Ir al contenido principal

Eterna luz


 "Jesús les habló otra vez, diciendo: Yo soy la luz del mundo; el que me sigue no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida."
Juan 8:12 (LBLA)

Los pesebres de barro están preparados, son adornados con ’luces de navidad’ las cuales también adornan mi ciudad, Asunción la capital de Paraguay, por aquí ya sentimos el ambiente navideño ¿Cómo lo sabemos? Por las luces que llenan las casas, plazas, las lucecitas de todas formas, colores y tamaños.

Pero mayor aún que esas luces que solo adornan dos meses mi ciudad, hoy voy a contarte de la luz eterna, aquella que nunca se apaga ni está por temporadas o meses, sino se quedará y brillará eternamente en el mundo.

‘’Yo soy la luz’’ y ‘’tendrá luz’’ parecen significar lo mismo, pero no, en este pasaje tiene significan dos cosas diferentes pero igualmente importantes y fundamentales.

1.      Yo soy la luz. Jesús es la misma luz de Dios que ha venido al mundo.

Nuestro Dios y Salvador no vino a este mundo a condenar sino primeramente por amor, eso lo ha demostrado al morir y resucitar en aquella Cruz. Es por eso que creemos que El es el enviado del Padre para pagar nuestra deuda, de la misma manera podemos confiar plenamente en que El es la luz, el la creó disipando la oscuridad de la noche.

"Entonces Dios dijo: <<Que haya luz>> y hubo luz." 
Génesis 1.3

Siempre la oscuridad es dominada por la luz, ¿Cómo terminan las largas noches oscuras para dar inicio a la mañana? Con la luz del Sol asomándose desde temprano.

¿Cómo sabemos que la noche ha terminado? Con los rayos del sol.

¿Cómo sabes que Cristo es la luz de tu vida?

 “Pues antes ustedes estaban llenos de oscuridad, pero ahora tienen la luz que proviene del Señor. Por lo tanto, ¡vivan como gente de luz!”
Efesios 5:8 (NTV)

Acá no está hablando Pablo de una loral de “hacer cosas buenas” sino de verdaderamente VIVIR como hijos de Luz, con pensamientos, acciones, relaciones y decisiones.

¿Realmente amas a Dios y Su verdad? 

"Y este es el juicio: que la luz vino al mundo, y los hombres amaron más las tinieblas que la luz, pues sus acciones eran malas." 
Juan 3:19

Solo dos caminos existen mi amada lectora, la luz o las tinieblas y no existe comunión entre ellas, acá no hay neblinas. O vives en la oscuridad o en la luz de Cristo. Analiza tu vida si realmente amas la luz, donde no hay máscaras sino que tu pecado se ve tal cual como es.

Siempre y dondequiera que Jesús se ha presentado plenamente, siempre y dondequiera que se ha predicado la cruz en toda su grandeza y esplendo, ha habido una respuesta inmediata y arrolladora en los corazones.

2. Tendrá luz Jesús es la luz que da vida al mundo.

"El señor es mi Luz." 
Salmos 27:1

Antes de Jesucristo encontrábamos desorientados, los de su tiempo estaban con la incógnita de que ¿Quién sería el mesías? Llego Cristo y dio luz con respecto a quien era, aunque algunos como leímos más arriba prefirieron su propia sabiduría humana, no lo reconocieron como hijo de Dios, pero para los que estaban esperándole fue una tremenda respuesta.

Nicodemo, pregunta a Jesús si ¿Qué era eso de nacer de nuevo? Si tendría que volver a nacer del vientre de su madre y no, Jesús trajo mayor luz a esto.

También los maestros de la ley le habían preguntado ¿cuál es el mandamiento más importante? Y el respondió:  uno de ellos, maestro  de la ley, para ponerle a prueba le preguntó: "Amaras al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente. Este es el grande y el primer mandamiento. Y el segundo es semejante a éste: Amaras a tu prójimo como a ti mismo." (Mateo 22:37)

Y estos son solo dos ejemplos prácticos de lo que realmente significa que Jesús es la luz que da vida al mundo.

¿Dónde encontramos esas maravillosas revelaciones? En la palabra de Dios, la cual es viva y eficaz.
En medio de un cuarto oscuro nos desesperamos por no tener el control pero igual intentamos, nos sostenemos de algo para no tropezar, cada paso que damos es con miedo, miedo de lastimarnos o destruir algo.

Pero vuelve la electricidad y ¿que sucede? Tenemos mayor confianza, damos pasos afianzados y tenemos de alguna cosa que aparezca sin que lo hayamos visto.

El verano en mi país es un poco pesado en cuanto al nivel de calor que debemos soportar en medio de las tareas diarias, y por las noches es costumbre que la electricidad se vaya por una sobre carga de aires acondicionados prendidos. Entonces ahí empieza el ritual de buscar alguna vela que este escondida en la casa, tratando de que una pequeña vela de cumpleaños nos ayude a terminar con la tarea, bañarnos o realizar otra actividad. Así mismo estábamos, buscando alguna luz que nos de confianza o seguridad de cada paso que íbamos a dar.

Cristo vino a alumbrar nuestra situación, nos mostró donde nos encontrábamos y donde El con su Gracia nos llevaría. 

