Ir al contenido principal

La tarea de mi vida




“Por tanto, amados míos, como siempre habéis obedecido, no como en mi presencia solamente, sino mucho más en mi ausencia, ocupaos en vuestra salvación con temor y temblor”. Filipenses 2:12

Pablo recuerda su obediencia e insiste a los filipenses que sean obedientes. 
Están dos tipos de obediencia

1. Obediencia a regañadientes
2. Obediencia voluntaria

Y es acá donde quiero que prestes atención…
En una clase de niños un maestro dio un ejemplo de cómo glorificamos a Dios con la obediencia. El maestro preguntó: ¿A cuántos de ustedes su mamá les dice que vayan a bañarse? Y todos levantaron las manos. ¿Todos se bañan? Si! Repitieron, pero volvió a preguntar: ¿Cuántos de ustedes van a bañarse con buena cara, inmediatamente y sin hacer escenas de enojo? Y hubo un silencio que evidenció la falta de obediencia voluntaria existente en esos niños.

Pero no les juzgues, muchas veces antes de cometer algún pecado piensas ‘’Si hago esto, Dios me va a castigar’’ entonces automáticamente dejas de obedecer por voluntad propia, sino por el hecho de que serás disciplinada.

Gozándome en cumplir los mandamientos es cuando realmente soy obediente y glorifico a Dios.

Como hijos del Rey de los Cielos, estamos llamados a gozarnos en cumplir sus mandamientos. Así como escribía el Rey David:

Tus leyes son mi tesoro;
    son el deleite de mi corazón.
Estoy decidido a obedecer tus decretos
    hasta el final Salmos 119.111 (NTV)

Acudiendo a nuestro mayor ejemplo de obediencia quiero que reflexiones en esto:
Jesucristo se vació, para que fuésemos llenos y  se hizo pobre, para que seamos enriquecidos.

El debió obedecer algo mucho mayor de lo que significa dejar de estar en una relación de yugo desigual, o ser obediente a tus padres cuando te dicen que escojas buenas amistades, ¡mucho mayor! Implicaba que él se despojaría de todo privilegio que tenía con su padre.

Pensando en la mayor obra de obediencia que nos dejó Jesucristo, en donde se humilló hasta lo sumo, cuando no tenía porque humillarse, ¿Existe algo más difícil de obedecer? ¿Existe algo más difícil de hacer? ¿Es muy difícil perdonar a tu amiga que habló mal de vos? ¿Es muy difícil obedecer a tu profesora cuando te dice que completes las tareas?

No pasa por lo externo, sino por la intención o motivación. Cuando ya no está tu mamá para ver que gesto haces cuando te pide que limpies la casa, cuando no está tu pastor leyendo una conversación de whatsapp con alguien que sabes no es buena compañía, cuando nadie te ve ni  puede leer tus pensamientos.

‘’Con temor y temblor’’

Es ahí cuando debemos tener temor y temblor en nuestro proceso de santificación
¿Crees que será imposible? Déjame mostrarte que no.
1. No confíes en ti misma.  (Proverbios 3:5)
2. No seas  indiferente a la tarea de tu vida, o fría o caliente. (1ª Reyes 18:21)
3. No juzgues con tus propios parámetros (Lucas 18:11)
4. Sé sincera contigo misma y luego con tus padres y consejeros. (Salmos 119:10)
5. Reverencia y respeto en cualquier lugar, no solo en tu casa. (Génesis 39:9)
6. Sé humilde (Lucas 18:13)
7.  Confía en Dios (Filipenses 2:13)

‘’Querer  y hacer’’

El punto siete habla de que Dios es quién busca que le obedezcamos, adoremos, amemos. El hizo todo, seguirá haciéndolo para la Gloria de Su nombre. Jesucristo ya hizo lo que era imposible para nosotros, pagó la cuenta que nunca podríamos pagar.

Todo lo bueno que hay en nosotros es Cristo, es Dios obrando, son los frutos del Espíritu Santo, o una mañana despertaste y dijiste ¡Qué lindo día para dejar de ser rebelde a mi Creador! ¡NO! Jesucristo se acercó hasta ti mostrándote su gracia y cruz.


¡Cumple la tarea de tu vida, Dios se encarga de todo lo demás!


ACERCA DEL AUTOR


Antonella Azuaga
Tiene 21 años y sirve al Señor a través de Mujer Virtuosa, escribe para llevar las buenas noticias a los quebrantados y afligidos. Es parte la congregación más que vencedores, vive en Paraguay junto con su familia, quienes también apoyan la familia de Ama a Dios Grandemente.


