Ir al contenido principal

lo quiero para ayer




A nuestra generación la llaman ‘’Generación microondas’’ ¿Por qué? Date cuenta con que rapidez estás leyendo este artículo para que en un momento empezar a hacer otra y entenderás por qué nos llaman así. Todo lo queremos ahora, ya, para ayer o antes de ayer -----inserte el deseo aquí------ lo que sea que fuere, queremos aquello que nos lleve menos tiempo. Las fast foods, los teléfonos e internet más rápido.

En el pasaje de hoy vemos unas 7 veces la palabra paciencia, en diferentes contextos.  De los cuales quiero resaltar dos de ellas:
1.  Por tanto, hermanos, sed pacientes hasta la venida del Señor. Mirad cómo el labrador espera el fruto precioso de la tierra, siendo paciente en ello hasta que recibe la lluvia temprana y la tardía.

Primero nos dice, esperar con paciencia la venida del Señor. Así como yo anhelo el regreso de mi Salvador aquel día en que por la fe pueda estar en los brazos de mi redentor y vaya a la gloria con El, pero ¿Qué pasa mientras espero? Seguiré lidiando con mi pecado, seguiré enfrentando las dificultades con gozo, seguiré transformando mi mente por medio de la palabra.

El apóstol Pablo menciona en su carta de hechos: dos veces la palabra CARRERA en uno dice con tal de que acabe mi carrera con gozo y en otro pasaje dice corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante. Paciencia y gozo, dos frutos del Espíritu Santo que estaremos cultivando en esta carrera de resistencia, mientras esperamos a Jesús.

Y pone el ejemplo de un labrador, quién espera el fruto precioso de la Tierra, ¿Qué hace mientras? ¿Espera sentado? ¿Espera significa estar pasivo? No, prepara la tierra, trabaja en ella, planta y el crecimiento de ese fruto lo da el Señor al mandar la lluvia fresca, de la misma manera nosotros debemos ir preparando nuestro corazón ¿Cómo?

-Debemos estar esperando el delicioso y precioso fruto de la espera.

-Sembrando en nuestra mente la palabra de Dios, llenándola de Su palabra.

-Arando nuestro corazón e intenciones.

¿Qué es el arado? El arar la tierra es el trabajo que realizan esos gigantes tractores donde pretenden ahondar más en las profundidades de la tierra para así el fruto pueda crecer más fácil.

Estoy convencida de que el arado se realiza cuando meditamos en nuestros caminos, estando en la presencia de Dios, es ella la que penetra hasta nuestros huesos y conoce nuestras intenciones, cala profundo en nuestros pensamientos. Así los frutos pueden darse más fácilmente, cuando meditamos en nuestro corazón.

-Regando. 

Todos los días alimentar nuestro amor por Cristo, conociéndolo, que piensa acerca de tal o cual tema, hablando con El para conocer sus planes con nuestra vida.

Lo demás lo dejamos a nuestro Señor Soberano ¿Ves? No hay mucho que podamos hacer sin tener en claro que el Señor es quién pone el querer como el hacer, es Quién nos da el crecimiento en nuestra espera, El nos capacita.

Te animo a que analices que es lo que realmente te apura y hace que no estés siendo paciente en ver los frutos de Dios en tu vida.

¿Por qué no estás sembrando, arando o regando tu vida con la palabra de Dios?
Dios nos promete esa refrescante lluvia temprana y tardía, en el tiempo exacto del dueño de nuestros tiempos.

“Estoy firmemente convencido de que aquel que comenzó en ustedes la buena obra la irá completando hasta el Día de Cristo Jesús.”
Filipenses 1:6

Esperemos pacientemente pero no pasivamente y en el proceso, así como menciona más abajo no tengamos quejas de unos contra otros (v.8) sabiendo que cada uno tiene un proceso de dar fruto, diferente a la nuestra y también en los versículos 10 y 11 nos muestra claramente de cómo hubo varones de Dios que esperaron con sufrimiento, pero vieron a su Señor, vieron los frutos del Espíritu Santo en su vida, vieron a Cristo obrar en ellos y disfrutaron de su Gracia.

Mi hermana, no existe nada más precioso y valioso que ver la obra de Dios en tu vida, este es un proceso, no decaigas, ¡Sé paciente!





ACERCA DEL AUTOR




Antonella Azuaga
Tiene 21 años y sirve al Señor a través de Mujer Virtuosa, escribe para llevar las buenas noticias a los quebrantados y afligidos. Es parte la congregación más que vencedores, vive en Paraguay junto con su familia, quienes también apoyan la familia de Ama a Dios Grandemente.

Comentarios

También te recomendamos leer:

Dios te ama infinitamente

“Amados hijos míos, debemos amarnos unos a otros, porque el amor viene de Dios. Todo el que ama es hijo de Dios, y conoce a Dios.” 1 Juan 4: 7
Dios te ama, no es solo una frase que has escuchado o leído mucho, no son solo palabras que alguien te dice para hacerte sentir mejor.
Es algo más, va más allá de ser solo palabras. Es algo más profundo, Dios es efectivamente Dios ES amor y Su naturaleza es amarte.
El amor ES Dios y  aquel que ama es hijo de Dios y conoce a Dios, pero…  ¿qué es el amor?
Como aprendimos esta semana el amor: -No es envidioso -No busca lo suyo -No se enoja fácilmente -No juzga -No critica -Es paciente -Todo lo cree -Todo lo espera -

Con amor eterno te he amado

“Incluso antes de haber hecho el mundo, Dios nos amó y nos eligió en Cristo para que seamos santos e intachables a sus ojos” Efesios 1:4 (NTV)

Dios nos conoce desde antes de haber creado este mundo. Dios, mi querida amiga, nos amó mucho antes de que nosotras existiéramos.

A menudo trabajamos para ganarnos el amor de nuestras amigas. En ocasiones, también el de nuestros familiares, y si pensamos en el amor romántico, esperamos lograr que ese chico que nos gusta nos mire, para comenzar a ganarnos su amor. Si pensamos que así también debemos ganarnos el amor de Dios, es que nuestra mente no alcanza a comprender el verdadero amor, y esto sucede porque nuestro concepto de amor está totalmente distorsionado por el pecado.

Conocimos el amor cuando alguien nos lo manifestó primero. Cuando éramos pequeñas, nuestros padres nos cuidaban, nos protegían y demostraban su amor hacia nosotras cuando nos cargaban, abrazaban, consolaban e incluso cuando nos llenaban de besos y caricias.

Alguien nos most…

Ha resucitado - Descarga tus materiales

¡Él ha resucitado! ¡Él ha resucitado!
Hace dos mil años, la resurrección de Jesucristo cambió todo. Después de pasar tres días en la tumba, Jesús conquistó el pecado y la muerte y resucitó físicamente de la muerte.
Esto es más que una historia de la Escuela Dominical. Es el fundamento mismo de nuestra fe. En 1 Corintios 15:17, Pablo dice: “Y si Cristo no ha resucitado, su fe es inútil; todavía estás en tus pecados”.  Sin la resurrección, no tenemos fe, ni perdón de pecados, ni eternidad con Dios.
Al comenzar la temporada de Pascua, nos preparamos para celebrar la resurrección de Cristo. A menudo ponemos mucho énfasis en la muerte de Cristo, y por una buena razón, ¿Pero también le damos la misma importancia a su resurrección?
La resurrección de Jesús lo cambió todo. Nos cambió y cambió el mundo. Durante las próximas seis semanas, vamos a estudiar el impacto de la resurrección.
La resurrección nos cambió físicamente, ya que un día experimentaremos la resurrección de nuestros cuerpos físico…

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…