Ir al contenido principal

vigila lo que dices


“Es cierto que todos cometemos muchos errores. Pues, si pudiéramos dominar la lengua, seríamos perfectos, capaces de controlarnos en todo sentido.”
Santiago 3:2 (NTV)

Totalmente ciertas son las comparaciones que hace Santiago acerca de la lengua en estos versículos, comparar la lengua con el timón de un barco me pareció genial, nunca había pensado en esto y a mi mente vino una imagen, la de un crucero y pensé ¡guau son tan grandes y llevan tanta gente adentro y un solo timón manejan todo eso!

La verdad Dios es tan preciso con Su Palabra y tan claro que si piensas en este ejemplo con detención te darás cuenta que cuando nosotras hablamos llevamos a muchas personas en nuestras palabras, a veces con algunas frases podemos pasar a lastimar a un ser querido, dar un comentario de lo que pensamos, sin antes calcular el alcance que podemos tener o a quien de los que nos están escuchando herimos es muy peligroso, hacer un comentario poco acertado de alguna situación que estamos viviendo puede llevar a los demás a millones de suposiciones equivocadas respecto a nosotras y pasar a llevar nuestro testimonio.

A veces solo una palabra que salga de nuestra boca pasa a llevar años de buen testimonio, y es así, la triste verdad es que cuesta tanto crear una buena reputación y cuesta tan poco destruirla que me llega a dolor de sólo pensarlo.

La biblia habla en varias ocasiones del poder que tienen las palabras y en el libro de Proverbios es nombra veinte veces, podríamos hacer todo un estudio dedicado a la lengua, pero hoy quiero dar un recorrido exprés de este tema.

El primer versículo en el libro de proverbios que habla sobre la lengua, es en el capitulo seis y está dentro de un contexto super especial y con el que tenemos que tener mucho cuidado, ahí en Proverbios, nos habla de las siete cosas que abomina Jehová.

 ¿y sabes cual es una de esas siete cosas que le causan repulsión a nuestro Dios? La lengua mentirosa, tu y yo sabemos que la mentira es un pecado y que cada vez que mentimos y somos pilladas en la mentira volvemos a mentir y cuando menos nos damos cuenta llevamos un cumulo de mentiras en nuestros hombros que ya ni sabemos distinguir entre lo que era cierto y lo falso de nuestras mentiras. Y es que mentir se vuelve un hábito que nos cuenta mucho erradicar de nuestras vidas, de nuestras bocas.

La mentira nos vuelve jóvenes poco creíbles y, por ende, poco confiables ¿Cómo podemos dar testimonio de nuestra fe si nos conocen por mentirosas?

Otra lengua que me llamó la atención es la lengua suelta, la que no controla lo que dice y que por lo general inventa chismes. ¿sabias que un chisme siempre es hablar de una persona en forma negativa? Debemos tener cuidado de no ser chismosas, de cuidar primero nuestro corazón porque de él nacen las cosas que salen de nuestras bocas.

cuidémonos de tener envidias y enojos con quienes nos rodean para que no salgan de nuestras bocas palabras que lastimen a los demás, pero que con el tiempo nos terminan lastimando mas a nosotras porque nos hacemos mujeres poco creíbles y en primer lugar mujeres que Dios no ama.

“El que guarda su boca y su lengua,
Su alma guarda de angustias”.
Proverbios 21:23

Hay una lengua que aparece en proverbios y es la clase de lengua a la que todas deberíamos aspirar a tener y es la lengua sabia y la Palabra de Dios nos da muchas características de como es esta clase de lengua dice que es como medicina para quien esta enfermo, como plata escogida, que de ella destila conocimiento, que es como adorno, es árbol de vida es apacible, da respuestas blandas, la Palabra de Dios sale de ella y que si sabemos utilizarla bien en un futuro daremos buenos frutos de ella.

Así que, como dice Santiago si somos capaces de controlar nuestras palabras seremos capaces de controlarnos en todo sentido, en nuestra vida personal, en nuestra relación con Dios y con los demás.

Que sea un desafío para nosotras esta semana controlar lo que decimos para que podamos comer de sus frutos en el futuro. 





ACERCA DEL AUTOR




Andrea Donoso
Chilena radicada en Puebla, México. Feliz de servir al Señor y a las mujeres de su alrededor. Estudió teología básica en Palabra de Vida Argentina, actualmente continúa sus estudios a distancia en la universidad bautista de Lousiana, Puedes leer más de sus escritos en "Mujer a paso firme"

Comentarios

También te recomendamos leer:

Dios te ama infinitamente

“Amados hijos míos, debemos amarnos unos a otros, porque el amor viene de Dios. Todo el que ama es hijo de Dios, y conoce a Dios.” 1 Juan 4: 7
Dios te ama, no es solo una frase que has escuchado o leído mucho, no son solo palabras que alguien te dice para hacerte sentir mejor.
Es algo más, va más allá de ser solo palabras. Es algo más profundo, Dios es efectivamente Dios ES amor y Su naturaleza es amarte.
El amor ES Dios y  aquel que ama es hijo de Dios y conoce a Dios, pero…  ¿qué es el amor?
Como aprendimos esta semana el amor: -No es envidioso -No busca lo suyo -No se enoja fácilmente -No juzga -No critica -Es paciente -Todo lo cree -Todo lo espera -

Con amor eterno te he amado

“Incluso antes de haber hecho el mundo, Dios nos amó y nos eligió en Cristo para que seamos santos e intachables a sus ojos” Efesios 1:4 (NTV)

Dios nos conoce desde antes de haber creado este mundo. Dios, mi querida amiga, nos amó mucho antes de que nosotras existiéramos.

A menudo trabajamos para ganarnos el amor de nuestras amigas. En ocasiones, también el de nuestros familiares, y si pensamos en el amor romántico, esperamos lograr que ese chico que nos gusta nos mire, para comenzar a ganarnos su amor. Si pensamos que así también debemos ganarnos el amor de Dios, es que nuestra mente no alcanza a comprender el verdadero amor, y esto sucede porque nuestro concepto de amor está totalmente distorsionado por el pecado.

Conocimos el amor cuando alguien nos lo manifestó primero. Cuando éramos pequeñas, nuestros padres nos cuidaban, nos protegían y demostraban su amor hacia nosotras cuando nos cargaban, abrazaban, consolaban e incluso cuando nos llenaban de besos y caricias.

Alguien nos most…

Ha resucitado - Descarga tus materiales

¡Él ha resucitado! ¡Él ha resucitado!
Hace dos mil años, la resurrección de Jesucristo cambió todo. Después de pasar tres días en la tumba, Jesús conquistó el pecado y la muerte y resucitó físicamente de la muerte.
Esto es más que una historia de la Escuela Dominical. Es el fundamento mismo de nuestra fe. En 1 Corintios 15:17, Pablo dice: “Y si Cristo no ha resucitado, su fe es inútil; todavía estás en tus pecados”.  Sin la resurrección, no tenemos fe, ni perdón de pecados, ni eternidad con Dios.
Al comenzar la temporada de Pascua, nos preparamos para celebrar la resurrección de Cristo. A menudo ponemos mucho énfasis en la muerte de Cristo, y por una buena razón, ¿Pero también le damos la misma importancia a su resurrección?
La resurrección de Jesús lo cambió todo. Nos cambió y cambió el mundo. Durante las próximas seis semanas, vamos a estudiar el impacto de la resurrección.
La resurrección nos cambió físicamente, ya que un día experimentaremos la resurrección de nuestros cuerpos físico…

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…