Ir al contenido principal

no necesito regalos de navidad



Llegó el día más esperado para muchas y para otras un día para comer mucho y vestirnos bien, pero déjame contarte que es mucho   más que eso. Navidad es más que solo una reunión familiar, una celebración más y quiero que juntas podamos profundizar en las verdades que nos hacen las mujeres más ricas de este mundo. Las verdades que leemos de pasada y no podemos ver a simple vista.

“Porque un niño nos ha nacido, un hijo nos ha sido dado”

Nuestro Dios sería concebido en el vientre de una mujer, nacería de una joven quién aceptó la voluntad de Dios, el vendría para hacerse semejante a nosotros. Necesitó el cuidado de sus padres, necesitó el alimento de su madre e iría creciendo hasta llegar a cumplir toda la ley en excelencia.

Fue completamente Dios y completamente hombre.

Y pensaras ¿en qué me afecta esto? Te cuento, nuestro Dios no es un Dios imposible de alcanzar gracias a Jesucristo quién pagó el precio de la justicia de Dios para volver a tener comunión con nuestro creador.

Nuestro Salvador Jesucristo vivió y padeció lo mismo que nosotras, Él en una mayor medida. Sufrió persecución, angustias, tuvo sed, tuvo hambre y lloró y posiblemente en lo último me identifico mucho con Él, lo abandonaron y desecharon.

¿Seguís pensando que nadie te entiende?

¿Nadie cree en vos? En Jesucristo tampoco creyeron algunos y lo trataron de mentiroso.

¿Tus amigas te rechazan por ser cristiana? A Jesús lo llevaron a la cruz por decir que era hijo de Dios.

¿Tus padres te abandonaron? A Jesús sus amigos lo abandonaron y dijeron que no lo conocían.

¿Seguís pensando que nadie te entiende?

Tu Dios ha existido desde siempre y para siempre, es el Alfa y Omega, conoce los corazones e intenciones de todos sus hijos ¿seguís pensando que nadie te entiende?
Nos ha sido dado

El que no escatimó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros’’ (Romanos 8:32) No nos dio un animal, no nos dio un hermoso palacio, no entregó un parte del universo, entregó a su hijo, Jesucristo el Hijo perfecto, debió ser entregado, entregado para venir a sufrir, entregado para que fuese rechazado, entregado para que sea humillado, entregado para que pagase una deuda que no le correspondía, entregado para que muera y resucite, entregado para salvar al mundo.

Muchas veces leemos de corrida estás oraciones, como si nada leemos que nacería un niño y que nos sería dado.

Esta es una de las declaraciones más gloriosas y maravillosas para todo hijo de Dios.

Y creo que en Isaías 53 versículos tres y cuatro encontramos condensado todo lo que veníamos reflexionando:

“Despreciado y desechado entre los hombres, varón de dolores, experimentado en quebranto; y como que escondimos de él el rostro, fue menospreciado, y no lo estimamos. Ciertamente llevó él nuestras enfermedades, y sufrió nuestros dolores; y nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y abatido.”
(Isaías 53:3-4 RVR1960)

Que gloriosa verdad, como no sentirnos plenas en la única fuente suficiente para saciar y llenar todo en nosotras y ahora con otra perspectiva y aún más convencida de tu salvación podrás leer las siguientes oraciones:

 “Y la soberanía reposará sobre sus hombros
Él es el Rey. El Mesías es el Rey. Él se viste con ropaje real. Él es el Rey de todo el universo. Él es el Rey de Israel. La soberanía reposará sobre sus hombros.
No hay reino terrenal o rey que sea capaz de desafiar el reinado y el imperio de, Jesús, el Mesías. No hay poder que lo pueda superar.

Ese mismo Dios Poderoso lleva nuestras cargas y nos sostiene en nuestras dificultades y aflicciones y nos capacita para resistir el poder de la tentación.

"y se llamará su nombre Admirable Consejero, Dios Poderoso,

Padre Eterno, Príncipe de Paz”

Te animo a que medites en cada uno de estos atributos que tiene nuestro buen Dios y estoy segura de que como yo, podrás deleitarte en cada uno de estos regalos que podemos disfrutar por Gracia.

Tener al Dios quién es Admirable en todo lo que hizo y lo que hace,
el único Dios con poder para salvar y para hacer milagros.

Un Padre que tiene cuidado del crecimiento de sus hijos y provee todo cuanto necesitamos de acuerdo con su voluntad.

Y al príncipe de Paz, la única bendita esperanza para este mundo caído, lleno de egoísmo y maldad.

¿Aún quieres algo más para esta y todas la Navidades que vendrán?

No necesito regalos en Navidad después de haber recibido el mejor de todos mi Salvador nacería para que yo pueda vivir eternamente con Él. 









