Ir al contenido principal

amor en la diversidad 2



La semana pasada habíamos hablado del amor en la diversidad (puedes leerlo aquí) en la diversidad de clases sociales, específicamente las diferencias entre el rico y el pobre.

En el capítulo 2 en los versículos del 1 al 7, Santiago una vez más está reprendiendo el favoritismo y propone una escena describiendo la vestimenta del rico y del pobre, relata la manera en como reciben al rico y al pobre.

Desnuda ese acto más singular y que aparentemente no es tan escandaloso, pero está ahí, atajando el crecimiento de una iglesia sana, de una Iglesia que crece en amor por los hermanos y obstaculizando el servicio sin esperar nada a cambio en la familia del Buen Padre Dios, en la familia de Aquel que no estimó a su único hijo sino que lo entregó por amor a nosotros.

"Supongamos que ustedes están reunidos, y llega un rico con anillos de oro y ropa lujosa, y lo atienden bien y le dicen: «Siéntate aquí, en un buen lugar», y al mismo tiempo llega un pobre vestido con ropa vieja, y a éste le dicen: «Tú quédate allá de pie, o siéntate en el suelo»; entonces están 
haciendo discriminaciones y juzgando con mala intención". 
Santiago 2:1-4

Haciendo énfasis una vez más a la riqueza y a la pobreza quiero que juntas leamos el significado según el diccionario de pobre: Que no tiene lo necesario para vivir.

Entonces ahí vamos, juzgando quién tiene lo necesario y casi imprescindible para vivir, buscando compartir con aquellos que solo tienen lo necesario para vivir (según los parámetros de este mundo), albergamos en nuestro corazón aquellas mentiras y cuando nos encontramos con alguien que no tiene aquello que el mundo dice ser necesario para vivir, lo desechamos.

¿Cómo podríamos ver esto en nuestra vida diaria?

Se presenta la oportunidad de compartir o escuchar el consejo de una hermana mayor qué nosotras, pero no lo hacemos, la desechamos porque "no tiene lo que es necesario para vivir" según el mundo, no tiene fuerza, no tiene "onda", ya pasó su tiempo, pero sin embargo la Biblia nos muestra cuanta sabiduría y perlas preciosas podemos obtener al escuchar sus enseñanzas

Lo mismo sucede cuando no queremos estar cerca de aquella amiga que "solo habla la palabra de Dios" "¿no tiene otra cosa de que hablar?" , nos aburre, o creemos que finge ser la santurrona, preferimos lo simple y lo necio, estar donde no se piensa mucho porque la vida hay una sola y hay que vivirla ya, donde solo importa tu felicidad, cuando en realidad esos slogans solo son fachadas para ocultar la falta que hace la palabra de Dios en mi vida, en vez de estar cerca del sabio, lo rechazamos y juzgamos.

Déjame contarte como años atrás andaba discriminando y esparciendo favoritismo, solo andaba con 5 amigos, no quería más, estaba bien con los que estaba, era muy cómodo salir con ellos, amaba cada salida con ellos y no existían otras personas con quienes podía estar, festejar sus cumpleaños o servirles, solo ellos. Pasó el tiempo y por "cosas de la vida" iban separándose y en un momento me encontré sola, a partir de ahí Dios ha sido muy bueno conmigo, porque permitió que conociera  más personas maravillosas, y cada una de las que hoy son mis amigas dan testimonio de cuantos cambios hubo, ya no soy Antonella la que ni saludaba a los demás, hoy ya no pienso en un grupo, pienso en toda la iglesia, tengo más conciencia de la hermandad que debe haber entre todos, entendí que cada hermano en la congregación es fundamental para el cuerpo y pude vivirlo en millones de momentos felices y tristes con más de 10 hermanos compartiendo mis cargas o celebrando algún logro.

Dejé de lado el prejuicio, y empecé a amar mucho, porque Dios me amó primero. Festejar más de 5 cumpleaños en el mes, orar por las necesidades de mis hermanos y gozarme en las victorias, todo esto forma parte de una maravillosa GRACIA.

La Iglesia –decía Barclay- debe ser el único lugar donde desaparecen todas las diferencias. En Su presencia, toda diferencia terrenal es menos que polvo y toda dignidad humana es como trapo de inmundicia. En la presencia de Dios, la humanidad es solo una.


Estos han sido solo algunos ejemplos de diferencias, puedes comentar más aquí abajo. ¡Y corre a abrazar a la diversidad, que gran regalo nos ha dejado muestro Padre!





