Ir al contenido principal

La belleza que se esconde


“Nada hagáis por contienda o por vanagloria; antes bien con humildad, estimando cada uno a los demás como superiores a él mismo”.  Filipenses 2:3

Tengo una imagen en mi memoria cargada de un profundo sentimiento de amor por otros, la imagen es esta:

Era un domingo antes de comenzar la escuela dominical, mi padre bajaba por las escaleras del puente cercano a la iglesia, yo estaba en la vereda siguiendo sus pasos con mi mirada, esperaba ansiosa su regreso.

Habían pasado cerca de dos semanas lejos de casa haciendo recorridos de más de ocho horas a pie, visitando pueblos con nombres en otra lengua que yo no podía repetir. Mi padre nos explicaba que detrás de las montañas existían aldeas donde vivían personas que esperaban la llegada del misionero que además del mensaje de Jesús, traería noticas de otros hermanos, víveres y para los niños regalos.
Lentamente se acercaba haciendo que pudiera ver su rostro quemado por el sol, recuerdo sus viejas botas embarradas atravesando montañas rocosas y escalando laderas desérticas, en su mochila de cuero cargaba la biblia, algunas prendas de ropa, agua limpia y los dulces para los niños. Casi frente a mí estaba él, entonces podía ver el brillo de sus ojos y la sonrisa que reflejaba su alma, estaba experimentando la belleza del servicio.

El recuerdo de esa gran sonrisa provocaba mis grandes lágrimas al pensar que papá caminaba largas horas para llegar a una pequeña casita de barro donde había personas sencillas experimentando a Dios en su humilde forma de vida y alabándolo en su idioma. Yo fui testigo de aquellos viajes.

¡Estar entre aquellos hermanos era tan diferente! Diferente idioma y nacionalidad, diferente tipo de ropa, diferentes costumbres y modos de vida; no teníamos ningún punto en común, excepto Cristo y solamente Cristo era suficiente para tener demasiado en común.

Pablo le escribe a los filipenses: si cada uno de ustedes ha experimentado el consuelo de Cristo reflejado en su amor, si ustedes han palpado la comunión del Espíritu, si han sentido entre ustedes afecto entrañable y misericordia, entonces ya tienen demasiado en común, por lo tanto sientan todos los mismo, tengan todos el mismo amor en unidad.

 Cuando a la luz de la vela escuchaba esos sublimes cánticos en otra lengua, cerraba mis ojos y lloraba porque a pesar de tantas diferencias, en ese momento todas se disipaban y éramos una sola iglesia. Ni mi destreza para hablar español, ni mi habilidad para desenvolverme en una sociedad desarrollada, ni el conocimiento de conceptos superiores a lo que ellos pudieran conocer me servía en absoluto para justificar el sentirme superior a ellos, ¡no lo era!,  al contrario de eso mi propia vida espiritual era sacudida con fuerza por la manera en que ellos abrazaban el evangelio y  el testimonio que daban acerca de Cristo.

La verdad es que sólo podemos elegir colocar a los demás por encima de nosotros mismos cuando apreciamos la obra de Cristo en ellos.

Esta es la belleza que esconde el servicio de un corazón dispuesto: Que no importa si tenemos que atravesar ríos y montañas para hacer algo por otros, sin dudar lo haremos, porque en la dirección eterna vemos las manos de Dios actuando sobre aquellos a quienes servimos.

Desde esa perspectiva no hay lugar para hacer las cosas con malicia, por contienda o vanagloria, sino que desde la posición correcta, esto es estimando a los demás como superiores, nosotros como inferiores nos debemos a ellos en gran medida.


El secreto del gozo duradero está allí, en el servicio que un corazón voluntario puede ofrecer en los lugares inferiores.   



ACERCA DEL AUTOR  

Angélica Jiménez
Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.

