Ir al contenido principal

amor en la diversidad



Santiago escribe a los judíos una advertencia a causa de que existían preferencias, tratos especiales y favoritismos, no en un club, o en una fiesta, EN LA CONGREGACIÓN, ahí donde somos hermanos, donde debemos amar a al prójimo como a nosotros mismos.

Quiero que leamos juntas  los versículos 9 al 11:
Pero que el hermano de condición humilde se gloríe en su alta posición, y el rico en su humillación, pues él pasará como la flor de la hierba. Porque el sol sale con calor abrasador y seca la hierba, y su flor se cae y la hermosura de su apariencia perece; así también se marchitará el rico en medio de sus empresas.

Aprendamos juntas dos cosas:

1. El pobre importa en la iglesia

Recuerden que el Padre celestial, a quien ustedes oran, no tiene favoritos. Él los juzgará o los recompensará según lo que hagan. 
1ª Pedro1:17

En el comentario bíblico del Nuevo Testamento  W. Barclay cuenta que en la Iglesia primitiva no había diferencias de clases sociales. Esta escena era común: un esclavo era el pastor de la congregación, el que predicaba, mientras que su amo no era más que un simple miembro. ¡Wow! ¿Sorprendente?

En la Iglesia se borran las clases sociales que hay en el mundo, ninguno importa más que el otro.
Tanto el pobre como el rico importan en la Iglesia, todos tenemos una tarea que realizar. Y sea la condición que tengamos vivimos para glorificar a Cristo.  

No podemos menospreciar por quién Cristo murió.

2. Mi clase social no determina mi valor

Pues ustedes saben que Dios pagó un rescate para salvarlos de la vida vacía que heredaron de sus antepasados. No fue pagado con oro ni plata, los cuales pierden su valor,  sino que fue con la preciosa sangre de Cristo, el Cordero de Dios, que no tiene pecado ni mancha. 
1ª Pedro 1:18

¿Algo más que necesites? Mi querida lectora, si esta verdad no sacia tu necesidad emocional, tu ‘’autoestima’’ o tu larga lista de ‘’cosas que necesito’’, ni  todo el oro del mundo, ni el placer de poseer cosas podrán siquiera compararse con que Dios, se haya hecho hombre para vivir una vida santa, sin pecados para presentarse delante del Juez justo, sin manchas y sin ninguna acusación en su contra.  Ha cumplido la ley por vos, para que puedas presentarte delante del Dios Padre y estar limpia de tus pecados por medio de la fe.

Cristo es el mayor tesoro preciado en la vida de nosotras, sin El nada somos.


Finalmente reflexionemos en nuestras amistades y con quienes preferimos pasar tiempo, reflexionemos si pensamos en el necesitado y pobre, disfrutemos el dar sin medidas.  Así también, disfrutemos de la gracia al saber que Nuestro Padre nos ha dejado una diversidad de personas dentro de la Iglesia, cada una especial para el cuerpo. Sirvamos y amémonos sin restricciones o barreras sociales.  Seamos iglesia. 





ACERCA DEL AUTOR



Antonella Azuaga
Tiene 21 años y sirve al Señor a través de Mujer Virtuosa, escribe para llevar las buenas noticias a los quebrantados y afligidos. Es parte la congregación más que vencedores, vive en Paraguay junto con su familia, quienes también apoyan la familia de Ama a Dios Grandemente.

Comentarios

También te recomendamos leer:

Dios te ama infinitamente

“Amados hijos míos, debemos amarnos unos a otros, porque el amor viene de Dios. Todo el que ama es hijo de Dios, y conoce a Dios.” 1 Juan 4: 7
Dios te ama, no es solo una frase que has escuchado o leído mucho, no son solo palabras que alguien te dice para hacerte sentir mejor.
Es algo más, va más allá de ser solo palabras. Es algo más profundo, Dios es efectivamente Dios ES amor y Su naturaleza es amarte.
El amor ES Dios y  aquel que ama es hijo de Dios y conoce a Dios, pero…  ¿qué es el amor?
Como aprendimos esta semana el amor: -No es envidioso -No busca lo suyo -No se enoja fácilmente -No juzga -No critica -Es paciente -Todo lo cree -Todo lo espera -

Con amor eterno te he amado

“Incluso antes de haber hecho el mundo, Dios nos amó y nos eligió en Cristo para que seamos santos e intachables a sus ojos” Efesios 1:4 (NTV)

Dios nos conoce desde antes de haber creado este mundo. Dios, mi querida amiga, nos amó mucho antes de que nosotras existiéramos.

A menudo trabajamos para ganarnos el amor de nuestras amigas. En ocasiones, también el de nuestros familiares, y si pensamos en el amor romántico, esperamos lograr que ese chico que nos gusta nos mire, para comenzar a ganarnos su amor. Si pensamos que así también debemos ganarnos el amor de Dios, es que nuestra mente no alcanza a comprender el verdadero amor, y esto sucede porque nuestro concepto de amor está totalmente distorsionado por el pecado.

Conocimos el amor cuando alguien nos lo manifestó primero. Cuando éramos pequeñas, nuestros padres nos cuidaban, nos protegían y demostraban su amor hacia nosotras cuando nos cargaban, abrazaban, consolaban e incluso cuando nos llenaban de besos y caricias.

Alguien nos most…

Ha resucitado - Descarga tus materiales

¡Él ha resucitado! ¡Él ha resucitado!
Hace dos mil años, la resurrección de Jesucristo cambió todo. Después de pasar tres días en la tumba, Jesús conquistó el pecado y la muerte y resucitó físicamente de la muerte.
Esto es más que una historia de la Escuela Dominical. Es el fundamento mismo de nuestra fe. En 1 Corintios 15:17, Pablo dice: “Y si Cristo no ha resucitado, su fe es inútil; todavía estás en tus pecados”.  Sin la resurrección, no tenemos fe, ni perdón de pecados, ni eternidad con Dios.
Al comenzar la temporada de Pascua, nos preparamos para celebrar la resurrección de Cristo. A menudo ponemos mucho énfasis en la muerte de Cristo, y por una buena razón, ¿Pero también le damos la misma importancia a su resurrección?
La resurrección de Jesús lo cambió todo. Nos cambió y cambió el mundo. Durante las próximas seis semanas, vamos a estudiar el impacto de la resurrección.
La resurrección nos cambió físicamente, ya que un día experimentaremos la resurrección de nuestros cuerpos físico…

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…