Ir al contenido principal

las 7 maravillas


Hemos llegado a los últimos versículos de esta carta de gozo y esperanza en Cristo, hemos estado aprendiendo a gozarnos cualquiera sea nuestra situación. 

Hoy quiero mostrarte como gozarnos con una mente limpia y pura. Pablo escribe a los Filipenses:  “Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad’’

Suena como una orden ¿te das cuenta? Pienso que porque esto de pensar en lo positivo no es solo de nuestro tiempo sino desde antes ya Pablo exhortaba a pensar en lo bueno ¿Por qué? Porque… los pensamientos malos nos vienen solos. No necesitamos esforzarnos mucho para encontrar algo negativo en nuestros padres, en nuestros amigos, pastores o en la situación en que vivimos o el ambiente que nos rodea.

Tenemos una facilidad con lo malo, entonces es mayor la urgencia y debe ser mayor nuestra diligencia en limpiar nuestra mente con la Única Verdad (Romanos 12:2).

1. ¿Soy una cristiana verdadera? La verdad es la armadura del cristiano ‘’Defiendan su posición, poniéndose el cinturón de la verdad y la coraza de la justicia de Dios.’’ (Efesios 6:14)

El mundo está lleno de mentiras y engaños, por ejemplo: las mujeres cristianas hemos dejado nuestra armadura a un lado creyendo un montón de mentiras con respecto a nuestra feminidad, con relación a nuestro rol como mujeres. Debemos correr a la única verdad que no ha cambiado según los años, siglos o épocas. La mentira se ha adaptado de acuerdo a los intereses de cada siglo, el Evangelio no, ha sido la misma verdad desde siempre. 

"Santifícalos en tu verdad; tu palabra es verdad." (Juan 17:17) La Biblia es la palabra de Dios y es la verdad. 

2. ¿Soy Honorable? ‘’Digno de respeto, honesto’’ Debemos ser honestas en nuestras conversaciones, modales y costumbres, sinceras en nuestra palabras y actos. Todo lo que hagamos debe glorificar a Dios, nuestra reverencia es importante en medio de una generación que es irreverente a las autoridades y principalmente al Rey de Reyes.  

"Enséñales que sean reverentes en su conducta, y no calumniadoras ni adictas al mucho vino" (Tito 2.3)

3. ¿Soy Justa? Tendemos a juzgar por lo que vemos o por alguna experiencia que tuvo la amiga de tu vecina, pero nunca pensamos bien ni nos tomamos el tiempo de analizar a la luz de la biblia, sin orgullo, sin dobles intenciones y sobre todo pensando lo bueno. Debemos proceder justamente con palabras y actos. 

 "No juzguen por las apariencias; juzguen con justicia’’. (Juan 7:24)

4. ¿Soy Pura?  Cristo está haciendo su obra de purificación en ti, Él está comprometido con tu santificación, con limpiarte de todo pecado por medio de Su sangre derramada en la cruz. Muchas veces nos complicamos con esta palabra ‘’pureza’’ y lo llevamos al ámbito sexual cuando en realidad tiene que ver con cualquier pecado o lujuria, actos que no son dignos de una hija de Dios. Por eso: "No participes en los pecados de los demás. Mantente puro". (1ª Timoteo 5:22)

5. ¿Soy amable? ¿Realmente amo con un amor sacrificial a mis hermanos? ¿Busco hacer cosas que los hagan felices o busco mi propio placer en las relaciones de amistades que tengo? ¿Tengo más pensamientos de venganza, odio que pensamientos de dar sin esperar nada a cambio, pasar por alto las ofensas?(1ª Corintios 13:4)

6. ¿Tengo buena reputación? No te condenes si no es así, Dios borra nuestro pecado cuando nos arrepentimos y pedimos perdón, El hace nueva todas las cosas. Pero, ¿juzgas constantemente la reputación de tus amigas o hermanas?  Acá Pablo está instando a que pensemos y repitamos cosas buenas acerca de otros, en vez de hablar las falencias de otros debemos exaltar sus virtudes. 

7. ¿Soy virtuosa? 
‘’Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable.’’ (1ª Pedro 2:9)

Si Dios te ha sacado de la oscuridad y te ha llevado a su luz, a la verdad y te sientes plena en Su amor, todo eso es para mostrar al mundo SUS virtudes en TU vida. Busca ser cada día más igual a Cristo, anhelar los frutos del Espíritu Santo en tu vida (Galatas 5:22-23) y la única manera en que podrás pensar en las 7 maravillas es corriendo todos los días a la ´Palabra de Dios y pidiendo el oportuno socorro delante de Su trono de gracia.






