Ir al contenido principal

No cometas los mismos errores



A mis 21 años he podido cometer más errores de los que pensaba y mayores aún en cuanto a las relaciones con el sexo opuesto. Me encanta poder contarte hoy a la luz de las palabra cuales deberían ser los cuidados que debes tomar para no volver a cometer los mismos errores.

Cuidado con el estándar.

Nuestro estándar como hija de Dios y seguidora de Cristo debería ser un novio como ¿quién? como Cristo, y sé que das por sentado eso, pero ¿acaso no rechazaste a ese muchacho por no deslumbrarte con su linda armadura (belleza, dinero o apellido real) de príncipe encantado?

El mayor ejemplo que Cristo ha dejado a los hombres de cómo amar a la mujer es entregarse en sacrificio por amor, y no pretendas que ese muchacho termine colgado en una cruz, ¡No! Pero sí, que éste busque diariamente colgar sus pecados en la cruz, que corra a ella para encontrar la suficiente fortaleza para cuidar de ti y del futuro que les espera enfrentar.

Lo que necesitas no es un buen apellido, ni tampoco una linda apariencia. Todo eso quedará acá, ¡recuerda que estás de paso en esta Tierra! Necesitas un hombre que ame a Cristo y aborrezca el pecado, que ame el servicio y odie no dar su vida en servicio a su Creador.

… dejen que Dios los transforme en personas nuevas al cambiarles la manera de pensar. Entonces aprenderán a conocer la voluntad de Dios para ustedes, la cual es buena, agradable y perfecta.
 Romanos 12:2

Cuidado con la motivación

No hemos sido creadas para estar solas, definitivamente el Señor ha sido muy bueno al poner el deseo de estar siempre acompañadas, en comunión, pero cuando otras personas ocupan el lugar que a Dios le pertenece, estamos solas. Si Dios no acompaña esa decisión,  encuentro o lugar, lamento informarte que estás sola.

Cuando te encuentras esperando a un muchacho que te da la sensación de estar acompañada, error. Pide al Señor sabiduría y que sea Su presencia la que anheles, su palabra la que esperes y Su protección aquello que te hace sentir segura.

Los que permanecen en mí y yo en ellos producirán mucho fruto porque, separados de mí, no pueden hacer nada. Juan 15:5

Cuidado con el modo avión

Utilizo el modo avión en mi teléfono cuando quiero desconectarme y no quiero utilizar las funciones propias del celular así mismo:

Cuidado que te hayas desconectado del propósito para el cual Dios te llamó y estés utilizando tu vida  y tiempo para cosas triviales que no edifican tu vida, en amistades que no están desafiándote a ser más piadosa, en conversaciones que no glorifican a Dios.

Cuidado con esperar a un chico que está invirtiendo su tiempo en crecer para la Gloria de Cristo y tú mientras estás  apática a la palabra de Dios, enamorada de la vanidad de la juventud y aferrada a tu necedad, sirviendo a tus propios placeres.

Las semillas que cayeron entre los espinos representan a los que oyen el mensaje, pero muy pronto el mensaje queda desplazado por las preocupaciones, las riquezas y los placeres de esta vida. Así que nunca crecen hasta la madurez. Lucas 8:14

Cuidado con el pasado

‘’Hay historias de lo que yo soy, que no han leído los demás, están escritas con la pluma de mis fallas y aunque he intentado no he podido yo borrarlas, la tinta es negra y me ha manchado el alma, escribiré una historia diferente, donde el ayer no defina mi presente, escribiré un poema reverente… En el libro de mi corazón hay capítulos por escribir son historias que se narrarán al ritmo de la libertad, serán escritas con la pluma de la gracia y entre sus versos la esperanza, la tinta es roja y limpiará mi alma’’.

Aunque hayas leído estas advertencias,  hayas orado y pedido consejo, déjame decirte que aún así cometerás errores. Porque somos pecadoras y es Cristo en nosotras que nos ayudará a ser más como El, es Su Palabra la que nos sustentará.

Enfócate en conocer más de Cristo antes de conocer al chico.

Y cuando éste llegue no pongas tus expectativas enteramente en el muchacho tampoco en  vos misma, sino confía en la bendita Gracia que nos fue dada para hacer aquello que no podemos gracias a Jesucristo, el único que no cometió ningún pecado.


Acerca del autor




 Antonella Azuaga
Tiene 21 años y sirve al Señor a través de Mujer Virtuosa, escribe para llevar las buenas noticias a los quebrantados y afligidos. Es parte la congregación más que vencedores, vive en Paraguay junto con su familia, quienes también apoyan la familia de Ama a Dios Grandemente.








↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝










Comentarios

También te recomendamos leer:

A un paso de la victoria

En ésta primer semana de estudio, al leer cada día acerca de Josué y el pueblo de Israel al borde de la conquista de la tierra prometida, me transportaba tiempo atrás a los campamentos juveniles de mi congregación cuando dentro de las actividades grupales competíamos en “la búsqueda del tesoro”. Este juego trataba de ir en busca deun premio, siguiendo pistas, lineamientos e instrucciones que de seguirlos al pie de la letra nos llevarían a encontrarlo. 
Para Josué y el pueblo de Israel, la promesa que Dios les había hecho estaba por cumplirse y aunque esa tierra ya les pertenecía, era necesario que la conquistasen. Una noticia como ésta podría causar un poco de temor o incertidumbre sin embargo solo necesitaban estar atentos a la voz de Dios quien les daría las instrucciones para conseguirlo.

Podría parecer  que Dios quería hacerles difícil alcanzar la promesa sin embargo tenía un plan perfecto como lo tiene para nosotras. Dios quería que el pueblo aprendiera a obedecer mientras confiaba…

Descubre las intenciones de tu enemigo

“¿Quién podrá entender sus propios errores? Líbrame de los que me son ocultos”. Salmos 19:12
En la serie que estamos estudiando, nuestro héroe y líder Josué también se equivocó.
El texto bíblico con el que comenzamos, es una oración cantada de David, que profundamente le expresa a Dios la necesidad que tiene de ser librado de sí mismo, porque no hay ser humano sobre la faz de la tierra que pueda comprenderse a la perfección y dominar sus impulsos irracionales en sus propias fuerzas, No podemos confiarnos de nosotros mismos, porque en cualquier momento nuestro corazón puede fallar. Parece que esto fue lo que le pasó a Josué.
Fue tan sutilmente engañado, que su corazón se confió y tomó decisiones sin consultar a Dios. ¿Qué fue lo que sucedió? Recapitulemos rápidamente (Josué capítulo 9): Josué está en el centro de la voluntad de Dios en arenas de sus fieras conquistas, los Gabaonitas sabían que era cuestión de tiempo para que Israel fuera tras ellos, así que tramaron un astuto plan para sa…

Victoria en seguir las instrucciones

Rodearéis, pues, la ciudad todos los hombres de guerra, yendo alrededor de la ciudad una vez; y esto haréis durante seis días. Josué 6:3

¿Instrucciones?... esta semana vimos como hubo quien supo cumplir con instrucciones recibidas, aunque a decir verdad todos a lo largo de nuestra vida hemos recibido y recibimos diferentes instrucciones ya sean orales o escritas... pero ¿que es instrucción?

Segun la Real Academia Academia de la Lengua Española "instrucción" es el conjunto de reglas o advertencias para algún fin. Si estuviera ahora delante de ustedes y preguntara: ¡quien no ha recibido o no ha seguido instrucciones alguna vez que levante la mano!, y aunque no las tengo frente mio estoy segura que no habría ninguna mano levantada ¿cierto?
Josué y el pueblo de Israel estaban frente a Jericó y la ciudad se encontraba con las puertas bien cerradas (Josue 6:1). Jericó, debido a sus grandes y fortificadas murallas era considerada una ciudad poderosa y también con gran fuerza milit…

Caminar en victoria es caminar en paz

Josué capítulos 7 y 8.
Muchas veces pensamos que nadie se va a enterar de ese pecado que tenemos oculto, que mientras nos preocupemos de no publicar nada en las redes sociales estamos a salvo, si en casa evitamos en tema, no habrá manera que se enteren. Puede ser cualquier cosa que sabes que esta mal y que tu conciencia no te deja disfrutarlo en paz, desde el momento en que lo tienes que ocultar sabes que es algo que no está bien y de seguro es algo que a Dios no le agrada, puede ser un novio al que no puedes presentar a tu familia y prefieres mantener esa relación en el anonimato, o quizás algo que lleves en tu cuerpo que sabes que está mal o simplemente un sentimiento arraigado en tu interior del que nadie puede enterarse y sientes que debes pasarte la vida fingiendo.
Algo asi le paso a Acán, él tenía claro cuáles eran las instrucciones de Dios; ir y poseer la tierra, no tomar nada de allí, no podían sacar un botín de ese lugar porque Dios lo había declarado maldito, todo lo que …