Ir al contenido principal

¿Dónde se fue el encanto del amor?


¡El oro ha perdido su lustre! ¡Se ha empañado el oro fino! ¡Regadas por las esquinas de las calles se han quedado las joyas sagradas!  
Lamentaciones 4:1 (NVI)

Jeremías en sus lamentaciones narra un panorama siniestro que él mismo vive en carne viva. Elegí una de sus frases para describir lo agudo del dolor por la pérdida de un amante.

El amor entre dos personas es como el oro, brilla cuanto más puro es; pero así como el oro, el amor también puede perder su exquisitez, ennegrecerse hasta tornarse desagradable por ser sombrío. El amor es una perla de gran precio, joya sagrada que si no se atesora puede rodar desde el corazón hasta parar en una esquina de la calle, sin valor. 

Terminar una relación es una de las experiencias más tristes del ser humano, sobre todo cuando aquel amor desbordó el corazón de ambos hasta sentir navegar por el infinito cielo, como si no existiera nada más. Es desgarrador poner punto final a momentos intensos y  maravillosos para tener que despertar a la realidad: que él ya no está, y que junto con él se fueron todas las estrellas del cielo.

¿Qué pasó? ¿Por qué el amor se pierde?

Es difícil decirlo, hay infinidad de causas por las que una relación se rompe, pero todo ese infinito de causales deviene en por lo menos dos verdades bíblicas que al revisarlas pueden transformar nuestro entendimiento y definitivamente llevarnos a la cruz de Cristo.

Un diseño diferente: “… varón y hembra los creó” Génesis 1:27

Dos personas semejantes pero diferentes entre sí, hombre y mujer, cada uno diseñados por Dios de manera única y exclusiva, lo que incluye anatomías diferentes (contextura ósea, musculatura, etc.), formas de pensamiento diferentes (racionales e intuitivos), roles y tareas diferentes (sostener y sustentar) dones y habilidades diferentes (fortaleza y delicadeza).

A eso súmale tu propia identidad que te diferencia del resto del mundo y de ese chico: tu historia de vida, personalidad, gustos e intereses, tus sueños y metas. Se trata de tu todo / yo coalicionando con otro todo / yo  completamente diferente a ti.

¡No es de extrañar entonces que se produzcan interferencias en la relación! Y quiero ser gráfica con esto: en una relación habrá siempre diferencias en el medio por trabajar y pulir, cuanto más los dos estén dispuestos a trabajar en tales desacuerdos, más unidos estarán, pero si no, no hay forma de llevar adelante una relación.  

 





 Todos somos pecadores: “…Por cuanto todos pecaron”.  Romanos 5:12

Vivimos en un mundo caído, continuamente tenemos que bucear en  deleites pantanosos que agradan al orgullo no esperemos lo contrario de nuestras relaciones, ellas también están infestadas de pecado. Aquí  se ponen en juego las constantes demandas del yo, el recibir antes de dar, cada uno demanda del otro, más afecto, comprensión y tiempo para satisfacción mía antes que el otro. ESO ES PECADO.

Cuando cada uno entra a la relación con demandas impuestas para llenar, créeme,  por más que fuerces al chico y pongas todo de sí, la relación no durará.

A menos que:

Ambos reconozcan que son pecadores y que necesitan acudir a la Cruz de Jesucristo, para reconciliarse con Dios y entender que sólo pueden ser satisfechos en ÉL. Y luego, estar dispuesto a aceptar el diseño de Dios para cada uno y en humildad servir al otro, entonces la relación estará en condiciones de germinar en un maduro amor.

¿Estás lidiando con una ruptura amorosa? Comienza por identificar la raíz del pecado en tu corazón y buscar la reconciliación con Dios. ¡Él te ama como ningún chico en el mundo y Él no te dejará como cualquier chico del mundo! Porque Él es Dios.    




ACERCA DEL AUTOR  

Angélica Jiménez

Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.




↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝

Comentarios

También te recomendamos leer:

Mi Legado

Queremos honrar la vida de nuestra amiga, líder y mentora Edurne Mencia. Por eso hoy compartimos contigo uno de sus inspiradores artículos en su blog  - El viaje de una mujer -   que nos habla directamente a este momento en el que lloramos su partida y nos regocijamos en su llegada al reino de nuestro Padre. Ella nos ha dejado un legado. Así que te pedimos que mientras lo lees, ores por su esposo y sus tres hijos.

💦💛💦💛💦💛
Un legado es todo aquello que pasa de padres a hijos.

 Como mamá, quiero que mis hijos afronten su vida en las mejores condiciones posibles, trabajando para dejarles cosas materiales.

Como mamá a la manera de Dios, es mi deber trabajar igual de duro (o más) para dejarles a mis hijos un legado espiritual.

Mi legado espiritual.

El impacto que mi vida tiene y va a tener no sólo sobre mis hijos, sino sobre las generaciones futuras después de ellos.

Hay cosas que nuestros hijos heredan de nosotras sobre las que no tenemos ningún tipo de control: la estatura, el colo…

Tus palabras importan

“Hay [Jovencitas] cuyas palabras son como golpes de espada; más la lengua de los sabios es medicina”. Proverbios 12:18
Nos encantan las reuniones de chicas, las pijamadas, asistir a las fiestas de 15 años de nuestras amigas y un sin número de reuniones grupales en las que podemos compartir cuchicheos de lo que se nos atraviese por la cabeza para terminar reventadas de risa, o muertas de asombro.
A menudo pensamos que las palabras van y vienen como cualquier hoja en otoño, o como la ropa que nos cambiamos a diario o, como la punta que le sacamos constantemente al lápiz. Las descomponemos en gramática, las combinamos en la clase de lengua y también las utilizamos para rellenar nuestro día con tal de que no sea tan vacío. Pero las palabras no pueden ser tratadas como las hojas de otoño, ni como la ropa que mandas a la lavadora y mucho menos puedes desecharlas sin importancia como la basurita del lápiz. ¿Soñaste alguna vez con tener un súper poder?Pues las palabras son poderosas. Cada vez q…

Viviendo una Fe inquebrantable

Estoy viendo una serie de televisión titulada “David, nace un Héroe”. No es casualidad puesto que empezó antes que este devocional, es una producción brasilera excelente. Ha sido sorprendente  ver en escena el momento en que David se enfrenta con el gigante Goliat, pero más sorprendente ha sido cómo este joven, sin la estatura de un guerrero de tomo y lomo, se presenta ante Saúl con una confianza tan determinante que convence al propio rey de que él es la persona que va a enfrentar al enemigo. Pero espera, esto no es todo. Lo que impacta mi corazón, es que David, siendo un pastor de ovejas, sin el entrenamiento de un hombre de guerra, sin tener la experiencia de haber estado en un campo de batalla, se enfrenta, se para ante el gigante y con una Fe Inquebrantable, lo desafía sin más ni menos, mostrando una confianza tremenda en el Dios de Israel, leamos: Tú vienes a mí con espada, lanza y jabalina, pero yo vengo a ti en el nombre del SEÑOR de los ejércitos, el Dios de los escuadrones d…

Permanecer en victoria

¿Conoces la lista de los 30 derechos humanos universales? Probablemente al igual que yo, No. Durante las últimas décadas, las distintas fundaciones por la protección de los derechos humanos los han ampliado y diferenciado en civiles, políticos, económicos, sociales y muchos otros, pero todos ellos tienen su origen en un documento surgido en la Europa de finales de los años cuarenta. Más que enfocarme en este tipo de derechos dictaminados por la sociedad quisiera que nos enfocáramos en los derechos que tenemos como ciudadanas del Reino de Dios. Ya que Dios nos ha dado el derecho de ser llamadas “sus hijas”.
“Más a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios”. Juan 1:2
Esto también genera un compromiso,ya que en toda relación padre e hija ambas partes deberán estar comprometidas de alguna manera el uno con el otro. Éste criterio no varía en nuestra relación con Dios a pesar que en éste caso Dios siempre lo hace,su fidelidad está …