Ir al contenido principal

Lágrimas que lloran la muerte del amor


“El corazón contento alegra el rostro; el corazón quebrantado destruye el espíritu”.
Prov. 15:13 (NVI)

Lo amaste, en verdad lo amaste.  Se nota, porque mientras miras su foto todavía en el espejo de tu alcoba, lágrimas humedecen tus mejillas.

Te duele, en verdad te duele. Se nota, porque aunque vives, te has perdido en el lúgubre recuerdo del ayer…

¿Cuánto tiempo has llorado por ese chico? Ya pasaron meses o años quizá y todavía sientes que no lo puedes superar.  Romper una relación es ser testigos presenciales de la muerte del amor y eso es devastador.

 La ruptura de una relación viene con el combo completo a veces en mayor o menor medida, pero la experiencia con la melancolía, la tristeza y las noches de llantos interminables se tienen que vivir. Lo arriesgado de este proceso de duelo es estar en el andén equivocado y tomar el tren directo al precipicio depresivo.

Los sentimientos de depresión tornan el corazón rocoso y el espíritu enemistado contra Dios, la mente llena resentimientos sólo puede evocar palabras negativas y aún el rostro lleva consigo ciertas marcas de decaimiento y pesadez que nos son otra cosa que la carga que oprime el corazón.  ¿Has escuchado o dicho estas frases?:

“Ya no creo en el amor”: Muchos que han atravesado por rupturas amorosas  se vuelven en contra del amor, de allí vienen sentimientos de desprecio hacia el otro género  como por ejemplo: “Todos los hombres/ mujeres son iguales”. Pero decir que ya no se cree en el amor es volverse en contra de Dios porque “Si alguno dice: yo amo a Dios y aborrece a su hermano, es mentiroso. Pues el que no ama a su hermano a quién ha visto, ¿Cómo pude amar a Dios a quién no ha visto?”. 1 Juan 4: 20  

“Nunca voy a volver a amar”: esta frase revela un corazón que ha experimentado el amor puramente humano, y como el amor humano no es perfecto este corazón airado rechaza el amor,  tal corazón no ha conocido verdaderamente el amor de Dios porque “El que no ama no ha conocido a Dios porque Dios es amor”. 1 Juan 4:8

“Si no es con él, no es con nadie”: Este corazón perverso está obsesionado y enceguecido por  esa persona. Atormentado por poseer ese amor descarta totalmente a Dios y levanta idolatría sobre la otra persona, al momento de la ruptura este corazón se escandaliza con amenazas como “Si me dejas te juro que te mato/ me mato”. Este corazón nunca nació de Dios y vive bajo la esclavitud del maligno porque: “En esto se manifiestan los hijos de Dios y los hijos del diablo: todo aquel que no hace justicia y que no ama a su hermano no es de Dios”.  1 Juan 3:10

Entonces: ¿Hay una manera sana de atravesar por el dolor de una ruptura amorosa? Sí.

“Dichoso el que tiene en ti su fortaleza...
Cuando pasa por el valle de las lágrimas lo convierte en región de manantiales...
Según avanzan los peregrinos, cobran más fuerzas, y en Sion se presentan ante el Dios de dioses”.
 Salmos 84:5-7 (NVI)

El dolor llega y hay que pasarlo, sólo se trata de atravesar un valle de lágrimas sin tener que quedar se atascada en él, se convierte en un manantial de lecciones profundas y experiencias de consuelo divino cuando fijas en Cristo tus ojos y permites que sólo él sea tu fortaleza.  Además de proveer fortaleza, el Señor provee sanidad para ti a través de amistades que te llevan a Cristo y familiares que estarán allí para levantar tu ánimo caído.

No te hundas, avanza sobre el dolor.


…Lo perdonaste, en verdad lo perdonaste. Se nota, porque tus ojitos han despertado y la calidez de tu corazón sonroja tus delicadas mejillas.




ACERCA DEL AUTOR  

Angélica Jiménez

Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.




↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝

Comentarios

También te recomendamos leer:

Promesa cumplida

Este libro de Miqueas nos ha llevado en un relato entre el juicio contra Israel y las promesas de Dios que se repiten una y otra vez. Y es que, amada amiga; no hay nada que nos ubique en la realidad más que el juicio de Dios.
El primer juicio que podemos encontrar esta semana es el abandono de la tierra donde vivían y la falta de entendimiento acerca de Dios; todo esto a causa del pecado. Si recuerdas lo que hemos leído el pueblo estaba siguiendo el consejo de los profetas corrompidos, estaban adorando dioses falsos, tenían reyes y consejeros que seguían los malos pasos. Esto describe muy bien hoy al pueblo de Dios ¿no crees?, hay líderes corrompidos, adorando falsos dioses incluso dentro de la Iglesia, siguiendo falsos consejos. Y si eres observadora te darás cuenta que cada vez es más difícil encontrar y entender a Dios por la misma razón que nos describe Miqueas; el pecado.
"Mas ellos no conocieron los pensamientos de Jehová, ni entendieron su consejo; por lo cual los juntó c…

Amar Sin Corresponder

En estas semanas estudiando Oseas, nos hemos podido ver frente al espejo, frente a un espejo donde hemos podido ver cada imperfección que tenemos, han sido semanas donde hemos podido ver el amor doliente de un Dios todopoderoso que esta amando sin ser amado.
Es tan cruel amar sin ser correspondido y es cruel amar, también, cuando te son infiel. Así hemos podido ver a Dios, amando pese a que la otra persona no responda de la misma manera y aun así, Dios le pide a Israel que se arrepienta, que Él está dispuesto a perdonar y restaurar.
De la misma manera como Dios le pedía a Israel que le buscara, así nos pide a nosotras que le búsquenos, nos recuerda que en Él nuestro pecado queda olvidado si nos acercamos con un corazón arrepentido.
“Acerca de a Dios, y él se acercará a vosotros. Pecadores, limpiad las manos; Y vosotros los de doble ánimo, purificad vuestros corazones.” Santiago 4:8
Si en estos momentos, al verte en el espejo de la Palabra de Dios te estas dando cuenta que has actuado …

El amor de Dios

Quien sea sabio, que entienda estas cosas; Quienquiera que esté discerniendo, que los conozca; porque los caminos del Señor son rectos, y los rectos anden en ellos, pero los transgresores tropiezan en ellos. - Oseas 14: 9
Quiero ser una mujer sabia. Y sé que la única manera de ser sabio es a través de conocer y vivir la Palabra de Dios todos los días.

Tenemos que ser sabios y humildes para ver y aceptar nuestros pecados. Y tenemos que ser sabios y humildes para que la Palabra de Dios cambie nuestras vidas desde adentro hacia afuera. ¡El libro de Oseas nos brinda una gran oportunidad para arrepentirnos de cualquier pecado oculto que pueda haber en nuestros corazones y comenzar a vivir una vida piadosa que agrada a Dios a partir de hoy!

"La insensatez de Dios es más sabia que los hombres, y la debilidad de Dios es más fuerte que los hombres" (1 Corintios 1:25).

Este versículo cambió mi vida para siempre cuando me di cuenta de que era sabia en mi propio entendimiento, que era sabia…

Misericordia innegable

Durante tres semanas hemos estado viendo cómo Dios ha mostrado misericordia por Su pueblo infiel, infidelidad tras infidelidad. El Señor no ha cambiado, y Su amor ha permanecido inamovible.


¡Ay de ellos! porque se apartaron de mí; destrucción vendrá sobre ellos, porque contra mí se rebelaron; yo los redimí, y ellos hablaron mentiras contra mí. Y no clamaron a mí con su corazón cuando gritaban sobre sus camas; para el trigo y el mosto se congregaron, se rebelaron contra mí. Y aunque yo los enseñé y fortalecí sus brazos, contra mí pensaron mal. Volvieron, pero no al Altísimo; fueron como arco engañoso; cayeron sus príncipes a espada por la soberbia de su lengua; esto será su escarnio en la tierra de Egipto. Oseas 7:13-16

Israel se negó recurrir a Dios para pedir ayuda y no es fácil reconocerlo; pero, lamentablemente y sin dudar, me incluyo entre quienes adoptan la mala costumbre de acudir a Dios cuando nos encontramos en problemas, cuando los días se vuelven malos, cuando ciertas personas …