Ir al contenido principal

Una chica como tú defiende lo que cree



“Así también la fe, si no tiene obras, es muerta en sí misma”. 
Santiago 2:17

¿Tú crees en Dios? Yo también, Satanás y los demonios también. Por escalofriante que parezca es cierto, y hay millones de personas en el mundo que también creen en Dios.

Entonces ¿Qué hace la diferencia entre tú, Satanás y el resto del mundo? “La vitalidad de tu fe”.  Muchos a tu alrededor pueden creer en Dios y hasta recitar textos bíblicos pero pueden no estar viviendo en conformidad a la voluntad de Dios, puedes sentirte muy cómoda con ese tipo de amistades “Simpatizantes del evangelio”, pero la clase de fe que tengas debe exponer entre ellos y tú una diferencia tan extrema como de vida y muerte.

¿Cuán viva está tu fe?

Solía pensar que mi fe era como un queso bien almacenado, que cuando estaba en aprietos podía acceder a ella para tomar un trozo y vencer. Pero entre más avanzo por la vida, veo que la fe se parece al líquido que corre por mis venas en constante circulación y que así como el corazón bombea sangre, mi fe debe ser  impulsada por la palabra de Dios.

“La fe viene por el oír, y el oír por la palabra de Dios”
Romanos 10:17

A más de esto, la sangre, para ser sangre necesita de varios componentes, nuestra fe para tener vitalidad en sí misma tiene que ir ligada a la acción. La fe por sí sola es insuficiente a menos que produzca buenas acciones, está muerta y es inútil.  Santiago 5:17 NTV.

Haces la diferencia con el resto del mundo cuando los que te rodean verifican en tus acciones, tu estilo de vida, tus preferencias y tu comportamiento lo que dices acerca del amor de Cristo. A veces no se necesita entrar en grandes polémicas sobre la existencia de Dios, la mejor forma de defender tu fe es con una conducta intachable y transparente ante los demás. 

Tus obras hablan por sí mismas, y si no hay obras en ti que abalen tu fe entonces tu fe es muerta y no sirve.

Aspira a una fe perfecta y completa

Santiago 2:22 nos dice que la fe se perfecciona por las obras, así que en la medida en que pones voluntad para actuar conforme a los mandamientos de Dios tu fe se va delineando, va perfeccionándose en detalles pequeños.  Por esta clase de fe se nos promete que seremos justificadas ante Dios así como Rahab indigna de salvación, porque creyó en el Dios de Israel y ayudó a los espías. 

La fe actúa juntamente con las buenas obras, defiende lo que crees. Así de simple.

Aquí algunos ejemplos prácticos de cómo empezar a ejercitar una fe completa y pasar de la palabra a la acción:

¿Crees en un Dios de amor? Muestra interés en ayudar a quién te odia.

¿Crees en un Dios veraz? No más mentiras por tratar de quedar bien, habla con sinceridad.

¿Crees en un Dios de misericordia? Suple alguna necesidad de comida o abrigo.

¿Crees en un Dios sanador? No te quedes postrada sin aliento en tu cama.

¿Crees en un Dios que perdona? Olvida las palabras hirientes de quien te defraudó.

¿Crees en un Dios de paz?  Cierra la boca antes de vociferar por algún desacuerdo.

¿Crees en un Dios justo? Devuelve lo que has tomado prestado y has “olvidado” entregar.

¿Crees en un Dios que suple tus necesidades? Reprende tu mente, basta de preocuparte.

¿Crees en un Dios fiel? No hables a espaldas de tus amigos ni mucho menos los abandones.
      
El mundo tomará en serio lo que dices cuando sustentes con tus hechos que crees en Dios.







ACERCA DEL AUTOR  

Angélica Jiménez

Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.

