Ir al contenido principal

lo quiero para ayer




A nuestra generación la llaman ‘’Generación microondas’’ ¿Por qué? Date cuenta con que rapidez estás leyendo este artículo para que en un momento empezar a hacer otra y entenderás por qué nos llaman así. Todo lo queremos ahora, ya, para ayer o antes de ayer -----inserte el deseo aquí------ lo que sea que fuere, queremos aquello que nos lleve menos tiempo. Las fast foods, los teléfonos e internet más rápido.

En el pasaje de hoy vemos unas 7 veces la palabra paciencia, en diferentes contextos.  De los cuales quiero resaltar dos de ellas:
1.  Por tanto, hermanos, sed pacientes hasta la venida del Señor. Mirad cómo el labrador espera el fruto precioso de la tierra, siendo paciente en ello hasta que recibe la lluvia temprana y la tardía.

Primero nos dice, esperar con paciencia la venida del Señor. Así como yo anhelo el regreso de mi Salvador aquel día en que por la fe pueda estar en los brazos de mi redentor y vaya a la gloria con El, pero ¿Qué pasa mientras espero? Seguiré lidiando con mi pecado, seguiré enfrentando las dificultades con gozo, seguiré transformando mi mente por medio de la palabra.

El apóstol Pablo menciona en su carta de hechos: dos veces la palabra CARRERA en uno dice con tal de que acabe mi carrera con gozo y en otro pasaje dice corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante. Paciencia y gozo, dos frutos del Espíritu Santo que estaremos cultivando en esta carrera de resistencia, mientras esperamos a Jesús.

Y pone el ejemplo de un labrador, quién espera el fruto precioso de la Tierra, ¿Qué hace mientras? ¿Espera sentado? ¿Espera significa estar pasivo? No, prepara la tierra, trabaja en ella, planta y el crecimiento de ese fruto lo da el Señor al mandar la lluvia fresca, de la misma manera nosotros debemos ir preparando nuestro corazón ¿Cómo?

-Debemos estar esperando el delicioso y precioso fruto de la espera.

-Sembrando en nuestra mente la palabra de Dios, llenándola de Su palabra.

-Arando nuestro corazón e intenciones.

¿Qué es el arado? El arar la tierra es el trabajo que realizan esos gigantes tractores donde pretenden ahondar más en las profundidades de la tierra para así el fruto pueda crecer más fácil.

Estoy convencida de que el arado se realiza cuando meditamos en nuestros caminos, estando en la presencia de Dios, es ella la que penetra hasta nuestros huesos y conoce nuestras intenciones, cala profundo en nuestros pensamientos. Así los frutos pueden darse más fácilmente, cuando meditamos en nuestro corazón.

-Regando. 

Todos los días alimentar nuestro amor por Cristo, conociéndolo, que piensa acerca de tal o cual tema, hablando con El para conocer sus planes con nuestra vida.

Lo demás lo dejamos a nuestro Señor Soberano ¿Ves? No hay mucho que podamos hacer sin tener en claro que el Señor es quién pone el querer como el hacer, es Quién nos da el crecimiento en nuestra espera, El nos capacita.

Te animo a que analices que es lo que realmente te apura y hace que no estés siendo paciente en ver los frutos de Dios en tu vida.

¿Por qué no estás sembrando, arando o regando tu vida con la palabra de Dios?
Dios nos promete esa refrescante lluvia temprana y tardía, en el tiempo exacto del dueño de nuestros tiempos.

“Estoy firmemente convencido de que aquel que comenzó en ustedes la buena obra la irá completando hasta el Día de Cristo Jesús.”
Filipenses 1:6

Esperemos pacientemente pero no pasivamente y en el proceso, así como menciona más abajo no tengamos quejas de unos contra otros (v.8) sabiendo que cada uno tiene un proceso de dar fruto, diferente a la nuestra y también en los versículos 10 y 11 nos muestra claramente de cómo hubo varones de Dios que esperaron con sufrimiento, pero vieron a su Señor, vieron los frutos del Espíritu Santo en su vida, vieron a Cristo obrar en ellos y disfrutaron de su Gracia.

Mi hermana, no existe nada más precioso y valioso que ver la obra de Dios en tu vida, este es un proceso, no decaigas, ¡Sé paciente!





ACERCA DEL AUTOR




Antonella Azuaga
Tiene 21 años y sirve al Señor a través de Mujer Virtuosa, escribe para llevar las buenas noticias a los quebrantados y afligidos. Es parte la congregación más que vencedores, vive en Paraguay junto con su familia, quienes también apoyan la familia de Ama a Dios Grandemente.

