Ir al contenido principal

La belleza que se esconde


“Nada hagáis por contienda o por vanagloria; antes bien con humildad, estimando cada uno a los demás como superiores a él mismo”.  Filipenses 2:3

Tengo una imagen en mi memoria cargada de un profundo sentimiento de amor por otros, la imagen es esta:

Era un domingo antes de comenzar la escuela dominical, mi padre bajaba por las escaleras del puente cercano a la iglesia, yo estaba en la vereda siguiendo sus pasos con mi mirada, esperaba ansiosa su regreso.

Habían pasado cerca de dos semanas lejos de casa haciendo recorridos de más de ocho horas a pie, visitando pueblos con nombres en otra lengua que yo no podía repetir. Mi padre nos explicaba que detrás de las montañas existían aldeas donde vivían personas que esperaban la llegada del misionero que además del mensaje de Jesús, traería noticas de otros hermanos, víveres y para los niños regalos.
Lentamente se acercaba haciendo que pudiera ver su rostro quemado por el sol, recuerdo sus viejas botas embarradas atravesando montañas rocosas y escalando laderas desérticas, en su mochila de cuero cargaba la biblia, algunas prendas de ropa, agua limpia y los dulces para los niños. Casi frente a mí estaba él, entonces podía ver el brillo de sus ojos y la sonrisa que reflejaba su alma, estaba experimentando la belleza del servicio.

El recuerdo de esa gran sonrisa provocaba mis grandes lágrimas al pensar que papá caminaba largas horas para llegar a una pequeña casita de barro donde había personas sencillas experimentando a Dios en su humilde forma de vida y alabándolo en su idioma. Yo fui testigo de aquellos viajes.

¡Estar entre aquellos hermanos era tan diferente! Diferente idioma y nacionalidad, diferente tipo de ropa, diferentes costumbres y modos de vida; no teníamos ningún punto en común, excepto Cristo y solamente Cristo era suficiente para tener demasiado en común.

Pablo le escribe a los filipenses: si cada uno de ustedes ha experimentado el consuelo de Cristo reflejado en su amor, si ustedes han palpado la comunión del Espíritu, si han sentido entre ustedes afecto entrañable y misericordia, entonces ya tienen demasiado en común, por lo tanto sientan todos los mismo, tengan todos el mismo amor en unidad.

 Cuando a la luz de la vela escuchaba esos sublimes cánticos en otra lengua, cerraba mis ojos y lloraba porque a pesar de tantas diferencias, en ese momento todas se disipaban y éramos una sola iglesia. Ni mi destreza para hablar español, ni mi habilidad para desenvolverme en una sociedad desarrollada, ni el conocimiento de conceptos superiores a lo que ellos pudieran conocer me servía en absoluto para justificar el sentirme superior a ellos, ¡no lo era!,  al contrario de eso mi propia vida espiritual era sacudida con fuerza por la manera en que ellos abrazaban el evangelio y  el testimonio que daban acerca de Cristo.

La verdad es que sólo podemos elegir colocar a los demás por encima de nosotros mismos cuando apreciamos la obra de Cristo en ellos.

Esta es la belleza que esconde el servicio de un corazón dispuesto: Que no importa si tenemos que atravesar ríos y montañas para hacer algo por otros, sin dudar lo haremos, porque en la dirección eterna vemos las manos de Dios actuando sobre aquellos a quienes servimos.

Desde esa perspectiva no hay lugar para hacer las cosas con malicia, por contienda o vanagloria, sino que desde la posición correcta, esto es estimando a los demás como superiores, nosotros como inferiores nos debemos a ellos en gran medida.


El secreto del gozo duradero está allí, en el servicio que un corazón voluntario puede ofrecer en los lugares inferiores.   



ACERCA DEL AUTOR  

Angélica Jiménez
Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.

Comentarios

También te recomendamos leer:

Amor fiel (Oseas) - Descarga tus materiales

No habían permanecido fieles a Dios, sino que Él permaneció fiel a ellos.