Comentarios

También te recomendamos leer:

Haciendo lo correcto

Cuando éramos niñas y surgía un desacuerdo o pelea con nuestros hermanos o compañeros de escuela, tal vez por un juguete o porque “nos miraron mal”, etc., ¿recuerdas cual era tu reacción? y si alguien te empujaba, ¿tú también lo hacías? Yo viví muchas situaciones así; pero recuerdo una en especial; estando en la escuela primaria golpee a uno de mis compañeritos porque él había empujado a mi amiga y yo le hice lo mismo pero con más fuerza y además recuerdo que le di una patada en uno de sus pies, y como resultado de mis acciones recibí una severa llamada de atención en la dirección de la escuela, y mi respuesta fue: “el empujo a mi amiga y por eso lo hice”, lo cual era cierto, pero… sé que no justificaba mis acciones; más eso lo comprendí recién de grande: no debí cobrar el castigo por mi cuenta, y ahora al escribir esta anécdota me da cierta vergüenza y un poco de gracia. A muchos de mis compañeritos de primaria y secundaria no los he vuelto ver, y la verdad es que muchas veces quisie…

LA PIEZA DE UN ROMPECABEZAS

Recuerdan la historia del “patito feo”. Así se sienten muchas personas que se consideran excluidas de un determinado grupo social, sin una razónque lo justifique o ya sea porque haya suficientes motivos que hagan que puedan hacer sentirse así. Algunas veces son situaciones relacionadas con nuestra apariencia, limitaciones físicas, económicas, con nuestras actitudes o la moral.

Sí de algo podemos estar seguras y sin conocer mucho de lo que había en el corazón de la mujer samaritana, es que seguramente se sentía excluida. Los ojos de un pueblo que le juzgaba por su estilo de vida y su conciencia que la hacía auto condenarse.

A todas nos gusta relacionarnos con amigas, buscamos pretextos para estar juntas,horarios que nos conecten físicamente o de manera virtual para estar en comunicación.

La mujer Samaritana de nuestra historia necesitaba hacer diariamente una tarea que era común para las mujeres de su pueblo y de su época. Sin embargo opuesto a las demás ella lo hacía solitaria, sin una a…

MANOS A LA OBRA

Cada vez que alguien debe ponerse a trabajar de manera inmediata o debe comenzar a poner en práctica algo de forma urgente, decimos: ¡Manos a la obra! Con esta expresión se quiere decir que no hay lugar para aplazamientos y que el momento de actuar es ahora.
Entonces la mujer dejó su cántaro, y fue a la ciudad, y dijo a los hombres San Juan 24:8
La mujer de Samaria, la protagonista de ésta maravillosa historia tuvo un encuentro inesperado en el pozo donde solía recoger agua, su vida no volvió a ser la misma desde ese encuentro, porque descubrió una gran verdad para su vida.
Había conocido a Jesús, había escuchado de su propia voz lo que él podía ofrecer a su vida. La necesidad de compartir con los demás y el gozo que le provocaba la oportunidad de una nueva vida era como para no quedarse callada, así queenseguida se puso “manos a la obra”.
Llama la atención del porque el evangelista quería dejarnos en el relato el hecho de que dejaba el cántaro, recordemos que el motivo por el cual ella ha…

Verdadero descanso

Imagina por un momento: el cielo azul sin una sola nube, la arena cálida bajo tus pies, la brisa del mar rozando tus mejillas, el sonido de las olas golpeando contra las rocas, la sombra de una palmera sobre tu cara, el calor del sol sobre tu cuerpo… todo esto disfrutando de un rico ponche de frutas bien frío mientras contemplas el paisaje. ¿Cuántas no imaginamos así un descanso perfecto? Para mí, el ir a una playa siempre es sinónimo de descanso. ¿Pero has notado que cuando vamos de vacaciones usualmente volvemos más cansadas de lo que nos fuimos? Con más trabajo o estudio, más preocupaciones por retomar la rutina diaria y lo que dejamos para la vuelta, más agobiadas. 

Entonces me surge una pregunta ¿Cuál es el verdadero descanso? Jesús nos enseña con su propia vida de qué se trata realmente descansar.


“Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar.” Mateo 11:28
Jesús nos pide que vayamos a Él para experimentar un descanso verdadero. Esto significa cuerpo