Ir al contenido principal

Cristo el Pastor enviado a sus ovejas



“Que os ha nacido hoy en la ciudad de David un salvador que es Cristo el Señor”. 
San Lucas 2:11

El anuncio llegó a simples pastores que en la fría noche apacentaban sus ovejas. Todo en el plan de Dios encaja perfectamente, al igual que aquellos humildes pastores en su posición de cuidado y guarda, se anunciaba que Cristo el Señor asumiría ese mismo papel de cuidado y protección para sus ovejas espirituales.

Es Pastor y es Salvador

Lo que más me maravilla de este anuncio es que ningún ser humano sobre la faz del planeta tuvo que hacer algo para planificar la redención, ninguno de nosotros asumió una parte activa que tenga que ver con nuestra propia salvación, no nos “ayudamos a salvarnos”.

Él de su propia cuenta tomó la iniciativa, para diseñar el rescate que los seres humanos no esperábamos y por eso le llamamos el Salvador.

Él es el verdadero pastor, no sólo nos ha rescatado de la perdición en la que podíamos haber caído, también se ha tomado el tiempo suficiente para sanar las heridas que traíamos de un pasado negro, fortalecernos y mostrarnos una nueva ruta para transitar. 

“Como pastor apacentará su rebaño, en su brazo llevará los corderos, y en su seno los llevará, pastoreará suavemente a las recién paridas”
Isaías 40:11

En Ezequiel 34 se hace una denuncia contra los pastores de Israel. No podemos desarrollar todo lo que dice allí, pero sí podemos apreciar la obra de Cristo como pastor la cual exige de sus pastores. (Ez 34:4; Ez 34:16).

Cristo fortalece al débil.  (Mateo 11:28)
Cristo cura nuestras enfermedades. (Isaías 53:4-5)
Cristo venda nuestras quebraduras. (Sofonías 3:19)
Cristo reúne las descarriadas de Su rebaño.  (Miqueas 4:7)
Cristo busca la perdida. (Mateo 18:11)

Un buen pastor imita a Cristo

La figura más cercana que tenemos de Jesucristo en el presente terrenal es nuestro guía espiritual, también llamados pastores.  El Señor ha designado a hombres idóneos para que por ellos recibamos el alimento y la guía que nosotras las ovejas espirituales de su rebaño necesitamos, así que Cristo pastorea tu vida y la mía por medio de nuestros líderes espirituales. Ellos tienen  un compromiso de honor con el Príncipe de los pastores de entregarnos a nosotras todo lo necesario para nuestra edificación, si no lo hacen el Señor Jesucristo se los demandará.

Pero el deber de nosotras sus ovejas es corresponder al llamado de nuestro líder espiritual y de Cristo el buen Pastor, no podemos poner en duda que cuando la unidad en Cristo es perfecta, el llamado será el mismo entre el pastor y Cristo. Así que al sujetamos a nuestros pastores terrenales mostramos evidencia de que estamos dispuestas a someternos a los designios de Cristo el Salvador y no dejar caer a tierra su obra salvadora.

Volviendo al relato de Lucas, los pastores consternados de alegría salieron a prisa para ver al niño nacido, y cuando le hallaron, le adoraron. Esta es una tierna imagen que solemos ver en tarjetas y envolturas de regalos de navidad, pero ¿Cuánto realmente significa para nosotras?   

Quiero contemplar aquella imagen artificial apuntando mi corazón hacia lo natural de aquella noche estrellada. El príncipe de los pastores había nacido y los pastores le adoraron.

Yo soy la oveja  más débil y enferma del rebaño,  yo soy la oveja perdida, descarriada y agonizante, pero aquel niño nacido se convirtió en mi rescate y quiero conmemorar esta dicha de la salvación mientras comparto alrededor de la mesa, en esta navidad. ¿Y tú?   


“Y vosotras ovejas mías, ovejas de mi pasto,…y yo vuestro Dios, dice Jehová el Señor”.                     
Ezequiel 34:31








ACERCA DEL AUTOR  

Angélica Jiménez

Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.

Comentarios

También te recomendamos leer:

Amor fiel (Oseas) - Descarga tus materiales

No habían permanecido fieles a Dios, sino que Él permaneció fiel a ellos.

