Ir al contenido principal

Con Jesús hasta en los momentos más oscuros tenemos lo mejor


“Mi Dios pues suplirá todo lo que os falte conforme a sus riquezas en gloria en  Cristo Jesús”. Filipenses 4:19

¿Conoces algo de la vida de Corrie Ten Boom?

En la Escuela Dominical estamos explorando la vida de grandes cristianos, y Corrie apareció en las últimas clases, justamente mientras nosotras estudiamos el gozo que hay al cultivar un corazón que da. Dios ha impactado tanto mi vida a través del ejemplo de esta mujer, que quiero compartir contigo lo que aprendí acerca de ella.

Para cuando la segunda guerra mundial estaba en su apogeo, Corrie se había convertido en la primera mujer holandesa relojera de profesión, su familia cristiana era reconocida por tener parte activa en servicios de ayuda social además de poseer una relojería familiar que funcionaba en la planta baja de su casa. Pero mientras su vida profesional aumentaba en éxito, un profundo dolor conmovía su corazón por la crueldad del régimen socialista en contra de los judíos. Dios había puesto en el corazón de Corrie el deseo de ayudar, y para aquella época la casa Ten Boom se convirtió en un lugar de refugio,  en la habitación de Corrie se dispuso un escondite disimulado por un armario, así que cada vez que sonaba la alarma de alerta las personas en la casa debían ocultarse allí en menos de un minuto. La iniciativa de Corrie y su familia salvó alrededor de 800 personas y se convirtió en una red de personas que como ella, buscaban judíos para ocultarlos y llevarlos a un lugar seguro. 

Luego de esto un hombre que se hizo pasar por judío junto a su esposa, delató el lugar de refugio  a la policía alemana y la familia Ten Boom fue arrestada y puesta en prisión, después  de mucho tiempo  en prisión Corrie y su hermana Betsie lograron reunirse mientras eran llevadas a un campo de concentración, Sabían que Dios las había llevado hasta el mismo infierno para servir y mostrar el amor de Cristo a través de su entrega. La dos hermanas organizaron pequeños grupos de oración y lectura bíblica, con escasos recursos buscaron formas de ayudar a las prisioneras, cuidaron de las personas moribundas, hasta que Betsie cayó enferma y al poco tiempo de estar allí, murió. 

“Haremos muchas cosas buenas para el prójimo y debemos ir a todas partes”. 
Betsie Ten Boom

 Las palabras de Betsie quedaron selladas en el corazón de Corrie tanto que cuando por milagro fue puesta en libertad fundó una casa encargada de cuidar de las personas afectadas en campos de concentraciones,  a sus  53 años comenzó a realizar viajes por más de 60 países, testificando acerca del amor y el perdón sanador de Cristo Jesús como una promesa entre ella y su hermana.

“Le he dicho a todo el que me escuchó que no hay gozo más profundo que la profundidad de Él, con Jesús hasta en los momentos más oscuros tenemos lo mejor, y lo mejor está por venir”. 
Corrie Ten Boom

El testimonio de esta mujer me ha conducido a contemplar el proceso del Señor en nosotras,  quien nos capacita para en cualquier circunstancia de la vida escoger el gozo de la entrega, hasta la vida misma si es necesario.

La dulce entrega suele combinarse de experiencias amargas, pero es de esta manera que el aroma fragante puede ser exhalado de nosotras para ser ofrenda agradable delante del que está sentado en el trono, aún en las peores circunstancias, nuestro buen Dios proveerá gracia y consuelo, todo lo que nos falta conforme a la grandeza de sus riquezas dispuestas en Gloria.

Escoge en cada situación el gozo que hay en el sufrimiento, en el servicio, en creer y en dar.







ACERCA DEL AUTOR  

Angélica Jiménez
Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.

