Ir al contenido principal

un 2018 lleno de paz



"Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados."
Isaías 53:5

Ningún líder ni dirigente sobre la historia humana ha sido capaz de garantizar la seguridad de su pueblo interna y externamente, los conflictos se han generado en todas las épocas provocando que  el odio y la división se afiancen en el corazón del ser que se enceguece para saciar su sed de venganza con la guerra.  

Hay otros quienes idealizan la guerra como solución a los conflictos,  como si fuera la única alternativa de generar la paz.  Por otra parte las organizaciones mundiales agotan los últimos recursos de consenso, acuerdos de paz, cumbres para el diálogo en sus intentos de mantener la paz a flote, pero, los intereses egoístas  avasallan con el doble de furia.

Isaías profetizó sobre el levantamiento de un hijo de hombre, ser divino que sería reconocido por ser el Príncipe de la Paz, el único ser capacitado para hacer lo que ninguna figura de liderazgo mundial  ha hecho jamás, quien traería fin al conflicto entre los hombres y garantizaría la seguridad de la humanidad.

Yo no sé si alguien experimentado en resolver conflictos estaría dispuesto a hacer lo que Jesucristo hizo para garantizar la paz de cada ser humano y establecerla hasta el reino milenial. El costo que tuvo que pagar para obtenerla fue demasiado alto:

"Pero él fue traspasado por nuestras rebeliones y aplastado por nuestros pecados. Fue golpeado para que nosotros estuviéramos en paz; fue azotado para que pudiéramos ser sanados”.                   
Isaías 55:3 (NTV)

A diario, todos debatimos por intereses propios, naturalmente se trata de lo que yo deseo, lo que a mí me gusta y lo que me conviene. Como prioridad Cristo no debatió por sus derechos,  si lo hacía, la redención quedaba anulada. Pero en cambio, eligió exponer la totalidad de Su ser para que cada centímetro de Su cuerpo fuera quebrado, maltratado, lastimado. Los pecados de decenas y decenas de millones de personas pesaron sobre Su cuerpo como una masa de concreto aplastándolo de un solo golpe hasta que no hubo aliento en su ser. 

Cada golpe y azote significó para Cristo el pago de la Paz y obtención de nuestra sanidad.

Hasta que no quedó en Su cuerpo rincón sin herida, sin poder ningún ser humano ofrecer ayuda para aliviar Su dolor, expiró, Su espíritu se consumió en una hoguera de maldad  y ese último aliento en la cruz desató la euforia de Satanás por creer haber vencido a Dios mismo y a la vez  el miedo se apoderó sobre el ser humano comprendiendo haber crucificado al hijo de Dios.

La fiesta ni el temor duraron por mucho, al tercer día la muerte no logró confiscar la resurrección y retornando del sepulcro Jesucristo obtuvo contundentemente la verdadera libertad para llevar flameante su título de honor: Príncipe de Paz.

“El aumento de su soberanía y de la paz no tendrán fin sobre el trono de David y sobre su reino, para afianzarlo  y sostenerlo con el derecho y la justicia desde entonces y para siempre. El celo del SEÑOR de los ejércitos hará esto”
Isaías 9:7

La paz se ha establecido en el corazón de todos aquellos que creemos en Su nombre, pero la profecía de Isaías no se limita a corazones creyentes. El príncipe extenderá sus dominios y su alcance será toda la faz de la tierra para demostrarnos que la verdadera paz pertenece al hijo de Dios y que nos es otorgada por derecho inmerecido.


Podemos cerrar el ciclo 2017 y abrir un nuevo 2018 aferradas a la esperanza de que Cristo, nos garantiza Paz y seguridad. 








ACERCA DEL AUTOR  

Angélica Jiménez

Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.

