Ir al contenido principal

Restaura el valor de la Santa Cena.


“De manera que cualquiera que comiere este pan y bebiere de esta copa del Señor indignamente, será culpado del cuerpo  y de la sangre del Señor. Por tanto pruébese cada uno así mismo, y coma así del pan, y beba de la copa.” 1 Corintios 11:27-28


La Cena del Señor no debe ser tomada como algo a la ligera, es una ceremonia instituida por el mismo Señor Jesucristo como recordatorio de su muerte y anticipo de su regreso. Luego de dos mil años seguimos manteniendo esta ceremonia en nuestras iglesias. Pero ¿Comprendemos realmente el significado?  

Pablo exhorta a la iglesia de Corinto en 1 Corintios 11, les señala ser abusadores de ese momento simbólico para la iglesia. Se estaban reuniendo en comunidad para dejar en ridículo lo que en un principio fue una santa cena.

“…Porque no os congregáis para lo mejor, sino para lo peor”. 1 Corintios 11:17

La actitud de estos fieles al participar de esta cena ponían en vergüenza lo que significaba el evangelio de Cristo, en lugar de mostrar lo mejor, lo que hacían relucir era su propia carnalidad, cualquiera que llegaba de primera vez podía darse cuenta de divisiones, los celos a flor de piel, las envidias ejerciendo control  entre unos y otros. Todo lo contrario a una iglesia que tenía en común todas las cosas.

 El testimonio de Cristo quedaba por el suelo cuando abusaban de la cena concentrados en alimentar su glotonería en vez de llenar su alma con la reverencia que demandaba su encuentro. Esto hacía que cada vez la cena se convirtiera en un ritualismo vaciado de contenido espiritual y sustituido por formas tergiversadas a sus propios antojos.

Tristemente la cena del Señor sigue siendo tomada indignamente, lo que nos separa de los corintios es solamente un lapso de tiempo, pero el corazón incorrecto sigue predominando  en nuestros días.
Abusamos de la cena cuando acudimos a ella con una apariencia piadosa al mismo tiempo que mantenemos tensiones críticas en nuestras relaciones, tomamos la cena indignamente  cuando nos autoengañamos justificando acciones egoístas  en el trato con los demás.    

La Santa Cena además de ser un recordatorio de Jesucristo, se trata de dar un testimonio limpio del Evangelio en nuestras relaciones.

La santa cena debe recobrar en nuestro corazón el verdadero significado que posee. No se trata solo de comer el pan y beber la copa, se trata de anunciar la vida de Jesucristo derramada en sacrificio para otorgarnos la salvación y mantener viva la esperanza de su regreso. Mientras lo hacemos, nuestra vida debe reflejar una concordancia entre su evangelio y la santidad de nuestra conciencia.

La manera de recobrar el sentido de lo que hacemos es examinarnos a nosotras mismas asegurándonos que cada trato que tenemos con el prójimo está sostenido por la voluntad de Dios.

Colócate bajo el escrutinio de Dios, no bajo tu propia consideración.

Probar tu corazón es colocarlo bajo la lupa de las escrituras, mientras la lupa de la palabra esta retirada del corazón, el pecado se ve como un pequeño error auto justificado por tu propia opinión,  mientras que al examinarlo  detalladamente bajo los parámetros divinos la gravedad de ese pecado se tornará escandalosa.

 ¿Tu conciencia es limpia cuando participas de la cena del Señor?

Antes de participar examina la calidad de las conversaciones en tus relaciones, la profundidad del perdón en ellas y evalúa cada detalle en tus propias intenciones al relacionarte con otros, luego come el pan y bebe la copa.  


Tu comunión con Cristo y con otros es lo que adorna la reunión en la mesa, sin ella la cena, pierde el significado.


ACERCA DEL AUTOR  

Angélica Jiménez
Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.



↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝

                                       ¡Prepárate para nuestro próximo estudio!
                                                         FILIPENSES







 Invita a un grupo de amigas, compañeras de estudio, o las jóvenes que lideras y júntense para hacer el estudio por WhatsApp, o de manera presencial. 

Para realizar el estudio con tu grupo en línea:
Déjanos en un comentario o mensaje tu número de Whatsapp junto con el código de tu país y añade tu edad. 
Recuerda que nuestros estudios también son para mujeres y niños encuentra más información en:  
www.AmaaDiosGrandemente.com 


Próximamente tendremos los materiales disponibles para descarga.
¡Nos vemos el 30 de Octubre!

