Ir al contenido principal

Con Jesús hasta en los momentos más oscuros tenemos lo mejor


“Mi Dios pues suplirá todo lo que os falte conforme a sus riquezas en gloria en  Cristo Jesús”. Filipenses 4:19

¿Conoces algo de la vida de Corrie Ten Boom?

En la Escuela Dominical estamos explorando la vida de grandes cristianos, y Corrie apareció en las últimas clases, justamente mientras nosotras estudiamos el gozo que hay al cultivar un corazón que da. Dios ha impactado tanto mi vida a través del ejemplo de esta mujer, que quiero compartir contigo lo que aprendí acerca de ella.

Para cuando la segunda guerra mundial estaba en su apogeo, Corrie se había convertido en la primera mujer holandesa relojera de profesión, su familia cristiana era reconocida por tener parte activa en servicios de ayuda social además de poseer una relojería familiar que funcionaba en la planta baja de su casa. Pero mientras su vida profesional aumentaba en éxito, un profundo dolor conmovía su corazón por la crueldad del régimen socialista en contra de los judíos. Dios había puesto en el corazón de Corrie el deseo de ayudar, y para aquella época la casa Ten Boom se convirtió en un lugar de refugio,  en la habitación de Corrie se dispuso un escondite disimulado por un armario, así que cada vez que sonaba la alarma de alerta las personas en la casa debían ocultarse allí en menos de un minuto. La iniciativa de Corrie y su familia salvó alrededor de 800 personas y se convirtió en una red de personas que como ella, buscaban judíos para ocultarlos y llevarlos a un lugar seguro. 

Luego de esto un hombre que se hizo pasar por judío junto a su esposa, delató el lugar de refugio  a la policía alemana y la familia Ten Boom fue arrestada y puesta en prisión, después  de mucho tiempo  en prisión Corrie y su hermana Betsie lograron reunirse mientras eran llevadas a un campo de concentración, Sabían que Dios las había llevado hasta el mismo infierno para servir y mostrar el amor de Cristo a través de su entrega. La dos hermanas organizaron pequeños grupos de oración y lectura bíblica, con escasos recursos buscaron formas de ayudar a las prisioneras, cuidaron de las personas moribundas, hasta que Betsie cayó enferma y al poco tiempo de estar allí, murió. 

“Haremos muchas cosas buenas para el prójimo y debemos ir a todas partes”. 
Betsie Ten Boom

 Las palabras de Betsie quedaron selladas en el corazón de Corrie tanto que cuando por milagro fue puesta en libertad fundó una casa encargada de cuidar de las personas afectadas en campos de concentraciones,  a sus  53 años comenzó a realizar viajes por más de 60 países, testificando acerca del amor y el perdón sanador de Cristo Jesús como una promesa entre ella y su hermana.

“Le he dicho a todo el que me escuchó que no hay gozo más profundo que la profundidad de Él, con Jesús hasta en los momentos más oscuros tenemos lo mejor, y lo mejor está por venir”. 
Corrie Ten Boom

El testimonio de esta mujer me ha conducido a contemplar el proceso del Señor en nosotras,  quien nos capacita para en cualquier circunstancia de la vida escoger el gozo de la entrega, hasta la vida misma si es necesario.

La dulce entrega suele combinarse de experiencias amargas, pero es de esta manera que el aroma fragante puede ser exhalado de nosotras para ser ofrenda agradable delante del que está sentado en el trono, aún en las peores circunstancias, nuestro buen Dios proveerá gracia y consuelo, todo lo que nos falta conforme a la grandeza de sus riquezas dispuestas en Gloria.

Escoge en cada situación el gozo que hay en el sufrimiento, en el servicio, en creer y en dar.







ACERCA DEL AUTOR  

Angélica Jiménez
Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.

Comentarios

También te recomendamos leer:

Con amor eterno te he amado

“Incluso antes de haber hecho el mundo, Dios nos amó y nos eligió en Cristo para que seamos santos e intachables a sus ojos” Efesios 1:4 (NTV)

Dios nos conoce desde antes de haber creado este mundo. Dios, mi querida amiga, nos amó mucho antes de que nosotras existiéramos.

A menudo trabajamos para ganarnos el amor de nuestras amigas. En ocasiones, también el de nuestros familiares, y si pensamos en el amor romántico, esperamos lograr que ese chico que nos gusta nos mire, para comenzar a ganarnos su amor. Si pensamos que así también debemos ganarnos el amor de Dios, es que nuestra mente no alcanza a comprender el verdadero amor, y esto sucede porque nuestro concepto de amor está totalmente distorsionado por el pecado.

Conocimos el amor cuando alguien nos lo manifestó primero. Cuando éramos pequeñas, nuestros padres nos cuidaban, nos protegían y demostraban su amor hacia nosotras cuando nos cargaban, abrazaban, consolaban e incluso cuando nos llenaban de besos y caricias.

Alguien nos most…

Renuncio a mí

A todos nos ha pasado que cuando somos niños nos preguntaron que queríamos ser cuando fuéramos grandes y pues nuestras respuestas eran maestra, bombero, policía o en mi caso diseñadora de modas; cuando llega el día en que debemos decidir nuestro futuro evaluamos muchos factores, como el empleo, los costos de la carrera, los años, si te gusta realmente, entre muchos más, pero nunca nos preguntamos si la carrera que llevaremos y será el resto de nuestra vida será una carrera que le sirva a Dios.
En Hechos 20 versículo 24 Pablo dice “Pero mi vida no vale nada para mí a menos que la use para terminar la tarea que me asignó el Señor Jesús…” Meditando en esté versículo recordaba como Pablo renuncio a muchas cosas en su vida por servirle a Jesús, por ser usado para llevar el evangelio y aunque muchas veces no fue bien recibido, como el mismo lo dice prefería morir a causa de Jesús.
A pesar de que se encontraba con pruebas, Pablo nunca dejo ese llamado del Espíritu Santo, siempre cumplía y ent…

Viviendo una Fe inquebrantable

Estoy viendo una serie de televisión titulada “David, nace un Héroe”. No es casualidad puesto que empezó antes que este devocional, es una producción brasilera excelente. Ha sido sorprendente  ver en escena el momento en que David se enfrenta con el gigante Goliat, pero más sorprendente ha sido cómo este joven, sin la estatura de un guerrero de tomo y lomo, se presenta ante Saúl con una confianza tan determinante que convence al propio rey de que él es la persona que va a enfrentar al enemigo. Pero espera, esto no es todo. Lo que impacta mi corazón, es que David, siendo un pastor de ovejas, sin el entrenamiento de un hombre de guerra, sin tener la experiencia de haber estado en un campo de batalla, se enfrenta, se para ante el gigante y con una Fe Inquebrantable, lo desafía sin más ni menos, mostrando una confianza tremenda en el Dios de Israel, leamos: Tú vienes a mí con espada, lanza y jabalina, pero yo vengo a ti en el nombre del SEÑOR de los ejércitos, el Dios de los escuadrones d…

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…