Ir al contenido principal

las 7 maravillas


Hemos llegado a los últimos versículos de esta carta de gozo y esperanza en Cristo, hemos estado aprendiendo a gozarnos cualquiera sea nuestra situación. 

Hoy quiero mostrarte como gozarnos con una mente limpia y pura. Pablo escribe a los Filipenses:  “Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad’’

Suena como una orden ¿te das cuenta? Pienso que porque esto de pensar en lo positivo no es solo de nuestro tiempo sino desde antes ya Pablo exhortaba a pensar en lo bueno ¿Por qué? Porque… los pensamientos malos nos vienen solos. No necesitamos esforzarnos mucho para encontrar algo negativo en nuestros padres, en nuestros amigos, pastores o en la situación en que vivimos o el ambiente que nos rodea.

Tenemos una facilidad con lo malo, entonces es mayor la urgencia y debe ser mayor nuestra diligencia en limpiar nuestra mente con la Única Verdad (Romanos 12:2).

1. ¿Soy una cristiana verdadera? La verdad es la armadura del cristiano ‘’Defiendan su posición, poniéndose el cinturón de la verdad y la coraza de la justicia de Dios.’’ (Efesios 6:14)

El mundo está lleno de mentiras y engaños, por ejemplo: las mujeres cristianas hemos dejado nuestra armadura a un lado creyendo un montón de mentiras con respecto a nuestra feminidad, con relación a nuestro rol como mujeres. Debemos correr a la única verdad que no ha cambiado según los años, siglos o épocas. La mentira se ha adaptado de acuerdo a los intereses de cada siglo, el Evangelio no, ha sido la misma verdad desde siempre. 

"Santifícalos en tu verdad; tu palabra es verdad." (Juan 17:17) La Biblia es la palabra de Dios y es la verdad. 

2. ¿Soy Honorable? ‘’Digno de respeto, honesto’’ Debemos ser honestas en nuestras conversaciones, modales y costumbres, sinceras en nuestra palabras y actos. Todo lo que hagamos debe glorificar a Dios, nuestra reverencia es importante en medio de una generación que es irreverente a las autoridades y principalmente al Rey de Reyes.  

"Enséñales que sean reverentes en su conducta, y no calumniadoras ni adictas al mucho vino" (Tito 2.3)

3. ¿Soy Justa? Tendemos a juzgar por lo que vemos o por alguna experiencia que tuvo la amiga de tu vecina, pero nunca pensamos bien ni nos tomamos el tiempo de analizar a la luz de la biblia, sin orgullo, sin dobles intenciones y sobre todo pensando lo bueno. Debemos proceder justamente con palabras y actos. 

 "No juzguen por las apariencias; juzguen con justicia’’. (Juan 7:24)

4. ¿Soy Pura?  Cristo está haciendo su obra de purificación en ti, Él está comprometido con tu santificación, con limpiarte de todo pecado por medio de Su sangre derramada en la cruz. Muchas veces nos complicamos con esta palabra ‘’pureza’’ y lo llevamos al ámbito sexual cuando en realidad tiene que ver con cualquier pecado o lujuria, actos que no son dignos de una hija de Dios. Por eso: "No participes en los pecados de los demás. Mantente puro". (1ª Timoteo 5:22)

5. ¿Soy amable? ¿Realmente amo con un amor sacrificial a mis hermanos? ¿Busco hacer cosas que los hagan felices o busco mi propio placer en las relaciones de amistades que tengo? ¿Tengo más pensamientos de venganza, odio que pensamientos de dar sin esperar nada a cambio, pasar por alto las ofensas?(1ª Corintios 13:4)

6. ¿Tengo buena reputación? No te condenes si no es así, Dios borra nuestro pecado cuando nos arrepentimos y pedimos perdón, El hace nueva todas las cosas. Pero, ¿juzgas constantemente la reputación de tus amigas o hermanas?  Acá Pablo está instando a que pensemos y repitamos cosas buenas acerca de otros, en vez de hablar las falencias de otros debemos exaltar sus virtudes. 

