Ir al contenido principal

un 2018 lleno de paz



"Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados."
Isaías 53:5

Ningún líder ni dirigente sobre la historia humana ha sido capaz de garantizar la seguridad de su pueblo interna y externamente, los conflictos se han generado en todas las épocas provocando que  el odio y la división se afiancen en el corazón del ser que se enceguece para saciar su sed de venganza con la guerra.  

Hay otros quienes idealizan la guerra como solución a los conflictos,  como si fuera la única alternativa de generar la paz.  Por otra parte las organizaciones mundiales agotan los últimos recursos de consenso, acuerdos de paz, cumbres para el diálogo en sus intentos de mantener la paz a flote, pero, los intereses egoístas  avasallan con el doble de furia.

Isaías profetizó sobre el levantamiento de un hijo de hombre, ser divino que sería reconocido por ser el Príncipe de la Paz, el único ser capacitado para hacer lo que ninguna figura de liderazgo mundial  ha hecho jamás, quien traería fin al conflicto entre los hombres y garantizaría la seguridad de la humanidad.

Yo no sé si alguien experimentado en resolver conflictos estaría dispuesto a hacer lo que Jesucristo hizo para garantizar la paz de cada ser humano y establecerla hasta el reino milenial. El costo que tuvo que pagar para obtenerla fue demasiado alto:

"Pero él fue traspasado por nuestras rebeliones y aplastado por nuestros pecados. Fue golpeado para que nosotros estuviéramos en paz; fue azotado para que pudiéramos ser sanados”.                   
Isaías 55:3 (NTV)

A diario, todos debatimos por intereses propios, naturalmente se trata de lo que yo deseo, lo que a mí me gusta y lo que me conviene. Como prioridad Cristo no debatió por sus derechos,  si lo hacía, la redención quedaba anulada. Pero en cambio, eligió exponer la totalidad de Su ser para que cada centímetro de Su cuerpo fuera quebrado, maltratado, lastimado. Los pecados de decenas y decenas de millones de personas pesaron sobre Su cuerpo como una masa de concreto aplastándolo de un solo golpe hasta que no hubo aliento en su ser. 

Cada golpe y azote significó para Cristo el pago de la Paz y obtención de nuestra sanidad.

Hasta que no quedó en Su cuerpo rincón sin herida, sin poder ningún ser humano ofrecer ayuda para aliviar Su dolor, expiró, Su espíritu se consumió en una hoguera de maldad  y ese último aliento en la cruz desató la euforia de Satanás por creer haber vencido a Dios mismo y a la vez  el miedo se apoderó sobre el ser humano comprendiendo haber crucificado al hijo de Dios.

La fiesta ni el temor duraron por mucho, al tercer día la muerte no logró confiscar la resurrección y retornando del sepulcro Jesucristo obtuvo contundentemente la verdadera libertad para llevar flameante su título de honor: Príncipe de Paz.

“El aumento de su soberanía y de la paz no tendrán fin sobre el trono de David y sobre su reino, para afianzarlo  y sostenerlo con el derecho y la justicia desde entonces y para siempre. El celo del SEÑOR de los ejércitos hará esto”
Isaías 9:7

La paz se ha establecido en el corazón de todos aquellos que creemos en Su nombre, pero la profecía de Isaías no se limita a corazones creyentes. El príncipe extenderá sus dominios y su alcance será toda la faz de la tierra para demostrarnos que la verdadera paz pertenece al hijo de Dios y que nos es otorgada por derecho inmerecido.


Podemos cerrar el ciclo 2017 y abrir un nuevo 2018 aferradas a la esperanza de que Cristo, nos garantiza Paz y seguridad. 








ACERCA DEL AUTOR  

Angélica Jiménez

Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.

Comentarios

También te recomendamos leer:

Amor fiel (Oseas) - Descarga tus materiales

No habían permanecido fieles a Dios, sino que Él permaneció fiel a ellos.

