Ir al contenido principal

El futuro es alcanzar a Cristo


“…Pero una cosa hago: Olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome hacia lo que está delante, prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús”.  
Filipenses 3:13-14

¿Te gusta viajar? En mi presente lista de actividades es casi una prioridad.

Hacer un viaje por más corto que sea me permite despejar los pensamientos preocupantes del presente, mientras empaco la maleta vislumbro el futuro y cuando estoy en el autobús me sumerjo totalmente en el paisaje, olvido lo que pertenece al pasado y dejo que el futuro se extienda sobre esa grata experiencia.

El viaje que Pablo emprende en el  capítulo 3 de filipenses tiene un destino: Ganar a Cristo y ser hallado en Él. (Filipenses 3: 8-9).
La mitad del recorrido ya está atravesada pero no por Pablo ni por cada una de nosotras sino que Cristo ya corrió su propia maratón rumbo al calvario para y por nosotras, así que hemos sido por su gran amor halladas en él.

La ilusión de un futuro perfecto debajo del cielo es totalmente irreal y esto lo aclara Pablo cuando admite francamente que él mismo no ha alcanzado la meta de su viaje, pero en el verso 13 revela a los hermanos de Filipos la manera de encarar el viaje al futuro y es algo para tomar en cuenta hoy:

1. Olvidando ciertamente lo que queda atrás: el pasado puede volverse traicionero cuando te enredas en él, sin darte cuenta puedes quedar envuelta en sogas que te tiran en sentido de retroceso haciendo que cualquier esfuerzo por el crecimiento en Cristo sea casi nulo.
Ya que estamos en la misma ruta para ganar a Cristo, lo mejor es sujetar las sogas del pasado y comenzar a desenredarte hasta ser totalmente libre, recuerda que en Cristo las cosas viejas pasan y todas toman un sentido nuevo ( 2 Corintios 5:17). Animada por esta verdad concentra toda tu energía en el presente y no te distraigas con lo que fuiste en el pasado.

2. Extendiéndome a lo que está delante, prosigo a la meta: el corredor olímpico tiene su vista puesta sobre el centro de su carril y en dirección a la meta.  Como corredoras espirituales debemos colocar nuestra mirada en lo que tenemos por delante: una vida dedicada a Cristo sustentada por la verdadera palabra de Dios, y en dirección a la meta la cual es por sobre todas las cosas ganar a Cristo. ¿De aquí a 10 años en materia espiritual, qué porción de la vida de Cristo deseas ganar? ¿Su mansedumbre, su ejemplo de servicio o el amor por sus enemigos? ¿Qué cualidades de Cristo deseas en ti?

Hacerte este tipo de preguntas es una manera de encarar bien el futuro, la respuesta a ellas te encarrila en el camino hacia la meta futura de ganar a Cristo en todo su esplendor.

3. Al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús: La motivación de Pablo es el premio que le espera al cruzar la meta. Muchos creyentes están llenos de motivaciones terrenales que funcionan solo para un tramo del camino, el cumplido del hermano, la llamada del pastor, el puesto de colaborador, etc. Este tipo de motivaciones nos distraen muy rápido de la motivación más alta, la que tiene el galardón en sí: la revelación del cielo junto con el gozo eterno de habitar en la presencia de Dios.

Para una herencia incorruptible, incontaminada e inmarcesible, reservada en los cielos para vosotros.       1 Pedro 1:4

El futuro debajo del cielo es finito y el gozo que produce dura mientras se acaba, no te aferres mucho a él. 
Esta es la verdadera realidad del futuro: La meta de todas las cosas es conocer a Cristo.


ACERCA DEL AUTOR  

Angélica Jiménez
Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.


Comentarios

También te recomendamos leer:

Con amor eterno te he amado

“Incluso antes de haber hecho el mundo, Dios nos amó y nos eligió en Cristo para que seamos santos e intachables a sus ojos” Efesios 1:4 (NTV)

Dios nos conoce desde antes de haber creado este mundo. Dios, mi querida amiga, nos amó mucho antes de que nosotras existiéramos.

A menudo trabajamos para ganarnos el amor de nuestras amigas. En ocasiones, también el de nuestros familiares, y si pensamos en el amor romántico, esperamos lograr que ese chico que nos gusta nos mire, para comenzar a ganarnos su amor. Si pensamos que así también debemos ganarnos el amor de Dios, es que nuestra mente no alcanza a comprender el verdadero amor, y esto sucede porque nuestro concepto de amor está totalmente distorsionado por el pecado.

Conocimos el amor cuando alguien nos lo manifestó primero. Cuando éramos pequeñas, nuestros padres nos cuidaban, nos protegían y demostraban su amor hacia nosotras cuando nos cargaban, abrazaban, consolaban e incluso cuando nos llenaban de besos y caricias.

Alguien nos most…

Introducción a Miedo y Ansiedad - Descarga tus materiales

¿Puedes imaginar la vida sin miedo o preocupación? No puedo porque es una parte de nuestras vidas, imaginar una vida sin el menor miedo, preocupación o ansiedad es prácticamente imposible. Adán y Eva fueron los únicos que pudieron experimentar este tipo de vida, hasta que desobedecieron la ley perfecta de Dios. A partir de ese momento, el miedo y todos sus parientes convirtieron en su hogar nuestros corazones.

Nadie es inmune. Todos lo experimentamos, desde una leve inquietud y preocupación hasta una ansiedad paralizante y un terror total. Podríamos pasar semanas hablando de todas las cosas que nos roban el sueño y atormentan nuestras mentes. En lugar de centrarnos en lo que nos afecta, debemos ver el miedo y la preocupación a la luz de quién es Dios y cómo podemos superarlo a través del poder de las Escrituras.

Pero, ¿qué es el miedo?

El miedo se define de muchas maneras diferentes. Es una sensación de ansiedad o temor sobre el resultado de algo, o el estrés de preguntarse si tus nec…

Dios te ama infinitamente

“Amados hijos míos, debemos amarnos unos a otros, porque el amor viene de Dios. Todo el que ama es hijo de Dios, y conoce a Dios.” 1 Juan 4: 7
Dios te ama, no es solo una frase que has escuchado o leído mucho, no son solo palabras que alguien te dice para hacerte sentir mejor.
Es algo más, va más allá de ser solo palabras. Es algo más profundo, Dios es efectivamente Dios ES amor y Su naturaleza es amarte.
El amor ES Dios y  aquel que ama es hijo de Dios y conoce a Dios, pero…  ¿qué es el amor?
Como aprendimos esta semana el amor: -No es envidioso -No busca lo suyo -No se enoja fácilmente -No juzga -No critica -Es paciente -Todo lo cree -Todo lo espera -

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…