Ir al contenido principal

vigila lo que dices


“Es cierto que todos cometemos muchos errores. Pues, si pudiéramos dominar la lengua, seríamos perfectos, capaces de controlarnos en todo sentido.”
Santiago 3:2 (NTV)

Totalmente ciertas son las comparaciones que hace Santiago acerca de la lengua en estos versículos, comparar la lengua con el timón de un barco me pareció genial, nunca había pensado en esto y a mi mente vino una imagen, la de un crucero y pensé ¡guau son tan grandes y llevan tanta gente adentro y un solo timón manejan todo eso!

La verdad Dios es tan preciso con Su Palabra y tan claro que si piensas en este ejemplo con detención te darás cuenta que cuando nosotras hablamos llevamos a muchas personas en nuestras palabras, a veces con algunas frases podemos pasar a lastimar a un ser querido, dar un comentario de lo que pensamos, sin antes calcular el alcance que podemos tener o a quien de los que nos están escuchando herimos es muy peligroso, hacer un comentario poco acertado de alguna situación que estamos viviendo puede llevar a los demás a millones de suposiciones equivocadas respecto a nosotras y pasar a llevar nuestro testimonio.

A veces solo una palabra que salga de nuestra boca pasa a llevar años de buen testimonio, y es así, la triste verdad es que cuesta tanto crear una buena reputación y cuesta tan poco destruirla que me llega a dolor de sólo pensarlo.

La biblia habla en varias ocasiones del poder que tienen las palabras y en el libro de Proverbios es nombra veinte veces, podríamos hacer todo un estudio dedicado a la lengua, pero hoy quiero dar un recorrido exprés de este tema.

El primer versículo en el libro de proverbios que habla sobre la lengua, es en el capitulo seis y está dentro de un contexto super especial y con el que tenemos que tener mucho cuidado, ahí en Proverbios, nos habla de las siete cosas que abomina Jehová.

 ¿y sabes cual es una de esas siete cosas que le causan repulsión a nuestro Dios? La lengua mentirosa, tu y yo sabemos que la mentira es un pecado y que cada vez que mentimos y somos pilladas en la mentira volvemos a mentir y cuando menos nos damos cuenta llevamos un cumulo de mentiras en nuestros hombros que ya ni sabemos distinguir entre lo que era cierto y lo falso de nuestras mentiras. Y es que mentir se vuelve un hábito que nos cuenta mucho erradicar de nuestras vidas, de nuestras bocas.

La mentira nos vuelve jóvenes poco creíbles y, por ende, poco confiables ¿Cómo podemos dar testimonio de nuestra fe si nos conocen por mentirosas?

Otra lengua que me llamó la atención es la lengua suelta, la que no controla lo que dice y que por lo general inventa chismes. ¿sabias que un chisme siempre es hablar de una persona en forma negativa? Debemos tener cuidado de no ser chismosas, de cuidar primero nuestro corazón porque de él nacen las cosas que salen de nuestras bocas.

cuidémonos de tener envidias y enojos con quienes nos rodean para que no salgan de nuestras bocas palabras que lastimen a los demás, pero que con el tiempo nos terminan lastimando mas a nosotras porque nos hacemos mujeres poco creíbles y en primer lugar mujeres que Dios no ama.

“El que guarda su boca y su lengua,
Su alma guarda de angustias”.
Proverbios 21:23

Hay una lengua que aparece en proverbios y es la clase de lengua a la que todas deberíamos aspirar a tener y es la lengua sabia y la Palabra de Dios nos da muchas características de como es esta clase de lengua dice que es como medicina para quien esta enfermo, como plata escogida, que de ella destila conocimiento, que es como adorno, es árbol de vida es apacible, da respuestas blandas, la Palabra de Dios sale de ella y que si sabemos utilizarla bien en un futuro daremos buenos frutos de ella.

Así que, como dice Santiago si somos capaces de controlar nuestras palabras seremos capaces de controlarnos en todo sentido, en nuestra vida personal, en nuestra relación con Dios y con los demás.

Que sea un desafío para nosotras esta semana controlar lo que decimos para que podamos comer de sus frutos en el futuro. 





