Ir al contenido principal

sé una chica con una actitud vencedora



“Hermanos míos, tened por sumo gozo cuando os halléis en diversas pruebas, sabiendo que la prueba de vuestra fe produce paciencia. Mas tenga la paciencia su obra completa, para que seáis perfectos y cabales, sin que os falte cosa alguna.”
Santiago 1:2-4

Comenzando a leer Santiago nos encontramos inmediatamente con un desafío y es el de enfrentar nuestras pruebas con gozo.

¡Wau! ¡que desafío mas grande! Porque personalmente comencé luchando con varias pruebas este 2018 y enfrentarme con estos versículos ha sido todo un desafío para mí.

Si tu también comenzaste este año cara a cara con las pruebas hoy Dios nos dice cómo debe ser nuestro comportamiento, como podemos tener una actitud vencedora ante las dificultades de la vida.

Déjame decirte que no es nada fácil cumplir con el desafío de Santiago 1:2. Estar alegres al enfrentarse a las dificultades no es sencillo, pero es posible. Es posible con la ayuda de Dios, descansando en Él y entregándole nuestros problemas.

“Echa sobre Jehová tu carga, y él te sustentará”
Salmos 55:22

Enfrentar las pruebas con gozo es lo que produce paciencia, y debemos sentir alegría porque recuerda que estas del lado vencedor, aunque esto signifique humanamente perder; perder a un ser querido, perder una amistad, perder popularidad.

Tener gozo es una decisión, comienza en ti asumir esa actitud vencedora. Debemos recordar que es a través del sufrimiento que Dios perfecciona nuestra fe y también nos da una capacidad de resistencia extraordinaria cuando tenemos la actitud correcta y dejamos reposar sobre Él lo que nos aflige.

Con esta actitud vencedora logramos perfeccionar nuestra paciencia, porque recordemos que “la prueba de nuestra fe produce paciencia” (Santiago 1:3), la perfecciona dándonos la capacidad de avanzar con el dolor, de comenzar a dar pasos con propósito, caminar con perspectiva dentro de mi problema. El tener gozo, el asumir esta actitud vencedora me da una nueva visión de mi sufrimiento, de mi prueba y me deja avanzar con determinación, con un propósito fijo y concreto, con una mentalidad vencedora para salir delante de mi mal momento, para salir de esta prueba.

“Tener por sumo gozo” es una decisión y es la que tu y yo debemos tomar para salir victoriosas. Entrégale tus cargas a Dios y acepta este desafío para que tengas la victoria en las pruebas.


Anímate a dejar que la paciencia haga su obra completa en ti para que seas perfecta y completa sin que te falte nada, déjala actuar y aférrate a Dios.  









ACERCA DEL AUTOR




Andrea Donoso
Chilena radicada en Puebla, México. Feliz de servir al Señor y a las mujeres de su alrededor. Estudió teología básica en Palabra de Vida Argentina, actualmente continúa sus estudios a distancia en la universidad bautista de Lousiana, Puedes leer más de sus escritos en "Mujer a paso firme"

Comentarios

También te recomendamos leer:

Haciendo lo correcto

Cuando éramos niñas y surgía un desacuerdo o pelea con nuestros hermanos o compañeros de escuela, tal vez por un juguete o porque “nos miraron mal”, etc., ¿recuerdas cual era tu reacción? y si alguien te empujaba, ¿tú también lo hacías? Yo viví muchas situaciones así; pero recuerdo una en especial; estando en la escuela primaria golpee a uno de mis compañeritos porque él había empujado a mi amiga y yo le hice lo mismo pero con más fuerza y además recuerdo que le di una patada en uno de sus pies, y como resultado de mis acciones recibí una severa llamada de atención en la dirección de la escuela, y mi respuesta fue: “el empujo a mi amiga y por eso lo hice”, lo cual era cierto, pero… sé que no justificaba mis acciones; más eso lo comprendí recién de grande: no debí cobrar el castigo por mi cuenta, y ahora al escribir esta anécdota me da cierta vergüenza y un poco de gracia. A muchos de mis compañeritos de primaria y secundaria no los he vuelto ver, y la verdad es que muchas veces quisie…

¿Cuánta luz tienes?

¿Sabes cómo eran las lámparas en tiempos de Jesús? Eran tan pequeñas que caben en la palma de tu mano, tenía una pequeña mecha; donde se encendía y un espacio para un poco de aceite. Posiblemente eran las mismas que en los tiempos del Salmista. Así que, realmente ¿cuánto podían iluminar?
"Lámpara es a mis pies tu palabra, Y lumbrera a mi camino." Salmos 119:105
Ya puedes entender mejor este versículo, estas lámparas sólo iluminaba cada paso que daban, era como caminar en la penumbra; donde hay un poco de luz pero también hay más oscuridad.
Actualmente el mundo está así, hay personas que caminan en la oscuridad, hay personas que caminan en la penumbra y habemos otras que caminamos en la luz de la palabra. Pienso que las personas están como si estás lámparas aún existieran, van caminando con el poco de luz que tienen en su mano. Escuchan la palabra pero siguen bajo oscuridad.
...y ¿qué podemos hacer nosotras para ayudar?
…¡Compartir la verdad!
"...y conoceréis la verdad, y…

Creadas para adorar

“En quien vosotros también sois juntamente edificados para morada de Dios en el Espíritu”.  Efesios 2:22
La mujer Samaritana quiere saber dónde y cómo adorar, es una pregunta interesante la que le hace ella a Jesús, mostrando así su interés de querer tener una relación con Dios. Pero Jesús le contesta que ellos adoran a quien no saben, ahí es dónde nos damos cuenta de que por naturaleza nosotras adoramos (a veces si se sabe bien a que o quien y en ocasiones no).

Nosotras fuimos creadas para adorar porque ese vacío que hay en nuestro corazón Dios lo puso en cada una de nosotras para poder ser llenado sólo por Él.

Buscando el significado de Adorar encontré que “es amar en extremo” y también es rendir nuestra voluntad ante alguien, en este caso es rendirnos ante los pies de nuestro Salvador, Él cual ya ha pagado la cuenta por nosotras y nos anhela cada día para seguir Su obra en cada una. Así como la mujer samaritana, Dios anhela que cada día tengamos un encuentro con Él para que le ador…

Vulnerables ante Cristo - Descarga tus materiales

¿Qué harías si tus más íntimos secretos, aquello que realmente eres y que nadie sabe fueran descubiertos?
Cada vez que sales de casa repites toda una serie de acciones para estar lista, tu mente también lo hace, sin darte cuenta preparas máscaras invisibles y en ocasiones murallas que te protegen y te aíslan de las demás personas, insistes en mantenerte al margen de todos para evitar el dolor.
La Biblia nos cuenta nada más que una sola escena en la historia de una mujer, que siendo presa de sus secretos más íntimos moría lentamente. Aislada de la sociedad, hacía un sobre esfuerzo por mantener una vida normal, hasta que el Hijo de Dios se le cruzó en el camino.
En esta única conversación, donde sólo participan Cristo, ella y un cántaro vacío, los secretos más ocultos serán revelados por el poder de Dios. Ella no está obligada a continuar con esa incómoda situación, ella tiene la opción de regresar corriendo a casa y recomponer sus murallas para mantenerse a salvo, o tiene la opción de ha…