Ir al contenido principal

No cometas los mismos errores



A mis 21 años he podido cometer más errores de los que pensaba y mayores aún en cuanto a las relaciones con el sexo opuesto. Me encanta poder contarte hoy a la luz de las palabra cuales deberían ser los cuidados que debes tomar para no volver a cometer los mismos errores.

Cuidado con el estándar.

Nuestro estándar como hija de Dios y seguidora de Cristo debería ser un novio como ¿quién? como Cristo, y sé que das por sentado eso, pero ¿acaso no rechazaste a ese muchacho por no deslumbrarte con su linda armadura (belleza, dinero o apellido real) de príncipe encantado?

El mayor ejemplo que Cristo ha dejado a los hombres de cómo amar a la mujer es entregarse en sacrificio por amor, y no pretendas que ese muchacho termine colgado en una cruz, ¡No! Pero sí, que éste busque diariamente colgar sus pecados en la cruz, que corra a ella para encontrar la suficiente fortaleza para cuidar de ti y del futuro que les espera enfrentar.

Lo que necesitas no es un buen apellido, ni tampoco una linda apariencia. Todo eso quedará acá, ¡recuerda que estás de paso en esta Tierra! Necesitas un hombre que ame a Cristo y aborrezca el pecado, que ame el servicio y odie no dar su vida en servicio a su Creador.

… dejen que Dios los transforme en personas nuevas al cambiarles la manera de pensar. Entonces aprenderán a conocer la voluntad de Dios para ustedes, la cual es buena, agradable y perfecta.
 Romanos 12:2

Cuidado con la motivación

No hemos sido creadas para estar solas, definitivamente el Señor ha sido muy bueno al poner el deseo de estar siempre acompañadas, en comunión, pero cuando otras personas ocupan el lugar que a Dios le pertenece, estamos solas. Si Dios no acompaña esa decisión,  encuentro o lugar, lamento informarte que estás sola.

Cuando te encuentras esperando a un muchacho que te da la sensación de estar acompañada, error. Pide al Señor sabiduría y que sea Su presencia la que anheles, su palabra la que esperes y Su protección aquello que te hace sentir segura.

Los que permanecen en mí y yo en ellos producirán mucho fruto porque, separados de mí, no pueden hacer nada. Juan 15:5

Cuidado con el modo avión

Utilizo el modo avión en mi teléfono cuando quiero desconectarme y no quiero utilizar las funciones propias del celular así mismo:

Cuidado que te hayas desconectado del propósito para el cual Dios te llamó y estés utilizando tu vida  y tiempo para cosas triviales que no edifican tu vida, en amistades que no están desafiándote a ser más piadosa, en conversaciones que no glorifican a Dios.

Cuidado con esperar a un chico que está invirtiendo su tiempo en crecer para la Gloria de Cristo y tú mientras estás  apática a la palabra de Dios, enamorada de la vanidad de la juventud y aferrada a tu necedad, sirviendo a tus propios placeres.

Las semillas que cayeron entre los espinos representan a los que oyen el mensaje, pero muy pronto el mensaje queda desplazado por las preocupaciones, las riquezas y los placeres de esta vida. Así que nunca crecen hasta la madurez. Lucas 8:14

Cuidado con el pasado

‘’Hay historias de lo que yo soy, que no han leído los demás, están escritas con la pluma de mis fallas y aunque he intentado no he podido yo borrarlas, la tinta es negra y me ha manchado el alma, escribiré una historia diferente, donde el ayer no defina mi presente, escribiré un poema reverente… En el libro de mi corazón hay capítulos por escribir son historias que se narrarán al ritmo de la libertad, serán escritas con la pluma de la gracia y entre sus versos la esperanza, la tinta es roja y limpiará mi alma’’.

Aunque hayas leído estas advertencias,  hayas orado y pedido consejo, déjame decirte que aún así cometerás errores. Porque somos pecadoras y es Cristo en nosotras que nos ayudará a ser más como El, es Su Palabra la que nos sustentará.

