Ir al contenido principal

Introducción a Santiago - Descarga tus materiales


Cuando leemos el libro de Santiago en el Nuevo Testamento, estamos leyendo algo escrito por el medio hermano de Jesús. Que maravilloso leer algo escrito por un hombre que creció en la misma casa donde estuvo nuestro Señor.
Santiago no es nombrado como uno de los seguidores de Jesús, durante su ministerio en la tierra. Es más, no conocemos mucho sobre él, hasta su edad adulta. Quizás sea porque Santiago se convirtió después de la resurrección de Jesús. (Juan 7:3-5; Hechos 1:14).
¿Que conocemos de Santiago, el hermano de Jesús?  Él tuvo una posición de liderazgo importante en la iglesia (Gálatas 2:9) y por medio de la historia de la Iglesia, observamos que él fue parte del primer consejo de la Iglesia primitiva que fue creado para abordar algunas de las primeras herejías.  El oficial encarado fue Santiago, no Pedro o Pablo.
Santiago fue conocido por ser un hombre justo, un hombre que amaba la justicia. La historia nos dice, que sus rodillas se asimilaban a las rodillas de un camello, ya que pasaba mucho tiempo arrodillado en oración. Así que fue conocido como Santiago el justo o Santiago el honrado.

En algún momento alrededor del año 50 DC el Espíritu inspiró a este hermano de Jesús a escribir un libro. Como Santiago y Jesús procedían de la misma familia, casi se esperaba que su libro se escribiera como uno de los Evangelios, en el que cuenta historias sobre su hermano divino. Pero nunca dice: "y Jesús dijo ..." o "Jesús lo hizo ..." En cambio, su estilo de escritura se parece más a la literatura de sabiduría que se encuentra en el libro de Proverbios.

R.C. Sproul señala que Santiago escribe de manera similar a la forma en que Jesús enseñó, no en largas conferencias, sino en lecciones cortas. El libro de Santiago no es muy largo, pero él se las arregla para enseñar sobre una serie de temas diferentes. Como Jesús, él nos habla sobre el sufrimiento, el poder de la oración, la importancia de controlar nuestra lengua y el peligro de la riqueza.

Cuando comparamos los escritos de Pablo con los de Santiago, vemos que las escrituras de Pablo, 
aunque prácticas, se enfocan más en la "ortodoxia" (pensamiento correcto). Santiago, por otro lado, 
estaba más centrado en la "ortopraxia" (vida correcta). Su enfoque estaba en nuestros corazones y 
manos más que en nuestros corazones y mentes. Pero no malinterpretes a Santiago; tanto la teología 
como la piedad son importantes para una vida cristiana fuerte. De hecho, no puedes vivir correctamente 
si primero no piensas correctamente. La doctrina correcta, recibida por la fe, conduce a la devoción 
apropiada.
Debido al énfasis que hace Santiago en lo que hacemos, ha conllevado a muchos a malinterpretar este libro. Algunos lo leen, creyendo que pueden ganarse o mantener el amor y favor de Dios por medio de sus acciones. Eso es una herejía que puede alejar a las personas de la verdad del evangelio. Los creyentes que comienzan a leer a Santiago se encuentran con dos problemas potenciales: desconsuelo u orgullo. Si crees que Dios te acepta de acuerdo a tu conducta te puedes decepcionar fácilmente y, cuando fallas, desanimarte (y fallamos constantemente). Si no te desanimas con tus fallos, entonces te enfrentarás al orgullo cada vez que conquistes algo.
La manera apropiada de leer Santiago es con los lentes del evangelio. Sin ellos, el texto se sale de contexto completamente. Santiago es un retrato de la vida cristiana perfecta. Pero ninguna de nosotras es perfecta, ni una sola (Romanos 3:23).
Sin embargo, a cambio del desconsuelo cuando fallamos, debemos mirar a Jesús, quien llevo una vida perfecta de ejemplo para nosotros. Regocijémonos en Él porque nuestros pecados han sido perdonados. Y en lugar de ser orgullosas cuando obtenemos éxito en algo, seamos agradecidas por el trabajo que Cristo está haciendo en nosotras.

Santiago nos desafía no solo a hablar lo leído, sino a caminar ese camino. Y ahora que estudiaremos ese libro juntas, estaremos encontrando algunos puntos en los que nos quedamos cortas y debemos arrepentirnos, pero seremos animadas por la gracia sobreabundante de Cristo para con nosotras y seremos motivadas a vivir una vida santa por medio de Su poder y para Su Gloria. 

