Ir al contenido principal

eterno e infinito Dios



“Antes que naciesen los montes y formases la tierra y el mundo, desde el siglo y hasta el siglo, tú eres Dios”. 
Salmos 90:2

No hay manera que pueda imaginar la infinidad de Dios, pero me las arreglo para tener una idea de esta maravilla que los humanos no conocemos.

Imagínate que Dios ha presenciado en forma directa el origen del universo, en el espectáculo de la creación el primer destello de luz solar fue observado por los ojos de Dios, estuvo expectante al nacimiento de los vastos bosques y mientas soplaba aliento de vida sobre el primer hombre su corazón se agitaba esperando a que el nuevo ser interactuara por primera vez con Él.

 Además de todos esos particulares episodios, Dios ha estado presente en el surgimiento de las civilizaciones, Dios ha conocido el corazón tanto de reyes imperiales como de simples esclavos de los que no tenemos si quiera rastro de su existencia. Dios atestigua sobre esta era moderna y cada acción en la gran red de Internet pasa por sus propios ojos, Él mismo escribió en detalle el futuro y los últimos minutos de vida sobre nuestro finito planeta tierra, ya han sido revisados por la memoria divina.

 En resumidas cuentas Dios ha sido, es y será testigo directo de todos los acontecimientos a su alrededor, cada minúsculo detalle que ocupe o no tiempo y espacio ya tiene un asistente evaluador. Eso nos puede dar una pequeña idea sobre la infinidad de Dios.

 Así que ante la agudeza de los ojos que todo lo observan, ¿Quién podría decir “yo conozco los límites de Dios”?

Los seres humanos tenemos el pensamiento distorsionado, como  vemos todo al revés y nos dejamos llevar por la grandeza de nuestros logros creemos tener la suficiencia de tener a Dios esculpido en la palma de nuestras manos y que por ello tenemos el derecho de exigirle actuar de tal o cual manera.  Pero resulta que Él es Dios, jamás actuará por imposición humana; dictarle a Dios o darle alguna sugerencia  es limitar sus posibilidades, juego en el que Dios no está dispuesto a entrar.

Es como en Narnia, queremos mantener al león todo el tiempo sujeto a nosotros, donde podamos seguir de cerca cada paso que da, pero el Sr. Tumnus le recuerda a Lucy Pevensie que ese León no está domesticado. No podemos domesticar a Dios, ni podemos mantener el rastro de sus pasos, Él se revelará a nosotros cuando Él mismo lo desee.

Y aquel verbo fue hecho carne y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre) lleno de gracia y de verdad.
 Juan 1:14

Juan describe una de las revelaciones de Dios más trascendentales para la humanidad: que el Dios infinito decide reducir su grandeza hasta hacerse mortal y finito, la hermosura de su grandeza transfigurada en raíz de tierra seca y sin atractivo haciéndose huesos de nuestros huesos. Pero su divinidad no lo abandonó, lo acompañó por los caminos de Palestina y todos aquellos que como Juan pudieron vislumbrarle fueron testigos de la Gloria del infinito Hijo de Dios encarnado.   

¿Qué hay en los límites de Dios?    

De su abundancia, todos hemos recibido una bendición inmerecida tras otra. 
Juan 1:16 NTV


Si lo hemos recibido como Salvador, tenemos carta abierta para adentrarnos en Su infinidad. Puesto que somos indignos de contemplarlo, el temor reverente se debe apoderar de nosotras mientras nos acercamos ante Su majestad.  ¿Qué podemos experimentar mientras caminamos hacia la santidad de Dios? Su interminable grandeza contiene Gracia inmerecida, una tras otra, toda dispuesta para ti y para mí.   





ACERCA DEL AUTOR  

Angélica Jiménez
Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.



