Ir al contenido principal

No cometas los mismos errores



A mis 21 años he podido cometer más errores de los que pensaba y mayores aún en cuanto a las relaciones con el sexo opuesto. Me encanta poder contarte hoy a la luz de las palabra cuales deberían ser los cuidados que debes tomar para no volver a cometer los mismos errores.

Cuidado con el estándar.

Nuestro estándar como hija de Dios y seguidora de Cristo debería ser un novio como ¿quién? como Cristo, y sé que das por sentado eso, pero ¿acaso no rechazaste a ese muchacho por no deslumbrarte con su linda armadura (belleza, dinero o apellido real) de príncipe encantado?

El mayor ejemplo que Cristo ha dejado a los hombres de cómo amar a la mujer es entregarse en sacrificio por amor, y no pretendas que ese muchacho termine colgado en una cruz, ¡No! Pero sí, que éste busque diariamente colgar sus pecados en la cruz, que corra a ella para encontrar la suficiente fortaleza para cuidar de ti y del futuro que les espera enfrentar.

Lo que necesitas no es un buen apellido, ni tampoco una linda apariencia. Todo eso quedará acá, ¡recuerda que estás de paso en esta Tierra! Necesitas un hombre que ame a Cristo y aborrezca el pecado, que ame el servicio y odie no dar su vida en servicio a su Creador.

… dejen que Dios los transforme en personas nuevas al cambiarles la manera de pensar. Entonces aprenderán a conocer la voluntad de Dios para ustedes, la cual es buena, agradable y perfecta.
 Romanos 12:2

Cuidado con la motivación

No hemos sido creadas para estar solas, definitivamente el Señor ha sido muy bueno al poner el deseo de estar siempre acompañadas, en comunión, pero cuando otras personas ocupan el lugar que a Dios le pertenece, estamos solas. Si Dios no acompaña esa decisión,  encuentro o lugar, lamento informarte que estás sola.

Cuando te encuentras esperando a un muchacho que te da la sensación de estar acompañada, error. Pide al Señor sabiduría y que sea Su presencia la que anheles, su palabra la que esperes y Su protección aquello que te hace sentir segura.

Los que permanecen en mí y yo en ellos producirán mucho fruto porque, separados de mí, no pueden hacer nada. Juan 15:5

Cuidado con el modo avión

Utilizo el modo avión en mi teléfono cuando quiero desconectarme y no quiero utilizar las funciones propias del celular así mismo:

Cuidado que te hayas desconectado del propósito para el cual Dios te llamó y estés utilizando tu vida  y tiempo para cosas triviales que no edifican tu vida, en amistades que no están desafiándote a ser más piadosa, en conversaciones que no glorifican a Dios.

Cuidado con esperar a un chico que está invirtiendo su tiempo en crecer para la Gloria de Cristo y tú mientras estás  apática a la palabra de Dios, enamorada de la vanidad de la juventud y aferrada a tu necedad, sirviendo a tus propios placeres.

Las semillas que cayeron entre los espinos representan a los que oyen el mensaje, pero muy pronto el mensaje queda desplazado por las preocupaciones, las riquezas y los placeres de esta vida. Así que nunca crecen hasta la madurez. Lucas 8:14

Cuidado con el pasado

‘’Hay historias de lo que yo soy, que no han leído los demás, están escritas con la pluma de mis fallas y aunque he intentado no he podido yo borrarlas, la tinta es negra y me ha manchado el alma, escribiré una historia diferente, donde el ayer no defina mi presente, escribiré un poema reverente… En el libro de mi corazón hay capítulos por escribir son historias que se narrarán al ritmo de la libertad, serán escritas con la pluma de la gracia y entre sus versos la esperanza, la tinta es roja y limpiará mi alma’’.

Aunque hayas leído estas advertencias,  hayas orado y pedido consejo, déjame decirte que aún así cometerás errores. Porque somos pecadoras y es Cristo en nosotras que nos ayudará a ser más como El, es Su Palabra la que nos sustentará.