Comentarios

También te recomendamos leer:

Promesa cumplida

Este libro de Miqueas nos ha llevado en un relato entre el juicio contra Israel y las promesas de Dios que se repiten una y otra vez. Y es que, amada amiga; no hay nada que nos ubique en la realidad más que el juicio de Dios.
El primer juicio que podemos encontrar esta semana es el abandono de la tierra donde vivían y la falta de entendimiento acerca de Dios; todo esto a causa del pecado. Si recuerdas lo que hemos leído el pueblo estaba siguiendo el consejo de los profetas corrompidos, estaban adorando dioses falsos, tenían reyes y consejeros que seguían los malos pasos. Esto describe muy bien hoy al pueblo de Dios ¿no crees?, hay líderes corrompidos, adorando falsos dioses incluso dentro de la Iglesia, siguiendo falsos consejos. Y si eres observadora te darás cuenta que cada vez es más difícil encontrar y entender a Dios por la misma razón que nos describe Miqueas; el pecado.
"Mas ellos no conocieron los pensamientos de Jehová, ni entendieron su consejo; por lo cual los juntó c…

Amar Sin Corresponder

En estas semanas estudiando Oseas, nos hemos podido ver frente al espejo, frente a un espejo donde hemos podido ver cada imperfección que tenemos, han sido semanas donde hemos podido ver el amor doliente de un Dios todopoderoso que esta amando sin ser amado.
Es tan cruel amar sin ser correspondido y es cruel amar, también, cuando te son infiel. Así hemos podido ver a Dios, amando pese a que la otra persona no responda de la misma manera y aun así, Dios le pide a Israel que se arrepienta, que Él está dispuesto a perdonar y restaurar.
De la misma manera como Dios le pedía a Israel que le buscara, así nos pide a nosotras que le búsquenos, nos recuerda que en Él nuestro pecado queda olvidado si nos acercamos con un corazón arrepentido.
“Acerca de a Dios, y él se acercará a vosotros. Pecadores, limpiad las manos; Y vosotros los de doble ánimo, purificad vuestros corazones.” Santiago 4:8
Si en estos momentos, al verte en el espejo de la Palabra de Dios te estas dando cuenta que has actuado …

El amor de Dios

Quien sea sabio, que entienda estas cosas; Quienquiera que esté discerniendo, que los conozca; porque los caminos del Señor son rectos, y los rectos anden en ellos, pero los transgresores tropiezan en ellos. - Oseas 14: 9
Quiero ser una mujer sabia. Y sé que la única manera de ser sabio es a través de conocer y vivir la Palabra de Dios todos los días.

Tenemos que ser sabios y humildes para ver y aceptar nuestros pecados. Y tenemos que ser sabios y humildes para que la Palabra de Dios cambie nuestras vidas desde adentro hacia afuera. ¡El libro de Oseas nos brinda una gran oportunidad para arrepentirnos de cualquier pecado oculto que pueda haber en nuestros corazones y comenzar a vivir una vida piadosa que agrada a Dios a partir de hoy!

"La insensatez de Dios es más sabia que los hombres, y la debilidad de Dios es más fuerte que los hombres" (1 Corintios 1:25).

Este versículo cambió mi vida para siempre cuando me di cuenta de que era sabia en mi propio entendimiento, que era sabia…

Misericordia innegable

Durante tres semanas hemos estado viendo cómo Dios ha mostrado misericordia por Su pueblo infiel, infidelidad tras infidelidad. El Señor no ha cambiado, y Su amor ha permanecido inamovible.


¡Ay de ellos! porque se apartaron de mí; destrucción vendrá sobre ellos, porque contra mí se rebelaron; yo los redimí, y ellos hablaron mentiras contra mí. Y no clamaron a mí con su corazón cuando gritaban sobre sus camas; para el trigo y el mosto se congregaron, se rebelaron contra mí. Y aunque yo los enseñé y fortalecí sus brazos, contra mí pensaron mal. Volvieron, pero no al Altísimo; fueron como arco engañoso; cayeron sus príncipes a espada por la soberbia de su lengua; esto será su escarnio en la tierra de Egipto. Oseas 7:13-16

Israel se negó recurrir a Dios para pedir ayuda y no es fácil reconocerlo; pero, lamentablemente y sin dudar, me incluyo entre quienes adoptan la mala costumbre de acudir a Dios cuando nos encontramos en problemas, cuando los días se vuelven malos, cuando ciertas personas …