Recuerda que el 22 de Enero comenzamos 
¡¡Descarga tu guía aquí!!



Ama a Dios Grandemente y JóvenesADG

Comentarios

También te recomendamos leer:

Haciendo lo correcto

Cuando éramos niñas y surgía un desacuerdo o pelea con nuestros hermanos o compañeros de escuela, tal vez por un juguete o porque “nos miraron mal”, etc., ¿recuerdas cual era tu reacción? y si alguien te empujaba, ¿tú también lo hacías? Yo viví muchas situaciones así; pero recuerdo una en especial; estando en la escuela primaria golpee a uno de mis compañeritos porque él había empujado a mi amiga y yo le hice lo mismo pero con más fuerza y además recuerdo que le di una patada en uno de sus pies, y como resultado de mis acciones recibí una severa llamada de atención en la dirección de la escuela, y mi respuesta fue: “el empujo a mi amiga y por eso lo hice”, lo cual era cierto, pero… sé que no justificaba mis acciones; más eso lo comprendí recién de grande: no debí cobrar el castigo por mi cuenta, y ahora al escribir esta anécdota me da cierta vergüenza y un poco de gracia. A muchos de mis compañeritos de primaria y secundaria no los he vuelto ver, y la verdad es que muchas veces quisie…

Creadas para adorar

“En quien vosotros también sois juntamente edificados para morada de Dios en el Espíritu”.  Efesios 2:22
La mujer Samaritana quiere saber dónde y cómo adorar, es una pregunta interesante la que le hace ella a Jesús, mostrando así su interés de querer tener una relación con Dios. Pero Jesús le contesta que ellos adoran a quien no saben, ahí es dónde nos damos cuenta de que por naturaleza nosotras adoramos (a veces si se sabe bien a que o quien y en ocasiones no).

Nosotras fuimos creadas para adorar porque ese vacío que hay en nuestro corazón Dios lo puso en cada una de nosotras para poder ser llenado sólo por Él.

Buscando el significado de Adorar encontré que “es amar en extremo” y también es rendir nuestra voluntad ante alguien, en este caso es rendirnos ante los pies de nuestro Salvador, Él cual ya ha pagado la cuenta por nosotras y nos anhela cada día para seguir Su obra en cada una. Así como la mujer samaritana, Dios anhela que cada día tengamos un encuentro con Él para que le ador…

LA PIEZA DE UN ROMPECABEZAS

Recuerdan la historia del “patito feo”. Así se sienten muchas personas que se consideran excluidas de un determinado grupo social, sin una razónque lo justifique o ya sea porque haya suficientes motivos que hagan que puedan hacer sentirse así. Algunas veces son situaciones relacionadas con nuestra apariencia, limitaciones físicas, económicas, con nuestras actitudes o la moral.

Sí de algo podemos estar seguras y sin conocer mucho de lo que había en el corazón de la mujer samaritana, es que seguramente se sentía excluida. Los ojos de un pueblo que le juzgaba por su estilo de vida y su conciencia que la hacía auto condenarse.

A todas nos gusta relacionarnos con amigas, buscamos pretextos para estar juntas,horarios que nos conecten físicamente o de manera virtual para estar en comunicación.

La mujer Samaritana de nuestra historia necesitaba hacer diariamente una tarea que era común para las mujeres de su pueblo y de su época. Sin embargo opuesto a las demás ella lo hacía solitaria, sin una a…

MANOS A LA OBRA

Cada vez que alguien debe ponerse a trabajar de manera inmediata o debe comenzar a poner en práctica algo de forma urgente, decimos: ¡Manos a la obra! Con esta expresión se quiere decir que no hay lugar para aplazamientos y que el momento de actuar es ahora.
Entonces la mujer dejó su cántaro, y fue a la ciudad, y dijo a los hombres San Juan 24:8
La mujer de Samaria, la protagonista de ésta maravillosa historia tuvo un encuentro inesperado en el pozo donde solía recoger agua, su vida no volvió a ser la misma desde ese encuentro, porque descubrió una gran verdad para su vida.
Había conocido a Jesús, había escuchado de su propia voz lo que él podía ofrecer a su vida. La necesidad de compartir con los demás y el gozo que le provocaba la oportunidad de una nueva vida era como para no quedarse callada, así queenseguida se puso “manos a la obra”.
Llama la atención del porque el evangelista quería dejarnos en el relato el hecho de que dejaba el cántaro, recordemos que el motivo por el cual ella ha…