos, en versículos clave encuentra riqueza comparando lo que lees con otras porciones de las escrituras.

Buscar ayuda: Si hay pasajes bíblicos que no entiendes acércate a personas que te puedan orientar, pide referencias sobre buenos libros y herramientas de estudio bíblico.

Compartir tu experiencia: Anima a otras chicas a escudriñar sus propias biblias y atesorar la invaluable palabra de Dios.

Antes que recibas tu diploma de la escuela o de la universidad, conviértete en una mujer de la palabra que se involucra ávidamente en conocer el evangelio de salvación, Si has sido capaz de pasar noches en vela resolviendo ecuaciones de geometría analítica, eres mucho más capaz de pasar tiempo escudriñando las verdades eternas, las cuales te serán de mayor provecho para entrar en el reino de Gloria.  


ACERCA DEL AUTOR  

Angélica Jiménez
Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.




Comentarios

También te recomendamos leer:

Mi Legado

Queremos honrar la vida de nuestra amiga, líder y mentora Edurne Mencia. Por eso hoy compartimos contigo uno de sus inspiradores artículos en su blog  - El viaje de una mujer -   que nos habla directamente a este momento en el que lloramos su partida y nos regocijamos en su llegada al reino de nuestro Padre. Ella nos ha dejado un legado. Así que te pedimos que mientras lo lees, ores por su esposo y sus tres hijos.

💦💛💦💛💦💛
Un legado es todo aquello que pasa de padres a hijos.

 Como mamá, quiero que mis hijos afronten su vida en las mejores condiciones posibles, trabajando para dejarles cosas materiales.

Como mamá a la manera de Dios, es mi deber trabajar igual de duro (o más) para dejarles a mis hijos un legado espiritual.

Mi legado espiritual.

El impacto que mi vida tiene y va a tener no sólo sobre mis hijos, sino sobre las generaciones futuras después de ellos.

Hay cosas que nuestros hijos heredan de nosotras sobre las que no tenemos ningún tipo de control: la estatura, el colo…

Tus palabras importan

“Hay [Jovencitas] cuyas palabras son como golpes de espada; más la lengua de los sabios es medicina”. Proverbios 12:18
Nos encantan las reuniones de chicas, las pijamadas, asistir a las fiestas de 15 años de nuestras amigas y un sin número de reuniones grupales en las que podemos compartir cuchicheos de lo que se nos atraviese por la cabeza para terminar reventadas de risa, o muertas de asombro.
A menudo pensamos que las palabras van y vienen como cualquier hoja en otoño, o como la ropa que nos cambiamos a diario o, como la punta que le sacamos constantemente al lápiz. Las descomponemos en gramática, las combinamos en la clase de lengua y también las utilizamos para rellenar nuestro día con tal de que no sea tan vacío. Pero las palabras no pueden ser tratadas como las hojas de otoño, ni como la ropa que mandas a la lavadora y mucho menos puedes desecharlas sin importancia como la basurita del lápiz. ¿Soñaste alguna vez con tener un súper poder?Pues las palabras son poderosas. Cada vez q…

Viviendo una Fe inquebrantable

Estoy viendo una serie de televisión titulada “David, nace un Héroe”. No es casualidad puesto que empezó antes que este devocional, es una producción brasilera excelente. Ha sido sorprendente  ver en escena el momento en que David se enfrenta con el gigante Goliat, pero más sorprendente ha sido cómo este joven, sin la estatura de un guerrero de tomo y lomo, se presenta ante Saúl con una confianza tan determinante que convence al propio rey de que él es la persona que va a enfrentar al enemigo. Pero espera, esto no es todo. Lo que impacta mi corazón, es que David, siendo un pastor de ovejas, sin el entrenamiento de un hombre de guerra, sin tener la experiencia de haber estado en un campo de batalla, se enfrenta, se para ante el gigante y con una Fe Inquebrantable, lo desafía sin más ni menos, mostrando una confianza tremenda en el Dios de Israel, leamos: Tú vienes a mí con espada, lanza y jabalina, pero yo vengo a ti en el nombre del SEÑOR de los ejércitos, el Dios de los escuadrones d…

Permanecer en victoria

¿Conoces la lista de los 30 derechos humanos universales? Probablemente al igual que yo, No. Durante las últimas décadas, las distintas fundaciones por la protección de los derechos humanos los han ampliado y diferenciado en civiles, políticos, económicos, sociales y muchos otros, pero todos ellos tienen su origen en un documento surgido en la Europa de finales de los años cuarenta. Más que enfocarme en este tipo de derechos dictaminados por la sociedad quisiera que nos enfocáramos en los derechos que tenemos como ciudadanas del Reino de Dios. Ya que Dios nos ha dado el derecho de ser llamadas “sus hijas”.
“Más a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios”. Juan 1:2
Esto también genera un compromiso,ya que en toda relación padre e hija ambas partes deberán estar comprometidas de alguna manera el uno con el otro. Éste criterio no varía en nuestra relación con Dios a pesar que en éste caso Dios siempre lo hace,su fidelidad está …