El libro de Oseas fue escrito para mostrarle al pueblo de Israel el amor fiel de Dios. Israel se había rebelado contra Dios una y otra vez. Los reyes de Israel habían extraviado al pueblo, seguían a los dioses falsos y profanaban el templo de Dios. La gente había olvidado quiénes eran y de quién eran. Israel se había apartado de Dios, de Aquel que los había elegido, los había protegido, los había provisto y los había bendecido. Se habían prostituido con otros dioses y otras naciones. Sus corazones adúlteros e idólatras los habían alejado de Dios.

Oseas era solo un hombre.

Fue un profeta en Israel con un llamamiento único de Dios. Le pidieron que se casara con una prostituta y permaneciera fiel y leal a ella. Oseas se casó con Gomer, que le fue infiel. Sin embargo, una y otra vez, Oseas redime a Gomer y la devuelve a sí misma.

Dios le dio a Oseas un llamado específico y un mensaje específico para el pueblo de Is…

Un llamado inusual

El reto de este 2019 es memorizar porciones bíblicas, y comencé con 2 Timoteo capítulo 2, he estado repitiendo y repitiendo en cada porción de tiempo libre, pero hoy me detengo aquí: “…Si fuéremos infieles, él permanece fiel. Él no puede negarse a sí mismo…”.  En realidad, el Señor me ha retenido aquí poniendo una señal de PARE en mi camino para comprender cuál es el profundo significado de nuestra infidelidad a la luz de Su fidelidad; creo francamente que también es lo que quiere hacer con cada una de nosotras. Así que abramos nuestras Biblias en el pequeño libro de Oseas para desplegar el abanico infinito de la Fidelidad de Dios. 

Pero antes, analicemos el contexto en el que Oseas se encuentra: 
1 Reyes 12 nos narra la división de las doce tribus de Israel en dos: 
Israel, también conocido con los nombres de Reino del Norte, Jacob y Efraín (este último, usado en el libro de Oseas), formado por diez tribus.  
Judá, también llamado Reino del Sur, conformado por las tribus de Judá, Benjamí…

Valiente en medio de la tentación

Tenía yo apenas trece años, y mi mamá me decía: “Anto, aprende a decir que no.”  Crecí, y a los dieciocho años mi mamá seguía diciéndome: “Anto aprende a decir que no.”
Hoy estoy a menos de sesenta días de casarme y ¡cuánto me ayudó cada palabra de mi madre, cada advertencia de decir que no!  

A lo largo de estos pocos años que el Señor me permitió vivir, me di cuenta de lo  difícil que es decir que no a ……………. (puedes agregar la frase que te venga en mente, aquello a lo que siempre dices que sí y cedes) ¡Cuán débiles somos! 

 🔼 Eva, cuando fue tentada a tomar del fruto prohibido, ¿pudo decir que no? 
 🔼 David, cuando vio a Betsabé y la deseó, ¿pudo decir que no?
 🔼 Sansón, ante la insistencia de Dalila, ¿pudo decir que no?

La respuesta es NO. Cedieron a la tentación y cayeron. Pero todos ellos, luego del quebranto y arrepentimiento, fueron restaurados. ¡Cuánto placer, alivio y gratitud llegó después de haber experimentado la gracia del perdón de Su Salvador!

A lo largo de toda la histori…

P.S. Te amo

Algo característico de las chicas, y me atrevería a decir, de todas las edades,  es que somos muy sensibles y emocionales, por lo que nos apasionamos con  las historias de amor ¿cierto? 

Puede que en estos momentos estés viviendo una de ellas, o quizá vivas de cerca la de alguien más, o la estés encontrando en la lectura de algún libro. 

Las historias de Amor involucran a dos personas que están unidas a través de un mismo sentimiento y emociones del uno hacia el otro.  Esperamos siempre que concluyan en esa frase tan trillada …. Y fueron felices para siempre.

Lo que ya no parece tan bonito, sino por el contrario lastima y duele, es la aparición de La Infidelidad dentro de una relación.

Durante la primer semana de este estudio de Oseas nos fuimos familiarizando con sus personajes, algunos de los cuales ya pintan como villanos, como es el caso de Gomer, una mujer infiel.

Quisiéramos entender el porqué de su actitud, y seguramente la juzgamos y somos duras en la sentencia, sin tener en cuenta…