ACERCA DEL AUTOR


Antonella Azuaga
Tiene 21 años y sirve al Señor a través de Mujer Virtuosa, escribe para llevar las buenas noticias a los quebrantados y afligidos. Es parte la congregación más que vencedores, vive en Paraguay junto con su familia, quienes también apoyan la familia de Ama a Dios Grandemente.


Comentarios

También te recomendamos leer:

Hablar o callar

Hace unos días leí una frase que decía: “dile a las personas lo hermoso que ves en ellas. No para que te amen, sino para que se amen”. ¿Crees que es importante escuchar que alguien te recuerde lo bella que eres, que alguien te diga, eres valiente, inteligente, “tu puedes hacerlo”, etc.? A mí me anima mucho escucharlo y decirlo también. Pero aun para hablar de lo hermoso que vemos en los demás, tenemos que ser muy sabias y que nuestras palabras sean realmente sinceras de lo contrario se convertirían en mentiras hipócritas. ¡Querida! La verdad es que no siempre hablamos palabras alentadoras a los demás, muchas veces utilizamos nuestra lengua para ridiculizar, subestimar o difamar a otra persona.
Más yo os digo que de toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio. Porque por tus palabras serás justificado, y por tus palabras serás condenado. Mateo 12:36-37
La palabra que más llamó mi atención en los pasajes leídos fue la palabra “ociosa” así que me puse…

¿Piensas tú y Dios lo mismo acerca de ti?

Las palabras que te dices a ti misma son de mucha importancia, porque esas palabras que se repiten en tu interior crean un concepto que muchas veces no te identifica.
Pensar adecuadamente de ti misma es de suma importancia, porque ayuda a valorarte, amarte y no cree filosofías de este mundo que dicen mentiras sobre la mujer. Pensar correctamente de quien eres, la importancia y el valor que posees es de suma importancia para relacionarte correctamente con quienes te rodean, para crear lazos emocionales sanos y poder avanzar en esta vida sin ser herida o lastimada, sin ser pasada a llevar.
La única manera de tener un concepto correcto de sobre quien eres es buscando a Dios, poniéndolo en el centro de tu vida y creyendo lo que dice la Persona que te creó sobre ti. Porque Dios tiene un concepto hermoso de quien eres y quiere que saques de tu mente todas aquellas palabras negativas que crees de ti.
Las palabras que se repiten en tu cabeza sobre “no poder” "no ser capaz” y “no tener…

Tus palabras importan

“Hay [Jovencitas] cuyas palabras son como golpes de espada; más la lengua de los sabios es medicina”. Proverbios 12:18
Nos encantan las reuniones de chicas, las pijamadas, asistir a las fiestas de 15 años de nuestras amigas y un sin número de reuniones grupales en las que podemos compartir cuchicheos de lo que se nos atraviese por la cabeza para terminar reventadas de risa, o muertas de asombro.
A menudo pensamos que las palabras van y vienen como cualquier hoja en otoño, o como la ropa que nos cambiamos a diario o, como la punta que le sacamos constantemente al lápiz. Las descomponemos en gramática, las combinamos en la clase de lengua y también las utilizamos para rellenar nuestro día con tal de que no sea tan vacío. Pero las palabras no pueden ser tratadas como las hojas de otoño, ni como la ropa que mandas a la lavadora y mucho menos puedes desecharlas sin importancia como la basurita del lápiz. ¿Soñaste alguna vez con tener un súper poder?Pues las palabras son poderosas. Cada vez q…

Buenas Palabras

¿Sabías que las mujeres hablamos 27.000 palabras a día mientras que los hombres 10000? ¡Lo sé! Hablamos demasiado, sino que lo diga mi esposo. ¿Te pasa que te piden que te calles? Pero realmente me pregunto ¿Cuáles de esas 27 mil palabras que hablamos son correctas, a tiempo? ¿Cuándo entendemos que debemos callarnos? Por palabras hay miles de millones de palabras, hay palabras de oración, gratitud y alabanza; hay palabras de animo; palabras suaves; palabras que incitan el odio y el enojo; etc.
Hablemos de las palabras que expresan oración. Cuando buscamos en la Biblia podemos aprender de Abraham que nunca dejó de confiar en Dios y lo expresó en cada una de sus oraciones. Podemos ver a Isaac que oró por Rebeca. Podemos ver a Ezequías que clama a Dios en oración por su vida. Podemos ver a Jesús orando antes de tomar todas las decisiones de su vida. Podemos ver a Pedro orando por milagros. ¿Ves lo que está pasando aquí? Nuestras oraciones también cuentan más de lo que piensas, podemos …