Enfócate en conocer más de Cristo antes de conocer al chico.

Y cuando éste llegue no pongas tus expectativas enteramente en el muchacho tampoco en  vos misma, sino confía en la bendita Gracia que nos fue dada para hacer aquello que no podemos gracias a Jesucristo, el único que no cometió ningún pecado.


Acerca del autor




 Antonella Azuaga
Tiene 21 años y sirve al Señor a través de Mujer Virtuosa, escribe para llevar las buenas noticias a los quebrantados y afligidos. Es parte la congregación más que vencedores, vive en Paraguay junto con su familia, quienes también apoyan la familia de Ama a Dios Grandemente.








↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝










Comentarios

También te recomendamos leer:

Emanuel, Dios con nosotros – José

Echemos un vistazo hoy a la historia de José. José no sería el padre de Jesús aunque, como era el prometido de María, Jesús sería legalmente identificado como su hijo (Lucas 3:23; 4:22; Juan 1:45; 6:42). José no estaba en una posición fácil. Él era solo un hombre, algo que podemos ver por la manera en la que se comporta cuando se da cuenta de que María está embarazada. No quiere ponerla en una situación que pudiera avergonzarla y se dispone a dejarla sin llamar la atención. 

Por supuesto, el hombre que sería cabeza de hogar en el que Jesús iba a crecer, tenía que ser un buen hombre. Él no tenía ni idea de lo que había pasado. Solo sabía que María, su María, estaba embarazada y que él no era el padre. Aun así, no quería avergonzarla, lo que habla muy bien de él. 

Cuando estaba pensando en estas cosas, un ángel del Señor se le apareció en un sueño para calmar su corazón y decirle qué tenía que hacer. El ángel le explicó todo y José, un hombre fiel, creyó que María estaba esperando al Mesí…

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…

Una pacificadora más

El Premio Nobel de la Paz es uno de los cinco premiosque fueron instituidos por el inventorAlfred Nobel. Este premio se otorga "a la persona que haya trabajado más o mejor en favor de la fraternidad entre las naciones, la abolición o reducción de los ejércitosy la promoción de procesos de paz". Hemos admirado a éstas personalidades por hacer histórica pasando por alto que nosotras mismas en el reino de los cielos somos ya acreedoras de un gran galardón otorgado por Dios mismo.
Las bienaventuranzas recogen y perfeccionan las promesas de Dios desde el antiguo testamento ordenándolas al Reino de los cielos. Estas palabras de bien, responden al deseo de gozo que Dios ha puesto en el corazón del hombre, en este caso nuestro corazón.
Jesús pronunció las palabras citadas en Mateo 5:9
“Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios”.

Refiriéndose a una recompensa para quienes vivamos a través de ellas. Nada más y nada menos que ser llamadas sus hijas. La in…

¡Muy Dichosas!

Cada vez que leo estos pasajes que hablan acerca de las Bienaventuranzas siento como que me están tomando el pelo. Sentirme muy dichosa cuando suceden cosas que se salen por completo de mi confort parece ser una mala broma; pero definitivamente cada palabra que sale de la boca de Jesús tiene razón de ser.
Esta semana agregamos otra cualidad que debemos imitar en nuestro carácter; Mansedumbre. Pero, ¿de qué se trata esto realmente?
"Bienaventurados los mansos, porque ellos recibirán la tierra por heredad." Mateo 5:5
Bienaventurados los humildes, Bienaventurados los que se humillan a sí mismos para de servir a otros, Bienaventurados los que menguan su yo para que sea exaltado Cristo, Bienaventurados los que ponen la otra mejilla, Bienaventurados los que sacrifican lo que más aman en obediencia, Bienaventurados los que son obedientes, Bienaventurados… y podemos seguir profundizando y agregando a la lista. Déjame decirte que todas estas acciones, y las que Dios traiga a tu coraz…