Ir al contenido principal

GOBERNADA POR DIOS



Filipenses 3:20-21

“En cambio, nosotros somos ciudadanos del cielo, de donde anhelamos recibir al Salvador, el Señor Jesucristo. Él transformará nuestro cuerpo miserable para que sea como su cuerpo glorioso, mediante el poder con que somete a sí mismo todas las cosas."

El apóstol Pablo, en esta carta a los Filipenses les recuerda a ellos, que nosotros los cristianos somos como extranjeros en esta tierra, somos peregrinos, y que estamos de paso, pues vamos a volver a nuestra verdadera patria, que es la celestial, junto a nuestro Señor Jesucristo que vino para avisarnos y mostrarnos el camino a casa nuevamente, que cuando El regrese vamos a ser transformados a lo que éramos antes, en un cuerpo con ciudadanía celestial, ahora el mismo Señor Jesucristo lo recuperó, haciéndose uno de nosotros para pagar por todas las transgresiones que nos quitaban ese derecho. 

Ciudadanía es un derecho civil que se otorga a toda persona que haya nacido en un país o región o que la haya adquirido al cumplir ciertos requisitos.

Los que viven en otro país donde no son ciudadanos son considerados como extranjeros.
Y es precisamente lo que tú y yo somos, vamos de paso en este mundo, somos extranjeras, ya que nuestra ciudadanía está en los cielos.

¿Cuál es tu verdadera ciudadanía?

Ahora bien, hasta que ese momento llegue tenemos que cumplir con ciertas leyes. Pero eso no quiere decir que participemos en las actividades que no agraden a Dios. 

Recordemos que no nos tenemos que amoldar al mundo actual más bien debemos renovar nuestro pensamiento a la manera de Dios (Romanos 12:2).

Si nosotras nos abstenemos de toda especie de los deseos de la carne y no nos apegamos a las cosas materiales, si no que vivimos como ciudadanos celestiales, siendo luz en medio de las tinieblas, vamos a heredar el reino y gobierno de Dios, y vamos a ser vivificadas y transformadas para ser semejantes a su gloria por el Espíritu Santo de Dios.
Porque ser ciudadana del cielo es ser gobernada por Dios, que se haga la voluntad de Dios así en la tierra como en cielo.

Señor hoy te pedimos humildemente que nos ayudes a vivir en este mundo como ciudadanas de tu reino, perdona las transgresiones que hemos cometido a Tu ley, te rogamos nos ayudes en este proceso donde aspiramos a ser ciudadanos del cielo en el nombre de Jesús amen.





ACERCA DEL AUTOR

Kary de Zavala
Rescatada por la Gracia de Dios, ahora esposa y madre de gemelos, cada día busca aprender más acerca de Cristo y el servicio en Ama a Dios Grandemente y JóvenesADG.


Se denomina así mismo como una mujer determinada que confía y cree en el propósito de Dios para su vida y su familia. 

Comentarios

También te recomendamos leer:

Con amor eterno te he amado

“Incluso antes de haber hecho el mundo, Dios nos amó y nos eligió en Cristo para que seamos santos e intachables a sus ojos” Efesios 1:4 (NTV)

Dios nos conoce desde antes de haber creado este mundo. Dios, mi querida amiga, nos amó mucho antes de que nosotras existiéramos.

A menudo trabajamos para ganarnos el amor de nuestras amigas. En ocasiones, también el de nuestros familiares, y si pensamos en el amor romántico, esperamos lograr que ese chico que nos gusta nos mire, para comenzar a ganarnos su amor. Si pensamos que así también debemos ganarnos el amor de Dios, es que nuestra mente no alcanza a comprender el verdadero amor, y esto sucede porque nuestro concepto de amor está totalmente distorsionado por el pecado.

Conocimos el amor cuando alguien nos lo manifestó primero. Cuando éramos pequeñas, nuestros padres nos cuidaban, nos protegían y demostraban su amor hacia nosotras cuando nos cargaban, abrazaban, consolaban e incluso cuando nos llenaban de besos y caricias.

Alguien nos most…

Renuncio a mí

A todos nos ha pasado que cuando somos niños nos preguntaron que queríamos ser cuando fuéramos grandes y pues nuestras respuestas eran maestra, bombero, policía o en mi caso diseñadora de modas; cuando llega el día en que debemos decidir nuestro futuro evaluamos muchos factores, como el empleo, los costos de la carrera, los años, si te gusta realmente, entre muchos más, pero nunca nos preguntamos si la carrera que llevaremos y será el resto de nuestra vida será una carrera que le sirva a Dios.
En Hechos 20 versículo 24 Pablo dice “Pero mi vida no vale nada para mí a menos que la use para terminar la tarea que me asignó el Señor Jesús…” Meditando en esté versículo recordaba como Pablo renuncio a muchas cosas en su vida por servirle a Jesús, por ser usado para llevar el evangelio y aunque muchas veces no fue bien recibido, como el mismo lo dice prefería morir a causa de Jesús.
A pesar de que se encontraba con pruebas, Pablo nunca dejo ese llamado del Espíritu Santo, siempre cumplía y ent…

Viviendo una Fe inquebrantable

Estoy viendo una serie de televisión titulada “David, nace un Héroe”. No es casualidad puesto que empezó antes que este devocional, es una producción brasilera excelente. Ha sido sorprendente  ver en escena el momento en que David se enfrenta con el gigante Goliat, pero más sorprendente ha sido cómo este joven, sin la estatura de un guerrero de tomo y lomo, se presenta ante Saúl con una confianza tan determinante que convence al propio rey de que él es la persona que va a enfrentar al enemigo. Pero espera, esto no es todo. Lo que impacta mi corazón, es que David, siendo un pastor de ovejas, sin el entrenamiento de un hombre de guerra, sin tener la experiencia de haber estado en un campo de batalla, se enfrenta, se para ante el gigante y con una Fe Inquebrantable, lo desafía sin más ni menos, mostrando una confianza tremenda en el Dios de Israel, leamos: Tú vienes a mí con espada, lanza y jabalina, pero yo vengo a ti en el nombre del SEÑOR de los ejércitos, el Dios de los escuadrones d…

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…