Ir al contenido principal

La belleza que se esconde


“Nada hagáis por contienda o por vanagloria; antes bien con humildad, estimando cada uno a los demás como superiores a él mismo”.  Filipenses 2:3

Tengo una imagen en mi memoria cargada de un profundo sentimiento de amor por otros, la imagen es esta:

Era un domingo antes de comenzar la escuela dominical, mi padre bajaba por las escaleras del puente cercano a la iglesia, yo estaba en la vereda siguiendo sus pasos con mi mirada, esperaba ansiosa su regreso.

Habían pasado cerca de dos semanas lejos de casa haciendo recorridos de más de ocho horas a pie, visitando pueblos con nombres en otra lengua que yo no podía repetir. Mi padre nos explicaba que detrás de las montañas existían aldeas donde vivían personas que esperaban la llegada del misionero que además del mensaje de Jesús, traería noticas de otros hermanos, víveres y para los niños regalos.
Lentamente se acercaba haciendo que pudiera ver su rostro quemado por el sol, recuerdo sus viejas botas embarradas atravesando montañas rocosas y escalando laderas desérticas, en su mochila de cuero cargaba la biblia, algunas prendas de ropa, agua limpia y los dulces para los niños. Casi frente a mí estaba él, entonces podía ver el brillo de sus ojos y la sonrisa que reflejaba su alma, estaba experimentando la belleza del servicio.

El recuerdo de esa gran sonrisa provocaba mis grandes lágrimas al pensar que papá caminaba largas horas para llegar a una pequeña casita de barro donde había personas sencillas experimentando a Dios en su humilde forma de vida y alabándolo en su idioma. Yo fui testigo de aquellos viajes.

¡Estar entre aquellos hermanos era tan diferente! Diferente idioma y nacionalidad, diferente tipo de ropa, diferentes costumbres y modos de vida; no teníamos ningún punto en común, excepto Cristo y solamente Cristo era suficiente para tener demasiado en común.

Pablo le escribe a los filipenses: si cada uno de ustedes ha experimentado el consuelo de Cristo reflejado en su amor, si ustedes han palpado la comunión del Espíritu, si han sentido entre ustedes afecto entrañable y misericordia, entonces ya tienen demasiado en común, por lo tanto sientan todos los mismo, tengan todos el mismo amor en unidad.

 Cuando a la luz de la vela escuchaba esos sublimes cánticos en otra lengua, cerraba mis ojos y lloraba porque a pesar de tantas diferencias, en ese momento todas se disipaban y éramos una sola iglesia. Ni mi destreza para hablar español, ni mi habilidad para desenvolverme en una sociedad desarrollada, ni el conocimiento de conceptos superiores a lo que ellos pudieran conocer me servía en absoluto para justificar el sentirme superior a ellos, ¡no lo era!,  al contrario de eso mi propia vida espiritual era sacudida con fuerza por la manera en que ellos abrazaban el evangelio y  el testimonio que daban acerca de Cristo.

La verdad es que sólo podemos elegir colocar a los demás por encima de nosotros mismos cuando apreciamos la obra de Cristo en ellos.

Esta es la belleza que esconde el servicio de un corazón dispuesto: Que no importa si tenemos que atravesar ríos y montañas para hacer algo por otros, sin dudar lo haremos, porque en la dirección eterna vemos las manos de Dios actuando sobre aquellos a quienes servimos.

Desde esa perspectiva no hay lugar para hacer las cosas con malicia, por contienda o vanagloria, sino que desde la posición correcta, esto es estimando a los demás como superiores, nosotros como inferiores nos debemos a ellos en gran medida.


El secreto del gozo duradero está allí, en el servicio que un corazón voluntario puede ofrecer en los lugares inferiores.   



ACERCA DEL AUTOR  

Angélica Jiménez
Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.