Hoy podemos seguir viendo y asombrándonos de esa eterna luz, que da seguridad y confianza de que la decisión que vamos a tomar es Su voluntad, de que la pareja que escogeremos es parte de su maravilloso plan, de que la carrera universitaria que sigamos es para honrarlo con obediencia.

Existen por ahí pequeñas velas de cumpleaños o luces artificiales que pueden apagarse, acabarse. 

Pero la luz de Jesucristo es ETERNA, la única que existió desde el principio y hasta el final.






ACERCA DEL AUTOR


Antonella Azuaga
Tiene 21 años y sirve al Señor a través de Mujer Virtuosa, escribe para llevar las buenas noticias a los quebrantados y afligidos. Es parte la congregación más que vencedores, vive en Paraguay junto con su familia, quienes también apoyan la familia de Ama a Dios Grandemente.

Comentarios

También te recomendamos leer:

Haciendo lo correcto

Cuando éramos niñas y surgía un desacuerdo o pelea con nuestros hermanos o compañeros de escuela, tal vez por un juguete o porque “nos miraron mal”, etc., ¿recuerdas cual era tu reacción? y si alguien te empujaba, ¿tú también lo hacías? Yo viví muchas situaciones así; pero recuerdo una en especial; estando en la escuela primaria golpee a uno de mis compañeritos porque él había empujado a mi amiga y yo le hice lo mismo pero con más fuerza y además recuerdo que le di una patada en uno de sus pies, y como resultado de mis acciones recibí una severa llamada de atención en la dirección de la escuela, y mi respuesta fue: “el empujo a mi amiga y por eso lo hice”, lo cual era cierto, pero… sé que no justificaba mis acciones; más eso lo comprendí recién de grande: no debí cobrar el castigo por mi cuenta, y ahora al escribir esta anécdota me da cierta vergüenza y un poco de gracia. A muchos de mis compañeritos de primaria y secundaria no los he vuelto ver, y la verdad es que muchas veces quisie…

LA PIEZA DE UN ROMPECABEZAS

Recuerdan la historia del “patito feo”. Así se sienten muchas personas que se consideran excluidas de un determinado grupo social, sin una razónque lo justifique o ya sea porque haya suficientes motivos que hagan que puedan hacer sentirse así. Algunas veces son situaciones relacionadas con nuestra apariencia, limitaciones físicas, económicas, con nuestras actitudes o la moral.

Sí de algo podemos estar seguras y sin conocer mucho de lo que había en el corazón de la mujer samaritana, es que seguramente se sentía excluida. Los ojos de un pueblo que le juzgaba por su estilo de vida y su conciencia que la hacía auto condenarse.

A todas nos gusta relacionarnos con amigas, buscamos pretextos para estar juntas,horarios que nos conecten físicamente o de manera virtual para estar en comunicación.

La mujer Samaritana de nuestra historia necesitaba hacer diariamente una tarea que era común para las mujeres de su pueblo y de su época. Sin embargo opuesto a las demás ella lo hacía solitaria, sin una a…

MANOS A LA OBRA

Cada vez que alguien debe ponerse a trabajar de manera inmediata o debe comenzar a poner en práctica algo de forma urgente, decimos: ¡Manos a la obra! Con esta expresión se quiere decir que no hay lugar para aplazamientos y que el momento de actuar es ahora.
Entonces la mujer dejó su cántaro, y fue a la ciudad, y dijo a los hombres San Juan 24:8
La mujer de Samaria, la protagonista de ésta maravillosa historia tuvo un encuentro inesperado en el pozo donde solía recoger agua, su vida no volvió a ser la misma desde ese encuentro, porque descubrió una gran verdad para su vida.
Había conocido a Jesús, había escuchado de su propia voz lo que él podía ofrecer a su vida. La necesidad de compartir con los demás y el gozo que le provocaba la oportunidad de una nueva vida era como para no quedarse callada, así queenseguida se puso “manos a la obra”.
Llama la atención del porque el evangelista quería dejarnos en el relato el hecho de que dejaba el cántaro, recordemos que el motivo por el cual ella ha…

Verdadero descanso

Imagina por un momento: el cielo azul sin una sola nube, la arena cálida bajo tus pies, la brisa del mar rozando tus mejillas, el sonido de las olas golpeando contra las rocas, la sombra de una palmera sobre tu cara, el calor del sol sobre tu cuerpo… todo esto disfrutando de un rico ponche de frutas bien frío mientras contemplas el paisaje. ¿Cuántas no imaginamos así un descanso perfecto? Para mí, el ir a una playa siempre es sinónimo de descanso. ¿Pero has notado que cuando vamos de vacaciones usualmente volvemos más cansadas de lo que nos fuimos? Con más trabajo o estudio, más preocupaciones por retomar la rutina diaria y lo que dejamos para la vuelta, más agobiadas. 

Entonces me surge una pregunta ¿Cuál es el verdadero descanso? Jesús nos enseña con su propia vida de qué se trata realmente descansar.


“Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar.” Mateo 11:28
Jesús nos pide que vayamos a Él para experimentar un descanso verdadero. Esto significa cuerpo