Ir al contenido principal

sé una chica con una actitud vencedora



“Hermanos míos, tened por sumo gozo cuando os halléis en diversas pruebas, sabiendo que la prueba de vuestra fe produce paciencia. Mas tenga la paciencia su obra completa, para que seáis perfectos y cabales, sin que os falte cosa alguna.”
Santiago 1:2-4

Comenzando a leer Santiago nos encontramos inmediatamente con un desafío y es el de enfrentar nuestras pruebas con gozo.

¡Wau! ¡que desafío mas grande! Porque personalmente comencé luchando con varias pruebas este 2018 y enfrentarme con estos versículos ha sido todo un desafío para mí.

Si tu también comenzaste este año cara a cara con las pruebas hoy Dios nos dice cómo debe ser nuestro comportamiento, como podemos tener una actitud vencedora ante las dificultades de la vida.

Déjame decirte que no es nada fácil cumplir con el desafío de Santiago 1:2. Estar alegres al enfrentarse a las dificultades no es sencillo, pero es posible. Es posible con la ayuda de Dios, descansando en Él y entregándole nuestros problemas.

“Echa sobre Jehová tu carga, y él te sustentará”
Salmos 55:22

Enfrentar las pruebas con gozo es lo que produce paciencia, y debemos sentir alegría porque recuerda que estas del lado vencedor, aunque esto signifique humanamente perder; perder a un ser querido, perder una amistad, perder popularidad.

Tener gozo es una decisión, comienza en ti asumir esa actitud vencedora. Debemos recordar que es a través del sufrimiento que Dios perfecciona nuestra fe y también nos da una capacidad de resistencia extraordinaria cuando tenemos la actitud correcta y dejamos reposar sobre Él lo que nos aflige.

Con esta actitud vencedora logramos perfeccionar nuestra paciencia, porque recordemos que “la prueba de nuestra fe produce paciencia” (Santiago 1:3), la perfecciona dándonos la capacidad de avanzar con el dolor, de comenzar a dar pasos con propósito, caminar con perspectiva dentro de mi problema. El tener gozo, el asumir esta actitud vencedora me da una nueva visión de mi sufrimiento, de mi prueba y me deja avanzar con determinación, con un propósito fijo y concreto, con una mentalidad vencedora para salir delante de mi mal momento, para salir de esta prueba.

“Tener por sumo gozo” es una decisión y es la que tu y yo debemos tomar para salir victoriosas. Entrégale tus cargas a Dios y acepta este desafío para que tengas la victoria en las pruebas.


Anímate a dejar que la paciencia haga su obra completa en ti para que seas perfecta y completa sin que te falte nada, déjala actuar y aférrate a Dios.  









ACERCA DEL AUTOR




Andrea Donoso
Chilena radicada en Puebla, México. Feliz de servir al Señor y a las mujeres de su alrededor. Estudió teología básica en Palabra de Vida Argentina, actualmente continúa sus estudios a distancia en la universidad bautista de Lousiana, Puedes leer más de sus escritos en "Mujer a paso firme"

Comentarios

También te recomendamos leer:

Emanuel, Dios con nosotros – José

Echemos un vistazo hoy a la historia de José. José no sería el padre de Jesús aunque, como era el prometido de María, Jesús sería legalmente identificado como su hijo (Lucas 3:23; 4:22; Juan 1:45; 6:42). José no estaba en una posición fácil. Él era solo un hombre, algo que podemos ver por la manera en la que se comporta cuando se da cuenta de que María está embarazada. No quiere ponerla en una situación que pudiera avergonzarla y se dispone a dejarla sin llamar la atención. 

Por supuesto, el hombre que sería cabeza de hogar en el que Jesús iba a crecer, tenía que ser un buen hombre. Él no tenía ni idea de lo que había pasado. Solo sabía que María, su María, estaba embarazada y que él no era el padre. Aun así, no quería avergonzarla, lo que habla muy bien de él. 

Cuando estaba pensando en estas cosas, un ángel del Señor se le apareció en un sueño para calmar su corazón y decirle qué tenía que hacer. El ángel le explicó todo y José, un hombre fiel, creyó que María estaba esperando al Mesí…

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…

Una pacificadora más

El Premio Nobel de la Paz es uno de los cinco premiosque fueron instituidos por el inventorAlfred Nobel. Este premio se otorga "a la persona que haya trabajado más o mejor en favor de la fraternidad entre las naciones, la abolición o reducción de los ejércitosy la promoción de procesos de paz". Hemos admirado a éstas personalidades por hacer histórica pasando por alto que nosotras mismas en el reino de los cielos somos ya acreedoras de un gran galardón otorgado por Dios mismo.
Las bienaventuranzas recogen y perfeccionan las promesas de Dios desde el antiguo testamento ordenándolas al Reino de los cielos. Estas palabras de bien, responden al deseo de gozo que Dios ha puesto en el corazón del hombre, en este caso nuestro corazón.
Jesús pronunció las palabras citadas en Mateo 5:9
“Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios”.

Refiriéndose a una recompensa para quienes vivamos a través de ellas. Nada más y nada menos que ser llamadas sus hijas. La in…

¡Muy Dichosas!

Cada vez que leo estos pasajes que hablan acerca de las Bienaventuranzas siento como que me están tomando el pelo. Sentirme muy dichosa cuando suceden cosas que se salen por completo de mi confort parece ser una mala broma; pero definitivamente cada palabra que sale de la boca de Jesús tiene razón de ser.
Esta semana agregamos otra cualidad que debemos imitar en nuestro carácter; Mansedumbre. Pero, ¿de qué se trata esto realmente?
"Bienaventurados los mansos, porque ellos recibirán la tierra por heredad." Mateo 5:5
Bienaventurados los humildes, Bienaventurados los que se humillan a sí mismos para de servir a otros, Bienaventurados los que menguan su yo para que sea exaltado Cristo, Bienaventurados los que ponen la otra mejilla, Bienaventurados los que sacrifican lo que más aman en obediencia, Bienaventurados los que son obedientes, Bienaventurados… y podemos seguir profundizando y agregando a la lista. Déjame decirte que todas estas acciones, y las que Dios traiga a tu coraz…