ACERCA DEL AUTOR




Andrea Donoso
Chilena radicada en Puebla, México. Feliz de servir al Señor y a las mujeres de su alrededor. Estudió teología básica en Palabra de Vida Argentina, actualmente continúa sus estudios a distancia en la universidad bautista de Lousiana, Puedes leer más de sus escritos en "Mujer a paso firme"

Comentarios

También te recomendamos leer:

A un paso de la victoria

En ésta primer semana de estudio, al leer cada día acerca de Josué y el pueblo de Israel al borde de la conquista de la tierra prometida, me transportaba tiempo atrás a los campamentos juveniles de mi congregación cuando dentro de las actividades grupales competíamos en “la búsqueda del tesoro”. Este juego trataba de ir en busca deun premio, siguiendo pistas, lineamientos e instrucciones que de seguirlos al pie de la letra nos llevarían a encontrarlo. 
Para Josué y el pueblo de Israel, la promesa que Dios les había hecho estaba por cumplirse y aunque esa tierra ya les pertenecía, era necesario que la conquistasen. Una noticia como ésta podría causar un poco de temor o incertidumbre sin embargo solo necesitaban estar atentos a la voz de Dios quien les daría las instrucciones para conseguirlo.

Podría parecer  que Dios quería hacerles difícil alcanzar la promesa sin embargo tenía un plan perfecto como lo tiene para nosotras. Dios quería que el pueblo aprendiera a obedecer mientras confiaba…

Descubre las intenciones de tu enemigo

“¿Quién podrá entender sus propios errores? Líbrame de los que me son ocultos”. Salmos 19:12
En la serie que estamos estudiando, nuestro héroe y líder Josué también se equivocó.
El texto bíblico con el que comenzamos, es una oración cantada de David, que profundamente le expresa a Dios la necesidad que tiene de ser librado de sí mismo, porque no hay ser humano sobre la faz de la tierra que pueda comprenderse a la perfección y dominar sus impulsos irracionales en sus propias fuerzas, No podemos confiarnos de nosotros mismos, porque en cualquier momento nuestro corazón puede fallar. Parece que esto fue lo que le pasó a Josué.
Fue tan sutilmente engañado, que su corazón se confió y tomó decisiones sin consultar a Dios. ¿Qué fue lo que sucedió? Recapitulemos rápidamente (Josué capítulo 9): Josué está en el centro de la voluntad de Dios en arenas de sus fieras conquistas, los Gabaonitas sabían que era cuestión de tiempo para que Israel fuera tras ellos, así que tramaron un astuto plan para sa…

Victoria en seguir las instrucciones

Rodearéis, pues, la ciudad todos los hombres de guerra, yendo alrededor de la ciudad una vez; y esto haréis durante seis días. Josué 6:3

¿Instrucciones?... esta semana vimos como hubo quien supo cumplir con instrucciones recibidas, aunque a decir verdad todos a lo largo de nuestra vida hemos recibido y recibimos diferentes instrucciones ya sean orales o escritas... pero ¿que es instrucción?

Segun la Real Academia Academia de la Lengua Española "instrucción" es el conjunto de reglas o advertencias para algún fin. Si estuviera ahora delante de ustedes y preguntara: ¡quien no ha recibido o no ha seguido instrucciones alguna vez que levante la mano!, y aunque no las tengo frente mio estoy segura que no habría ninguna mano levantada ¿cierto?
Josué y el pueblo de Israel estaban frente a Jericó y la ciudad se encontraba con las puertas bien cerradas (Josue 6:1). Jericó, debido a sus grandes y fortificadas murallas era considerada una ciudad poderosa y también con gran fuerza milit…

Caminar en victoria es caminar en paz

Josué capítulos 7 y 8.
Muchas veces pensamos que nadie se va a enterar de ese pecado que tenemos oculto, que mientras nos preocupemos de no publicar nada en las redes sociales estamos a salvo, si en casa evitamos en tema, no habrá manera que se enteren. Puede ser cualquier cosa que sabes que esta mal y que tu conciencia no te deja disfrutarlo en paz, desde el momento en que lo tienes que ocultar sabes que es algo que no está bien y de seguro es algo que a Dios no le agrada, puede ser un novio al que no puedes presentar a tu familia y prefieres mantener esa relación en el anonimato, o quizás algo que lleves en tu cuerpo que sabes que está mal o simplemente un sentimiento arraigado en tu interior del que nadie puede enterarse y sientes que debes pasarte la vida fingiendo.
Algo asi le paso a Acán, él tenía claro cuáles eran las instrucciones de Dios; ir y poseer la tierra, no tomar nada de allí, no podían sacar un botín de ese lugar porque Dios lo había declarado maldito, todo lo que …