ACERCA DEL AUTOR



Antonella Azuaga
Tiene 21 años y sirve al Señor a través de Mujer Virtuosa, escribe para llevar las buenas noticias a los quebrantados y afligidos. Es parte la congregación más que vencedores, vive en Paraguay junto con su familia, quienes también apoyan la familia de Ama a Dios Grandemente.

Comentarios

También te recomendamos leer:

Vulnerables ante Cristo - Descarga tus materiales

¿Qué harías si tus más íntimos secretos, aquello que realmente eres y que nadie sabe fueran descubiertos?
Cada vez que sales de casa repites toda una serie de acciones para estar lista, tu mente también lo hace, sin darte cuenta preparas máscaras invisibles y en ocasiones murallas que te protegen y te aíslan de las demás personas, insistes en mantenerte al margen de todos para evitar el dolor.
La Biblia nos cuenta nada más que una sola escena en la historia de una mujer, que siendo presa de sus secretos más íntimos moría lentamente. Aislada de la sociedad, hacía un sobre esfuerzo por mantener una vida normal, hasta que el Hijo de Dios se le cruzó en el camino.
En esta única conversación, donde sólo participan Cristo, ella y un cántaro vacío, los secretos más ocultos serán revelados por el poder de Dios. Ella no está obligada a continuar con esa incómoda situación, ella tiene la opción de regresar corriendo a casa y recomponer sus murallas para mantenerse a salvo, o tiene la opción de ha…

Sedienta de algo más

Dios es nuestro creador, y como creador absoluto de todo y de todos, él ha puesto en nuestro corazón un vacío que solo puede ser llenado por su amor, un deseo que solo puede ser satisfecho por su presencia. Cada ser humano tiene en su ser la necesidad de abastecerse con algo o alguien; sin embargo, ese algo o alguien nunca será suficiente a pesar que lo busque, y la razón mi querida amiga, es porque esa necesidad es espiritual y solamente Dios puede llenarla por ser quien es.
Porque dos males ha hecho mi pueblo: me dejaron a mí, fuente de agua viva, y cavaron para sí cisternas, cisternas rotas que no retienen agua. Jeremías 2:13
El pueblo Israel en vez de satisfacer su necesidad espiritual con Dios, el único con la potestad de hacerlo y en toda su plenitud, desvió su mirada de Dios inclinando su corazón a la idolatría, ya que se volvieron negligentes en el andar de la fe, descuidaron la palabra de Dios y sus ordenanzas. Además, buscaron sustitutos a la percepción de sus ojos para abaste…

Lo que no quieres que nadie sepa acerca de ti

“Porque tú dices: Yo soy rico y me he enriquecido, y de ninguna cosa tengo necesidad; y no sabes que tú eres un desventurado, miserable, pobre, ciego y desnudo”. Apocalipsis 3:17
Era como la hora sexta. Justamente la hora más calurosa del día, donde todo el mundo estaba resguardado del calor abrasador a menos que una emergencia le obligara a salir de la sombra fresca. Pero hay una mujer en Sicar que se prepara todos los días para salir a esa misma hora, ella prefiere pasar por el sacrificio de insolación que aguantar las miradas escandalosas de la gente que critica sin piedad.
Clara no puede permanecer en un trabajo estable, al principio es puntual, responsable y de excelente empatía, pero cuando la presión del trabajo comienza a emerger y sus superiores le corrigen pequeños errores, ella prefiere ser impuntual, tomar días de reposo por enfermedad hasta el punto de abandonar su trabajo que soportar la corrección de sus jefes y sugerencias de sus compañeros.
Briana es reconocida por la …

Hablar o callar

Hace unos días leí una frase que decía: “dile a las personas lo hermoso que ves en ellas. No para que te amen, sino para que se amen”. ¿Crees que es importante escuchar que alguien te recuerde lo bella que eres, que alguien te diga, eres valiente, inteligente, “tu puedes hacerlo”, etc.? A mí me anima mucho escucharlo y decirlo también. Pero aun para hablar de lo hermoso que vemos en los demás, tenemos que ser muy sabias y que nuestras palabras sean realmente sinceras de lo contrario se convertirían en mentiras hipócritas. ¡Querida! La verdad es que no siempre hablamos palabras alentadoras a los demás, muchas veces utilizamos nuestra lengua para ridiculizar, subestimar o difamar a otra persona.
Más yo os digo que de toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio. Porque por tus palabras serás justificado, y por tus palabras serás condenado. Mateo 12:36-37
La palabra que más llamó mi atención en los pasajes leídos fue la palabra “ociosa” así que me puse…