Comentarios

También te recomendamos leer:

Haciendo lo correcto

Cuando éramos niñas y surgía un desacuerdo o pelea con nuestros hermanos o compañeros de escuela, tal vez por un juguete o porque “nos miraron mal”, etc., ¿recuerdas cual era tu reacción? y si alguien te empujaba, ¿tú también lo hacías? Yo viví muchas situaciones así; pero recuerdo una en especial; estando en la escuela primaria golpee a uno de mis compañeritos porque él había empujado a mi amiga y yo le hice lo mismo pero con más fuerza y además recuerdo que le di una patada en uno de sus pies, y como resultado de mis acciones recibí una severa llamada de atención en la dirección de la escuela, y mi respuesta fue: “el empujo a mi amiga y por eso lo hice”, lo cual era cierto, pero… sé que no justificaba mis acciones; más eso lo comprendí recién de grande: no debí cobrar el castigo por mi cuenta, y ahora al escribir esta anécdota me da cierta vergüenza y un poco de gracia. A muchos de mis compañeritos de primaria y secundaria no los he vuelto ver, y la verdad es que muchas veces quisie…

Creadas para adorar

“En quien vosotros también sois juntamente edificados para morada de Dios en el Espíritu”.  Efesios 2:22
La mujer Samaritana quiere saber dónde y cómo adorar, es una pregunta interesante la que le hace ella a Jesús, mostrando así su interés de querer tener una relación con Dios. Pero Jesús le contesta que ellos adoran a quien no saben, ahí es dónde nos damos cuenta de que por naturaleza nosotras adoramos (a veces si se sabe bien a que o quien y en ocasiones no).

Nosotras fuimos creadas para adorar porque ese vacío que hay en nuestro corazón Dios lo puso en cada una de nosotras para poder ser llenado sólo por Él.

Buscando el significado de Adorar encontré que “es amar en extremo” y también es rendir nuestra voluntad ante alguien, en este caso es rendirnos ante los pies de nuestro Salvador, Él cual ya ha pagado la cuenta por nosotras y nos anhela cada día para seguir Su obra en cada una. Así como la mujer samaritana, Dios anhela que cada día tengamos un encuentro con Él para que le ador…

LA PIEZA DE UN ROMPECABEZAS

Recuerdan la historia del “patito feo”. Así se sienten muchas personas que se consideran excluidas de un determinado grupo social, sin una razónque lo justifique o ya sea porque haya suficientes motivos que hagan que puedan hacer sentirse así. Algunas veces son situaciones relacionadas con nuestra apariencia, limitaciones físicas, económicas, con nuestras actitudes o la moral.

Sí de algo podemos estar seguras y sin conocer mucho de lo que había en el corazón de la mujer samaritana, es que seguramente se sentía excluida. Los ojos de un pueblo que le juzgaba por su estilo de vida y su conciencia que la hacía auto condenarse.

A todas nos gusta relacionarnos con amigas, buscamos pretextos para estar juntas,horarios que nos conecten físicamente o de manera virtual para estar en comunicación.

La mujer Samaritana de nuestra historia necesitaba hacer diariamente una tarea que era común para las mujeres de su pueblo y de su época. Sin embargo opuesto a las demás ella lo hacía solitaria, sin una a…

MANOS A LA OBRA

Cada vez que alguien debe ponerse a trabajar de manera inmediata o debe comenzar a poner en práctica algo de forma urgente, decimos: ¡Manos a la obra! Con esta expresión se quiere decir que no hay lugar para aplazamientos y que el momento de actuar es ahora.
Entonces la mujer dejó su cántaro, y fue a la ciudad, y dijo a los hombres San Juan 24:8
La mujer de Samaria, la protagonista de ésta maravillosa historia tuvo un encuentro inesperado en el pozo donde solía recoger agua, su vida no volvió a ser la misma desde ese encuentro, porque descubrió una gran verdad para su vida.
Había conocido a Jesús, había escuchado de su propia voz lo que él podía ofrecer a su vida. La necesidad de compartir con los demás y el gozo que le provocaba la oportunidad de una nueva vida era como para no quedarse callada, así queenseguida se puso “manos a la obra”.
Llama la atención del porque el evangelista quería dejarnos en el relato el hecho de que dejaba el cántaro, recordemos que el motivo por el cual ella ha…