7. ¿Soy virtuosa? 
‘’Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable.’’ (1ª Pedro 2:9)

Si Dios te ha sacado de la oscuridad y te ha llevado a su luz, a la verdad y te sientes plena en Su amor, todo eso es para mostrar al mundo SUS virtudes en TU vida. Busca ser cada día más igual a Cristo, anhelar los frutos del Espíritu Santo en tu vida (Galatas 5:22-23) y la única manera en que podrás pensar en las 7 maravillas es corriendo todos los días a la ´Palabra de Dios y pidiendo el oportuno socorro delante de Su trono de gracia.






ACERCA DEL AUTOR


Antonella Azuaga
Tiene 21 años y sirve al Señor a través de Mujer Virtuosa, escribe para llevar las buenas noticias a los quebrantados y afligidos. Es parte la congregación más que vencedores, vive en Paraguay junto con su familia, quienes también apoyan la familia de Ama a Dios Grandemente.


Comentarios

También te recomendamos leer:

Dios te ama infinitamente

“Amados hijos míos, debemos amarnos unos a otros, porque el amor viene de Dios. Todo el que ama es hijo de Dios, y conoce a Dios.” 1 Juan 4: 7
Dios te ama, no es solo una frase que has escuchado o leído mucho, no son solo palabras que alguien te dice para hacerte sentir mejor.
Es algo más, va más allá de ser solo palabras. Es algo más profundo, Dios es efectivamente Dios ES amor y Su naturaleza es amarte.
El amor ES Dios y  aquel que ama es hijo de Dios y conoce a Dios, pero…  ¿qué es el amor?
Como aprendimos esta semana el amor: -No es envidioso -No busca lo suyo -No se enoja fácilmente -No juzga -No critica -Es paciente -Todo lo cree -Todo lo espera -

Con amor eterno te he amado

“Incluso antes de haber hecho el mundo, Dios nos amó y nos eligió en Cristo para que seamos santos e intachables a sus ojos” Efesios 1:4 (NTV)

Dios nos conoce desde antes de haber creado este mundo. Dios, mi querida amiga, nos amó mucho antes de que nosotras existiéramos.

A menudo trabajamos para ganarnos el amor de nuestras amigas. En ocasiones, también el de nuestros familiares, y si pensamos en el amor romántico, esperamos lograr que ese chico que nos gusta nos mire, para comenzar a ganarnos su amor. Si pensamos que así también debemos ganarnos el amor de Dios, es que nuestra mente no alcanza a comprender el verdadero amor, y esto sucede porque nuestro concepto de amor está totalmente distorsionado por el pecado.

Conocimos el amor cuando alguien nos lo manifestó primero. Cuando éramos pequeñas, nuestros padres nos cuidaban, nos protegían y demostraban su amor hacia nosotras cuando nos cargaban, abrazaban, consolaban e incluso cuando nos llenaban de besos y caricias.

Alguien nos most…

Ha resucitado - Descarga tus materiales

¡Él ha resucitado! ¡Él ha resucitado!
Hace dos mil años, la resurrección de Jesucristo cambió todo. Después de pasar tres días en la tumba, Jesús conquistó el pecado y la muerte y resucitó físicamente de la muerte.
Esto es más que una historia de la Escuela Dominical. Es el fundamento mismo de nuestra fe. En 1 Corintios 15:17, Pablo dice: “Y si Cristo no ha resucitado, su fe es inútil; todavía estás en tus pecados”.  Sin la resurrección, no tenemos fe, ni perdón de pecados, ni eternidad con Dios.
Al comenzar la temporada de Pascua, nos preparamos para celebrar la resurrección de Cristo. A menudo ponemos mucho énfasis en la muerte de Cristo, y por una buena razón, ¿Pero también le damos la misma importancia a su resurrección?
La resurrección de Jesús lo cambió todo. Nos cambió y cambió el mundo. Durante las próximas seis semanas, vamos a estudiar el impacto de la resurrección.
La resurrección nos cambió físicamente, ya que un día experimentaremos la resurrección de nuestros cuerpos físico…

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…