Comentarios

También te recomendamos leer:

Denuncia contra la corrupción

“Tú que te dices casa de Jacob. ¿Se ha acortado el Espíritu de Jehová? ¿Son estas sus obras? ¿No hacen mis palabras bien al que camina rectamente?” Miqueas 2:7
Recientemente me encontré con una clasificación estadística del 2018 sobre los países más corruptos en América latina*, es lamentable que la mayoría de los países en que vivimos tengan altos índices de corrupción debido a la incapacidad de los gobiernos en identificar y satisfacer las necesidades de la población. Existe una marcada falta de compromiso para encarar con osadía la lucha contra este mal. Pero nuestro contexto crítico del siglo XXI no dista mucho de la realidad de Miqueas en el año 750 a.C aproximadamente.
El discurso profético de Miqueas oriundo del pueblo de Moreset en Judá (Reino del sur) se extendió durante los reinados de Jotam (750 – 735) quien aunque hizo lo recto ante los ojos de Jehová, no quitó de Judá los lugares de sacrificio y adoración a los ídolos (2 Crónicas 27:1-9). Acaz (735 – 715) un rey perverso…

la pureza sexual comienza en la mente

Cuando hablamos de pureza es necesario evaluar nuestras relaciones, debemos hacer un autoexamen y observar qué relaciones nos favorecen y cuáles nos perjudican.
La Biblia nos dice en primera de Corintios 15:33 que:
“las malas conversaciones corrompen las buenas costumbres.”
Y para tener pureza debemos poner atención a las conversaciones que estamos teniendo con nuestras amigas, con nuestros compañeros, con conocidos y desconocidos, con mayor atención debemos revisar qué hablamos con nuestro novio o con el chico que nos gusta.
Hay veces que llevamos las conversaciones con nuestras amigas a un grado que no es digno de una hija de Dios, y esas pláticas terminan despertando deseos que pudiéramos haber evitado con sólo cerrar nuestra boca a tiempo.
Nuestras conversaciones nos impulsan a deseos que no podemos dominar. Es normal que cuando te juntas con amigas que hablan de Dios y Le aman, te sientas más espiritual, con paz en tu corazón y te den ganas de buscar más de Dios. Pero si con …

Amar Sin Corresponder

En estas semanas estudiando Oseas, nos hemos podido ver frente al espejo, frente a un espejo donde hemos podido ver cada imperfección que tenemos, han sido semanas donde hemos podido ver el amor doliente de un Dios todopoderoso que esta amando sin ser amado.
Es tan cruel amar sin ser correspondido y es cruel amar, también, cuando te son infiel. Así hemos podido ver a Dios, amando pese a que la otra persona no responda de la misma manera y aun así, Dios le pide a Israel que se arrepienta, que Él está dispuesto a perdonar y restaurar.
De la misma manera como Dios le pedía a Israel que le buscara, así nos pide a nosotras que le búsquenos, nos recuerda que en Él nuestro pecado queda olvidado si nos acercamos con un corazón arrepentido.
“Acerca de a Dios, y él se acercará a vosotros. Pecadores, limpiad las manos; Y vosotros los de doble ánimo, purificad vuestros corazones.” Santiago 4:8
Si en estos momentos, al verte en el espejo de la Palabra de Dios te estas dando cuenta que has actuado …

El amor de Dios

Quien sea sabio, que entienda estas cosas; Quienquiera que esté discerniendo, que los conozca; porque los caminos del Señor son rectos, y los rectos anden en ellos, pero los transgresores tropiezan en ellos. - Oseas 14: 9
Quiero ser una mujer sabia. Y sé que la única manera de ser sabio es a través de conocer y vivir la Palabra de Dios todos los días.

Tenemos que ser sabios y humildes para ver y aceptar nuestros pecados. Y tenemos que ser sabios y humildes para que la Palabra de Dios cambie nuestras vidas desde adentro hacia afuera. ¡El libro de Oseas nos brinda una gran oportunidad para arrepentirnos de cualquier pecado oculto que pueda haber en nuestros corazones y comenzar a vivir una vida piadosa que agrada a Dios a partir de hoy!

"La insensatez de Dios es más sabia que los hombres, y la debilidad de Dios es más fuerte que los hombres" (1 Corintios 1:25).

Este versículo cambió mi vida para siempre cuando me di cuenta de que era sabia en mi propio entendimiento, que era sabia…