Ir al contenido principal

Cristo llena mi ser con tu luz


“Yo soy la raíz y el linaje de David, la estrella resplandeciente de la mañana”.  Apocalipsis 22:16

Si queremos apreciar las estrellas, por lo general, buscamos la noche más despejada para disfrutar de un hermoso firmamento adornado de puntitos brillantes. No es muy común ver estrellas en la mañana, pero puedes apreciar la belleza de alguna de ellas en la madrugada, mientras nace el sol y el día aclara, las estrellas se ocultan poco a poco hasta quedar una sola.

Su nombre es la estrella resplandeciente de la mañana.

No hay lenguaje en la faz del planeta que contenga palabras más excelsas para describir la grandeza de Cristo por sí solas, por eso él ha dejado su imagen revelada en el firmamento. Se muestra a nosotros como la estrella resplandeciente de la mañana, para que al contemplar el destello de esa única estrella resplandeciendo sobre el claro firmamento de un día que comienza, nosotros recordemos que esa es sólo una imagen visible del Dios invisible. Como esas pocas estrellas apreciadas de madrugada, Cristo es único en su belleza.

Ese fulgurante lucero descendido del cielo, recostado sobre un pesebre, sentado sobre un pollino y colgado sobre un madero vino para levantar por fin el denso velo de tinieblas que caía sobre nuestros ojos,  enredaba nuestras manos y pies hasta envolvernos y hacernos tropezar.

 El salvador de nuestras almas además de irradiarnos belleza se ha convertido en nuestra guía, su luz brilla para mostrarnos el camino mientras transitamos por los tormentosos valles de sombra y de muerte.

"Aquella luz verdadera que alumbra a todo hombre, venía a este mundo". San Juan 1:9

En tu luz veremos la luz

Los destellos de la vida de Cristo esos como su amor con que nos amó, las palabras que nos dejó, su misericordia con que nos alcanzó, se intensifican a medida que nos acercamos con humildad ante él, y mientras damos un paso al frente esa luz que irradia sobre nuestro corazón nos lleva a experimentar aún más claridad sobre nuestro propio interior. Solamente si dejamos que la luz de Cristo nos atraiga y repose sobre nosotros, veremos con mayor claridad.

“Porque contigo está el manantial de la vida; en tu luz veremos la luz”. Salmos 36:9

La anchura y la profundidad de nuestro maravilloso Cristo se encuentran contenidas en sus gloriosos nombres, él es la única estrella que resplandece en la mañana, él es el único camino hacia Dios, él es el único manantial que produce vida y la produce en abundancia.

 ¡Oh cuanto anhelo poder  verter su nombre sobre mí!  Que Su santo nombre sea sobre nosotras sea como ungüento derramado gota a gota mientras disfrutamos del aroma de su presencia. Oh que la luz de su nombre nos haga ver con mayor claridad la firmeza de las decisiones que estamos tomando, la seguridad con la que estamos encaminando nuestros pasos.

Que el destello de su presencia alumbre tus vestiduras y las mías, y si su luz descubriera manchas sobre el blanco de nuestras ropas, podamos ser prontas para lavarnos.

Las tinieblas producen confusión pero yo no quiero que la oscuridad nuble mis ojos porque no quiero perder de vista lo que la gloria de Cristo sobre puede hacer sobre mí, hasta que le pueda conocer cara a cara.

“Ahora vemos de manera imperfecta, como reflejos desconcertantes, pero luego veremos todo con perfecta claridad”. 1 Corintios 13:12


   
ACERCA DEL AUTOR  

Angélica Jiménez
Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.




Comentarios

También te recomendamos leer:

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…

Acércate a la naturaleza

“Los cielos cuentan la gloria de Dios y el firmamento anuncia la obra de sus manos”. Salmos 19:1
Nunca será lo mismo escuchar una grabación de las olas del mar que estar en la misma orilla del mar, sintiendo la arena y el agua en los pies y viendo con tus propios ojos el reflejo de la luz sobre las olas saladas. Tampoco, nunca las fotografías HD podrán igualar los hermosos paisajes nevados, desérticos, montañosos y llanos que existen en nuestro hogar llamado tierra.
El salmo 19 que de niña aprendí de memoria es mi favorito, pienso que es el mejor poema que puede describir el verdadero sentido de todo nuestro ecosistema, pues no hay otro argumento para explicar la existencia de cada ser viviente que Dios mismo.
¡Cuán innumerables son tus obras, oh Jehová! Hiciste todas ellas con sabiduría; la tierra está llena de tus beneficios. Salmos 104:24
Toda esta semana hemos visto que el carácter de Dios se expresa en la naturaleza, la Biblia llama necios a aquellos que niegan la existencia de Dio…

¡Muy Dichosas!

Cada vez que leo estos pasajes que hablan acerca de las Bienaventuranzas siento como que me están tomando el pelo. Sentirme muy dichosa cuando suceden cosas que se salen por completo de mi confort parece ser una mala broma; pero definitivamente cada palabra que sale de la boca de Jesús tiene razón de ser.
Esta semana agregamos otra cualidad que debemos imitar en nuestro carácter; Mansedumbre. Pero, ¿de qué se trata esto realmente?
"Bienaventurados los mansos, porque ellos recibirán la tierra por heredad." Mateo 5:5
Bienaventurados los humildes, Bienaventurados los que se humillan a sí mismos para de servir a otros, Bienaventurados los que menguan su yo para que sea exaltado Cristo, Bienaventurados los que ponen la otra mejilla, Bienaventurados los que sacrifican lo que más aman en obediencia, Bienaventurados los que son obedientes, Bienaventurados… y podemos seguir profundizando y agregando a la lista. Déjame decirte que todas estas acciones, y las que Dios traiga a tu coraz…

Una pacificadora más

El Premio Nobel de la Paz es uno de los cinco premiosque fueron instituidos por el inventorAlfred Nobel. Este premio se otorga "a la persona que haya trabajado más o mejor en favor de la fraternidad entre las naciones, la abolición o reducción de los ejércitosy la promoción de procesos de paz". Hemos admirado a éstas personalidades por hacer histórica pasando por alto que nosotras mismas en el reino de los cielos somos ya acreedoras de un gran galardón otorgado por Dios mismo.
Las bienaventuranzas recogen y perfeccionan las promesas de Dios desde el antiguo testamento ordenándolas al Reino de los cielos. Estas palabras de bien, responden al deseo de gozo que Dios ha puesto en el corazón del hombre, en este caso nuestro corazón.
Jesús pronunció las palabras citadas en Mateo 5:9
“Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios”.

Refiriéndose a una recompensa para quienes vivamos a través de ellas. Nada más y nada menos que ser llamadas sus hijas. La in…