Comentarios

También te recomendamos leer:

Sé Valiente - descarga tus materiales

"Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas". Josué 1:9 A todas nos gustan las historias de valentía y heroísmo porque en ese héroe o heroína vemos algo que nos falta, deseamos parecernos a alguien que es noble o audaz, justo o audaz, y deseamos poder ser así. Muchas, si no todas, hemos experimentado un miedo que nos ha impedido tomar un camino desconocido. Sabemos el tipo de debilidad que puede hacernos rendir o ni siquiera intentarlo. También hemos experimentado una cobardía que nos hace dudar, sentirnos abrumadas y alejarnos de lo que Dios quiere que hagamos. Entonces, cuando leemos o vemos historias de heroísmo y valentía, nos animamos. Cuando observamos a alguien tener coraje en medio del miedo, sin desanimarnos en medio de la adversidad, y resueltos en medio de la debilidad, nos sentimos inspiradas a ser valientes. Pero esta valentía suele durar poco porque la motivación terrenal …

La batalla de toda cristiana

El plan de lectura para nuestro estudio ¡Sé VALIENTE! inicia con los versículos 11 y 12 del capítulo 6 de la primera carta de Pablo a Timoteo, que en mi biblia, y tal vez también en la tuya, tienen como encabezado: ‘’La buena batalla de la fe’’. Me llama la atención que el apóstol enumera cosas de las que debemos huir, y otras que debemos seguir. Lo primero que leemos en el v 11 es:

“Mas tú, oh hombre de Dios, huye de estas cosas”

¿Cuáles son aquellas cosas de las que Timoteo, como hijo de Dios, debía huir? Las podemos encontrar al inicio del capítulo, y son:
➥ Deshonra a las autoridades (vs.1-2) ➥ Lucha de argumentos (vs.4-5) ➥ Doctrinas falsas (v. 4) ➥ Falsos maestros que se aprovechan (vs. 5-9) ➥ Amor al dinero (v. 9)

Todas estas cosas, definitivamente, son un estorbo para poder pelear la buena batalla de la fe.

Continuamos leyendo:
“Persigue la justicia y la vida sujeta a Dios, junto con la fe, el amor, la perseverancia y la mansedumbre.” (v 11 NTV)
¿Dónde podremos encontrar todos esto…

Valiente para hacer el bien

¿Qué es el bien? ¿Qué es ser valiente? Piensa por un momento en alguna persona, héroe o heroína, que te haya impactado. ¿Cómo es su vida? ¿Qué es lo que llama tu atención? 

Los versículos de este estudio nos enseñan tres verdades:

👌 No debo cansarme de hacer el bien, porque Dios me recompensará por ello. (Gálatas 6:9)

👌 Dios nos creó por medio de Jesús para hacer el bien, y lo planeó desde mucho antes; todo lo que sucede en nuestra vida fue predestinado para que así sucediera. (Efesios 2:10)

¿Has escuchado esa canción que dice “...si todo fue creado para ti, yo también…” ?
Fuimos hechas con un diseño divino que trae incluido hacer el bien pero en nuestra condición humana es muy sencillo poner los ojos en nosotras mismas, olvidamos hacer el bien a otros. 
Entonces recordemos: “yo también fui creada para Él”. Fui creada para hacer el bien, incluso a nivel de Jesús que aún estando en la cruz intercede al Padre por nosotros. 

“...perdónalos, porque no saben lo que hacen…”  Lucas 23:34
👌 Dios be…

Sé valiente para enfrentar tus miedos

"Sé valiente." Cuando leí el título de nuestro estudio me puse a pensar sobre las veces que había elegido ser valiente, y las veces que el temor había sido mi elección.
Pienso que no soy la única a quien el miedo ha llevado por rumbos equivocados a cometer tonterías, producto de haberle dejado vencer sobre nuestra fe, sobre la seguridad que Dios nos promete en Su palabra:


"No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia."  Isaías 41:10
Este es uno de los versículos que sin duda ha sido de consuelo y fortaleza a lo largo de generaciones. El Señor comienza exhortando a no temer, y continúa dando razones claras para ello: “No temas porque…
       ➤ Yo estoy contigo"
➤ Yo Soy tu Dios"
➤ Te esfuerzo"
➤ Te ayudaré"
➤ Te sustentaré"

Querida lectora ¿A qué estás temiendo hoy? ¿Tal vez a alguna enfermedad, al desempleo, a no aprobar el examen de ing…