Ir al contenido principal

¿Dónde se fue el encanto del amor?


¡El oro ha perdido su lustre! ¡Se ha empañado el oro fino! ¡Regadas por las esquinas de las calles se han quedado las joyas sagradas!  
Lamentaciones 4:1 (NVI)

Jeremías en sus lamentaciones narra un panorama siniestro que él mismo vive en carne viva. Elegí una de sus frases para describir lo agudo del dolor por la pérdida de un amante.

El amor entre dos personas es como el oro, brilla cuanto más puro es; pero así como el oro, el amor también puede perder su exquisitez, ennegrecerse hasta tornarse desagradable por ser sombrío. El amor es una perla de gran precio, joya sagrada que si no se atesora puede rodar desde el corazón hasta parar en una esquina de la calle, sin valor. 

Terminar una relación es una de las experiencias más tristes del ser humano, sobre todo cuando aquel amor desbordó el corazón de ambos hasta sentir navegar por el infinito cielo, como si no existiera nada más. Es desgarrador poner punto final a momentos intensos y  maravillosos para tener que despertar a la realidad: que él ya no está, y que junto con él se fueron todas las estrellas del cielo.

¿Qué pasó? ¿Por qué el amor se pierde?

Es difícil decirlo, hay infinidad de causas por las que una relación se rompe, pero todo ese infinito de causales deviene en por lo menos dos verdades bíblicas que al revisarlas pueden transformar nuestro entendimiento y definitivamente llevarnos a la cruz de Cristo.

Un diseño diferente: “… varón y hembra los creó” Génesis 1:27

Dos personas semejantes pero diferentes entre sí, hombre y mujer, cada uno diseñados por Dios de manera única y exclusiva, lo que incluye anatomías diferentes (contextura ósea, musculatura, etc.), formas de pensamiento diferentes (racionales e intuitivos), roles y tareas diferentes (sostener y sustentar) dones y habilidades diferentes (fortaleza y delicadeza).

A eso súmale tu propia identidad que te diferencia del resto del mundo y de ese chico: tu historia de vida, personalidad, gustos e intereses, tus sueños y metas. Se trata de tu todo / yo coalicionando con otro todo / yo  completamente diferente a ti.

¡No es de extrañar entonces que se produzcan interferencias en la relación! Y quiero ser gráfica con esto: en una relación habrá siempre diferencias en el medio por trabajar y pulir, cuanto más los dos estén dispuestos a trabajar en tales desacuerdos, más unidos estarán, pero si no, no hay forma de llevar adelante una relación.  

 





 Todos somos pecadores: “…Por cuanto todos pecaron”.  Romanos 5:12

Vivimos en un mundo caído, continuamente tenemos que bucear en  deleites pantanosos que agradan al orgullo no esperemos lo contrario de nuestras relaciones, ellas también están infestadas de pecado. Aquí  se ponen en juego las constantes demandas del yo, el recibir antes de dar, cada uno demanda del otro, más afecto, comprensión y tiempo para satisfacción mía antes que el otro. ESO ES PECADO.

Cuando cada uno entra a la relación con demandas impuestas para llenar, créeme,  por más que fuerces al chico y pongas todo de sí, la relación no durará.

A menos que:

Ambos reconozcan que son pecadores y que necesitan acudir a la Cruz de Jesucristo, para reconciliarse con Dios y entender que sólo pueden ser satisfechos en ÉL. Y luego, estar dispuesto a aceptar el diseño de Dios para cada uno y en humildad servir al otro, entonces la relación estará en condiciones de germinar en un maduro amor.

¿Estás lidiando con una ruptura amorosa? Comienza por identificar la raíz del pecado en tu corazón y buscar la reconciliación con Dios. ¡Él te ama como ningún chico en el mundo y Él no te dejará como cualquier chico del mundo! Porque Él es Dios.    




ACERCA DEL AUTOR  

Angélica Jiménez

Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.




↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝

Comentarios

También te recomendamos leer:

Promesa cumplida

Este libro de Miqueas nos ha llevado en un relato entre el juicio contra Israel y las promesas de Dios que se repiten una y otra vez. Y es que, amada amiga; no hay nada que nos ubique en la realidad más que el juicio de Dios.
El primer juicio que podemos encontrar esta semana es el abandono de la tierra donde vivían y la falta de entendimiento acerca de Dios; todo esto a causa del pecado. Si recuerdas lo que hemos leído el pueblo estaba siguiendo el consejo de los profetas corrompidos, estaban adorando dioses falsos, tenían reyes y consejeros que seguían los malos pasos. Esto describe muy bien hoy al pueblo de Dios ¿no crees?, hay líderes corrompidos, adorando falsos dioses incluso dentro de la Iglesia, siguiendo falsos consejos. Y si eres observadora te darás cuenta que cada vez es más difícil encontrar y entender a Dios por la misma razón que nos describe Miqueas; el pecado.
"Mas ellos no conocieron los pensamientos de Jehová, ni entendieron su consejo; por lo cual los juntó c…

Amar Sin Corresponder

En estas semanas estudiando Oseas, nos hemos podido ver frente al espejo, frente a un espejo donde hemos podido ver cada imperfección que tenemos, han sido semanas donde hemos podido ver el amor doliente de un Dios todopoderoso que esta amando sin ser amado.
Es tan cruel amar sin ser correspondido y es cruel amar, también, cuando te son infiel. Así hemos podido ver a Dios, amando pese a que la otra persona no responda de la misma manera y aun así, Dios le pide a Israel que se arrepienta, que Él está dispuesto a perdonar y restaurar.
De la misma manera como Dios le pedía a Israel que le buscara, así nos pide a nosotras que le búsquenos, nos recuerda que en Él nuestro pecado queda olvidado si nos acercamos con un corazón arrepentido.
“Acerca de a Dios, y él se acercará a vosotros. Pecadores, limpiad las manos; Y vosotros los de doble ánimo, purificad vuestros corazones.” Santiago 4:8
Si en estos momentos, al verte en el espejo de la Palabra de Dios te estas dando cuenta que has actuado …

El amor de Dios

Quien sea sabio, que entienda estas cosas; Quienquiera que esté discerniendo, que los conozca; porque los caminos del Señor son rectos, y los rectos anden en ellos, pero los transgresores tropiezan en ellos. - Oseas 14: 9
Quiero ser una mujer sabia. Y sé que la única manera de ser sabio es a través de conocer y vivir la Palabra de Dios todos los días.

Tenemos que ser sabios y humildes para ver y aceptar nuestros pecados. Y tenemos que ser sabios y humildes para que la Palabra de Dios cambie nuestras vidas desde adentro hacia afuera. ¡El libro de Oseas nos brinda una gran oportunidad para arrepentirnos de cualquier pecado oculto que pueda haber en nuestros corazones y comenzar a vivir una vida piadosa que agrada a Dios a partir de hoy!

"La insensatez de Dios es más sabia que los hombres, y la debilidad de Dios es más fuerte que los hombres" (1 Corintios 1:25).

Este versículo cambió mi vida para siempre cuando me di cuenta de que era sabia en mi propio entendimiento, que era sabia…

Misericordia innegable

Durante tres semanas hemos estado viendo cómo Dios ha mostrado misericordia por Su pueblo infiel, infidelidad tras infidelidad. El Señor no ha cambiado, y Su amor ha permanecido inamovible.


¡Ay de ellos! porque se apartaron de mí; destrucción vendrá sobre ellos, porque contra mí se rebelaron; yo los redimí, y ellos hablaron mentiras contra mí. Y no clamaron a mí con su corazón cuando gritaban sobre sus camas; para el trigo y el mosto se congregaron, se rebelaron contra mí. Y aunque yo los enseñé y fortalecí sus brazos, contra mí pensaron mal. Volvieron, pero no al Altísimo; fueron como arco engañoso; cayeron sus príncipes a espada por la soberbia de su lengua; esto será su escarnio en la tierra de Egipto. Oseas 7:13-16

Israel se negó recurrir a Dios para pedir ayuda y no es fácil reconocerlo; pero, lamentablemente y sin dudar, me incluyo entre quienes adoptan la mala costumbre de acudir a Dios cuando nos encontramos en problemas, cuando los días se vuelven malos, cuando ciertas personas …