Comentarios

También te recomendamos leer:

Haciendo lo correcto

Cuando éramos niñas y surgía un desacuerdo o pelea con nuestros hermanos o compañeros de escuela, tal vez por un juguete o porque “nos miraron mal”, etc., ¿recuerdas cual era tu reacción? y si alguien te empujaba, ¿tú también lo hacías? Yo viví muchas situaciones así; pero recuerdo una en especial; estando en la escuela primaria golpee a uno de mis compañeritos porque él había empujado a mi amiga y yo le hice lo mismo pero con más fuerza y además recuerdo que le di una patada en uno de sus pies, y como resultado de mis acciones recibí una severa llamada de atención en la dirección de la escuela, y mi respuesta fue: “el empujo a mi amiga y por eso lo hice”, lo cual era cierto, pero… sé que no justificaba mis acciones; más eso lo comprendí recién de grande: no debí cobrar el castigo por mi cuenta, y ahora al escribir esta anécdota me da cierta vergüenza y un poco de gracia. A muchos de mis compañeritos de primaria y secundaria no los he vuelto ver, y la verdad es que muchas veces quisie…

Creadas para adorar

“En quien vosotros también sois juntamente edificados para morada de Dios en el Espíritu”.  Efesios 2:22
La mujer Samaritana quiere saber dónde y cómo adorar, es una pregunta interesante la que le hace ella a Jesús, mostrando así su interés de querer tener una relación con Dios. Pero Jesús le contesta que ellos adoran a quien no saben, ahí es dónde nos damos cuenta de que por naturaleza nosotras adoramos (a veces si se sabe bien a que o quien y en ocasiones no).

Nosotras fuimos creadas para adorar porque ese vacío que hay en nuestro corazón Dios lo puso en cada una de nosotras para poder ser llenado sólo por Él.

Buscando el significado de Adorar encontré que “es amar en extremo” y también es rendir nuestra voluntad ante alguien, en este caso es rendirnos ante los pies de nuestro Salvador, Él cual ya ha pagado la cuenta por nosotras y nos anhela cada día para seguir Su obra en cada una. Así como la mujer samaritana, Dios anhela que cada día tengamos un encuentro con Él para que le ador…

LA PIEZA DE UN ROMPECABEZAS

Recuerdan la historia del “patito feo”. Así se sienten muchas personas que se consideran excluidas de un determinado grupo social, sin una razónque lo justifique o ya sea porque haya suficientes motivos que hagan que puedan hacer sentirse así. Algunas veces son situaciones relacionadas con nuestra apariencia, limitaciones físicas, económicas, con nuestras actitudes o la moral.

Sí de algo podemos estar seguras y sin conocer mucho de lo que había en el corazón de la mujer samaritana, es que seguramente se sentía excluida. Los ojos de un pueblo que le juzgaba por su estilo de vida y su conciencia que la hacía auto condenarse.

A todas nos gusta relacionarnos con amigas, buscamos pretextos para estar juntas,horarios que nos conecten físicamente o de manera virtual para estar en comunicación.

La mujer Samaritana de nuestra historia necesitaba hacer diariamente una tarea que era común para las mujeres de su pueblo y de su época. Sin embargo opuesto a las demás ella lo hacía solitaria, sin una a…

MANOS A LA OBRA

Cada vez que alguien debe ponerse a trabajar de manera inmediata o debe comenzar a poner en práctica algo de forma urgente, decimos: ¡Manos a la obra! Con esta expresión se quiere decir que no hay lugar para aplazamientos y que el momento de actuar es ahora.
Entonces la mujer dejó su cántaro, y fue a la ciudad, y dijo a los hombres San Juan 24:8
La mujer de Samaria, la protagonista de ésta maravillosa historia tuvo un encuentro inesperado en el pozo donde solía recoger agua, su vida no volvió a ser la misma desde ese encuentro, porque descubrió una gran verdad para su vida.
Había conocido a Jesús, había escuchado de su propia voz lo que él podía ofrecer a su vida. La necesidad de compartir con los demás y el gozo que le provocaba la oportunidad de una nueva vida era como para no quedarse callada, así queenseguida se puso “manos a la obra”.
Llama la atención del porque el evangelista quería dejarnos en el relato el hecho de que dejaba el cántaro, recordemos que el motivo por el cual ella ha…