Comentarios

También te recomendamos leer:

A un paso de la victoria

En ésta primer semana de estudio, al leer cada día acerca de Josué y el pueblo de Israel al borde de la conquista de la tierra prometida, me transportaba tiempo atrás a los campamentos juveniles de mi congregación cuando dentro de las actividades grupales competíamos en “la búsqueda del tesoro”. Este juego trataba de ir en busca deun premio, siguiendo pistas, lineamientos e instrucciones que de seguirlos al pie de la letra nos llevarían a encontrarlo. 
Para Josué y el pueblo de Israel, la promesa que Dios les había hecho estaba por cumplirse y aunque esa tierra ya les pertenecía, era necesario que la conquistasen. Una noticia como ésta podría causar un poco de temor o incertidumbre sin embargo solo necesitaban estar atentos a la voz de Dios quien les daría las instrucciones para conseguirlo.

Podría parecer  que Dios quería hacerles difícil alcanzar la promesa sin embargo tenía un plan perfecto como lo tiene para nosotras. Dios quería que el pueblo aprendiera a obedecer mientras confiaba…

Descubre las intenciones de tu enemigo

“¿Quién podrá entender sus propios errores? Líbrame de los que me son ocultos”. Salmos 19:12
En la serie que estamos estudiando, nuestro héroe y líder Josué también se equivocó.
El texto bíblico con el que comenzamos, es una oración cantada de David, que profundamente le expresa a Dios la necesidad que tiene de ser librado de sí mismo, porque no hay ser humano sobre la faz de la tierra que pueda comprenderse a la perfección y dominar sus impulsos irracionales en sus propias fuerzas, No podemos confiarnos de nosotros mismos, porque en cualquier momento nuestro corazón puede fallar. Parece que esto fue lo que le pasó a Josué.
Fue tan sutilmente engañado, que su corazón se confió y tomó decisiones sin consultar a Dios. ¿Qué fue lo que sucedió? Recapitulemos rápidamente (Josué capítulo 9): Josué está en el centro de la voluntad de Dios en arenas de sus fieras conquistas, los Gabaonitas sabían que era cuestión de tiempo para que Israel fuera tras ellos, así que tramaron un astuto plan para sa…

Victoria en seguir las instrucciones

Rodearéis, pues, la ciudad todos los hombres de guerra, yendo alrededor de la ciudad una vez; y esto haréis durante seis días. Josué 6:3

¿Instrucciones?... esta semana vimos como hubo quien supo cumplir con instrucciones recibidas, aunque a decir verdad todos a lo largo de nuestra vida hemos recibido y recibimos diferentes instrucciones ya sean orales o escritas... pero ¿que es instrucción?

Segun la Real Academia Academia de la Lengua Española "instrucción" es el conjunto de reglas o advertencias para algún fin. Si estuviera ahora delante de ustedes y preguntara: ¡quien no ha recibido o no ha seguido instrucciones alguna vez que levante la mano!, y aunque no las tengo frente mio estoy segura que no habría ninguna mano levantada ¿cierto?
Josué y el pueblo de Israel estaban frente a Jericó y la ciudad se encontraba con las puertas bien cerradas (Josue 6:1). Jericó, debido a sus grandes y fortificadas murallas era considerada una ciudad poderosa y también con gran fuerza milit…

Caminar en victoria es caminar en paz

Josué capítulos 7 y 8.
Muchas veces pensamos que nadie se va a enterar de ese pecado que tenemos oculto, que mientras nos preocupemos de no publicar nada en las redes sociales estamos a salvo, si en casa evitamos en tema, no habrá manera que se enteren. Puede ser cualquier cosa que sabes que esta mal y que tu conciencia no te deja disfrutarlo en paz, desde el momento en que lo tienes que ocultar sabes que es algo que no está bien y de seguro es algo que a Dios no le agrada, puede ser un novio al que no puedes presentar a tu familia y prefieres mantener esa relación en el anonimato, o quizás algo que lleves en tu cuerpo que sabes que está mal o simplemente un sentimiento arraigado en tu interior del que nadie puede enterarse y sientes que debes pasarte la vida fingiendo.
Algo asi le paso a Acán, él tenía claro cuáles eran las instrucciones de Dios; ir y poseer la tierra, no tomar nada de allí, no podían sacar un botín de ese lugar porque Dios lo había declarado maldito, todo lo que …