Ir al contenido principal

lo quiero para ayer




A nuestra generación la llaman ‘’Generación microondas’’ ¿Por qué? Date cuenta con que rapidez estás leyendo este artículo para que en un momento empezar a hacer otra y entenderás por qué nos llaman así. Todo lo queremos ahora, ya, para ayer o antes de ayer -----inserte el deseo aquí------ lo que sea que fuere, queremos aquello que nos lleve menos tiempo. Las fast foods, los teléfonos e internet más rápido.

En el pasaje de hoy vemos unas 7 veces la palabra paciencia, en diferentes contextos.  De los cuales quiero resaltar dos de ellas:
1.  Por tanto, hermanos, sed pacientes hasta la venida del Señor. Mirad cómo el labrador espera el fruto precioso de la tierra, siendo paciente en ello hasta que recibe la lluvia temprana y la tardía.

Primero nos dice, esperar con paciencia la venida del Señor. Así como yo anhelo el regreso de mi Salvador aquel día en que por la fe pueda estar en los brazos de mi redentor y vaya a la gloria con El, pero ¿Qué pasa mientras espero? Seguiré lidiando con mi pecado, seguiré enfrentando las dificultades con gozo, seguiré transformando mi mente por medio de la palabra.

El apóstol Pablo menciona en su carta de hechos: dos veces la palabra CARRERA en uno dice con tal de que acabe mi carrera con gozo y en otro pasaje dice corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante. Paciencia y gozo, dos frutos del Espíritu Santo que estaremos cultivando en esta carrera de resistencia, mientras esperamos a Jesús.

Y pone el ejemplo de un labrador, quién espera el fruto precioso de la Tierra, ¿Qué hace mientras? ¿Espera sentado? ¿Espera significa estar pasivo? No, prepara la tierra, trabaja en ella, planta y el crecimiento de ese fruto lo da el Señor al mandar la lluvia fresca, de la misma manera nosotros debemos ir preparando nuestro corazón ¿Cómo?

-Debemos estar esperando el delicioso y precioso fruto de la espera.

-Sembrando en nuestra mente la palabra de Dios, llenándola de Su palabra.

-Arando nuestro corazón e intenciones.

¿Qué es el arado? El arar la tierra es el trabajo que realizan esos gigantes tractores donde pretenden ahondar más en las profundidades de la tierra para así el fruto pueda crecer más fácil.

Estoy convencida de que el arado se realiza cuando meditamos en nuestros caminos, estando en la presencia de Dios, es ella la que penetra hasta nuestros huesos y conoce nuestras intenciones, cala profundo en nuestros pensamientos. Así los frutos pueden darse más fácilmente, cuando meditamos en nuestro corazón.

-Regando. 

Todos los días alimentar nuestro amor por Cristo, conociéndolo, que piensa acerca de tal o cual tema, hablando con El para conocer sus planes con nuestra vida.

Lo demás lo dejamos a nuestro Señor Soberano ¿Ves? No hay mucho que podamos hacer sin tener en claro que el Señor es quién pone el querer como el hacer, es Quién nos da el crecimiento en nuestra espera, El nos capacita.

Te animo a que analices que es lo que realmente te apura y hace que no estés siendo paciente en ver los frutos de Dios en tu vida.

¿Por qué no estás sembrando, arando o regando tu vida con la palabra de Dios?
Dios nos promete esa refrescante lluvia temprana y tardía, en el tiempo exacto del dueño de nuestros tiempos.

“Estoy firmemente convencido de que aquel que comenzó en ustedes la buena obra la irá completando hasta el Día de Cristo Jesús.”
Filipenses 1:6

Esperemos pacientemente pero no pasivamente y en el proceso, así como menciona más abajo no tengamos quejas de unos contra otros (v.8) sabiendo que cada uno tiene un proceso de dar fruto, diferente a la nuestra y también en los versículos 10 y 11 nos muestra claramente de cómo hubo varones de Dios que esperaron con sufrimiento, pero vieron a su Señor, vieron los frutos del Espíritu Santo en su vida, vieron a Cristo obrar en ellos y disfrutaron de su Gracia.

Mi hermana, no existe nada más precioso y valioso que ver la obra de Dios en tu vida, este es un proceso, no decaigas, ¡Sé paciente!





