Ir al contenido principal

No cometas los mismos errores



A mis 21 años he podido cometer más errores de los que pensaba y mayores aún en cuanto a las relaciones con el sexo opuesto. Me encanta poder contarte hoy a la luz de las palabra cuales deberían ser los cuidados que debes tomar para no volver a cometer los mismos errores.

Cuidado con el estándar.

Nuestro estándar como hija de Dios y seguidora de Cristo debería ser un novio como ¿quién? como Cristo, y sé que das por sentado eso, pero ¿acaso no rechazaste a ese muchacho por no deslumbrarte con su linda armadura (belleza, dinero o apellido real) de príncipe encantado?

El mayor ejemplo que Cristo ha dejado a los hombres de cómo amar a la mujer es entregarse en sacrificio por amor, y no pretendas que ese muchacho termine colgado en una cruz, ¡No! Pero sí, que éste busque diariamente colgar sus pecados en la cruz, que corra a ella para encontrar la suficiente fortaleza para cuidar de ti y del futuro que les espera enfrentar.

Lo que necesitas no es un buen apellido, ni tampoco una linda apariencia. Todo eso quedará acá, ¡recuerda que estás de paso en esta Tierra! Necesitas un hombre que ame a Cristo y aborrezca el pecado, que ame el servicio y odie no dar su vida en servicio a su Creador.

… dejen que Dios los transforme en personas nuevas al cambiarles la manera de pensar. Entonces aprenderán a conocer la voluntad de Dios para ustedes, la cual es buena, agradable y perfecta.
 Romanos 12:2

Cuidado con la motivación

No hemos sido creadas para estar solas, definitivamente el Señor ha sido muy bueno al poner el deseo de estar siempre acompañadas, en comunión, pero cuando otras personas ocupan el lugar que a Dios le pertenece, estamos solas. Si Dios no acompaña esa decisión,  encuentro o lugar, lamento informarte que estás sola.

Cuando te encuentras esperando a un muchacho que te da la sensación de estar acompañada, error. Pide al Señor sabiduría y que sea Su presencia la que anheles, su palabra la que esperes y Su protección aquello que te hace sentir segura.

Los que permanecen en mí y yo en ellos producirán mucho fruto porque, separados de mí, no pueden hacer nada. Juan 15:5

Cuidado con el modo avión

Utilizo el modo avión en mi teléfono cuando quiero desconectarme y no quiero utilizar las funciones propias del celular así mismo:

Cuidado que te hayas desconectado del propósito para el cual Dios te llamó y estés utilizando tu vida  y tiempo para cosas triviales que no edifican tu vida, en amistades que no están desafiándote a ser más piadosa, en conversaciones que no glorifican a Dios.

Cuidado con esperar a un chico que está invirtiendo su tiempo en crecer para la Gloria de Cristo y tú mientras estás  apática a la palabra de Dios, enamorada de la vanidad de la juventud y aferrada a tu necedad, sirviendo a tus propios placeres.

Las semillas que cayeron entre los espinos representan a los que oyen el mensaje, pero muy pronto el mensaje queda desplazado por las preocupaciones, las riquezas y los placeres de esta vida. Así que nunca crecen hasta la madurez. Lucas 8:14

Cuidado con el pasado

‘’Hay historias de lo que yo soy, que no han leído los demás, están escritas con la pluma de mis fallas y aunque he intentado no he podido yo borrarlas, la tinta es negra y me ha manchado el alma, escribiré una historia diferente, donde el ayer no defina mi presente, escribiré un poema reverente… En el libro de mi corazón hay capítulos por escribir son historias que se narrarán al ritmo de la libertad, serán escritas con la pluma de la gracia y entre sus versos la esperanza, la tinta es roja y limpiará mi alma’’.

Aunque hayas leído estas advertencias,  hayas orado y pedido consejo, déjame decirte que aún así cometerás errores. Porque somos pecadoras y es Cristo en nosotras que nos ayudará a ser más como El, es Su Palabra la que nos sustentará.

Enfócate en conocer más de Cristo antes de conocer al chico.

Y cuando éste llegue no pongas tus expectativas enteramente en el muchacho tampoco en  vos misma, sino confía en la bendita Gracia que nos fue dada para hacer aquello que no podemos gracias a Jesucristo, el único que no cometió ningún pecado.


