Ir al contenido principal

Cristo el Pastor enviado a sus ovejas



“Que os ha nacido hoy en la ciudad de David un salvador que es Cristo el Señor”. 
San Lucas 2:11

El anuncio llegó a simples pastores que en la fría noche apacentaban sus ovejas. Todo en el plan de Dios encaja perfectamente, al igual que aquellos humildes pastores en su posición de cuidado y guarda, se anunciaba que Cristo el Señor asumiría ese mismo papel de cuidado y protección para sus ovejas espirituales.

Es Pastor y es Salvador

Lo que más me maravilla de este anuncio es que ningún ser humano sobre la faz del planeta tuvo que hacer algo para planificar la redención, ninguno de nosotros asumió una parte activa que tenga que ver con nuestra propia salvación, no nos “ayudamos a salvarnos”.

Él de su propia cuenta tomó la iniciativa, para diseñar el rescate que los seres humanos no esperábamos y por eso le llamamos el Salvador.

Él es el verdadero pastor, no sólo nos ha rescatado de la perdición en la que podíamos haber caído, también se ha tomado el tiempo suficiente para sanar las heridas que traíamos de un pasado negro, fortalecernos y mostrarnos una nueva ruta para transitar. 

“Como pastor apacentará su rebaño, en su brazo llevará los corderos, y en su seno los llevará, pastoreará suavemente a las recién paridas”
Isaías 40:11

En Ezequiel 34 se hace una denuncia contra los pastores de Israel. No podemos desarrollar todo lo que dice allí, pero sí podemos apreciar la obra de Cristo como pastor la cual exige de sus pastores. (Ez 34:4; Ez 34:16).

Cristo fortalece al débil.  (Mateo 11:28)
Cristo cura nuestras enfermedades. (Isaías 53:4-5)
Cristo venda nuestras quebraduras. (Sofonías 3:19)
Cristo reúne las descarriadas de Su rebaño.  (Miqueas 4:7)
Cristo busca la perdida. (Mateo 18:11)

Un buen pastor imita a Cristo

La figura más cercana que tenemos de Jesucristo en el presente terrenal es nuestro guía espiritual, también llamados pastores.  El Señor ha designado a hombres idóneos para que por ellos recibamos el alimento y la guía que nosotras las ovejas espirituales de su rebaño necesitamos, así que Cristo pastorea tu vida y la mía por medio de nuestros líderes espirituales. Ellos tienen  un compromiso de honor con el Príncipe de los pastores de entregarnos a nosotras todo lo necesario para nuestra edificación, si no lo hacen el Señor Jesucristo se los demandará.

Pero el deber de nosotras sus ovejas es corresponder al llamado de nuestro líder espiritual y de Cristo el buen Pastor, no podemos poner en duda que cuando la unidad en Cristo es perfecta, el llamado será el mismo entre el pastor y Cristo. Así que al sujetamos a nuestros pastores terrenales mostramos evidencia de que estamos dispuestas a someternos a los designios de Cristo el Salvador y no dejar caer a tierra su obra salvadora.

Volviendo al relato de Lucas, los pastores consternados de alegría salieron a prisa para ver al niño nacido, y cuando le hallaron, le adoraron. Esta es una tierna imagen que solemos ver en tarjetas y envolturas de regalos de navidad, pero ¿Cuánto realmente significa para nosotras?   

Quiero contemplar aquella imagen artificial apuntando mi corazón hacia lo natural de aquella noche estrellada. El príncipe de los pastores había nacido y los pastores le adoraron.

Yo soy la oveja  más débil y enferma del rebaño,  yo soy la oveja perdida, descarriada y agonizante, pero aquel niño nacido se convirtió en mi rescate y quiero conmemorar esta dicha de la salvación mientras comparto alrededor de la mesa, en esta navidad. ¿Y tú?   


“Y vosotras ovejas mías, ovejas de mi pasto,…y yo vuestro Dios, dice Jehová el Señor”.                     
Ezequiel 34:31








ACERCA DEL AUTOR  

Angélica Jiménez

Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.

Comentarios

También te recomendamos leer:

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…

Acércate a la naturaleza

“Los cielos cuentan la gloria de Dios y el firmamento anuncia la obra de sus manos”. Salmos 19:1
Nunca será lo mismo escuchar una grabación de las olas del mar que estar en la misma orilla del mar, sintiendo la arena y el agua en los pies y viendo con tus propios ojos el reflejo de la luz sobre las olas saladas. Tampoco, nunca las fotografías HD podrán igualar los hermosos paisajes nevados, desérticos, montañosos y llanos que existen en nuestro hogar llamado tierra.
El salmo 19 que de niña aprendí de memoria es mi favorito, pienso que es el mejor poema que puede describir el verdadero sentido de todo nuestro ecosistema, pues no hay otro argumento para explicar la existencia de cada ser viviente que Dios mismo.
¡Cuán innumerables son tus obras, oh Jehová! Hiciste todas ellas con sabiduría; la tierra está llena de tus beneficios. Salmos 104:24
Toda esta semana hemos visto que el carácter de Dios se expresa en la naturaleza, la Biblia llama necios a aquellos que niegan la existencia de Dio…

¡Muy Dichosas!

Cada vez que leo estos pasajes que hablan acerca de las Bienaventuranzas siento como que me están tomando el pelo. Sentirme muy dichosa cuando suceden cosas que se salen por completo de mi confort parece ser una mala broma; pero definitivamente cada palabra que sale de la boca de Jesús tiene razón de ser.
Esta semana agregamos otra cualidad que debemos imitar en nuestro carácter; Mansedumbre. Pero, ¿de qué se trata esto realmente?
"Bienaventurados los mansos, porque ellos recibirán la tierra por heredad." Mateo 5:5
Bienaventurados los humildes, Bienaventurados los que se humillan a sí mismos para de servir a otros, Bienaventurados los que menguan su yo para que sea exaltado Cristo, Bienaventurados los que ponen la otra mejilla, Bienaventurados los que sacrifican lo que más aman en obediencia, Bienaventurados los que son obedientes, Bienaventurados… y podemos seguir profundizando y agregando a la lista. Déjame decirte que todas estas acciones, y las que Dios traiga a tu coraz…

Una pacificadora más

El Premio Nobel de la Paz es uno de los cinco premiosque fueron instituidos por el inventorAlfred Nobel. Este premio se otorga "a la persona que haya trabajado más o mejor en favor de la fraternidad entre las naciones, la abolición o reducción de los ejércitosy la promoción de procesos de paz". Hemos admirado a éstas personalidades por hacer histórica pasando por alto que nosotras mismas en el reino de los cielos somos ya acreedoras de un gran galardón otorgado por Dios mismo.
Las bienaventuranzas recogen y perfeccionan las promesas de Dios desde el antiguo testamento ordenándolas al Reino de los cielos. Estas palabras de bien, responden al deseo de gozo que Dios ha puesto en el corazón del hombre, en este caso nuestro corazón.
Jesús pronunció las palabras citadas en Mateo 5:9
“Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios”.

Refiriéndose a una recompensa para quienes vivamos a través de ellas. Nada más y nada menos que ser llamadas sus hijas. La in…