Ir al contenido principal

Introducción a Santiago - Descarga tus materiales


Cuando leemos el libro de Santiago en el Nuevo Testamento, estamos leyendo algo escrito por el medio hermano de Jesús. Que maravilloso leer algo escrito por un hombre que creció en la misma casa donde estuvo nuestro Señor.
Santiago no es nombrado como uno de los seguidores de Jesús, durante su ministerio en la tierra. Es más, no conocemos mucho sobre él, hasta su edad adulta. Quizás sea porque Santiago se convirtió después de la resurrección de Jesús. (Juan 7:3-5; Hechos 1:14).
¿Que conocemos de Santiago, el hermano de Jesús?  Él tuvo una posición de liderazgo importante en la iglesia (Gálatas 2:9) y por medio de la historia de la Iglesia, observamos que él fue parte del primer consejo de la Iglesia primitiva que fue creado para abordar algunas de las primeras herejías.  El oficial encarado fue Santiago, no Pedro o Pablo.
Santiago fue conocido por ser un hombre justo, un hombre que amaba la justicia. La historia nos dice, que sus rodillas se asimilaban a las rodillas de un camello, ya que pasaba mucho tiempo arrodillado en oración. Así que fue conocido como Santiago el justo o Santiago el honrado.

En algún momento alrededor del año 50 DC el Espíritu inspiró a este hermano de Jesús a escribir un libro. Como Santiago y Jesús procedían de la misma familia, casi se esperaba que su libro se escribiera como uno de los Evangelios, en el que cuenta historias sobre su hermano divino. Pero nunca dice: "y Jesús dijo ..." o "Jesús lo hizo ..." En cambio, su estilo de escritura se parece más a la literatura de sabiduría que se encuentra en el libro de Proverbios.

R.C. Sproul señala que Santiago escribe de manera similar a la forma en que Jesús enseñó, no en largas conferencias, sino en lecciones cortas. El libro de Santiago no es muy largo, pero él se las arregla para enseñar sobre una serie de temas diferentes. Como Jesús, él nos habla sobre el sufrimiento, el poder de la oración, la importancia de controlar nuestra lengua y el peligro de la riqueza.

Cuando comparamos los escritos de Pablo con los de Santiago, vemos que las escrituras de Pablo, 
aunque prácticas, se enfocan más en la "ortodoxia" (pensamiento correcto). Santiago, por otro lado, 
estaba más centrado en la "ortopraxia" (vida correcta). Su enfoque estaba en nuestros corazones y 
manos más que en nuestros corazones y mentes. Pero no malinterpretes a Santiago; tanto la teología 
como la piedad son importantes para una vida cristiana fuerte. De hecho, no puedes vivir correctamente 
si primero no piensas correctamente. La doctrina correcta, recibida por la fe, conduce a la devoción 
apropiada.
Debido al énfasis que hace Santiago en lo que hacemos, ha conllevado a muchos a malinterpretar este libro. Algunos lo leen, creyendo que pueden ganarse o mantener el amor y favor de Dios por medio de sus acciones. Eso es una herejía que puede alejar a las personas de la verdad del evangelio. Los creyentes que comienzan a leer a Santiago se encuentran con dos problemas potenciales: desconsuelo u orgullo. Si crees que Dios te acepta de acuerdo a tu conducta te puedes decepcionar fácilmente y, cuando fallas, desanimarte (y fallamos constantemente). Si no te desanimas con tus fallos, entonces te enfrentarás al orgullo cada vez que conquistes algo.
La manera apropiada de leer Santiago es con los lentes del evangelio. Sin ellos, el texto se sale de contexto completamente. Santiago es un retrato de la vida cristiana perfecta. Pero ninguna de nosotras es perfecta, ni una sola (Romanos 3:23).
Sin embargo, a cambio del desconsuelo cuando fallamos, debemos mirar a Jesús, quien llevo una vida perfecta de ejemplo para nosotros. Regocijémonos en Él porque nuestros pecados han sido perdonados. Y en lugar de ser orgullosas cuando obtenemos éxito en algo, seamos agradecidas por el trabajo que Cristo está haciendo en nosotras.

Santiago nos desafía no solo a hablar lo leído, sino a caminar ese camino. Y ahora que estudiaremos ese libro juntas, estaremos encontrando algunos puntos en los que nos quedamos cortas y debemos arrepentirnos, pero seremos animadas por la gracia sobreabundante de Cristo para con nosotras y seremos motivadas a vivir una vida santa por medio de Su poder y para Su Gloria. 