Enfócate en conocer más de Cristo antes de conocer al chico.

Y cuando éste llegue no pongas tus expectativas enteramente en el muchacho tampoco en  vos misma, sino confía en la bendita Gracia que nos fue dada para hacer aquello que no podemos gracias a Jesucristo, el único que no cometió ningún pecado.


Acerca del autor




 Antonella Azuaga
Tiene 21 años y sirve al Señor a través de Mujer Virtuosa, escribe para llevar las buenas noticias a los quebrantados y afligidos. Es parte la congregación más que vencedores, vive en Paraguay junto con su familia, quienes también apoyan la familia de Ama a Dios Grandemente.








↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝










Comentarios

También te recomendamos leer:

Dios te ama infinitamente

“Amados hijos míos, debemos amarnos unos a otros, porque el amor viene de Dios. Todo el que ama es hijo de Dios, y conoce a Dios.” 1 Juan 4: 7
Dios te ama, no es solo una frase que has escuchado o leído mucho, no son solo palabras que alguien te dice para hacerte sentir mejor.
Es algo más, va más allá de ser solo palabras. Es algo más profundo, Dios es efectivamente Dios ES amor y Su naturaleza es amarte.
El amor ES Dios y  aquel que ama es hijo de Dios y conoce a Dios, pero…  ¿qué es el amor?
Como aprendimos esta semana el amor: -No es envidioso -No busca lo suyo -No se enoja fácilmente -No juzga -No critica -Es paciente -Todo lo cree -Todo lo espera -

Con amor eterno te he amado

“Incluso antes de haber hecho el mundo, Dios nos amó y nos eligió en Cristo para que seamos santos e intachables a sus ojos” Efesios 1:4 (NTV)

Dios nos conoce desde antes de haber creado este mundo. Dios, mi querida amiga, nos amó mucho antes de que nosotras existiéramos.

A menudo trabajamos para ganarnos el amor de nuestras amigas. En ocasiones, también el de nuestros familiares, y si pensamos en el amor romántico, esperamos lograr que ese chico que nos gusta nos mire, para comenzar a ganarnos su amor. Si pensamos que así también debemos ganarnos el amor de Dios, es que nuestra mente no alcanza a comprender el verdadero amor, y esto sucede porque nuestro concepto de amor está totalmente distorsionado por el pecado.

Conocimos el amor cuando alguien nos lo manifestó primero. Cuando éramos pequeñas, nuestros padres nos cuidaban, nos protegían y demostraban su amor hacia nosotras cuando nos cargaban, abrazaban, consolaban e incluso cuando nos llenaban de besos y caricias.

Alguien nos most…

Ha resucitado - Descarga tus materiales

¡Él ha resucitado! ¡Él ha resucitado!
Hace dos mil años, la resurrección de Jesucristo cambió todo. Después de pasar tres días en la tumba, Jesús conquistó el pecado y la muerte y resucitó físicamente de la muerte.
Esto es más que una historia de la Escuela Dominical. Es el fundamento mismo de nuestra fe. En 1 Corintios 15:17, Pablo dice: “Y si Cristo no ha resucitado, su fe es inútil; todavía estás en tus pecados”.  Sin la resurrección, no tenemos fe, ni perdón de pecados, ni eternidad con Dios.
Al comenzar la temporada de Pascua, nos preparamos para celebrar la resurrección de Cristo. A menudo ponemos mucho énfasis en la muerte de Cristo, y por una buena razón, ¿Pero también le damos la misma importancia a su resurrección?
La resurrección de Jesús lo cambió todo. Nos cambió y cambió el mundo. Durante las próximas seis semanas, vamos a estudiar el impacto de la resurrección.
La resurrección nos cambió físicamente, ya que un día experimentaremos la resurrección de nuestros cuerpos físico…

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…