El libro de Oseas fue escrito para mostrarle al pueblo de Israel el amor fiel de Dios. Israel se había rebelado contra Dios una y otra vez. Los reyes de Israel habían extraviado al pueblo, seguían a los dioses falsos y profanaban el templo de Dios. La gente había olvidado quiénes eran y de quién eran. Israel se había apartado de Dios, de Aquel que los había elegido, los había protegido, los había provisto y los había bendecido. Se habían prostituido con otros dioses y otras naciones. Sus corazones adúlteros e idólatras los habían alejado de Dios.

Oseas era solo un hombre.

Fue un profeta en Israel con un llamamiento único de Dios. Le pidieron que se casara con una prostituta y permaneciera fiel y leal a ella. Oseas se casó con Gomer, que le fue infiel. Sin embargo, una y otra vez, Oseas redime a Gomer y la devuelve a sí misma.

Dios le dio a Oseas un llamado específico y un mensaje específico para el pueblo de Is…

Un llamado inusual

El reto de este 2019 es memorizar porciones bíblicas, y comencé con 2 Timoteo capítulo 2, he estado repitiendo y repitiendo en cada porción de tiempo libre, pero hoy me detengo aquí: “…Si fuéremos infieles, él permanece fiel. Él no puede negarse a sí mismo…”.  En realidad, el Señor me ha retenido aquí poniendo una señal de PARE en mi camino para comprender cuál es el profundo significado de nuestra infidelidad a la luz de Su fidelidad; creo francamente que también es lo que quiere hacer con cada una de nosotras. Así que abramos nuestras Biblias en el pequeño libro de Oseas para desplegar el abanico infinito de la Fidelidad de Dios. 

Pero antes, analicemos el contexto en el que Oseas se encuentra: 
1 Reyes 12 nos narra la división de las doce tribus de Israel en dos: 
Israel, también conocido con los nombres de Reino del Norte, Jacob y Efraín (este último, usado en el libro de Oseas), formado por diez tribus.  
Judá, también llamado Reino del Sur, conformado por las tribus de Judá, Benjamí…

Valiente en medio de la tentación

Tenía yo apenas trece años, y mi mamá me decía: “Anto, aprende a decir que no.”  Crecí, y a los dieciocho años mi mamá seguía diciéndome: “Anto aprende a decir que no.”
Hoy estoy a menos de sesenta días de casarme y ¡cuánto me ayudó cada palabra de mi madre, cada advertencia de decir que no!  

A lo largo de estos pocos años que el Señor me permitió vivir, me di cuenta de lo  difícil que es decir que no a ……………. (puedes agregar la frase que te venga en mente, aquello a lo que siempre dices que sí y cedes) ¡Cuán débiles somos! 

 🔼 Eva, cuando fue tentada a tomar del fruto prohibido, ¿pudo decir que no? 
 🔼 David, cuando vio a Betsabé y la deseó, ¿pudo decir que no?
 🔼 Sansón, ante la insistencia de Dalila, ¿pudo decir que no?

La respuesta es NO. Cedieron a la tentación y cayeron. Pero todos ellos, luego del quebranto y arrepentimiento, fueron restaurados. ¡Cuánto placer, alivio y gratitud llegó después de haber experimentado la gracia del perdón de Su Salvador!

A lo largo de toda la histori…

Tú primero, después yo

El reto de hoy no es para todas las personas, veamos las palabras de Pablo al iniciar...


“...si hay alguna consolación en Cristo, (si Cristo les ha dado a ustedes el poder de animar a los demás), si algún consuelo de amor, (si el amor que ustedes tienen los lleva a consolar a otros),  si alguna comunión del Espíritu, (si tiene el mismo Espíritu Santo), si algún afecto entrañable, si alguna misericordia (si son compasivos)...” Filipenses 2:1 RVR(TLA)
¿Consideras que estás dentro de ese rango de personas? ¡Entonces eso es para ti! Es un poco loco decir que esto no es para todos pero, ¿sabes amada amiga? actualmente, el mundo impone la cultura del “YO, YO, YO”; vivimos en un mundo que busca la satisfacción personal primero. En una empresa, por ejemplo, se busca subir de puesto sin importar a quien se lastime; las personas son utilizadas hasta lograr lo que los líderes quieren. Prestando atención podremos ver que en la pirámide social, el jefe o el líder está en la posición más alta, la que …