Ir al contenido principal

Tu relación con los varones ¿Cómo es?



“Y el mismo Dios de paz os santifique por completo; y todo vuestro ser, espíritu, alma y cuerpo, sea guardado irreprensible para la venida de nuestro Señor Jesucristo”.
1 tesalonicenses 5:23

Seguir a Cristo demanda un estilo de vida contrario a lo que la cultura y la moda ofrecen. El evangelio del Reino de Dios alcanza todas nuestras relaciones, incluyendo las amistades que tenemos con los varones cualquiera sea su edad. 


Sin embargo, la sobrevaluación de conductas del tipo románticas, sensuales y pecaminosas bombardea nuestra mente de manera letal, provocando que la sana amistad entre un hombre y una mujer en nuestros días sea gravemente restringida. Esta tergiversación de parámetros morales sabotea la compostura de jóvenes cristianas cuando se trata de entablar una conversación con los varones. 



Pocos son los ejemplos de relaciones puras entre hombres y mujeres que encontramos en nuestros días, pero al escudriñar la biblia, puedes encontrar maravillosos ejemplos que te estimulan a cultivar relaciones exentas de la inmoralidad actual. Uno de ellos lo encontramos en la manera en que Pablo se relacionaba con las creyentes, pensemos en la amistad con Lidia, la mujer vendedora de púrpura quien fue una puerta para que el evangelio llegara a la ciudad de Filipos. 



¿Cuál era el estándar de vida que tenía Pablo para relacionarse con las mujeres?

 “Vosotros sois testigos, y Dios también, de cuán santa, justa e irreprensiblemente nos comportamos con vosotros los creyentes”.
 1 Tesalonicenses 2:10

En este pasaje encontramos tres características sobresalientes del trato de Pablo no solo con varones, también con mujeres, y no solo en público de puertas afuera mientras compartían todos, también en privado, de puertas para adentro cuando posaba en casa de Lidia u otra mujer. 


1.Un comportamiento marcado por la Santidad. Aquel que influenciado por el evangelio, experimenta un alejamiento progresivo de las conductas mundanas y puede ver la amistad con el sexo opuesto desde una perspectiva divina, de donde emana el respeto y la reverencia que debe existir en el trato entre hombres y mujeres. Ni Pablo miró a Lidia, ni Lidia miró a Pablo con otros ojos que no fueran los de Santidad en Dios. Ya tú sabes.



2.Un comportamiento marcado por la Justicia. Si queremos ser correctas en el trato hacia los varones debemos aceptar el diseño de Dios para hombres y mujeres, destacando que Dios estableció un orden creacional donde el hombre es cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de todo hombre (1 Corintios 11:3). De allí que sobrepasarse en el trato con un hombre humillándolo, discriminándolo o pisoteándolo, es visto por Dios como injusto, algo que desaprueba. No caigas en ese juego. 



3.Un comportamiento marcado por la Irreprensión. Pablo se conducía de manera tal que nadie tuviera nada que señalarle como incorrecto, y ese es el ejemplo que somos llamadas a imitar. Que nadie tenga nada por qué llamarte la atención. Un comportamiento irreprensible es el resultado de una santificación progresiva en tu interior y una determinación intencional por tratar al sexo opuesto de manera correcta. 



Así que la pregunta no es si puedes o no tener amistades del sexo opuesto, la pregunta sería si tienes la templanza, fruto del Espíritu Santo, para mirar a ese varón con los ojos de una creyente santa. 



Cuando un hombre distingue en tu trato cualidades de madurez, no tendrá motivos para hacerte insinuaciones de doble sentido, ni verá sensato el sobrepasarse contigo. 



La santidad, justicia e irreprensión son las bases indispensables para edificar una amistad sana y fuerte con personas del sexo opuesto. Márcalas como prioritarias.



ACERCA DEL AUTOR  

Angélica Jiménez
Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.





↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝




¡Nuestro Próximo estudio!
1 y 2 Tesalonicenses 



 Invita a un grupo de amigas, compañeras de estudio, o las jovenes que lideras y júntense para hacer el estudio por WhatsApp, o de manera presencial. Próximamente tendremos los materiales disponibles para descarga. Comenzamos el 30 de Abril del 2018




Comentarios

También te recomendamos leer:

Tus palabras importan

“Hay [Jovencitas] cuyas palabras son como golpes de espada; más la lengua de los sabios es medicina”. Proverbios 12:18
Nos encantan las reuniones de chicas, las pijamadas, asistir a las fiestas de 15 años de nuestras amigas y un sin número de reuniones grupales en las que podemos compartir cuchicheos de lo que se nos atraviese por la cabeza para terminar reventadas de risa, o muertas de asombro.
A menudo pensamos que las palabras van y vienen como cualquier hoja en otoño, o como la ropa que nos cambiamos a diario o, como la punta que le sacamos constantemente al lápiz. Las descomponemos en gramática, las combinamos en la clase de lengua y también las utilizamos para rellenar nuestro día con tal de que no sea tan vacío. Pero las palabras no pueden ser tratadas como las hojas de otoño, ni como la ropa que mandas a la lavadora y mucho menos puedes desecharlas sin importancia como la basurita del lápiz. ¿Soñaste alguna vez con tener un súper poder?Pues las palabras son poderosas. Cada vez q…

Hablar o callar

Hace unos días leí una frase que decía: “dile a las personas lo hermoso que ves en ellas. No para que te amen, sino para que se amen”. ¿Crees que es importante escuchar que alguien te recuerde lo bella que eres, que alguien te diga, eres valiente, inteligente, “tu puedes hacerlo”, etc.? A mí me anima mucho escucharlo y decirlo también. Pero aun para hablar de lo hermoso que vemos en los demás, tenemos que ser muy sabias y que nuestras palabras sean realmente sinceras de lo contrario se convertirían en mentiras hipócritas. ¡Querida! La verdad es que no siempre hablamos palabras alentadoras a los demás, muchas veces utilizamos nuestra lengua para ridiculizar, subestimar o difamar a otra persona.
Más yo os digo que de toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio. Porque por tus palabras serás justificado, y por tus palabras serás condenado. Mateo 12:36-37
La palabra que más llamó mi atención en los pasajes leídos fue la palabra “ociosa” así que me puse…

¿Piensas tú y Dios lo mismo acerca de ti?

Las palabras que te dices a ti misma son de mucha importancia, porque esas palabras que se repiten en tu interior crean un concepto que muchas veces no te identifica.
Pensar adecuadamente de ti misma es de suma importancia, porque ayuda a valorarte, amarte y no cree filosofías de este mundo que dicen mentiras sobre la mujer. Pensar correctamente de quien eres, la importancia y el valor que posees es de suma importancia para relacionarte correctamente con quienes te rodean, para crear lazos emocionales sanos y poder avanzar en esta vida sin ser herida o lastimada, sin ser pasada a llevar.
La única manera de tener un concepto correcto de sobre quien eres es buscando a Dios, poniéndolo en el centro de tu vida y creyendo lo que dice la Persona que te creó sobre ti. Porque Dios tiene un concepto hermoso de quien eres y quiere que saques de tu mente todas aquellas palabras negativas que crees de ti.
Las palabras que se repiten en tu cabeza sobre “no poder” "no ser capaz” y “no tener…

Mi Legado

Queremos honrar la vida de nuestra amiga, líder y mentora Edurne Mencia. Por eso hoy compartimos contigo uno de sus inspiradores artículos en su blog  - El viaje de una mujer -   que nos habla directamente a este momento en el que lloramos su partida y nos regocijamos en su llegada al reino de nuestro Padre. Ella nos ha dejado un legado. Así que te pedimos que mientras lo lees, ores por su esposo y sus tres hijos.

💦💛💦💛💦💛
Un legado es todo aquello que pasa de padres a hijos.

 Como mamá, quiero que mis hijos afronten su vida en las mejores condiciones posibles, trabajando para dejarles cosas materiales.

Como mamá a la manera de Dios, es mi deber trabajar igual de duro (o más) para dejarles a mis hijos un legado espiritual.

Mi legado espiritual.

El impacto que mi vida tiene y va a tener no sólo sobre mis hijos, sino sobre las generaciones futuras después de ellos.

Hay cosas que nuestros hijos heredan de nosotras sobre las que no tenemos ningún tipo de control: la estatura, el colo…