Recuerda que el 22 de Enero comenzamos 
¡¡Descarga tu guía aquí!!



Ama a Dios Grandemente y JóvenesADG

Comentarios

También te recomendamos leer:

Denuncia contra la corrupción

“Tú que te dices casa de Jacob. ¿Se ha acortado el Espíritu de Jehová? ¿Son estas sus obras? ¿No hacen mis palabras bien al que camina rectamente?” Miqueas 2:7
Recientemente me encontré con una clasificación estadística del 2018 sobre los países más corruptos en América latina*, es lamentable que la mayoría de los países en que vivimos tengan altos índices de corrupción debido a la incapacidad de los gobiernos en identificar y satisfacer las necesidades de la población. Existe una marcada falta de compromiso para encarar con osadía la lucha contra este mal. Pero nuestro contexto crítico del siglo XXI no dista mucho de la realidad de Miqueas en el año 750 a.C aproximadamente.
El discurso profético de Miqueas oriundo del pueblo de Moreset en Judá (Reino del sur) se extendió durante los reinados de Jotam (750 – 735) quien aunque hizo lo recto ante los ojos de Jehová, no quitó de Judá los lugares de sacrificio y adoración a los ídolos (2 Crónicas 27:1-9). Acaz (735 – 715) un rey perverso…

la pureza sexual comienza en la mente

Cuando hablamos de pureza es necesario evaluar nuestras relaciones, debemos hacer un autoexamen y observar qué relaciones nos favorecen y cuáles nos perjudican.
La Biblia nos dice en primera de Corintios 15:33 que:
“las malas conversaciones corrompen las buenas costumbres.”
Y para tener pureza debemos poner atención a las conversaciones que estamos teniendo con nuestras amigas, con nuestros compañeros, con conocidos y desconocidos, con mayor atención debemos revisar qué hablamos con nuestro novio o con el chico que nos gusta.
Hay veces que llevamos las conversaciones con nuestras amigas a un grado que no es digno de una hija de Dios, y esas pláticas terminan despertando deseos que pudiéramos haber evitado con sólo cerrar nuestra boca a tiempo.
Nuestras conversaciones nos impulsan a deseos que no podemos dominar. Es normal que cuando te juntas con amigas que hablan de Dios y Le aman, te sientas más espiritual, con paz en tu corazón y te den ganas de buscar más de Dios. Pero si con …

Amar Sin Corresponder

En estas semanas estudiando Oseas, nos hemos podido ver frente al espejo, frente a un espejo donde hemos podido ver cada imperfección que tenemos, han sido semanas donde hemos podido ver el amor doliente de un Dios todopoderoso que esta amando sin ser amado.
Es tan cruel amar sin ser correspondido y es cruel amar, también, cuando te son infiel. Así hemos podido ver a Dios, amando pese a que la otra persona no responda de la misma manera y aun así, Dios le pide a Israel que se arrepienta, que Él está dispuesto a perdonar y restaurar.
De la misma manera como Dios le pedía a Israel que le buscara, así nos pide a nosotras que le búsquenos, nos recuerda que en Él nuestro pecado queda olvidado si nos acercamos con un corazón arrepentido.
“Acerca de a Dios, y él se acercará a vosotros. Pecadores, limpiad las manos; Y vosotros los de doble ánimo, purificad vuestros corazones.” Santiago 4:8
Si en estos momentos, al verte en el espejo de la Palabra de Dios te estas dando cuenta que has actuado …

El amor de Dios

Quien sea sabio, que entienda estas cosas; Quienquiera que esté discerniendo, que los conozca; porque los caminos del Señor son rectos, y los rectos anden en ellos, pero los transgresores tropiezan en ellos. - Oseas 14: 9
Quiero ser una mujer sabia. Y sé que la única manera de ser sabio es a través de conocer y vivir la Palabra de Dios todos los días.

Tenemos que ser sabios y humildes para ver y aceptar nuestros pecados. Y tenemos que ser sabios y humildes para que la Palabra de Dios cambie nuestras vidas desde adentro hacia afuera. ¡El libro de Oseas nos brinda una gran oportunidad para arrepentirnos de cualquier pecado oculto que pueda haber en nuestros corazones y comenzar a vivir una vida piadosa que agrada a Dios a partir de hoy!

"La insensatez de Dios es más sabia que los hombres, y la debilidad de Dios es más fuerte que los hombres" (1 Corintios 1:25).

Este versículo cambió mi vida para siempre cuando me di cuenta de que era sabia en mi propio entendimiento, que era sabia…