ACERCA DEL AUTOR


Antonella Azuaga
Tiene 21 años y sirve al Señor a través de Mujer Virtuosa, escribe para llevar las buenas noticias a los quebrantados y afligidos. Es parte la congregación más que vencedores, vive en Paraguay junto con su familia, quienes también apoyan la familia de Ama a Dios Grandemente.

Comentarios

También te recomendamos leer:

Haciendo lo correcto

Cuando éramos niñas y surgía un desacuerdo o pelea con nuestros hermanos o compañeros de escuela, tal vez por un juguete o porque “nos miraron mal”, etc., ¿recuerdas cual era tu reacción? y si alguien te empujaba, ¿tú también lo hacías? Yo viví muchas situaciones así; pero recuerdo una en especial; estando en la escuela primaria golpee a uno de mis compañeritos porque él había empujado a mi amiga y yo le hice lo mismo pero con más fuerza y además recuerdo que le di una patada en uno de sus pies, y como resultado de mis acciones recibí una severa llamada de atención en la dirección de la escuela, y mi respuesta fue: “el empujo a mi amiga y por eso lo hice”, lo cual era cierto, pero… sé que no justificaba mis acciones; más eso lo comprendí recién de grande: no debí cobrar el castigo por mi cuenta, y ahora al escribir esta anécdota me da cierta vergüenza y un poco de gracia. A muchos de mis compañeritos de primaria y secundaria no los he vuelto ver, y la verdad es que muchas veces quisie…

LA PIEZA DE UN ROMPECABEZAS

Recuerdan la historia del “patito feo”. Así se sienten muchas personas que se consideran excluidas de un determinado grupo social, sin una razónque lo justifique o ya sea porque haya suficientes motivos que hagan que puedan hacer sentirse así. Algunas veces son situaciones relacionadas con nuestra apariencia, limitaciones físicas, económicas, con nuestras actitudes o la moral.

Sí de algo podemos estar seguras y sin conocer mucho de lo que había en el corazón de la mujer samaritana, es que seguramente se sentía excluida. Los ojos de un pueblo que le juzgaba por su estilo de vida y su conciencia que la hacía auto condenarse.

A todas nos gusta relacionarnos con amigas, buscamos pretextos para estar juntas,horarios que nos conecten físicamente o de manera virtual para estar en comunicación.

La mujer Samaritana de nuestra historia necesitaba hacer diariamente una tarea que era común para las mujeres de su pueblo y de su época. Sin embargo opuesto a las demás ella lo hacía solitaria, sin una a…

MANOS A LA OBRA

Cada vez que alguien debe ponerse a trabajar de manera inmediata o debe comenzar a poner en práctica algo de forma urgente, decimos: ¡Manos a la obra! Con esta expresión se quiere decir que no hay lugar para aplazamientos y que el momento de actuar es ahora.
Entonces la mujer dejó su cántaro, y fue a la ciudad, y dijo a los hombres San Juan 24:8
La mujer de Samaria, la protagonista de ésta maravillosa historia tuvo un encuentro inesperado en el pozo donde solía recoger agua, su vida no volvió a ser la misma desde ese encuentro, porque descubrió una gran verdad para su vida.
Había conocido a Jesús, había escuchado de su propia voz lo que él podía ofrecer a su vida. La necesidad de compartir con los demás y el gozo que le provocaba la oportunidad de una nueva vida era como para no quedarse callada, así queenseguida se puso “manos a la obra”.
Llama la atención del porque el evangelista quería dejarnos en el relato el hecho de que dejaba el cántaro, recordemos que el motivo por el cual ella ha…

Verdadero descanso

Imagina por un momento: el cielo azul sin una sola nube, la arena cálida bajo tus pies, la brisa del mar rozando tus mejillas, el sonido de las olas golpeando contra las rocas, la sombra de una palmera sobre tu cara, el calor del sol sobre tu cuerpo… todo esto disfrutando de un rico ponche de frutas bien frío mientras contemplas el paisaje. ¿Cuántas no imaginamos así un descanso perfecto? Para mí, el ir a una playa siempre es sinónimo de descanso. ¿Pero has notado que cuando vamos de vacaciones usualmente volvemos más cansadas de lo que nos fuimos? Con más trabajo o estudio, más preocupaciones por retomar la rutina diaria y lo que dejamos para la vuelta, más agobiadas. 

Entonces me surge una pregunta ¿Cuál es el verdadero descanso? Jesús nos enseña con su propia vida de qué se trata realmente descansar.


“Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar.” Mateo 11:28
Jesús nos pide que vayamos a Él para experimentar un descanso verdadero. Esto significa cuerpo