Ir al contenido principal

Lágrimas que lloran la muerte del amor


“El corazón contento alegra el rostro; el corazón quebrantado destruye el espíritu”.
Prov. 15:13 (NVI)

Lo amaste, en verdad lo amaste.  Se nota, porque mientras miras su foto todavía en el espejo de tu alcoba, lágrimas humedecen tus mejillas.

Te duele, en verdad te duele. Se nota, porque aunque vives, te has perdido en el lúgubre recuerdo del ayer…

¿Cuánto tiempo has llorado por ese chico? Ya pasaron meses o años quizá y todavía sientes que no lo puedes superar.  Romper una relación es ser testigos presenciales de la muerte del amor y eso es devastador.

 La ruptura de una relación viene con el combo completo a veces en mayor o menor medida, pero la experiencia con la melancolía, la tristeza y las noches de llantos interminables se tienen que vivir. Lo arriesgado de este proceso de duelo es estar en el andén equivocado y tomar el tren directo al precipicio depresivo.

Los sentimientos de depresión tornan el corazón rocoso y el espíritu enemistado contra Dios, la mente llena resentimientos sólo puede evocar palabras negativas y aún el rostro lleva consigo ciertas marcas de decaimiento y pesadez que nos son otra cosa que la carga que oprime el corazón.  ¿Has escuchado o dicho estas frases?:

“Ya no creo en el amor”: Muchos que han atravesado por rupturas amorosas  se vuelven en contra del amor, de allí vienen sentimientos de desprecio hacia el otro género  como por ejemplo: “Todos los hombres/ mujeres son iguales”. Pero decir que ya no se cree en el amor es volverse en contra de Dios porque “Si alguno dice: yo amo a Dios y aborrece a su hermano, es mentiroso. Pues el que no ama a su hermano a quién ha visto, ¿Cómo pude amar a Dios a quién no ha visto?”. 1 Juan 4: 20  

“Nunca voy a volver a amar”: esta frase revela un corazón que ha experimentado el amor puramente humano, y como el amor humano no es perfecto este corazón airado rechaza el amor,  tal corazón no ha conocido verdaderamente el amor de Dios porque “El que no ama no ha conocido a Dios porque Dios es amor”. 1 Juan 4:8

“Si no es con él, no es con nadie”: Este corazón perverso está obsesionado y enceguecido por  esa persona. Atormentado por poseer ese amor descarta totalmente a Dios y levanta idolatría sobre la otra persona, al momento de la ruptura este corazón se escandaliza con amenazas como “Si me dejas te juro que te mato/ me mato”. Este corazón nunca nació de Dios y vive bajo la esclavitud del maligno porque: “En esto se manifiestan los hijos de Dios y los hijos del diablo: todo aquel que no hace justicia y que no ama a su hermano no es de Dios”.  1 Juan 3:10

Entonces: ¿Hay una manera sana de atravesar por el dolor de una ruptura amorosa? Sí.

“Dichoso el que tiene en ti su fortaleza...
Cuando pasa por el valle de las lágrimas lo convierte en región de manantiales...
Según avanzan los peregrinos, cobran más fuerzas, y en Sion se presentan ante el Dios de dioses”.
 Salmos 84:5-7 (NVI)

El dolor llega y hay que pasarlo, sólo se trata de atravesar un valle de lágrimas sin tener que quedar se atascada en él, se convierte en un manantial de lecciones profundas y experiencias de consuelo divino cuando fijas en Cristo tus ojos y permites que sólo él sea tu fortaleza.  Además de proveer fortaleza, el Señor provee sanidad para ti a través de amistades que te llevan a Cristo y familiares que estarán allí para levantar tu ánimo caído.

No te hundas, avanza sobre el dolor.


…Lo perdonaste, en verdad lo perdonaste. Se nota, porque tus ojitos han despertado y la calidez de tu corazón sonroja tus delicadas mejillas.




ACERCA DEL AUTOR  

Angélica Jiménez

Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.




↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝

Comentarios

También te recomendamos leer:

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…

Acércate a la naturaleza

“Los cielos cuentan la gloria de Dios y el firmamento anuncia la obra de sus manos”. Salmos 19:1
Nunca será lo mismo escuchar una grabación de las olas del mar que estar en la misma orilla del mar, sintiendo la arena y el agua en los pies y viendo con tus propios ojos el reflejo de la luz sobre las olas saladas. Tampoco, nunca las fotografías HD podrán igualar los hermosos paisajes nevados, desérticos, montañosos y llanos que existen en nuestro hogar llamado tierra.
El salmo 19 que de niña aprendí de memoria es mi favorito, pienso que es el mejor poema que puede describir el verdadero sentido de todo nuestro ecosistema, pues no hay otro argumento para explicar la existencia de cada ser viviente que Dios mismo.
¡Cuán innumerables son tus obras, oh Jehová! Hiciste todas ellas con sabiduría; la tierra está llena de tus beneficios. Salmos 104:24
Toda esta semana hemos visto que el carácter de Dios se expresa en la naturaleza, la Biblia llama necios a aquellos que niegan la existencia de Dio…

¡Muy Dichosas!

Cada vez que leo estos pasajes que hablan acerca de las Bienaventuranzas siento como que me están tomando el pelo. Sentirme muy dichosa cuando suceden cosas que se salen por completo de mi confort parece ser una mala broma; pero definitivamente cada palabra que sale de la boca de Jesús tiene razón de ser.
Esta semana agregamos otra cualidad que debemos imitar en nuestro carácter; Mansedumbre. Pero, ¿de qué se trata esto realmente?
"Bienaventurados los mansos, porque ellos recibirán la tierra por heredad." Mateo 5:5
Bienaventurados los humildes, Bienaventurados los que se humillan a sí mismos para de servir a otros, Bienaventurados los que menguan su yo para que sea exaltado Cristo, Bienaventurados los que ponen la otra mejilla, Bienaventurados los que sacrifican lo que más aman en obediencia, Bienaventurados los que son obedientes, Bienaventurados… y podemos seguir profundizando y agregando a la lista. Déjame decirte que todas estas acciones, y las que Dios traiga a tu coraz…

Una pacificadora más

El Premio Nobel de la Paz es uno de los cinco premiosque fueron instituidos por el inventorAlfred Nobel. Este premio se otorga "a la persona que haya trabajado más o mejor en favor de la fraternidad entre las naciones, la abolición o reducción de los ejércitosy la promoción de procesos de paz". Hemos admirado a éstas personalidades por hacer histórica pasando por alto que nosotras mismas en el reino de los cielos somos ya acreedoras de un gran galardón otorgado por Dios mismo.
Las bienaventuranzas recogen y perfeccionan las promesas de Dios desde el antiguo testamento ordenándolas al Reino de los cielos. Estas palabras de bien, responden al deseo de gozo que Dios ha puesto en el corazón del hombre, en este caso nuestro corazón.
Jesús pronunció las palabras citadas en Mateo 5:9
“Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios”.

Refiriéndose a una recompensa para quienes vivamos a través de ellas. Nada más y nada menos que ser llamadas sus hijas. La in…