Ir al contenido principal

Una chica como tú defiende lo que cree



“Así también la fe, si no tiene obras, es muerta en sí misma”. 
Santiago 2:17

¿Tú crees en Dios? Yo también, Satanás y los demonios también. Por escalofriante que parezca es cierto, y hay millones de personas en el mundo que también creen en Dios.

Entonces ¿Qué hace la diferencia entre tú, Satanás y el resto del mundo? “La vitalidad de tu fe”.  Muchos a tu alrededor pueden creer en Dios y hasta recitar textos bíblicos pero pueden no estar viviendo en conformidad a la voluntad de Dios, puedes sentirte muy cómoda con ese tipo de amistades “Simpatizantes del evangelio”, pero la clase de fe que tengas debe exponer entre ellos y tú una diferencia tan extrema como de vida y muerte.

¿Cuán viva está tu fe?

Solía pensar que mi fe era como un queso bien almacenado, que cuando estaba en aprietos podía acceder a ella para tomar un trozo y vencer. Pero entre más avanzo por la vida, veo que la fe se parece al líquido que corre por mis venas en constante circulación y que así como el corazón bombea sangre, mi fe debe ser  impulsada por la palabra de Dios.

“La fe viene por el oír, y el oír por la palabra de Dios”
Romanos 10:17

A más de esto, la sangre, para ser sangre necesita de varios componentes, nuestra fe para tener vitalidad en sí misma tiene que ir ligada a la acción. La fe por sí sola es insuficiente a menos que produzca buenas acciones, está muerta y es inútil.  Santiago 5:17 NTV.

Haces la diferencia con el resto del mundo cuando los que te rodean verifican en tus acciones, tu estilo de vida, tus preferencias y tu comportamiento lo que dices acerca del amor de Cristo. A veces no se necesita entrar en grandes polémicas sobre la existencia de Dios, la mejor forma de defender tu fe es con una conducta intachable y transparente ante los demás. 

Tus obras hablan por sí mismas, y si no hay obras en ti que abalen tu fe entonces tu fe es muerta y no sirve.

Aspira a una fe perfecta y completa

Santiago 2:22 nos dice que la fe se perfecciona por las obras, así que en la medida en que pones voluntad para actuar conforme a los mandamientos de Dios tu fe se va delineando, va perfeccionándose en detalles pequeños.  Por esta clase de fe se nos promete que seremos justificadas ante Dios así como Rahab indigna de salvación, porque creyó en el Dios de Israel y ayudó a los espías. 

La fe actúa juntamente con las buenas obras, defiende lo que crees. Así de simple.

Aquí algunos ejemplos prácticos de cómo empezar a ejercitar una fe completa y pasar de la palabra a la acción:

¿Crees en un Dios de amor? Muestra interés en ayudar a quién te odia.

¿Crees en un Dios veraz? No más mentiras por tratar de quedar bien, habla con sinceridad.

¿Crees en un Dios de misericordia? Suple alguna necesidad de comida o abrigo.

¿Crees en un Dios sanador? No te quedes postrada sin aliento en tu cama.

¿Crees en un Dios que perdona? Olvida las palabras hirientes de quien te defraudó.

¿Crees en un Dios de paz?  Cierra la boca antes de vociferar por algún desacuerdo.

¿Crees en un Dios justo? Devuelve lo que has tomado prestado y has “olvidado” entregar.

¿Crees en un Dios que suple tus necesidades? Reprende tu mente, basta de preocuparte.

¿Crees en un Dios fiel? No hables a espaldas de tus amigos ni mucho menos los abandones.
      
El mundo tomará en serio lo que dices cuando sustentes con tus hechos que crees en Dios.







ACERCA DEL AUTOR  

Angélica Jiménez

Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.

Comentarios

También te recomendamos leer:

Con amor eterno te he amado

“Incluso antes de haber hecho el mundo, Dios nos amó y nos eligió en Cristo para que seamos santos e intachables a sus ojos” Efesios 1:4 (NTV)

Dios nos conoce desde antes de haber creado este mundo. Dios, mi querida amiga, nos amó mucho antes de que nosotras existiéramos.

A menudo trabajamos para ganarnos el amor de nuestras amigas. En ocasiones, también el de nuestros familiares, y si pensamos en el amor romántico, esperamos lograr que ese chico que nos gusta nos mire, para comenzar a ganarnos su amor. Si pensamos que así también debemos ganarnos el amor de Dios, es que nuestra mente no alcanza a comprender el verdadero amor, y esto sucede porque nuestro concepto de amor está totalmente distorsionado por el pecado.

Conocimos el amor cuando alguien nos lo manifestó primero. Cuando éramos pequeñas, nuestros padres nos cuidaban, nos protegían y demostraban su amor hacia nosotras cuando nos cargaban, abrazaban, consolaban e incluso cuando nos llenaban de besos y caricias.

Alguien nos most…

Introducción a Miedo y Ansiedad - Descarga tus materiales

¿Puedes imaginar la vida sin miedo o preocupación? No puedo porque es una parte de nuestras vidas, imaginar una vida sin el menor miedo, preocupación o ansiedad es prácticamente imposible. Adán y Eva fueron los únicos que pudieron experimentar este tipo de vida, hasta que desobedecieron la ley perfecta de Dios. A partir de ese momento, el miedo y todos sus parientes convirtieron en su hogar nuestros corazones.

Nadie es inmune. Todos lo experimentamos, desde una leve inquietud y preocupación hasta una ansiedad paralizante y un terror total. Podríamos pasar semanas hablando de todas las cosas que nos roban el sueño y atormentan nuestras mentes. En lugar de centrarnos en lo que nos afecta, debemos ver el miedo y la preocupación a la luz de quién es Dios y cómo podemos superarlo a través del poder de las Escrituras.

Pero, ¿qué es el miedo?

El miedo se define de muchas maneras diferentes. Es una sensación de ansiedad o temor sobre el resultado de algo, o el estrés de preguntarse si tus nec…

Dios te ama infinitamente

“Amados hijos míos, debemos amarnos unos a otros, porque el amor viene de Dios. Todo el que ama es hijo de Dios, y conoce a Dios.” 1 Juan 4: 7
Dios te ama, no es solo una frase que has escuchado o leído mucho, no son solo palabras que alguien te dice para hacerte sentir mejor.
Es algo más, va más allá de ser solo palabras. Es algo más profundo, Dios es efectivamente Dios ES amor y Su naturaleza es amarte.
El amor ES Dios y  aquel que ama es hijo de Dios y conoce a Dios, pero…  ¿qué es el amor?
Como aprendimos esta semana el amor: -No es envidioso -No busca lo suyo -No se enoja fácilmente -No juzga -No critica -Es paciente -Todo lo cree -Todo lo espera -

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…