Ir al contenido principal

Lágrimas que lloran la muerte del amor


“El corazón contento alegra el rostro; el corazón quebrantado destruye el espíritu”.
Prov. 15:13 (NVI)

Lo amaste, en verdad lo amaste.  Se nota, porque mientras miras su foto todavía en el espejo de tu alcoba, lágrimas humedecen tus mejillas.

Te duele, en verdad te duele. Se nota, porque aunque vives, te has perdido en el lúgubre recuerdo del ayer…

¿Cuánto tiempo has llorado por ese chico? Ya pasaron meses o años quizá y todavía sientes que no lo puedes superar.  Romper una relación es ser testigos presenciales de la muerte del amor y eso es devastador.

 La ruptura de una relación viene con el combo completo a veces en mayor o menor medida, pero la experiencia con la melancolía, la tristeza y las noches de llantos interminables se tienen que vivir. Lo arriesgado de este proceso de duelo es estar en el andén equivocado y tomar el tren directo al precipicio depresivo.

Los sentimientos de depresión tornan el corazón rocoso y el espíritu enemistado contra Dios, la mente llena resentimientos sólo puede evocar palabras negativas y aún el rostro lleva consigo ciertas marcas de decaimiento y pesadez que nos son otra cosa que la carga que oprime el corazón.  ¿Has escuchado o dicho estas frases?:

“Ya no creo en el amor”: Muchos que han atravesado por rupturas amorosas  se vuelven en contra del amor, de allí vienen sentimientos de desprecio hacia el otro género  como por ejemplo: “Todos los hombres/ mujeres son iguales”. Pero decir que ya no se cree en el amor es volverse en contra de Dios porque “Si alguno dice: yo amo a Dios y aborrece a su hermano, es mentiroso. Pues el que no ama a su hermano a quién ha visto, ¿Cómo pude amar a Dios a quién no ha visto?”. 1 Juan 4: 20  

“Nunca voy a volver a amar”: esta frase revela un corazón que ha experimentado el amor puramente humano, y como el amor humano no es perfecto este corazón airado rechaza el amor,  tal corazón no ha conocido verdaderamente el amor de Dios porque “El que no ama no ha conocido a Dios porque Dios es amor”. 1 Juan 4:8

“Si no es con él, no es con nadie”: Este corazón perverso está obsesionado y enceguecido por  esa persona. Atormentado por poseer ese amor descarta totalmente a Dios y levanta idolatría sobre la otra persona, al momento de la ruptura este corazón se escandaliza con amenazas como “Si me dejas te juro que te mato/ me mato”. Este corazón nunca nació de Dios y vive bajo la esclavitud del maligno porque: “En esto se manifiestan los hijos de Dios y los hijos del diablo: todo aquel que no hace justicia y que no ama a su hermano no es de Dios”.  1 Juan 3:10

Entonces: ¿Hay una manera sana de atravesar por el dolor de una ruptura amorosa? Sí.

“Dichoso el que tiene en ti su fortaleza...
Cuando pasa por el valle de las lágrimas lo convierte en región de manantiales...
Según avanzan los peregrinos, cobran más fuerzas, y en Sion se presentan ante el Dios de dioses”.
 Salmos 84:5-7 (NVI)

El dolor llega y hay que pasarlo, sólo se trata de atravesar un valle de lágrimas sin tener que quedar se atascada en él, se convierte en un manantial de lecciones profundas y experiencias de consuelo divino cuando fijas en Cristo tus ojos y permites que sólo él sea tu fortaleza.  Además de proveer fortaleza, el Señor provee sanidad para ti a través de amistades que te llevan a Cristo y familiares que estarán allí para levantar tu ánimo caído.

No te hundas, avanza sobre el dolor.


…Lo perdonaste, en verdad lo perdonaste. Se nota, porque tus ojitos han despertado y la calidez de tu corazón sonroja tus delicadas mejillas.




ACERCA DEL AUTOR  

Angélica Jiménez

Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.




↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝

Comentarios

También te recomendamos leer:

Mi Legado

Queremos honrar la vida de nuestra amiga, líder y mentora Edurne Mencia. Por eso hoy compartimos contigo uno de sus inspiradores artículos en su blog  - El viaje de una mujer -   que nos habla directamente a este momento en el que lloramos su partida y nos regocijamos en su llegada al reino de nuestro Padre. Ella nos ha dejado un legado. Así que te pedimos que mientras lo lees, ores por su esposo y sus tres hijos.

💦💛💦💛💦💛
Un legado es todo aquello que pasa de padres a hijos.

 Como mamá, quiero que mis hijos afronten su vida en las mejores condiciones posibles, trabajando para dejarles cosas materiales.

Como mamá a la manera de Dios, es mi deber trabajar igual de duro (o más) para dejarles a mis hijos un legado espiritual.

Mi legado espiritual.

El impacto que mi vida tiene y va a tener no sólo sobre mis hijos, sino sobre las generaciones futuras después de ellos.

Hay cosas que nuestros hijos heredan de nosotras sobre las que no tenemos ningún tipo de control: la estatura, el colo…

Tus palabras importan

“Hay [Jovencitas] cuyas palabras son como golpes de espada; más la lengua de los sabios es medicina”. Proverbios 12:18
Nos encantan las reuniones de chicas, las pijamadas, asistir a las fiestas de 15 años de nuestras amigas y un sin número de reuniones grupales en las que podemos compartir cuchicheos de lo que se nos atraviese por la cabeza para terminar reventadas de risa, o muertas de asombro.
A menudo pensamos que las palabras van y vienen como cualquier hoja en otoño, o como la ropa que nos cambiamos a diario o, como la punta que le sacamos constantemente al lápiz. Las descomponemos en gramática, las combinamos en la clase de lengua y también las utilizamos para rellenar nuestro día con tal de que no sea tan vacío. Pero las palabras no pueden ser tratadas como las hojas de otoño, ni como la ropa que mandas a la lavadora y mucho menos puedes desecharlas sin importancia como la basurita del lápiz. ¿Soñaste alguna vez con tener un súper poder?Pues las palabras son poderosas. Cada vez q…

Viviendo una Fe inquebrantable

Estoy viendo una serie de televisión titulada “David, nace un Héroe”. No es casualidad puesto que empezó antes que este devocional, es una producción brasilera excelente. Ha sido sorprendente  ver en escena el momento en que David se enfrenta con el gigante Goliat, pero más sorprendente ha sido cómo este joven, sin la estatura de un guerrero de tomo y lomo, se presenta ante Saúl con una confianza tan determinante que convence al propio rey de que él es la persona que va a enfrentar al enemigo. Pero espera, esto no es todo. Lo que impacta mi corazón, es que David, siendo un pastor de ovejas, sin el entrenamiento de un hombre de guerra, sin tener la experiencia de haber estado en un campo de batalla, se enfrenta, se para ante el gigante y con una Fe Inquebrantable, lo desafía sin más ni menos, mostrando una confianza tremenda en el Dios de Israel, leamos: Tú vienes a mí con espada, lanza y jabalina, pero yo vengo a ti en el nombre del SEÑOR de los ejércitos, el Dios de los escuadrones d…

Permanecer en victoria

¿Conoces la lista de los 30 derechos humanos universales? Probablemente al igual que yo, No. Durante las últimas décadas, las distintas fundaciones por la protección de los derechos humanos los han ampliado y diferenciado en civiles, políticos, económicos, sociales y muchos otros, pero todos ellos tienen su origen en un documento surgido en la Europa de finales de los años cuarenta. Más que enfocarme en este tipo de derechos dictaminados por la sociedad quisiera que nos enfocáramos en los derechos que tenemos como ciudadanas del Reino de Dios. Ya que Dios nos ha dado el derecho de ser llamadas “sus hijas”.
“Más a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios”. Juan 1:2
Esto también genera un compromiso,ya que en toda relación padre e hija ambas partes deberán estar comprometidas de alguna manera el uno con el otro. Éste criterio no varía en nuestra relación con Dios a pesar que en éste caso Dios siempre lo hace,su fidelidad está …