Comentarios

También te recomendamos leer:

Hablar o callar

Hace unos días leí una frase que decía: “dile a las personas lo hermoso que ves en ellas. No para que te amen, sino para que se amen”. ¿Crees que es importante escuchar que alguien te recuerde lo bella que eres, que alguien te diga, eres valiente, inteligente, “tu puedes hacerlo”, etc.? A mí me anima mucho escucharlo y decirlo también. Pero aun para hablar de lo hermoso que vemos en los demás, tenemos que ser muy sabias y que nuestras palabras sean realmente sinceras de lo contrario se convertirían en mentiras hipócritas. ¡Querida! La verdad es que no siempre hablamos palabras alentadoras a los demás, muchas veces utilizamos nuestra lengua para ridiculizar, subestimar o difamar a otra persona.
Más yo os digo que de toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio. Porque por tus palabras serás justificado, y por tus palabras serás condenado. Mateo 12:36-37
La palabra que más llamó mi atención en los pasajes leídos fue la palabra “ociosa” así que me puse…

¿Piensas tú y Dios lo mismo acerca de ti?

Las palabras que te dices a ti misma son de mucha importancia, porque esas palabras que se repiten en tu interior crean un concepto que muchas veces no te identifica.
Pensar adecuadamente de ti misma es de suma importancia, porque ayuda a valorarte, amarte y no cree filosofías de este mundo que dicen mentiras sobre la mujer. Pensar correctamente de quien eres, la importancia y el valor que posees es de suma importancia para relacionarte correctamente con quienes te rodean, para crear lazos emocionales sanos y poder avanzar en esta vida sin ser herida o lastimada, sin ser pasada a llevar.
La única manera de tener un concepto correcto de sobre quien eres es buscando a Dios, poniéndolo en el centro de tu vida y creyendo lo que dice la Persona que te creó sobre ti. Porque Dios tiene un concepto hermoso de quien eres y quiere que saques de tu mente todas aquellas palabras negativas que crees de ti.
Las palabras que se repiten en tu cabeza sobre “no poder” "no ser capaz” y “no tener…

Tus palabras importan

“Hay [Jovencitas] cuyas palabras son como golpes de espada; más la lengua de los sabios es medicina”. Proverbios 12:18
Nos encantan las reuniones de chicas, las pijamadas, asistir a las fiestas de 15 años de nuestras amigas y un sin número de reuniones grupales en las que podemos compartir cuchicheos de lo que se nos atraviese por la cabeza para terminar reventadas de risa, o muertas de asombro.
A menudo pensamos que las palabras van y vienen como cualquier hoja en otoño, o como la ropa que nos cambiamos a diario o, como la punta que le sacamos constantemente al lápiz. Las descomponemos en gramática, las combinamos en la clase de lengua y también las utilizamos para rellenar nuestro día con tal de que no sea tan vacío. Pero las palabras no pueden ser tratadas como las hojas de otoño, ni como la ropa que mandas a la lavadora y mucho menos puedes desecharlas sin importancia como la basurita del lápiz. ¿Soñaste alguna vez con tener un súper poder?Pues las palabras son poderosas. Cada vez q…

Buenas Palabras

¿Sabías que las mujeres hablamos 27.000 palabras a día mientras que los hombres 10000? ¡Lo sé! Hablamos demasiado, sino que lo diga mi esposo. ¿Te pasa que te piden que te calles? Pero realmente me pregunto ¿Cuáles de esas 27 mil palabras que hablamos son correctas, a tiempo? ¿Cuándo entendemos que debemos callarnos? Por palabras hay miles de millones de palabras, hay palabras de oración, gratitud y alabanza; hay palabras de animo; palabras suaves; palabras que incitan el odio y el enojo; etc.
Hablemos de las palabras que expresan oración. Cuando buscamos en la Biblia podemos aprender de Abraham que nunca dejó de confiar en Dios y lo expresó en cada una de sus oraciones. Podemos ver a Isaac que oró por Rebeca. Podemos ver a Ezequías que clama a Dios en oración por su vida. Podemos ver a Jesús orando antes de tomar todas las decisiones de su vida. Podemos ver a Pedro orando por milagros. ¿Ves lo que está pasando aquí? Nuestras oraciones también cuentan más de lo que piensas, podemos …