Ir al contenido principal

vigila lo que dices


“Es cierto que todos cometemos muchos errores. Pues, si pudiéramos dominar la lengua, seríamos perfectos, capaces de controlarnos en todo sentido.”
Santiago 3:2 (NTV)

Totalmente ciertas son las comparaciones que hace Santiago acerca de la lengua en estos versículos, comparar la lengua con el timón de un barco me pareció genial, nunca había pensado en esto y a mi mente vino una imagen, la de un crucero y pensé ¡guau son tan grandes y llevan tanta gente adentro y un solo timón manejan todo eso!

La verdad Dios es tan preciso con Su Palabra y tan claro que si piensas en este ejemplo con detención te darás cuenta que cuando nosotras hablamos llevamos a muchas personas en nuestras palabras, a veces con algunas frases podemos pasar a lastimar a un ser querido, dar un comentario de lo que pensamos, sin antes calcular el alcance que podemos tener o a quien de los que nos están escuchando herimos es muy peligroso, hacer un comentario poco acertado de alguna situación que estamos viviendo puede llevar a los demás a millones de suposiciones equivocadas respecto a nosotras y pasar a llevar nuestro testimonio.

A veces solo una palabra que salga de nuestra boca pasa a llevar años de buen testimonio, y es así, la triste verdad es que cuesta tanto crear una buena reputación y cuesta tan poco destruirla que me llega a dolor de sólo pensarlo.

La biblia habla en varias ocasiones del poder que tienen las palabras y en el libro de Proverbios es nombra veinte veces, podríamos hacer todo un estudio dedicado a la lengua, pero hoy quiero dar un recorrido exprés de este tema.

El primer versículo en el libro de proverbios que habla sobre la lengua, es en el capitulo seis y está dentro de un contexto super especial y con el que tenemos que tener mucho cuidado, ahí en Proverbios, nos habla de las siete cosas que abomina Jehová.

 ¿y sabes cual es una de esas siete cosas que le causan repulsión a nuestro Dios? La lengua mentirosa, tu y yo sabemos que la mentira es un pecado y que cada vez que mentimos y somos pilladas en la mentira volvemos a mentir y cuando menos nos damos cuenta llevamos un cumulo de mentiras en nuestros hombros que ya ni sabemos distinguir entre lo que era cierto y lo falso de nuestras mentiras. Y es que mentir se vuelve un hábito que nos cuenta mucho erradicar de nuestras vidas, de nuestras bocas.

La mentira nos vuelve jóvenes poco creíbles y, por ende, poco confiables ¿Cómo podemos dar testimonio de nuestra fe si nos conocen por mentirosas?

Otra lengua que me llamó la atención es la lengua suelta, la que no controla lo que dice y que por lo general inventa chismes. ¿sabias que un chisme siempre es hablar de una persona en forma negativa? Debemos tener cuidado de no ser chismosas, de cuidar primero nuestro corazón porque de él nacen las cosas que salen de nuestras bocas.

cuidémonos de tener envidias y enojos con quienes nos rodean para que no salgan de nuestras bocas palabras que lastimen a los demás, pero que con el tiempo nos terminan lastimando mas a nosotras porque nos hacemos mujeres poco creíbles y en primer lugar mujeres que Dios no ama.

“El que guarda su boca y su lengua,
Su alma guarda de angustias”.
Proverbios 21:23

Hay una lengua que aparece en proverbios y es la clase de lengua a la que todas deberíamos aspirar a tener y es la lengua sabia y la Palabra de Dios nos da muchas características de como es esta clase de lengua dice que es como medicina para quien esta enfermo, como plata escogida, que de ella destila conocimiento, que es como adorno, es árbol de vida es apacible, da respuestas blandas, la Palabra de Dios sale de ella y que si sabemos utilizarla bien en un futuro daremos buenos frutos de ella.

Así que, como dice Santiago si somos capaces de controlar nuestras palabras seremos capaces de controlarnos en todo sentido, en nuestra vida personal, en nuestra relación con Dios y con los demás.

Que sea un desafío para nosotras esta semana controlar lo que decimos para que podamos comer de sus frutos en el futuro. 





ACERCA DEL AUTOR




Andrea Donoso
Chilena radicada en Puebla, México. Feliz de servir al Señor y a las mujeres de su alrededor. Estudió teología básica en Palabra de Vida Argentina, actualmente continúa sus estudios a distancia en la universidad bautista de Lousiana, Puedes leer más de sus escritos en "Mujer a paso firme"

Comentarios

También te recomendamos leer:

Corazón humilde elogiado

'Bienaventurados los pobres en espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos. Bienaventurados los que lloran, porque ellos recibirán consolación. ' S. Mateo 5:3-4
Comenzamos la lectura con las primeras dos bienaventuranzas. Las enseñanzas de Jesús, quiero que comencemos dándole contexto a este momento.
Jesús comenzaba su ministerio, se había mudado a vivir en Capernaum zona costera, Juan el Bautista había sido preso y Él comenzó a pregonar que: el reino de los cielos se había acercado, que era tiempo de arrepentirse. También tomo a discípulos que eran pescadores locales.
Lo seguía una gran multitud, todos querían escucharlo enseñar, saber por qué llamaba al arrepentimiento, como era eso de que el reino de los cielos se había acercado. Verlo hacer milagros le daba señales a la multitud que era cierto esto que decía acerca del reino de Dios, sin lugar a duda, solo alguien que viniese de Dios podía sanar, sacar demonios y hablar con tanta autoridad. Todos querían tocarlo…

Haciendo lo correcto

Cuando éramos niñas y surgía un desacuerdo o pelea con nuestros hermanos o compañeros de escuela, tal vez por un juguete o porque “nos miraron mal”, etc., ¿recuerdas cual era tu reacción? y si alguien te empujaba, ¿tú también lo hacías? Yo viví muchas situaciones así; pero recuerdo una en especial; estando en la escuela primaria golpee a uno de mis compañeritos porque él había empujado a mi amiga y yo le hice lo mismo pero con más fuerza y además recuerdo que le di una patada en uno de sus pies, y como resultado de mis acciones recibí una severa llamada de atención en la dirección de la escuela, y mi respuesta fue: “el empujo a mi amiga y por eso lo hice”, lo cual era cierto, pero… sé que no justificaba mis acciones; más eso lo comprendí recién de grande: no debí cobrar el castigo por mi cuenta, y ahora al escribir esta anécdota me da cierta vergüenza y un poco de gracia. A muchos de mis compañeritos de primaria y secundaria no los he vuelto ver, y la verdad es que muchas veces quisie…

Verdadero descanso

Imagina por un momento: el cielo azul sin una sola nube, la arena cálida bajo tus pies, la brisa del mar rozando tus mejillas, el sonido de las olas golpeando contra las rocas, la sombra de una palmera sobre tu cara, el calor del sol sobre tu cuerpo… todo esto disfrutando de un rico ponche de frutas bien frío mientras contemplas el paisaje. ¿Cuántas no imaginamos así un descanso perfecto? Para mí, el ir a una playa siempre es sinónimo de descanso. ¿Pero has notado que cuando vamos de vacaciones usualmente volvemos más cansadas de lo que nos fuimos? Con más trabajo o estudio, más preocupaciones por retomar la rutina diaria y lo que dejamos para la vuelta, más agobiadas. 

Entonces me surge una pregunta ¿Cuál es el verdadero descanso? Jesús nos enseña con su propia vida de qué se trata realmente descansar.


“Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar.” Mateo 11:28
Jesús nos pide que vayamos a Él para experimentar un descanso verdadero. Esto significa cuerpo

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…