Ir al contenido principal

El futuro es alcanzar a Cristo


“…Pero una cosa hago: Olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome hacia lo que está delante, prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús”.  
Filipenses 3:13-14

¿Te gusta viajar? En mi presente lista de actividades es casi una prioridad.

Hacer un viaje por más corto que sea me permite despejar los pensamientos preocupantes del presente, mientras empaco la maleta vislumbro el futuro y cuando estoy en el autobús me sumerjo totalmente en el paisaje, olvido lo que pertenece al pasado y dejo que el futuro se extienda sobre esa grata experiencia.

El viaje que Pablo emprende en el  capítulo 3 de filipenses tiene un destino: Ganar a Cristo y ser hallado en Él. (Filipenses 3: 8-9).
La mitad del recorrido ya está atravesada pero no por Pablo ni por cada una de nosotras sino que Cristo ya corrió su propia maratón rumbo al calvario para y por nosotras, así que hemos sido por su gran amor halladas en él.

La ilusión de un futuro perfecto debajo del cielo es totalmente irreal y esto lo aclara Pablo cuando admite francamente que él mismo no ha alcanzado la meta de su viaje, pero en el verso 13 revela a los hermanos de Filipos la manera de encarar el viaje al futuro y es algo para tomar en cuenta hoy:

1. Olvidando ciertamente lo que queda atrás: el pasado puede volverse traicionero cuando te enredas en él, sin darte cuenta puedes quedar envuelta en sogas que te tiran en sentido de retroceso haciendo que cualquier esfuerzo por el crecimiento en Cristo sea casi nulo.
Ya que estamos en la misma ruta para ganar a Cristo, lo mejor es sujetar las sogas del pasado y comenzar a desenredarte hasta ser totalmente libre, recuerda que en Cristo las cosas viejas pasan y todas toman un sentido nuevo ( 2 Corintios 5:17). Animada por esta verdad concentra toda tu energía en el presente y no te distraigas con lo que fuiste en el pasado.

2. Extendiéndome a lo que está delante, prosigo a la meta: el corredor olímpico tiene su vista puesta sobre el centro de su carril y en dirección a la meta.  Como corredoras espirituales debemos colocar nuestra mirada en lo que tenemos por delante: una vida dedicada a Cristo sustentada por la verdadera palabra de Dios, y en dirección a la meta la cual es por sobre todas las cosas ganar a Cristo. ¿De aquí a 10 años en materia espiritual, qué porción de la vida de Cristo deseas ganar? ¿Su mansedumbre, su ejemplo de servicio o el amor por sus enemigos? ¿Qué cualidades de Cristo deseas en ti?

Hacerte este tipo de preguntas es una manera de encarar bien el futuro, la respuesta a ellas te encarrila en el camino hacia la meta futura de ganar a Cristo en todo su esplendor.

3. Al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús: La motivación de Pablo es el premio que le espera al cruzar la meta. Muchos creyentes están llenos de motivaciones terrenales que funcionan solo para un tramo del camino, el cumplido del hermano, la llamada del pastor, el puesto de colaborador, etc. Este tipo de motivaciones nos distraen muy rápido de la motivación más alta, la que tiene el galardón en sí: la revelación del cielo junto con el gozo eterno de habitar en la presencia de Dios.

Para una herencia incorruptible, incontaminada e inmarcesible, reservada en los cielos para vosotros.       1 Pedro 1:4

El futuro debajo del cielo es finito y el gozo que produce dura mientras se acaba, no te aferres mucho a él. 
Esta es la verdadera realidad del futuro: La meta de todas las cosas es conocer a Cristo.


ACERCA DEL AUTOR  

Angélica Jiménez
Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.


