Ir al contenido principal

¿Dónde se fue el encanto del amor?


¡El oro ha perdido su lustre! ¡Se ha empañado el oro fino! ¡Regadas por las esquinas de las calles se han quedado las joyas sagradas!  
Lamentaciones 4:1 (NVI)

Jeremías en sus lamentaciones narra un panorama siniestro que él mismo vive en carne viva. Elegí una de sus frases para describir lo agudo del dolor por la pérdida de un amante.

El amor entre dos personas es como el oro, brilla cuanto más puro es; pero así como el oro, el amor también puede perder su exquisitez, ennegrecerse hasta tornarse desagradable por ser sombrío. El amor es una perla de gran precio, joya sagrada que si no se atesora puede rodar desde el corazón hasta parar en una esquina de la calle, sin valor. 

Terminar una relación es una de las experiencias más tristes del ser humano, sobre todo cuando aquel amor desbordó el corazón de ambos hasta sentir navegar por el infinito cielo, como si no existiera nada más. Es desgarrador poner punto final a momentos intensos y  maravillosos para tener que despertar a la realidad: que él ya no está, y que junto con él se fueron todas las estrellas del cielo.

¿Qué pasó? ¿Por qué el amor se pierde?

Es difícil decirlo, hay infinidad de causas por las que una relación se rompe, pero todo ese infinito de causales deviene en por lo menos dos verdades bíblicas que al revisarlas pueden transformar nuestro entendimiento y definitivamente llevarnos a la cruz de Cristo.

Un diseño diferente: “… varón y hembra los creó” Génesis 1:27

Dos personas semejantes pero diferentes entre sí, hombre y mujer, cada uno diseñados por Dios de manera única y exclusiva, lo que incluye anatomías diferentes (contextura ósea, musculatura, etc.), formas de pensamiento diferentes (racionales e intuitivos), roles y tareas diferentes (sostener y sustentar) dones y habilidades diferentes (fortaleza y delicadeza).

A eso súmale tu propia identidad que te diferencia del resto del mundo y de ese chico: tu historia de vida, personalidad, gustos e intereses, tus sueños y metas. Se trata de tu todo / yo coalicionando con otro todo / yo  completamente diferente a ti.

¡No es de extrañar entonces que se produzcan interferencias en la relación! Y quiero ser gráfica con esto: en una relación habrá siempre diferencias en el medio por trabajar y pulir, cuanto más los dos estén dispuestos a trabajar en tales desacuerdos, más unidos estarán, pero si no, no hay forma de llevar adelante una relación.  

 





 Todos somos pecadores: “…Por cuanto todos pecaron”.  Romanos 5:12

Vivimos en un mundo caído, continuamente tenemos que bucear en  deleites pantanosos que agradan al orgullo no esperemos lo contrario de nuestras relaciones, ellas también están infestadas de pecado. Aquí  se ponen en juego las constantes demandas del yo, el recibir antes de dar, cada uno demanda del otro, más afecto, comprensión y tiempo para satisfacción mía antes que el otro. ESO ES PECADO.

Cuando cada uno entra a la relación con demandas impuestas para llenar, créeme,  por más que fuerces al chico y pongas todo de sí, la relación no durará.

A menos que:

Ambos reconozcan que son pecadores y que necesitan acudir a la Cruz de Jesucristo, para reconciliarse con Dios y entender que sólo pueden ser satisfechos en ÉL. Y luego, estar dispuesto a aceptar el diseño de Dios para cada uno y en humildad servir al otro, entonces la relación estará en condiciones de germinar en un maduro amor.

¿Estás lidiando con una ruptura amorosa? Comienza por identificar la raíz del pecado en tu corazón y buscar la reconciliación con Dios. ¡Él te ama como ningún chico en el mundo y Él no te dejará como cualquier chico del mundo! Porque Él es Dios.    




ACERCA DEL AUTOR  

Angélica Jiménez

Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.




↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝

Comentarios

También te recomendamos leer:

Corazón humilde elogiado

'Bienaventurados los pobres en espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos. Bienaventurados los que lloran, porque ellos recibirán consolación. ' S. Mateo 5:3-4
Comenzamos la lectura con las primeras dos bienaventuranzas. Las enseñanzas de Jesús, quiero que comencemos dándole contexto a este momento.
Jesús comenzaba su ministerio, se había mudado a vivir en Capernaum zona costera, Juan el Bautista había sido preso y Él comenzó a pregonar que: el reino de los cielos se había acercado, que era tiempo de arrepentirse. También tomo a discípulos que eran pescadores locales.
Lo seguía una gran multitud, todos querían escucharlo enseñar, saber por qué llamaba al arrepentimiento, como era eso de que el reino de los cielos se había acercado. Verlo hacer milagros le daba señales a la multitud que era cierto esto que decía acerca del reino de Dios, sin lugar a duda, solo alguien que viniese de Dios podía sanar, sacar demonios y hablar con tanta autoridad. Todos querían tocarlo…

Haciendo lo correcto

Cuando éramos niñas y surgía un desacuerdo o pelea con nuestros hermanos o compañeros de escuela, tal vez por un juguete o porque “nos miraron mal”, etc., ¿recuerdas cual era tu reacción? y si alguien te empujaba, ¿tú también lo hacías? Yo viví muchas situaciones así; pero recuerdo una en especial; estando en la escuela primaria golpee a uno de mis compañeritos porque él había empujado a mi amiga y yo le hice lo mismo pero con más fuerza y además recuerdo que le di una patada en uno de sus pies, y como resultado de mis acciones recibí una severa llamada de atención en la dirección de la escuela, y mi respuesta fue: “el empujo a mi amiga y por eso lo hice”, lo cual era cierto, pero… sé que no justificaba mis acciones; más eso lo comprendí recién de grande: no debí cobrar el castigo por mi cuenta, y ahora al escribir esta anécdota me da cierta vergüenza y un poco de gracia. A muchos de mis compañeritos de primaria y secundaria no los he vuelto ver, y la verdad es que muchas veces quisie…

Verdadero descanso

Imagina por un momento: el cielo azul sin una sola nube, la arena cálida bajo tus pies, la brisa del mar rozando tus mejillas, el sonido de las olas golpeando contra las rocas, la sombra de una palmera sobre tu cara, el calor del sol sobre tu cuerpo… todo esto disfrutando de un rico ponche de frutas bien frío mientras contemplas el paisaje. ¿Cuántas no imaginamos así un descanso perfecto? Para mí, el ir a una playa siempre es sinónimo de descanso. ¿Pero has notado que cuando vamos de vacaciones usualmente volvemos más cansadas de lo que nos fuimos? Con más trabajo o estudio, más preocupaciones por retomar la rutina diaria y lo que dejamos para la vuelta, más agobiadas. 

Entonces me surge una pregunta ¿Cuál es el verdadero descanso? Jesús nos enseña con su propia vida de qué se trata realmente descansar.


“Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar.” Mateo 11:28
Jesús nos pide que vayamos a Él para experimentar un descanso verdadero. Esto significa cuerpo

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…