Comentarios

También te recomendamos leer:

Denuncia contra la corrupción

“Tú que te dices casa de Jacob. ¿Se ha acortado el Espíritu de Jehová? ¿Son estas sus obras? ¿No hacen mis palabras bien al que camina rectamente?” Miqueas 2:7
Recientemente me encontré con una clasificación estadística del 2018 sobre los países más corruptos en América latina*, es lamentable que la mayoría de los países en que vivimos tengan altos índices de corrupción debido a la incapacidad de los gobiernos en identificar y satisfacer las necesidades de la población. Existe una marcada falta de compromiso para encarar con osadía la lucha contra este mal. Pero nuestro contexto crítico del siglo XXI no dista mucho de la realidad de Miqueas en el año 750 a.C aproximadamente.
El discurso profético de Miqueas oriundo del pueblo de Moreset en Judá (Reino del sur) se extendió durante los reinados de Jotam (750 – 735) quien aunque hizo lo recto ante los ojos de Jehová, no quitó de Judá los lugares de sacrificio y adoración a los ídolos (2 Crónicas 27:1-9). Acaz (735 – 715) un rey perverso…

la pureza sexual comienza en la mente

Cuando hablamos de pureza es necesario evaluar nuestras relaciones, debemos hacer un autoexamen y observar qué relaciones nos favorecen y cuáles nos perjudican.
La Biblia nos dice en primera de Corintios 15:33 que:
“las malas conversaciones corrompen las buenas costumbres.”
Y para tener pureza debemos poner atención a las conversaciones que estamos teniendo con nuestras amigas, con nuestros compañeros, con conocidos y desconocidos, con mayor atención debemos revisar qué hablamos con nuestro novio o con el chico que nos gusta.
Hay veces que llevamos las conversaciones con nuestras amigas a un grado que no es digno de una hija de Dios, y esas pláticas terminan despertando deseos que pudiéramos haber evitado con sólo cerrar nuestra boca a tiempo.
Nuestras conversaciones nos impulsan a deseos que no podemos dominar. Es normal que cuando te juntas con amigas que hablan de Dios y Le aman, te sientas más espiritual, con paz en tu corazón y te den ganas de buscar más de Dios. Pero si con …

Amar Sin Corresponder

En estas semanas estudiando Oseas, nos hemos podido ver frente al espejo, frente a un espejo donde hemos podido ver cada imperfección que tenemos, han sido semanas donde hemos podido ver el amor doliente de un Dios todopoderoso que esta amando sin ser amado.
Es tan cruel amar sin ser correspondido y es cruel amar, también, cuando te son infiel. Así hemos podido ver a Dios, amando pese a que la otra persona no responda de la misma manera y aun así, Dios le pide a Israel que se arrepienta, que Él está dispuesto a perdonar y restaurar.
De la misma manera como Dios le pedía a Israel que le buscara, así nos pide a nosotras que le búsquenos, nos recuerda que en Él nuestro pecado queda olvidado si nos acercamos con un corazón arrepentido.
“Acerca de a Dios, y él se acercará a vosotros. Pecadores, limpiad las manos; Y vosotros los de doble ánimo, purificad vuestros corazones.” Santiago 4:8
Si en estos momentos, al verte en el espejo de la Palabra de Dios te estas dando cuenta que has actuado …

El amor de Dios

Quien sea sabio, que entienda estas cosas; Quienquiera que esté discerniendo, que los conozca; porque los caminos del Señor son rectos, y los rectos anden en ellos, pero los transgresores tropiezan en ellos. - Oseas 14: 9
Quiero ser una mujer sabia. Y sé que la única manera de ser sabio es a través de conocer y vivir la Palabra de Dios todos los días.

Tenemos que ser sabios y humildes para ver y aceptar nuestros pecados. Y tenemos que ser sabios y humildes para que la Palabra de Dios cambie nuestras vidas desde adentro hacia afuera. ¡El libro de Oseas nos brinda una gran oportunidad para arrepentirnos de cualquier pecado oculto que pueda haber en nuestros corazones y comenzar a vivir una vida piadosa que agrada a Dios a partir de hoy!

"La insensatez de Dios es más sabia que los hombres, y la debilidad de Dios es más fuerte que los hombres" (1 Corintios 1:25).

Este versículo cambió mi vida para siempre cuando me di cuenta de que era sabia en mi propio entendimiento, que era sabia…