Ir al contenido principal

la verdadera sabiduría



Estudiando el capitulo 3 de Santiago, aún no puedo creer que se haya escrito en el año 49 d.C., pienso que acabó de llegarme la notificación de un correo que dice De: Santiago, hermano de Jesús. Asunto: Poner al descubierto las prácticas hipócritas y enseñar una conducta cristiana del siglo 21. Es por algo que la palabra de Dios es VIVA y EFICAZ y más cortante que una espada de doble filo porque éste asunto nos compete a todos los cristianos, ahora mismo.

Santiago en este correo me pregunta … ¿Cómo me mostrarás tu fe si no haces buenas acciones? (2:18) y para responder esa pregunta quiero que leamos juntas el pasaje de hoy que se encuentra en Santiago 3: 13-18 y puedas contar ¿Cuántas veces este pasaje hace referencia a la sabiduría? Si, 5 veces en 5 versículos.

En una encontramos todo tipo de males:

"Pero si tenéis celos amargos y ambición personal en vuestro corazón, no seáis arrogantes y así mintáis contra la verdad. Esta sabiduría no es la que viene de lo alto, sino que es terrenal, natural, diabólica."

Estas características están en nuestro engañoso corazón, ahí donde nadie ve, ¿Quién sabe lo envidiosa que eres? Solo Dios y vos (y si le cuentas a alguna amiga). ¿Quién puede verte a lo lejos y decir ¡esa chica está llena de celos amargos!? Nadie. Nadie puede ver cuánto deseas aquello que tiene la  otra. Nadie, están en nuestro corazón.

Nos desviamos desde nuestro corazón hasta que llegue a toda nuestra manera de actuar. El nos llama a que amemos a nuestro prójimo, pero al contrario de eso en vez de desear el bien del otro, deseamos el nuestro, antes de buscar relacionarnos con las personas, nos separamos de ella, en vez de producir paz, creamos rencillas y peleas entre nuestras amigas o hermanas.

Existen personas que tienen una mente brillante y una lengua muy hábil, pero a pesar de eso, en cualquier compañía (personal o en grupo) sus reacciones o comentarios causan problemas y estorban.

Pensemos esto: Dios siempre nos mostró dos caminos. Es difícil condenar, pero Santiago lo hace, y la primera sabiduría es mundana y demoniaca.

Pero ¿en esta otra?

"La sabiduría que proviene del cielo es, ante todo, pura y también ama la paz; siempre es amable y dispuesta a ceder ante los demás. Está llena de compasión y del fruto de buenas acciones. No muestra favoritismo y siempre es sincera."

Por encima de los versículos que sepas de memoria, o cuántos libros hayas leído en tus años de cristiana, si todavía la mayoría de estas virtudes no son reales en tu vida, lamentablemente tienes sabiduría terrenal y necesitas (con urgencia) conocer al único Sabio Dios quién cuando lo acusaban e iba llevando su cruz no habló, sino que se mostró puro porque vivió una vida santa, murió para que tengamos paz con nuestro Creador, fue pacificador pero murió de la manera más torturadora, y sabiendo que iba a ser entregado por Judas y negado por Pedro, igual fue amable y compartió la mesa con ellos partiendo el pan y sirviendo el vino.  Estuvo dispuesto a dejar su trono por nosotros y está lleno de compasión por eso podemos estar conociendo las maravillas de su sabiduría a través de Su palabra. Nunca mostró favoritismo, sino que todos somos iguales delante de Él. Siempre fue sincero, no ocultó nuestros pecados, sino que conoce cada pecado oculto en nuestro corazón y aún así tuvo compasión de nosotras.