ACERCA DEL AUTOR




Antonella Azuaga
Tiene 21 años y sirve al Señor a través de Mujer Virtuosa, escribe para llevar las buenas noticias a los quebrantados y afligidos. Es parte la congregación más que vencedores, vive en Paraguay junto con su familia, quienes también apoyan la familia de Ama a Dios Grandemente.

Comentarios

También te recomendamos leer:

Mi Legado

Queremos honrar la vida de nuestra amiga, líder y mentora Edurne Mencia. Por eso hoy compartimos contigo uno de sus inspiradores artículos en su blog  - El viaje de una mujer -   que nos habla directamente a este momento en el que lloramos su partida y nos regocijamos en su llegada al reino de nuestro Padre. Ella nos ha dejado un legado. Así que te pedimos que mientras lo lees, ores por su esposo y sus tres hijos.

💦💛💦💛💦💛
Un legado es todo aquello que pasa de padres a hijos.

 Como mamá, quiero que mis hijos afronten su vida en las mejores condiciones posibles, trabajando para dejarles cosas materiales.

Como mamá a la manera de Dios, es mi deber trabajar igual de duro (o más) para dejarles a mis hijos un legado espiritual.

Mi legado espiritual.

El impacto que mi vida tiene y va a tener no sólo sobre mis hijos, sino sobre las generaciones futuras después de ellos.

Hay cosas que nuestros hijos heredan de nosotras sobre las que no tenemos ningún tipo de control: la estatura, el colo…

Tus palabras importan

“Hay [Jovencitas] cuyas palabras son como golpes de espada; más la lengua de los sabios es medicina”. Proverbios 12:18
Nos encantan las reuniones de chicas, las pijamadas, asistir a las fiestas de 15 años de nuestras amigas y un sin número de reuniones grupales en las que podemos compartir cuchicheos de lo que se nos atraviese por la cabeza para terminar reventadas de risa, o muertas de asombro.
A menudo pensamos que las palabras van y vienen como cualquier hoja en otoño, o como la ropa que nos cambiamos a diario o, como la punta que le sacamos constantemente al lápiz. Las descomponemos en gramática, las combinamos en la clase de lengua y también las utilizamos para rellenar nuestro día con tal de que no sea tan vacío. Pero las palabras no pueden ser tratadas como las hojas de otoño, ni como la ropa que mandas a la lavadora y mucho menos puedes desecharlas sin importancia como la basurita del lápiz. ¿Soñaste alguna vez con tener un súper poder?Pues las palabras son poderosas. Cada vez q…

Viviendo una Fe inquebrantable

Estoy viendo una serie de televisión titulada “David, nace un Héroe”. No es casualidad puesto que empezó antes que este devocional, es una producción brasilera excelente. Ha sido sorprendente  ver en escena el momento en que David se enfrenta con el gigante Goliat, pero más sorprendente ha sido cómo este joven, sin la estatura de un guerrero de tomo y lomo, se presenta ante Saúl con una confianza tan determinante que convence al propio rey de que él es la persona que va a enfrentar al enemigo. Pero espera, esto no es todo. Lo que impacta mi corazón, es que David, siendo un pastor de ovejas, sin el entrenamiento de un hombre de guerra, sin tener la experiencia de haber estado en un campo de batalla, se enfrenta, se para ante el gigante y con una Fe Inquebrantable, lo desafía sin más ni menos, mostrando una confianza tremenda en el Dios de Israel, leamos: Tú vienes a mí con espada, lanza y jabalina, pero yo vengo a ti en el nombre del SEÑOR de los ejércitos, el Dios de los escuadrones d…

Permanecer en victoria

¿Conoces la lista de los 30 derechos humanos universales? Probablemente al igual que yo, No. Durante las últimas décadas, las distintas fundaciones por la protección de los derechos humanos los han ampliado y diferenciado en civiles, políticos, económicos, sociales y muchos otros, pero todos ellos tienen su origen en un documento surgido en la Europa de finales de los años cuarenta. Más que enfocarme en este tipo de derechos dictaminados por la sociedad quisiera que nos enfocáramos en los derechos que tenemos como ciudadanas del Reino de Dios. Ya que Dios nos ha dado el derecho de ser llamadas “sus hijas”.
“Más a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios”. Juan 1:2
Esto también genera un compromiso,ya que en toda relación padre e hija ambas partes deberán estar comprometidas de alguna manera el uno con el otro. Éste criterio no varía en nuestra relación con Dios a pesar que en éste caso Dios siempre lo hace,su fidelidad está …