Comentarios

También te recomendamos leer:

Tus palabras importan

“Hay [Jovencitas] cuyas palabras son como golpes de espada; más la lengua de los sabios es medicina”. Proverbios 12:18
Nos encantan las reuniones de chicas, las pijamadas, asistir a las fiestas de 15 años de nuestras amigas y un sin número de reuniones grupales en las que podemos compartir cuchicheos de lo que se nos atraviese por la cabeza para terminar reventadas de risa, o muertas de asombro.
A menudo pensamos que las palabras van y vienen como cualquier hoja en otoño, o como la ropa que nos cambiamos a diario o, como la punta que le sacamos constantemente al lápiz. Las descomponemos en gramática, las combinamos en la clase de lengua y también las utilizamos para rellenar nuestro día con tal de que no sea tan vacío. Pero las palabras no pueden ser tratadas como las hojas de otoño, ni como la ropa que mandas a la lavadora y mucho menos puedes desecharlas sin importancia como la basurita del lápiz. ¿Soñaste alguna vez con tener un súper poder?Pues las palabras son poderosas. Cada vez q…

Hablar o callar

Hace unos días leí una frase que decía: “dile a las personas lo hermoso que ves en ellas. No para que te amen, sino para que se amen”. ¿Crees que es importante escuchar que alguien te recuerde lo bella que eres, que alguien te diga, eres valiente, inteligente, “tu puedes hacerlo”, etc.? A mí me anima mucho escucharlo y decirlo también. Pero aun para hablar de lo hermoso que vemos en los demás, tenemos que ser muy sabias y que nuestras palabras sean realmente sinceras de lo contrario se convertirían en mentiras hipócritas. ¡Querida! La verdad es que no siempre hablamos palabras alentadoras a los demás, muchas veces utilizamos nuestra lengua para ridiculizar, subestimar o difamar a otra persona.
Más yo os digo que de toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio. Porque por tus palabras serás justificado, y por tus palabras serás condenado. Mateo 12:36-37
La palabra que más llamó mi atención en los pasajes leídos fue la palabra “ociosa” así que me puse…

¿Piensas tú y Dios lo mismo acerca de ti?

Las palabras que te dices a ti misma son de mucha importancia, porque esas palabras que se repiten en tu interior crean un concepto que muchas veces no te identifica.
Pensar adecuadamente de ti misma es de suma importancia, porque ayuda a valorarte, amarte y no cree filosofías de este mundo que dicen mentiras sobre la mujer. Pensar correctamente de quien eres, la importancia y el valor que posees es de suma importancia para relacionarte correctamente con quienes te rodean, para crear lazos emocionales sanos y poder avanzar en esta vida sin ser herida o lastimada, sin ser pasada a llevar.
La única manera de tener un concepto correcto de sobre quien eres es buscando a Dios, poniéndolo en el centro de tu vida y creyendo lo que dice la Persona que te creó sobre ti. Porque Dios tiene un concepto hermoso de quien eres y quiere que saques de tu mente todas aquellas palabras negativas que crees de ti.
Las palabras que se repiten en tu cabeza sobre “no poder” "no ser capaz” y “no tener…

Mi Legado

Queremos honrar la vida de nuestra amiga, líder y mentora Edurne Mencia. Por eso hoy compartimos contigo uno de sus inspiradores artículos en su blog  - El viaje de una mujer -   que nos habla directamente a este momento en el que lloramos su partida y nos regocijamos en su llegada al reino de nuestro Padre. Ella nos ha dejado un legado. Así que te pedimos que mientras lo lees, ores por su esposo y sus tres hijos.

💦💛💦💛💦💛
Un legado es todo aquello que pasa de padres a hijos.

 Como mamá, quiero que mis hijos afronten su vida en las mejores condiciones posibles, trabajando para dejarles cosas materiales.

Como mamá a la manera de Dios, es mi deber trabajar igual de duro (o más) para dejarles a mis hijos un legado espiritual.

Mi legado espiritual.

El impacto que mi vida tiene y va a tener no sólo sobre mis hijos, sino sobre las generaciones futuras después de ellos.

Hay cosas que nuestros hijos heredan de nosotras sobre las que no tenemos ningún tipo de control: la estatura, el colo…