Ir al contenido principal

con la mirada en lo alto



"Y al ver la estrella, se regocijaron con muy grande gozo. Y al entrar en la casa, vieron al niño con su madre María, y postrándose, lo adoraron; y abriendo sus tesoros, le ofrecieron presentes: oro, incienso y mirra."
Juan 2:10-11

El nacimiento de Jesús fue un evento sin precedentes, en el cielo los ángeles cantaban con sus voces celestiales, estaba la señal puesta por Dios para que todos pudiesen ver el lugar del nacimiento de Su Hijo amado, una estrella. Quien mas que Dios puede poner una estrella única y especial, un lucero que alumbraba de tal manera que desde el oriente la pudieron notar, era tan especial que hasta los profetas sabían que el día del nacimiento del anhelado Mesías estaría ahí, como señal del cumplimiento de una promesa, como fin de un periodo de sacrificios y como señal de amor de Dios.

Esa Estrella marcó un antes y un después en la vida de quienes la vieron y marcó un nuevo comienzo en quienes creyeron.

Jesús hace lo mismo en las vidas de las personas, siempre está ahí, Su luz no deja de brillar, aunque ya hayan pasado mas de dos mil años desde el día que Dios Padre puso por señal una estrella para anunciar el nacimiento de Su Hijo, esa Luz, Su luz es inagotable y duradera, tiene su mismo resplandor desde aquel día.

Los reyes magos seguramente eran judíos que vivían en babilonia desde el cautiverio y eran estudiosos de las estrellas, ellos esperaban ver en el firmamento una señal del Mesías prometido y Dios les respondió dejando por señal la estrella que les guió hasta Jesús en Belén.

Esto me hace reflexionar en algo muy importante, debemos tener la mirada pueda en lo alto, en el cielo, en Dios. De donde vienen las respuestas, nuestra guía y dirección.

Todas tomamos a diario decisiones algunas relevantes y otras cotidianas, pero para todas ellas tenemos que tener la guía de Dios. Debemos dejarnos guiar por Jesús la Estrella Resplandeciente que ilumina nuestro camino para que no nos equivoquemos.

Al igual que aquellos magos siguieron la estrella guiados por el Espíritu Santo del Señor, debemos pedir a Dios que nos guíe, que nos muestre el camino que debemos tomar. Quizás estas decidiendo a qué universidad ir, que profesión estudiar, con quién casarte o cuando hacerlo, ir o no ir al instituto bíblico, amiga hay tantas decisiones en las que necesitamos seguir la estrella guía de Dios y eso implica orar por esa guía y escuchar al Espíritu Santo quien ahora es quien guía nuestras vidas, quien nos orienta a tomar decisiones.


Estas semanas en que volteamos nuestras miradas a celebrar el nacimiento de nuestro Salvador, pidamos a Dios que podamos ser obedientes a seguir la guía del Espíritu Santo, que estudiemos la Palabra de Dios con diligencia para saber qué decisiones tomar y poner nuestra mirada en lo alto. 




ACERCA DEL AUTOR




Andrea Donoso
Chilena radicada en Puebla, México. Feliz de servir al Señor y a las mujeres de su alrededor. Estudió teología básica en Palabra de Vida Argentina, actualmente continúa sus estudios a distancia en la universidad bautista de Lousiana, Puedes leer más de sus escritos en "Mujer a paso firme"

Comentarios

También te recomendamos leer:

Corazón humilde elogiado

'Bienaventurados los pobres en espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos. Bienaventurados los que lloran, porque ellos recibirán consolación. ' S. Mateo 5:3-4
Comenzamos la lectura con las primeras dos bienaventuranzas. Las enseñanzas de Jesús, quiero que comencemos dándole contexto a este momento.
Jesús comenzaba su ministerio, se había mudado a vivir en Capernaum zona costera, Juan el Bautista había sido preso y Él comenzó a pregonar que: el reino de los cielos se había acercado, que era tiempo de arrepentirse. También tomo a discípulos que eran pescadores locales.
Lo seguía una gran multitud, todos querían escucharlo enseñar, saber por qué llamaba al arrepentimiento, como era eso de que el reino de los cielos se había acercado. Verlo hacer milagros le daba señales a la multitud que era cierto esto que decía acerca del reino de Dios, sin lugar a duda, solo alguien que viniese de Dios podía sanar, sacar demonios y hablar con tanta autoridad. Todos querían tocarlo…

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…

Una pacificadora más

El Premio Nobel de la Paz es uno de los cinco premiosque fueron instituidos por el inventorAlfred Nobel. Este premio se otorga "a la persona que haya trabajado más o mejor en favor de la fraternidad entre las naciones, la abolición o reducción de los ejércitosy la promoción de procesos de paz". Hemos admirado a éstas personalidades por hacer histórica pasando por alto que nosotras mismas en el reino de los cielos somos ya acreedoras de un gran galardón otorgado por Dios mismo.
Las bienaventuranzas recogen y perfeccionan las promesas de Dios desde el antiguo testamento ordenándolas al Reino de los cielos. Estas palabras de bien, responden al deseo de gozo que Dios ha puesto en el corazón del hombre, en este caso nuestro corazón.
Jesús pronunció las palabras citadas en Mateo 5:9
“Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios”.

Refiriéndose a una recompensa para quienes vivamos a través de ellas. Nada más y nada menos que ser llamadas sus hijas. La in…

Haciendo lo correcto

Cuando éramos niñas y surgía un desacuerdo o pelea con nuestros hermanos o compañeros de escuela, tal vez por un juguete o porque “nos miraron mal”, etc., ¿recuerdas cual era tu reacción? y si alguien te empujaba, ¿tú también lo hacías? Yo viví muchas situaciones así; pero recuerdo una en especial; estando en la escuela primaria golpee a uno de mis compañeritos porque él había empujado a mi amiga y yo le hice lo mismo pero con más fuerza y además recuerdo que le di una patada en uno de sus pies, y como resultado de mis acciones recibí una severa llamada de atención en la dirección de la escuela, y mi respuesta fue: “el empujo a mi amiga y por eso lo hice”, lo cual era cierto, pero… sé que no justificaba mis acciones; más eso lo comprendí recién de grande: no debí cobrar el castigo por mi cuenta, y ahora al escribir esta anécdota me da cierta vergüenza y un poco de gracia. A muchos de mis compañeritos de primaria y secundaria no los he vuelto ver, y la verdad es que muchas veces quisie…