Ir al contenido principal

La tarea de mi vida




“Por tanto, amados míos, como siempre habéis obedecido, no como en mi presencia solamente, sino mucho más en mi ausencia, ocupaos en vuestra salvación con temor y temblor”. Filipenses 2:12

Pablo recuerda su obediencia e insiste a los filipenses que sean obedientes. 
Están dos tipos de obediencia

1. Obediencia a regañadientes
2. Obediencia voluntaria

Y es acá donde quiero que prestes atención…
En una clase de niños un maestro dio un ejemplo de cómo glorificamos a Dios con la obediencia. El maestro preguntó: ¿A cuántos de ustedes su mamá les dice que vayan a bañarse? Y todos levantaron las manos. ¿Todos se bañan? Si! Repitieron, pero volvió a preguntar: ¿Cuántos de ustedes van a bañarse con buena cara, inmediatamente y sin hacer escenas de enojo? Y hubo un silencio que evidenció la falta de obediencia voluntaria existente en esos niños.

Pero no les juzgues, muchas veces antes de cometer algún pecado piensas ‘’Si hago esto, Dios me va a castigar’’ entonces automáticamente dejas de obedecer por voluntad propia, sino por el hecho de que serás disciplinada.

Gozándome en cumplir los mandamientos es cuando realmente soy obediente y glorifico a Dios.

Como hijos del Rey de los Cielos, estamos llamados a gozarnos en cumplir sus mandamientos. Así como escribía el Rey David:

Tus leyes son mi tesoro;
    son el deleite de mi corazón.
Estoy decidido a obedecer tus decretos
    hasta el final Salmos 119.111 (NTV)

Acudiendo a nuestro mayor ejemplo de obediencia quiero que reflexiones en esto:
Jesucristo se vació, para que fuésemos llenos y  se hizo pobre, para que seamos enriquecidos.

El debió obedecer algo mucho mayor de lo que significa dejar de estar en una relación de yugo desigual, o ser obediente a tus padres cuando te dicen que escojas buenas amistades, ¡mucho mayor! Implicaba que él se despojaría de todo privilegio que tenía con su padre.

Pensando en la mayor obra de obediencia que nos dejó Jesucristo, en donde se humilló hasta lo sumo, cuando no tenía porque humillarse, ¿Existe algo más difícil de obedecer? ¿Existe algo más difícil de hacer? ¿Es muy difícil perdonar a tu amiga que habló mal de vos? ¿Es muy difícil obedecer a tu profesora cuando te dice que completes las tareas?

No pasa por lo externo, sino por la intención o motivación. Cuando ya no está tu mamá para ver que gesto haces cuando te pide que limpies la casa, cuando no está tu pastor leyendo una conversación de whatsapp con alguien que sabes no es buena compañía, cuando nadie te ve ni  puede leer tus pensamientos.

‘’Con temor y temblor’’

Es ahí cuando debemos tener temor y temblor en nuestro proceso de santificación
¿Crees que será imposible? Déjame mostrarte que no.
1. No confíes en ti misma.  (Proverbios 3:5)
2. No seas  indiferente a la tarea de tu vida, o fría o caliente. (1ª Reyes 18:21)
3. No juzgues con tus propios parámetros (Lucas 18:11)
4. Sé sincera contigo misma y luego con tus padres y consejeros. (Salmos 119:10)
5. Reverencia y respeto en cualquier lugar, no solo en tu casa. (Génesis 39:9)
6. Sé humilde (Lucas 18:13)
7.  Confía en Dios (Filipenses 2:13)

‘’Querer  y hacer’’

El punto siete habla de que Dios es quién busca que le obedezcamos, adoremos, amemos. El hizo todo, seguirá haciéndolo para la Gloria de Su nombre. Jesucristo ya hizo lo que era imposible para nosotros, pagó la cuenta que nunca podríamos pagar.

Todo lo bueno que hay en nosotros es Cristo, es Dios obrando, son los frutos del Espíritu Santo, o una mañana despertaste y dijiste ¡Qué lindo día para dejar de ser rebelde a mi Creador! ¡NO! Jesucristo se acercó hasta ti mostrándote su gracia y cruz.


¡Cumple la tarea de tu vida, Dios se encarga de todo lo demás!


ACERCA DEL AUTOR


Antonella Azuaga
Tiene 21 años y sirve al Señor a través de Mujer Virtuosa, escribe para llevar las buenas noticias a los quebrantados y afligidos. Es parte la congregación más que vencedores, vive en Paraguay junto con su familia, quienes también apoyan la familia de Ama a Dios Grandemente.


Comentarios

También te recomendamos leer:

Con amor eterno te he amado

“Incluso antes de haber hecho el mundo, Dios nos amó y nos eligió en Cristo para que seamos santos e intachables a sus ojos” Efesios 1:4 (NTV)

Dios nos conoce desde antes de haber creado este mundo. Dios, mi querida amiga, nos amó mucho antes de que nosotras existiéramos.

A menudo trabajamos para ganarnos el amor de nuestras amigas. En ocasiones, también el de nuestros familiares, y si pensamos en el amor romántico, esperamos lograr que ese chico que nos gusta nos mire, para comenzar a ganarnos su amor. Si pensamos que así también debemos ganarnos el amor de Dios, es que nuestra mente no alcanza a comprender el verdadero amor, y esto sucede porque nuestro concepto de amor está totalmente distorsionado por el pecado.

Conocimos el amor cuando alguien nos lo manifestó primero. Cuando éramos pequeñas, nuestros padres nos cuidaban, nos protegían y demostraban su amor hacia nosotras cuando nos cargaban, abrazaban, consolaban e incluso cuando nos llenaban de besos y caricias.

Alguien nos most…

Introducción a Miedo y Ansiedad - Descarga tus materiales

¿Puedes imaginar la vida sin miedo o preocupación? No puedo porque es una parte de nuestras vidas, imaginar una vida sin el menor miedo, preocupación o ansiedad es prácticamente imposible. Adán y Eva fueron los únicos que pudieron experimentar este tipo de vida, hasta que desobedecieron la ley perfecta de Dios. A partir de ese momento, el miedo y todos sus parientes convirtieron en su hogar nuestros corazones.

Nadie es inmune. Todos lo experimentamos, desde una leve inquietud y preocupación hasta una ansiedad paralizante y un terror total. Podríamos pasar semanas hablando de todas las cosas que nos roban el sueño y atormentan nuestras mentes. En lugar de centrarnos en lo que nos afecta, debemos ver el miedo y la preocupación a la luz de quién es Dios y cómo podemos superarlo a través del poder de las Escrituras.

Pero, ¿qué es el miedo?

El miedo se define de muchas maneras diferentes. Es una sensación de ansiedad o temor sobre el resultado de algo, o el estrés de preguntarse si tus nec…

Dios te ama infinitamente

“Amados hijos míos, debemos amarnos unos a otros, porque el amor viene de Dios. Todo el que ama es hijo de Dios, y conoce a Dios.” 1 Juan 4: 7
Dios te ama, no es solo una frase que has escuchado o leído mucho, no son solo palabras que alguien te dice para hacerte sentir mejor.
Es algo más, va más allá de ser solo palabras. Es algo más profundo, Dios es efectivamente Dios ES amor y Su naturaleza es amarte.
El amor ES Dios y  aquel que ama es hijo de Dios y conoce a Dios, pero…  ¿qué es el amor?
Como aprendimos esta semana el amor: -No es envidioso -No busca lo suyo -No se enoja fácilmente -No juzga -No critica -Es paciente -Todo lo cree -Todo lo espera -

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…