Ir al contenido principal

un 2018 lleno de paz



"Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados."
Isaías 53:5

Ningún líder ni dirigente sobre la historia humana ha sido capaz de garantizar la seguridad de su pueblo interna y externamente, los conflictos se han generado en todas las épocas provocando que  el odio y la división se afiancen en el corazón del ser que se enceguece para saciar su sed de venganza con la guerra.  

Hay otros quienes idealizan la guerra como solución a los conflictos,  como si fuera la única alternativa de generar la paz.  Por otra parte las organizaciones mundiales agotan los últimos recursos de consenso, acuerdos de paz, cumbres para el diálogo en sus intentos de mantener la paz a flote, pero, los intereses egoístas  avasallan con el doble de furia.

Isaías profetizó sobre el levantamiento de un hijo de hombre, ser divino que sería reconocido por ser el Príncipe de la Paz, el único ser capacitado para hacer lo que ninguna figura de liderazgo mundial  ha hecho jamás, quien traería fin al conflicto entre los hombres y garantizaría la seguridad de la humanidad.

Yo no sé si alguien experimentado en resolver conflictos estaría dispuesto a hacer lo que Jesucristo hizo para garantizar la paz de cada ser humano y establecerla hasta el reino milenial. El costo que tuvo que pagar para obtenerla fue demasiado alto:

"Pero él fue traspasado por nuestras rebeliones y aplastado por nuestros pecados. Fue golpeado para que nosotros estuviéramos en paz; fue azotado para que pudiéramos ser sanados”.                   
Isaías 55:3 (NTV)

A diario, todos debatimos por intereses propios, naturalmente se trata de lo que yo deseo, lo que a mí me gusta y lo que me conviene. Como prioridad Cristo no debatió por sus derechos,  si lo hacía, la redención quedaba anulada. Pero en cambio, eligió exponer la totalidad de Su ser para que cada centímetro de Su cuerpo fuera quebrado, maltratado, lastimado. Los pecados de decenas y decenas de millones de personas pesaron sobre Su cuerpo como una masa de concreto aplastándolo de un solo golpe hasta que no hubo aliento en su ser. 

Cada golpe y azote significó para Cristo el pago de la Paz y obtención de nuestra sanidad.

Hasta que no quedó en Su cuerpo rincón sin herida, sin poder ningún ser humano ofrecer ayuda para aliviar Su dolor, expiró, Su espíritu se consumió en una hoguera de maldad  y ese último aliento en la cruz desató la euforia de Satanás por creer haber vencido a Dios mismo y a la vez  el miedo se apoderó sobre el ser humano comprendiendo haber crucificado al hijo de Dios.

La fiesta ni el temor duraron por mucho, al tercer día la muerte no logró confiscar la resurrección y retornando del sepulcro Jesucristo obtuvo contundentemente la verdadera libertad para llevar flameante su título de honor: Príncipe de Paz.

“El aumento de su soberanía y de la paz no tendrán fin sobre el trono de David y sobre su reino, para afianzarlo  y sostenerlo con el derecho y la justicia desde entonces y para siempre. El celo del SEÑOR de los ejércitos hará esto”
Isaías 9:7

La paz se ha establecido en el corazón de todos aquellos que creemos en Su nombre, pero la profecía de Isaías no se limita a corazones creyentes. El príncipe extenderá sus dominios y su alcance será toda la faz de la tierra para demostrarnos que la verdadera paz pertenece al hijo de Dios y que nos es otorgada por derecho inmerecido.


Podemos cerrar el ciclo 2017 y abrir un nuevo 2018 aferradas a la esperanza de que Cristo, nos garantiza Paz y seguridad. 








ACERCA DEL AUTOR  

Angélica Jiménez

Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.

Comentarios

También te recomendamos leer:

Emanuel, Dios con nosotros – José

Echemos un vistazo hoy a la historia de José. José no sería el padre de Jesús aunque, como era el prometido de María, Jesús sería legalmente identificado como su hijo (Lucas 3:23; 4:22; Juan 1:45; 6:42). José no estaba en una posición fácil. Él era solo un hombre, algo que podemos ver por la manera en la que se comporta cuando se da cuenta de que María está embarazada. No quiere ponerla en una situación que pudiera avergonzarla y se dispone a dejarla sin llamar la atención. 

Por supuesto, el hombre que sería cabeza de hogar en el que Jesús iba a crecer, tenía que ser un buen hombre. Él no tenía ni idea de lo que había pasado. Solo sabía que María, su María, estaba embarazada y que él no era el padre. Aun así, no quería avergonzarla, lo que habla muy bien de él. 

Cuando estaba pensando en estas cosas, un ángel del Señor se le apareció en un sueño para calmar su corazón y decirle qué tenía que hacer. El ángel le explicó todo y José, un hombre fiel, creyó que María estaba esperando al Mesí…

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…

Una pacificadora más

El Premio Nobel de la Paz es uno de los cinco premiosque fueron instituidos por el inventorAlfred Nobel. Este premio se otorga "a la persona que haya trabajado más o mejor en favor de la fraternidad entre las naciones, la abolición o reducción de los ejércitosy la promoción de procesos de paz". Hemos admirado a éstas personalidades por hacer histórica pasando por alto que nosotras mismas en el reino de los cielos somos ya acreedoras de un gran galardón otorgado por Dios mismo.
Las bienaventuranzas recogen y perfeccionan las promesas de Dios desde el antiguo testamento ordenándolas al Reino de los cielos. Estas palabras de bien, responden al deseo de gozo que Dios ha puesto en el corazón del hombre, en este caso nuestro corazón.
Jesús pronunció las palabras citadas en Mateo 5:9
“Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios”.

Refiriéndose a una recompensa para quienes vivamos a través de ellas. Nada más y nada menos que ser llamadas sus hijas. La in…

¡Muy Dichosas!

Cada vez que leo estos pasajes que hablan acerca de las Bienaventuranzas siento como que me están tomando el pelo. Sentirme muy dichosa cuando suceden cosas que se salen por completo de mi confort parece ser una mala broma; pero definitivamente cada palabra que sale de la boca de Jesús tiene razón de ser.
Esta semana agregamos otra cualidad que debemos imitar en nuestro carácter; Mansedumbre. Pero, ¿de qué se trata esto realmente?
"Bienaventurados los mansos, porque ellos recibirán la tierra por heredad." Mateo 5:5
Bienaventurados los humildes, Bienaventurados los que se humillan a sí mismos para de servir a otros, Bienaventurados los que menguan su yo para que sea exaltado Cristo, Bienaventurados los que ponen la otra mejilla, Bienaventurados los que sacrifican lo que más aman en obediencia, Bienaventurados los que son obedientes, Bienaventurados… y podemos seguir profundizando y agregando a la lista. Déjame decirte que todas estas acciones, y las que Dios traiga a tu coraz…