Ir al contenido principal

la verdadera sabiduría



Estudiando el capitulo 3 de Santiago, aún no puedo creer que se haya escrito en el año 49 d.C., pienso que acabó de llegarme la notificación de un correo que dice De: Santiago, hermano de Jesús. Asunto: Poner al descubierto las prácticas hipócritas y enseñar una conducta cristiana del siglo 21. Es por algo que la palabra de Dios es VIVA y EFICAZ y más cortante que una espada de doble filo porque éste asunto nos compete a todos los cristianos, ahora mismo.

Santiago en este correo me pregunta … ¿Cómo me mostrarás tu fe si no haces buenas acciones? (2:18) y para responder esa pregunta quiero que leamos juntas el pasaje de hoy que se encuentra en Santiago 3: 13-18 y puedas contar ¿Cuántas veces este pasaje hace referencia a la sabiduría? Si, 5 veces en 5 versículos.

En una encontramos todo tipo de males:

"Pero si tenéis celos amargos y ambición personal en vuestro corazón, no seáis arrogantes y así mintáis contra la verdad. Esta sabiduría no es la que viene de lo alto, sino que es terrenal, natural, diabólica."

Estas características están en nuestro engañoso corazón, ahí donde nadie ve, ¿Quién sabe lo envidiosa que eres? Solo Dios y vos (y si le cuentas a alguna amiga). ¿Quién puede verte a lo lejos y decir ¡esa chica está llena de celos amargos!? Nadie. Nadie puede ver cuánto deseas aquello que tiene la  otra. Nadie, están en nuestro corazón.

Nos desviamos desde nuestro corazón hasta que llegue a toda nuestra manera de actuar. El nos llama a que amemos a nuestro prójimo, pero al contrario de eso en vez de desear el bien del otro, deseamos el nuestro, antes de buscar relacionarnos con las personas, nos separamos de ella, en vez de producir paz, creamos rencillas y peleas entre nuestras amigas o hermanas.

Existen personas que tienen una mente brillante y una lengua muy hábil, pero a pesar de eso, en cualquier compañía (personal o en grupo) sus reacciones o comentarios causan problemas y estorban.

Pensemos esto: Dios siempre nos mostró dos caminos. Es difícil condenar, pero Santiago lo hace, y la primera sabiduría es mundana y demoniaca.

Pero ¿en esta otra?

"La sabiduría que proviene del cielo es, ante todo, pura y también ama la paz; siempre es amable y dispuesta a ceder ante los demás. Está llena de compasión y del fruto de buenas acciones. No muestra favoritismo y siempre es sincera."

Por encima de los versículos que sepas de memoria, o cuántos libros hayas leído en tus años de cristiana, si todavía la mayoría de estas virtudes no son reales en tu vida, lamentablemente tienes sabiduría terrenal y necesitas (con urgencia) conocer al único Sabio Dios quién cuando lo acusaban e iba llevando su cruz no habló, sino que se mostró puro porque vivió una vida santa, murió para que tengamos paz con nuestro Creador, fue pacificador pero murió de la manera más torturadora, y sabiendo que iba a ser entregado por Judas y negado por Pedro, igual fue amable y compartió la mesa con ellos partiendo el pan y sirviendo el vino.  Estuvo dispuesto a dejar su trono por nosotros y está lleno de compasión por eso podemos estar conociendo las maravillas de su sabiduría a través de Su palabra. Nunca mostró favoritismo, sino que todos somos iguales delante de Él. Siempre fue sincero, no ocultó nuestros pecados, sino que conoce cada pecado oculto en nuestro corazón y aún así tuvo compasión de nosotras.

Mi querida lectora ¿Cómo me mostrarás tu fe si no haces buenas acciones? (Santiago 2:18) Que la pureza, la paz, la bondad, la docilidad y la misericordia se vean en todas nuestras acciones, y que los frutos de la justicia abunden en nuestra vida, probando que Dios nos ha otorgado excelente don y nos ha mostrado a su Hijo quién no vino a esta tierra a mostrar cuan sabio era en palabras (que de hecho lo fue, es y seguirá siendo) sino que vivió como ningún rey, ni el más sabio pudo. En santidad y humildad, corramos a Él y pidamos su sabiduría (Santiago 1:5) la única que necesitamos y debemos anhelar.






