Ir al contenido principal

eterno e infinito Dios



“Antes que naciesen los montes y formases la tierra y el mundo, desde el siglo y hasta el siglo, tú eres Dios”. 
Salmos 90:2

No hay manera que pueda imaginar la infinidad de Dios, pero me las arreglo para tener una idea de esta maravilla que los humanos no conocemos.

Imagínate que Dios ha presenciado en forma directa el origen del universo, en el espectáculo de la creación el primer destello de luz solar fue observado por los ojos de Dios, estuvo expectante al nacimiento de los vastos bosques y mientas soplaba aliento de vida sobre el primer hombre su corazón se agitaba esperando a que el nuevo ser interactuara por primera vez con Él.

 Además de todos esos particulares episodios, Dios ha estado presente en el surgimiento de las civilizaciones, Dios ha conocido el corazón tanto de reyes imperiales como de simples esclavos de los que no tenemos si quiera rastro de su existencia. Dios atestigua sobre esta era moderna y cada acción en la gran red de Internet pasa por sus propios ojos, Él mismo escribió en detalle el futuro y los últimos minutos de vida sobre nuestro finito planeta tierra, ya han sido revisados por la memoria divina.

 En resumidas cuentas Dios ha sido, es y será testigo directo de todos los acontecimientos a su alrededor, cada minúsculo detalle que ocupe o no tiempo y espacio ya tiene un asistente evaluador. Eso nos puede dar una pequeña idea sobre la infinidad de Dios.

 Así que ante la agudeza de los ojos que todo lo observan, ¿Quién podría decir “yo conozco los límites de Dios”?

Los seres humanos tenemos el pensamiento distorsionado, como  vemos todo al revés y nos dejamos llevar por la grandeza de nuestros logros creemos tener la suficiencia de tener a Dios esculpido en la palma de nuestras manos y que por ello tenemos el derecho de exigirle actuar de tal o cual manera.  Pero resulta que Él es Dios, jamás actuará por imposición humana; dictarle a Dios o darle alguna sugerencia  es limitar sus posibilidades, juego en el que Dios no está dispuesto a entrar.

Es como en Narnia, queremos mantener al león todo el tiempo sujeto a nosotros, donde podamos seguir de cerca cada paso que da, pero el Sr. Tumnus le recuerda a Lucy Pevensie que ese León no está domesticado. No podemos domesticar a Dios, ni podemos mantener el rastro de sus pasos, Él se revelará a nosotros cuando Él mismo lo desee.

Y aquel verbo fue hecho carne y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre) lleno de gracia y de verdad.
 Juan 1:14

Juan describe una de las revelaciones de Dios más trascendentales para la humanidad: que el Dios infinito decide reducir su grandeza hasta hacerse mortal y finito, la hermosura de su grandeza transfigurada en raíz de tierra seca y sin atractivo haciéndose huesos de nuestros huesos. Pero su divinidad no lo abandonó, lo acompañó por los caminos de Palestina y todos aquellos que como Juan pudieron vislumbrarle fueron testigos de la Gloria del infinito Hijo de Dios encarnado.   

¿Qué hay en los límites de Dios?    

De su abundancia, todos hemos recibido una bendición inmerecida tras otra. 
Juan 1:16 NTV


Si lo hemos recibido como Salvador, tenemos carta abierta para adentrarnos en Su infinidad. Puesto que somos indignos de contemplarlo, el temor reverente se debe apoderar de nosotras mientras nos acercamos ante Su majestad.  ¿Qué podemos experimentar mientras caminamos hacia la santidad de Dios? Su interminable grandeza contiene Gracia inmerecida, una tras otra, toda dispuesta para ti y para mí.   





ACERCA DEL AUTOR  

Angélica Jiménez
Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.



Comentarios

También te recomendamos leer:

Con amor eterno te he amado

“Incluso antes de haber hecho el mundo, Dios nos amó y nos eligió en Cristo para que seamos santos e intachables a sus ojos” Efesios 1:4 (NTV)

Dios nos conoce desde antes de haber creado este mundo. Dios, mi querida amiga, nos amó mucho antes de que nosotras existiéramos.

A menudo trabajamos para ganarnos el amor de nuestras amigas. En ocasiones, también el de nuestros familiares, y si pensamos en el amor romántico, esperamos lograr que ese chico que nos gusta nos mire, para comenzar a ganarnos su amor. Si pensamos que así también debemos ganarnos el amor de Dios, es que nuestra mente no alcanza a comprender el verdadero amor, y esto sucede porque nuestro concepto de amor está totalmente distorsionado por el pecado.

Conocimos el amor cuando alguien nos lo manifestó primero. Cuando éramos pequeñas, nuestros padres nos cuidaban, nos protegían y demostraban su amor hacia nosotras cuando nos cargaban, abrazaban, consolaban e incluso cuando nos llenaban de besos y caricias.

Alguien nos most…

Renuncio a mí

A todos nos ha pasado que cuando somos niños nos preguntaron que queríamos ser cuando fuéramos grandes y pues nuestras respuestas eran maestra, bombero, policía o en mi caso diseñadora de modas; cuando llega el día en que debemos decidir nuestro futuro evaluamos muchos factores, como el empleo, los costos de la carrera, los años, si te gusta realmente, entre muchos más, pero nunca nos preguntamos si la carrera que llevaremos y será el resto de nuestra vida será una carrera que le sirva a Dios.
En Hechos 20 versículo 24 Pablo dice “Pero mi vida no vale nada para mí a menos que la use para terminar la tarea que me asignó el Señor Jesús…” Meditando en esté versículo recordaba como Pablo renuncio a muchas cosas en su vida por servirle a Jesús, por ser usado para llevar el evangelio y aunque muchas veces no fue bien recibido, como el mismo lo dice prefería morir a causa de Jesús.
A pesar de que se encontraba con pruebas, Pablo nunca dejo ese llamado del Espíritu Santo, siempre cumplía y ent…

Viviendo una Fe inquebrantable

Estoy viendo una serie de televisión titulada “David, nace un Héroe”. No es casualidad puesto que empezó antes que este devocional, es una producción brasilera excelente. Ha sido sorprendente  ver en escena el momento en que David se enfrenta con el gigante Goliat, pero más sorprendente ha sido cómo este joven, sin la estatura de un guerrero de tomo y lomo, se presenta ante Saúl con una confianza tan determinante que convence al propio rey de que él es la persona que va a enfrentar al enemigo. Pero espera, esto no es todo. Lo que impacta mi corazón, es que David, siendo un pastor de ovejas, sin el entrenamiento de un hombre de guerra, sin tener la experiencia de haber estado en un campo de batalla, se enfrenta, se para ante el gigante y con una Fe Inquebrantable, lo desafía sin más ni menos, mostrando una confianza tremenda en el Dios de Israel, leamos: Tú vienes a mí con espada, lanza y jabalina, pero yo vengo a ti en el nombre del SEÑOR de los ejércitos, el Dios de los escuadrones d…

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…