Acerca del autor




 Antonella Azuaga
Tiene 21 años y sirve al Señor a través de Mujer Virtuosa, escribe para llevar las buenas noticias a los quebrantados y afligidos. Es parte la congregación más que vencedores, vive en Paraguay junto con su familia, quienes también apoyan la familia de Ama a Dios Grandemente.








↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝










Comentarios

También te recomendamos leer:

Hablar o callar

Hace unos días leí una frase que decía: “dile a las personas lo hermoso que ves en ellas. No para que te amen, sino para que se amen”. ¿Crees que es importante escuchar que alguien te recuerde lo bella que eres, que alguien te diga, eres valiente, inteligente, “tu puedes hacerlo”, etc.? A mí me anima mucho escucharlo y decirlo también. Pero aun para hablar de lo hermoso que vemos en los demás, tenemos que ser muy sabias y que nuestras palabras sean realmente sinceras de lo contrario se convertirían en mentiras hipócritas. ¡Querida! La verdad es que no siempre hablamos palabras alentadoras a los demás, muchas veces utilizamos nuestra lengua para ridiculizar, subestimar o difamar a otra persona.
Más yo os digo que de toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio. Porque por tus palabras serás justificado, y por tus palabras serás condenado. Mateo 12:36-37
La palabra que más llamó mi atención en los pasajes leídos fue la palabra “ociosa” así que me puse…

¿Piensas tú y Dios lo mismo acerca de ti?

Las palabras que te dices a ti misma son de mucha importancia, porque esas palabras que se repiten en tu interior crean un concepto que muchas veces no te identifica.
Pensar adecuadamente de ti misma es de suma importancia, porque ayuda a valorarte, amarte y no cree filosofías de este mundo que dicen mentiras sobre la mujer. Pensar correctamente de quien eres, la importancia y el valor que posees es de suma importancia para relacionarte correctamente con quienes te rodean, para crear lazos emocionales sanos y poder avanzar en esta vida sin ser herida o lastimada, sin ser pasada a llevar.
La única manera de tener un concepto correcto de sobre quien eres es buscando a Dios, poniéndolo en el centro de tu vida y creyendo lo que dice la Persona que te creó sobre ti. Porque Dios tiene un concepto hermoso de quien eres y quiere que saques de tu mente todas aquellas palabras negativas que crees de ti.
Las palabras que se repiten en tu cabeza sobre “no poder” "no ser capaz” y “no tener…

Tus palabras importan

“Hay [Jovencitas] cuyas palabras son como golpes de espada; más la lengua de los sabios es medicina”. Proverbios 12:18
Nos encantan las reuniones de chicas, las pijamadas, asistir a las fiestas de 15 años de nuestras amigas y un sin número de reuniones grupales en las que podemos compartir cuchicheos de lo que se nos atraviese por la cabeza para terminar reventadas de risa, o muertas de asombro.
A menudo pensamos que las palabras van y vienen como cualquier hoja en otoño, o como la ropa que nos cambiamos a diario o, como la punta que le sacamos constantemente al lápiz. Las descomponemos en gramática, las combinamos en la clase de lengua y también las utilizamos para rellenar nuestro día con tal de que no sea tan vacío. Pero las palabras no pueden ser tratadas como las hojas de otoño, ni como la ropa que mandas a la lavadora y mucho menos puedes desecharlas sin importancia como la basurita del lápiz. ¿Soñaste alguna vez con tener un súper poder?Pues las palabras son poderosas. Cada vez q…

Buenas Palabras

¿Sabías que las mujeres hablamos 27.000 palabras a día mientras que los hombres 10000? ¡Lo sé! Hablamos demasiado, sino que lo diga mi esposo. ¿Te pasa que te piden que te calles? Pero realmente me pregunto ¿Cuáles de esas 27 mil palabras que hablamos son correctas, a tiempo? ¿Cuándo entendemos que debemos callarnos? Por palabras hay miles de millones de palabras, hay palabras de oración, gratitud y alabanza; hay palabras de animo; palabras suaves; palabras que incitan el odio y el enojo; etc.
Hablemos de las palabras que expresan oración. Cuando buscamos en la Biblia podemos aprender de Abraham que nunca dejó de confiar en Dios y lo expresó en cada una de sus oraciones. Podemos ver a Isaac que oró por Rebeca. Podemos ver a Ezequías que clama a Dios en oración por su vida. Podemos ver a Jesús orando antes de tomar todas las decisiones de su vida. Podemos ver a Pedro orando por milagros. ¿Ves lo que está pasando aquí? Nuestras oraciones también cuentan más de lo que piensas, podemos …