ACERCA DEL AUTOR




Antonella Azuaga
Tiene 21 años y sirve al Señor a través de Mujer Virtuosa, escribe para llevar las buenas noticias a los quebrantados y afligidos. Es parte la congregación más que vencedores, vive en Paraguay junto con su familia, quienes también apoyan la familia de Ama a Dios Grandemente.

Comentarios

También te recomendamos leer:

Hablar o callar

Hace unos días leí una frase que decía: “dile a las personas lo hermoso que ves en ellas. No para que te amen, sino para que se amen”. ¿Crees que es importante escuchar que alguien te recuerde lo bella que eres, que alguien te diga, eres valiente, inteligente, “tu puedes hacerlo”, etc.? A mí me anima mucho escucharlo y decirlo también. Pero aun para hablar de lo hermoso que vemos en los demás, tenemos que ser muy sabias y que nuestras palabras sean realmente sinceras de lo contrario se convertirían en mentiras hipócritas. ¡Querida! La verdad es que no siempre hablamos palabras alentadoras a los demás, muchas veces utilizamos nuestra lengua para ridiculizar, subestimar o difamar a otra persona.
Más yo os digo que de toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio. Porque por tus palabras serás justificado, y por tus palabras serás condenado. Mateo 12:36-37
La palabra que más llamó mi atención en los pasajes leídos fue la palabra “ociosa” así que me puse…

¿Piensas tú y Dios lo mismo acerca de ti?

Las palabras que te dices a ti misma son de mucha importancia, porque esas palabras que se repiten en tu interior crean un concepto que muchas veces no te identifica.
Pensar adecuadamente de ti misma es de suma importancia, porque ayuda a valorarte, amarte y no cree filosofías de este mundo que dicen mentiras sobre la mujer. Pensar correctamente de quien eres, la importancia y el valor que posees es de suma importancia para relacionarte correctamente con quienes te rodean, para crear lazos emocionales sanos y poder avanzar en esta vida sin ser herida o lastimada, sin ser pasada a llevar.
La única manera de tener un concepto correcto de sobre quien eres es buscando a Dios, poniéndolo en el centro de tu vida y creyendo lo que dice la Persona que te creó sobre ti. Porque Dios tiene un concepto hermoso de quien eres y quiere que saques de tu mente todas aquellas palabras negativas que crees de ti.
Las palabras que se repiten en tu cabeza sobre “no poder” "no ser capaz” y “no tener…

Tus palabras importan

“Hay [Jovencitas] cuyas palabras son como golpes de espada; más la lengua de los sabios es medicina”. Proverbios 12:18
Nos encantan las reuniones de chicas, las pijamadas, asistir a las fiestas de 15 años de nuestras amigas y un sin número de reuniones grupales en las que podemos compartir cuchicheos de lo que se nos atraviese por la cabeza para terminar reventadas de risa, o muertas de asombro.
A menudo pensamos que las palabras van y vienen como cualquier hoja en otoño, o como la ropa que nos cambiamos a diario o, como la punta que le sacamos constantemente al lápiz. Las descomponemos en gramática, las combinamos en la clase de lengua y también las utilizamos para rellenar nuestro día con tal de que no sea tan vacío. Pero las palabras no pueden ser tratadas como las hojas de otoño, ni como la ropa que mandas a la lavadora y mucho menos puedes desecharlas sin importancia como la basurita del lápiz. ¿Soñaste alguna vez con tener un súper poder?Pues las palabras son poderosas. Cada vez q…

Buenas Palabras

¿Sabías que las mujeres hablamos 27.000 palabras a día mientras que los hombres 10000? ¡Lo sé! Hablamos demasiado, sino que lo diga mi esposo. ¿Te pasa que te piden que te calles? Pero realmente me pregunto ¿Cuáles de esas 27 mil palabras que hablamos son correctas, a tiempo? ¿Cuándo entendemos que debemos callarnos? Por palabras hay miles de millones de palabras, hay palabras de oración, gratitud y alabanza; hay palabras de animo; palabras suaves; palabras que incitan el odio y el enojo; etc.
Hablemos de las palabras que expresan oración. Cuando buscamos en la Biblia podemos aprender de Abraham que nunca dejó de confiar en Dios y lo expresó en cada una de sus oraciones. Podemos ver a Isaac que oró por Rebeca. Podemos ver a Ezequías que clama a Dios en oración por su vida. Podemos ver a Jesús orando antes de tomar todas las decisiones de su vida. Podemos ver a Pedro orando por milagros. ¿Ves lo que está pasando aquí? Nuestras oraciones también cuentan más de lo que piensas, podemos …