El libro de Oseas fue escrito para mostrarle al pueblo de Israel el amor fiel de Dios. Israel se había rebelado contra Dios una y otra vez. Los reyes de Israel habían extraviado al pueblo, seguían a los dioses falsos y profanaban el templo de Dios. La gente había olvidado quiénes eran y de quién eran. Israel se había apartado de Dios, de Aquel que los había elegido, los había protegido, los había provisto y los había bendecido. Se habían prostituido con otros dioses y otras naciones. Sus corazones adúlteros e idólatras los habían alejado de Dios.

Oseas era solo un hombre.

Fue un profeta en Israel con un llamamiento único de Dios. Le pidieron que se casara con una prostituta y permaneciera fiel y leal a ella. Oseas se casó con Gomer, que le fue infiel. Sin embargo, una y otra vez, Oseas redime a Gomer y la devuelve a sí misma.

Dios le dio a Oseas un llamado específico y un mensaje específico para el pueblo de Is…

Un llamado inusual

El reto de este 2019 es memorizar porciones bíblicas, y comencé con 2 Timoteo capítulo 2, he estado repitiendo y repitiendo en cada porción de tiempo libre, pero hoy me detengo aquí: “…Si fuéremos infieles, él permanece fiel. Él no puede negarse a sí mismo…”.  En realidad, el Señor me ha retenido aquí poniendo una señal de PARE en mi camino para comprender cuál es el profundo significado de nuestra infidelidad a la luz de Su fidelidad; creo francamente que también es lo que quiere hacer con cada una de nosotras. Así que abramos nuestras Biblias en el pequeño libro de Oseas para desplegar el abanico infinito de la Fidelidad de Dios. 

Pero antes, analicemos el contexto en el que Oseas se encuentra: 
1 Reyes 12 nos narra la división de las doce tribus de Israel en dos: 
Israel, también conocido con los nombres de Reino del Norte, Jacob y Efraín (este último, usado en el libro de Oseas), formado por diez tribus.  
Judá, también llamado Reino del Sur, conformado por las tribus de Judá, Benjamí…

Valiente en medio de la tentación

Tenía yo apenas trece años, y mi mamá me decía: “Anto, aprende a decir que no.”  Crecí, y a los dieciocho años mi mamá seguía diciéndome: “Anto aprende a decir que no.”
Hoy estoy a menos de sesenta días de casarme y ¡cuánto me ayudó cada palabra de mi madre, cada advertencia de decir que no!  

A lo largo de estos pocos años que el Señor me permitió vivir, me di cuenta de lo  difícil que es decir que no a ……………. (puedes agregar la frase que te venga en mente, aquello a lo que siempre dices que sí y cedes) ¡Cuán débiles somos! 

 🔼 Eva, cuando fue tentada a tomar del fruto prohibido, ¿pudo decir que no? 
 🔼 David, cuando vio a Betsabé y la deseó, ¿pudo decir que no?
 🔼 Sansón, ante la insistencia de Dalila, ¿pudo decir que no?

La respuesta es NO. Cedieron a la tentación y cayeron. Pero todos ellos, luego del quebranto y arrepentimiento, fueron restaurados. ¡Cuánto placer, alivio y gratitud llegó después de haber experimentado la gracia del perdón de Su Salvador!

A lo largo de toda la histori…

P.S. Te amo

Algo característico de las chicas, y me atrevería a decir, de todas las edades,  es que somos muy sensibles y emocionales, por lo que nos apasionamos con  las historias de amor ¿cierto? 

Puede que en estos momentos estés viviendo una de ellas, o quizá vivas de cerca la de alguien más, o la estés encontrando en la lectura de algún libro. 

Las historias de Amor involucran a dos personas que están unidas a través de un mismo sentimiento y emociones del uno hacia el otro.  Esperamos siempre que concluyan en esa frase tan trillada …. Y fueron felices para siempre.

Lo que ya no parece tan bonito, sino por el contrario lastima y duele, es la aparición de La Infidelidad dentro de una relación.

Durante la primer semana de este estudio de Oseas nos fuimos familiarizando con sus personajes, algunos de los cuales ya pintan como villanos, como es el caso de Gomer, una mujer infiel.

Quisiéramos entender el porqué de su actitud, y seguramente la juzgamos y somos duras en la sentencia, sin tener en cuenta…