Mi querida lectora ¿Cómo me mostrarás tu fe si no haces buenas acciones? (Santiago 2:18) Que la pureza, la paz, la bondad, la docilidad y la misericordia se vean en todas nuestras acciones, y que los frutos de la justicia abunden en nuestra vida, probando que Dios nos ha otorgado excelente don y nos ha mostrado a su Hijo quién no vino a esta tierra a mostrar cuan sabio era en palabras (que de hecho lo fue, es y seguirá siendo) sino que vivió como ningún rey, ni el más sabio pudo. En santidad y humildad, corramos a Él y pidamos su sabiduría (Santiago 1:5) la única que necesitamos y debemos anhelar.






ACERCA DEL AUTOR




Antonella Azuaga
Tiene 21 años y sirve al Señor a través de Mujer Virtuosa, escribe para llevar las buenas noticias a los quebrantados y afligidos. Es parte la congregación más que vencedores, vive en Paraguay junto con su familia, quienes también apoyan la familia de Ama a Dios Grandemente.

Comentarios

También te recomendamos leer:

Dios te ama infinitamente

“Amados hijos míos, debemos amarnos unos a otros, porque el amor viene de Dios. Todo el que ama es hijo de Dios, y conoce a Dios.” 1 Juan 4: 7
Dios te ama, no es solo una frase que has escuchado o leído mucho, no son solo palabras que alguien te dice para hacerte sentir mejor.
Es algo más, va más allá de ser solo palabras. Es algo más profundo, Dios es efectivamente Dios ES amor y Su naturaleza es amarte.
El amor ES Dios y  aquel que ama es hijo de Dios y conoce a Dios, pero…  ¿qué es el amor?
Como aprendimos esta semana el amor: -No es envidioso -No busca lo suyo -No se enoja fácilmente -No juzga -No critica -Es paciente -Todo lo cree -Todo lo espera -

Con amor eterno te he amado

“Incluso antes de haber hecho el mundo, Dios nos amó y nos eligió en Cristo para que seamos santos e intachables a sus ojos” Efesios 1:4 (NTV)

Dios nos conoce desde antes de haber creado este mundo. Dios, mi querida amiga, nos amó mucho antes de que nosotras existiéramos.

A menudo trabajamos para ganarnos el amor de nuestras amigas. En ocasiones, también el de nuestros familiares, y si pensamos en el amor romántico, esperamos lograr que ese chico que nos gusta nos mire, para comenzar a ganarnos su amor. Si pensamos que así también debemos ganarnos el amor de Dios, es que nuestra mente no alcanza a comprender el verdadero amor, y esto sucede porque nuestro concepto de amor está totalmente distorsionado por el pecado.

Conocimos el amor cuando alguien nos lo manifestó primero. Cuando éramos pequeñas, nuestros padres nos cuidaban, nos protegían y demostraban su amor hacia nosotras cuando nos cargaban, abrazaban, consolaban e incluso cuando nos llenaban de besos y caricias.

Alguien nos most…

Ha resucitado - Descarga tus materiales

¡Él ha resucitado! ¡Él ha resucitado!
Hace dos mil años, la resurrección de Jesucristo cambió todo. Después de pasar tres días en la tumba, Jesús conquistó el pecado y la muerte y resucitó físicamente de la muerte.
Esto es más que una historia de la Escuela Dominical. Es el fundamento mismo de nuestra fe. En 1 Corintios 15:17, Pablo dice: “Y si Cristo no ha resucitado, su fe es inútil; todavía estás en tus pecados”.  Sin la resurrección, no tenemos fe, ni perdón de pecados, ni eternidad con Dios.
Al comenzar la temporada de Pascua, nos preparamos para celebrar la resurrección de Cristo. A menudo ponemos mucho énfasis en la muerte de Cristo, y por una buena razón, ¿Pero también le damos la misma importancia a su resurrección?
La resurrección de Jesús lo cambió todo. Nos cambió y cambió el mundo. Durante las próximas seis semanas, vamos a estudiar el impacto de la resurrección.
La resurrección nos cambió físicamente, ya que un día experimentaremos la resurrección de nuestros cuerpos físico…

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…